Cuidamos de ti y de tu hogar

Familia

Guía para saber cómo lavar prendas de lana

Escrito por Imagina Advertising | Familia |

Ha llegado el otoño y con él, las temperaturas comienzan a bajar y toca hacer el cambio de armario. Es hora de sacar todos esos jerseys y prendas cuyos tejidos son más calentitos, como es el caso de la lana.  

Es cierto que la lana es un tejido más delicado que, si no lo tratamos como se debe, podemos acabar estropeando o que la prenda se encoja. La lana es una de las fibras más utilizadas y, a la vez, más delicadas ya que es propensa a encogerse y a que le aparezcan pequeños nudos o bolitas en su superficie.

Consejos para lavar prendas de lana

  • Utiliza programas de lavado cortos y sin centrifugado.
  • La temperatura debe ser baja, es decir, no exceder los 30º para evitar que la prenda encoja.
  • Una vez el ciclo de lavado haya finalizado, al sacar la prenda de la lavadora, elimina todo lo posible el exceso de agua antes de ponerlas a secar.
  • No se recomienda el uso de secadoras ya que el tejido puede sufrir y encoger. Aún así, es importante que al secarla de manera natural, no se exponga directamente al sol.
  • Antes de guardar la ropa, asegúrate de que está completamente limpia y seca.
  • Si la prenda tiene un tejido formado por hilos muy finos debes saber que es mejor realizar un lavado a mano con un detergente eficaz y especializado para prendas delicadas.

 

Cómo conseguir que tus prendas de lana luzcan bien

  • Lavar prendas de lana tras cada uso no es una buena costumbre. Muchas veces nos excedemos y pensamos que cada vez que las usamos es fundamental lavarlas, pero no es el caso. En ocasiones, si no se ha manchado, basta con airearlas para eliminar olores que se hayan podido quedar impregnados.
  • Asegúrate de leer y seguir bien las indicaciones de cada etiqueta. Muchas prendas traen especificaciones que, si no se siguen, pueden llegar a estropear sin remedio el tejido.
  • No la frotes consigo misma, es decir, si la lavas o enjuagas a mano es preferible que des pequeños golpes y la remojes para aclararla. Si se da la fricción es cuando es más posible que se creen bolitas por la ropa.
  • Antes de lavar tu prenda de lana, sumérgela en agua fría durante unas horas. De esta forma absorberá todo el agua y evitará que durante el ciclo de lavado haya peligro de que encoja.
  • A la hora de la plancha, hazlo solo si es totalmente necesario. Siempre con temperaturas inferiores a 110º y cuando la prenda continúe algo húmeda.

Por último, siempre opta por un detergente específico, suave y poco agresivo, como los de  Flota. Y si además deja una buena fragancia, ¡mucho mejor! Te animamos a que pruebes las Especialidades Perfumísticas en tus lavados.

Síguenos en nuestras redes sociales para conocer más consejos como este. Nuestro objetivo es facilitarte las tareas diarias y ser tu complemento perfecto a la hora de la limpieza. ¡En Flota somos tu mejor aliado!

¡Prepara meriendas saludables para los más peques!

Escrito por Flota | Familia |

Cada vez estamos más concienciados de la importancia de mantener una dieta equilibrada y saludable. Esta mentalidad se está convirtiendo en una prioridad a la hora de organizar las comidas y la alimentación familiar, sobre todo de los más pequeños.

Sin embargo, a veces puede resultar un tanto complicado conseguir que nuestros hijos se coman todo lo que les hemos preparado sin poner impedimentos. Es ahí donde hay que usar la imaginación y la creatividad para preparar platos que gusten y sorprendan a los más pequeños del hogar.

Por eso mismo, desde Flota hemos preparado una serie de snacks y meriendas saludables para que el picar entre horas no se convierta en un problema para tus hijos.

Yogur griego con semillas

El yogur griego es un producto repleto de proteínas, calcio y vitaminas. Endulzando con un poco de miel, unas semillas de chía y algunos frutos secos, se convertirá en la estrella de las meriendas.

Batido o helados de frutas

Una opción deliciosa, divertida y con pocas calorías. Contiene fibra y vitaminas y es una forma ideal para que los niños tomen frutas. Te recomendamos utilizar una taza de leche o un yogur natural con media taza de fruta variada natural o congelada si prefieres hacer la versión helada.

Hummus con zanahorias

El hummus es una merienda o snack ideal. Combínalo con zanahorias u otras verduras para dipear. También puedes acompañarlo con un poco de pan o un par de picos.

Tostada con aguacate

El  aguacate es una fuente de grasa saludable muy recomendable para los niños. Un poco de aguacate en una tostada integral y unos tomates cherry, ¡triunfarás!

Tostada de plátano

Los plátanos son un aporte de proteínas y carbohidratos ideal. Además, el plátano es un alimento muy completo y saciante. Te recomendamos prepararlo sobre unas tostadas de pan (mejor si es integral o de algún tipo de semilla), con una cucharadita por encima de crema de cacahuete (casera si es posible). Te aseguramos que será todo un éxito.

 

¿No se te hace la boca agua? Anímate y prueba estas recetas. Saludables, deliciosas y nutritivas. Y lo mejor de todo es que no se tarda mucho en cocinarlas y así dejarás tu cocina limpia en pocos minutos. Siempre con la ayuda de Flota.

¡Síguenos en redes sociales para conocer más artículos como este!

Cómo quitar manchas de césped de la ropa

Cómo quitar manchas de césped de la ropa

Escrito por Flota | Familia, Productos |

A todos nos ha ocurrido. Estás disfrutando de un día al aire libre o jugando con los más pequeños de la casa en el jardín, y cuando te das cuenta, ¡tu ropa está manchada de hierba! Aunque a priori puede parecer un tipo de mancha complicada o incluso imposible de sacar dependiendo del tiempo que lleve incrustada, ¡tranquilos!, no es el caso. En este artículo te traemos una serie de trucos para quitar manchas de césped de la ropa de forma rápida y sin complicaciones. ¡Te lo contamos todo!

En primer lugar, la solución más efectiva y a la que debes recurrir antes es la de pulir la mancha con una mezcla de jabón de Marsella y agua, frotando con una esponja y dejando actuar durante una media hora hasta que el jabón se seque y se quede adherido a la mancha. Una vez llegado este momento, tendrás que lavar la prenda en la lavadora con tu detergente Flota, líquido o en polvo. 

¿Se sigue resistiendo? Si tras efectuar este método, la mancha continúa sin desaparecer, opta por impregnar la mancha en una solución de agua con alcohol de 70º con una esponja, y enjuaga con agua limpia. Otra opción es hacer este paso pero ayudándote de un quitamanchas potente.

También existe la habitual solución natural, la de toda la vida, como la aplicar limón o vinagre blanco.  Puedes frotar la mancha con un paño con agua y alguno de estos productos, o bien dejar la prenda en remojo con la solución durante unos 10 minutos.

Si nada de esto te convence y siempre apuestas antes por un lavado a máquina, ¡Te damos unos consejos!

Lava la ropa dada la vuelta y selecciona un ciclo de lavado suave para no estropear el aspecto y color de tus pantalones u otras prendas. Evita siempre productos que contengan blanqueadores y utiliza siempre suavizante.

Para el secado opta preferiblemente por el aire libre. Si vas a usar secadora, es importante que selecciones un programa corto y a baja temperatura.

 

En el caso de ser prendas más delicadas…

  • Algodón: frota la mancha con un paño empapado en zumo de limón y pasa la prenda directamente a la lavadora.
  • Lino, terciopelo, lana o seda: la opción es el amoniaco diluido en agua y frotar la mancha con una esponja, y nuevamente directa a la lavadora.

 

Queremos que esta tarea te sea lo más amena posible, por eso hemos preparado muchos más artículos y consejos para ti. ¡Entra en nuestro blog!

6 rutinas para mantener la casa limpia y ordenada

6 rutinas para mantener la casa limpia y ordenada

Escrito por Flota | Familia, Hogar, Salud |

El trabajo, los niños, las tareas del hogar… Pasamos todo el día enredados en una rutina que apenas nos da un respiro. Y, sin embargo, la sensación predominante es que no tenemos tiempo para hacer todo lo que nos gustaría. Seguro que te ha pasado que, tras dedicar mucho tiempo a lavar, planchar o fregar, la casa sigue estando desordenada. Ante estos casos, os proponemos en este artículo 6 rutinas para mantener la casa limpia y ordenada sin emplear toda tu energía en ello. Apunta, apunta, ¡que ni la Marie Kondo conoce todos estos trucos!

 

Paso a paso, gesto a gesto

Esto parece un mantra de filosofía oriental, pero en realidad es algo que debemos interiorizar en nuestra vida diaria si queremos maximizar el tiempo y mantener la casa en un estado presentable. Se trata de acciones que no conllevan demasiado esfuerzo y repercuten positivamente en el orden y concierto del hogar. Por ejemplo, cuando termines de comer, recoge las migas y otros restos de la mesa o el suelo. De igual modo, si se ha derramado un poco de agua o una gota de tomate se ha precipitado al vacío desde el plato de macarrones, ¡no lo dejes para otro día! Es cuestión de segundos y la apariencia de la cocina será mucho más agradable a la vista.

Menos apilar y más ordenar

Es el recurso fácil. Has terminado de leer la última revista de hogar y la dejas encima de la mesa, junto al folleto del supermercado y el catálogo de Ikea de la temporada pasada. En nuestra vida diaria tendemos apilar todo lo que en ese momento no queremos o no tenemos tiempo de colocar en su sitio. Detente un segundo, piénsalo y busca a ese objeto el espacio apropiado.

Ordenar el interior de muebles y cajones

Más que una rutina, es una medida estructural que debemos aplicar sí o sí. No se trata de recoger a lo loco, metiendo los objetos sin lógica alguna en cajones o cualquier mueble que encontremos a nuestro paso. El orden también debe estar presente en aquello que no está a la vista. Por ello, utiliza organizadores que clasifiquen los objetos o simplemente ten muy claro qué puedes guardar en cada lugar. Así, nuestra rutina de orden será mucho más sencilla.

Acaba con el síndrome de Diógenes

En nuestra vida diaria tendemos a acumular objetos de forma preocupante. Y no precisamente cosas de valor. Tickets de compra, viejas revistas, cartas inservibles del banco, flyers publicitarios y un sinfín de elementos sin una utilidad clara que poco a poco ocupan nuestro espacio. Lo ideal es que te acostumbres a tirar todo aquello que en el fondo sabes que no vas a necesitar.

La escoba, siempre a mano

La pelusa que camina a su aire por el pasillo, los pelos del gato, las migas de pan que salen despedidas de tu bocadillo…El suelo parece tener un imán para todo tipo de restos y suciedad, por lo que la limpieza debe ser constante. Te recomendamos tener la escoba siempre a mano para que des un rápido repaso cuando hayas terminado de recoger la cocina o tengas un minuto mientras esperas que el agua del cazo rompa a hervir.

 

Si quieres conocer más trucos para tu hogar, ¡sigue navegando por el blog de Flota!

Cómo quitar las manchas de perfume de tu ropa

Cómo quitar las manchas de perfume de tu ropa

Escrito por Flota | Familia, Hogar |

El perfume es nuestro mejor complemento. Refleja nuestra personalidad, mejora el estado de ánimo y nos aporta un toque de seducción que nunca viene mal.  Sin embargo, algunos perfumes manchan la ropa, haciendo que aparezcan incómodas manchas amarillentas fruto de la reacción del ácido de las fragancias con el tejido. ¡Pero no te preocupes! En Flota hemos reunido diferentes consejos sobre cómo quitar las manchas de perfume de tu ropa.

En primer lugar, si la mancha no es muy evidente, bastaría con pasar una esponja humedecida en agua tibia, y frotar suavemente la zona, lavándola a continuación como de costumbre. También puedes aplicar  al agua tibia un poco de bicarbonato y lavar con abundante espuma la prenda manchada.

No obstante, en algunos casos las manchas persisten. Si tu prenda está realmente afectada, te traemos diferentes soluciones dependiendo del tipo de tela en cuestión.

Prendas de Algodón

A las prendas de algodón, si son de color,  las tratamos sumergiendo la parte afectada en un recipiente con alcohol. Esperamos una media hora, ¡y listo!  En el caso  de las prendas blancas, reemplaza el alcohol por agua oxigenada, y a continuación frota suavemente con un cepillo. Por último lava la prenda con jabón líquido FLOTA y agua caliente. ¡Lucirán como nueva!

Prendas de Lana o Seda

En el caso de tejidos delicados, podemos llevar a cabo dos acciones. En primer lugar,  repasa la mancha con un paño humedecido en alcohol. Si no funciona, utiliza amoniaco puro. En ambos caso, nada más acabar, lava la prenda con agua y detergente líquido FLOTA.

Existe una solución alternativa y muy casera que consiste en hervir la prenda con agua y cáscaras de limón o aplica glicerina en la mancha antes de enjuagar bien.

Seda Natural

Este es un caso especial, ya que es un tipo de tela aún más delicada. Lávala solamente con agua templada o fría, y evita retorcer la prenda mientras la escurres. ¡Nunca la expongas directamente al sol!

Prendas de Cuero o Gamuza

Para este tipo de tejido,  evita usar agua. Si la mancha está fresca, utiliza un paño seco de papel o gasa para secar el tejido con golpes suaves.

En cambio, si la mancha es más antigua y está seca, haz una solución de jabón líquido y agua, y aplícala con abundante espuma. Frota suavemente la espuma con una esponja y sécala después con un paño para limpiar de jabón la superficie

Si con esto no ha sido suficiente, te traemos un truco más: aplica sobre la mancha harina de maíz. ¡Te ayudará a eliminar y absorber!

¿Te ha parecido interesante este artículo? Tenemos muchos más trucos y consejos para que las manchas no se te resistan. Permanece al tanto de todas nuestras novedades y visita nuestra web.

¡Desde Flota queremos hacerte la vida más fácil!

Guía para que tu ropa mantenga un blanco espléndido

Escrito por Flota | Familia, Hogar |

En la tienda, toda la ropa luce radiante. Y en especial la de color blanco. Sin embargo, con el tiempo, las prendas van perdiendo ese aspecto impoluto y resplandeciente que nos enamoró cuando las compramos. Para conservar durante el mayor tiempo posible la pureza de los blancos y evitar que amarilleen o se vuelvan grisáceos y sin vida, os presentamos esta guía para que tu ropa mantenga un blanco espléndido. Anota y, sobre todo, ¡aplícalo en tu vida diaria!

Lava la prenda después de cada uso

Aunque no haya ninguna mancha visible, son muchos los agentes externos que afectan a la ropa. El sudor, las partículas del desodorante, el perfume…Todos ellos ensucian los tejidos en zonas de más difícil acceso  y provocan que amarilleen. Por ello, es aconsejable lavar la ropa blanca después de cada uso o de máximo dos para asegurarnos de que no se acumule demasiada suciedad.

Tratar las manchas lo antes posible

Se trata de un consejo muy relacionado con el anterior. Cuanto más tiempo permanece la mancha sobre el tejido, más se incrusta dificultando su eliminación. ¡Debemos ser rápidos! Si una juguetona gota de tomate, de maquillaje o de aceite se precipita sobre tu camisa favorita, trátala de forma inmediata y métela en la lavadora el detergente en polvo o líquido Active Plus de Flota.

Separa la ropa por color y tipo de tejido

Se trata de una norma básica de lavado.  Separando las prendas blancas del resto nos aseguramos que no se produce transferencia de color y nos permite utilizar programas específicos para prendas blancas que garantizan un mejor resultado. Para ello, también es aconsejable separarlas según el tipo de tejido. Por ejemplo, mientras el algodón admite temperaturas más elevadas, el lino o la lana requiere lavados con agua fría y tibia.

Utiliza programas de agua caliente y doble ciclo de enjuague.

A mayor temperatura, mayor es el poder antimachas. Ahora bien, debes cerciorarte en primer lugar de la temperatura máxima que permite la prenda consultando la etiqueta.  De igual modo, el enjuague final es muy importante para eliminar cualquier resto de detergente y evitar que el agua sucia del lavado penetre y permanezca en los tejidos.

Evita la secadora

Las altas temperaturas a las que se somete a la ropa dentro de la secadora provoca que los tejidos se desgasten con mayor rapidez. Sécala directamente al sol, el blanqueador natural por excelencia (esto solo es aconsejable para la ropa blanca).

Blanqueadores adicionales

Si tu ropa ya ha perdido su blanco original, puedes probar otros métodos como el uso de blanqueadores caseros. Los más comunes son el vinagre (vertiéndolo en la lavadora) o el limón (en remojo con la ropa durante una hora). También podemos utilizar bicarbonato, aplicándolo en una pasta sobre la mancha, o incluso peróxido, que debemos mezclar en agua caliente y dejar actuar sobre las manchas, sobre todo aquellas más oscuras y difíciles de quitar.

 

¿Qué os ha parecido nuestra guía para que tu ropa mantenga un blanco espléndido? ¿Tenéis algún otro truco para dejar tus prendas blancas como nueva? 

 

Cómo eliminar el barro de la ropa de deporte

Cómo eliminar el barro de la ropa de deporte

Escrito por Flota | Familia, Productos |

El buen tiempo nos invita a que hagamos deporte al aire libre. ¡Y es una gozada! Pero en contrapartida nuestra ropa tiende a ensuciarse más. Como no queremos que pongas límite al ocio de tu familia, hemos preparado este práctico artículo en el que explicamos cómo eliminar el barro de la ropa de deporte.

Y es que las manchas de barro en la ropa pueden suponer un problema. Además, una vez eliminadas, siempre permanece un cerco que es un quebradero de cabeza. La clave para eliminar este tipo de manchas es utilizar buenos productos, como los detergentes Flota,  y un método adecuado para que el barro que queda en tu ropa no se convierta en una mancha permanente e imposible de eliminar.¡Te lo contamos todo!

Uno de los pasos principales y que puede evitar muchos problemas, es evitar extender la mancha por más partes de tu prenda y no dejar que el barro se seque completamente.

El método más rápido

Una vez el barro esté completamente seco, un método muy eficaz y practico, es remover el barro con el filo de un cuchillo o una cuchara .y después con un cepillo de dientes viejo para terminar de extraer los restos. Una vez desprendido el barro seco, con agua tibia y detergente líquido Flota lava la zona afectada para terminar de eliminar la mancha.

Yema de Huevo

Si con el método anterior la mancha aún persiste. La yema de huevo es una buena solución contra este tipo de suciedad. Aplica la yema de huevo sobre la mancha para que desaparezca más fácilmente y después aclara con agua tibia. Si todavía no es suficiente, aplica un poco de alcohol de quemar para reforzar la acción.

Solución extrema

Es poco probable que después de estos dos métodos tu mancha continúe adherida a tu ropa, peor si es el caso, ¡También tenemos una solución!

Prueba con una mezcla de agua tibia, vinagre y amoniaco, aplícala en la mancha con un trapo y lava como normalmente harías.

 

Algunos tips y recomendaciones

  • No introduzcas la ropa en la secadora si tu mancha aún no ha desaparecido, pues el calor solo hará sellarla y que te sea imposible eliminarla.
  • El detergente que utilizan los mecánicos para lavar sus manos va genial para la eliminación del barro.
  • No mezcles tu ropa manchada con el resto de ropa que tienes para lavar, puedes hacer hacer que todo acabe manchado por el contacto.

 

Para más consejos e información como esta, síguenos en redes sociales y conoce todo en lo que podemos ayudarte.

 

Guía para pintar puertas barnizadas y dar otro aire a tu casa

Guía para pintar puertas barnizadas y dar otro aire a tu casa

Escrito por Flota | Familia, Hogar |

¿Quieres cambiar el estilo de tu casa sin hipotecarte? En este artículo te mostramos cómo pintar puertas barnizadas y darle otro aire a la estancia. 

Las modas pasan. En ocasiones más rápido de lo desearíamos, sobre todo cuando hablamos del estilo de los hogares. Porque dejar en el fondo del armario esos pantalones de la temporada pasada que te quedaban perfectos no es demasiado traumático, pero remodelar el cuarto de baño que por alguna razón decidiste alicatar de rojo o cambiar los muebles verde pistacho de tu cocina ya es otro cantar.

Sin embargo, existen elementos de nuestra casa que podemos rescatar de las fauces de modas pasadas sin que nos cueste un susto en nuestra cuenta bancaria. El mejor ejemplo son las puertas. Bien por el paso del tiempo o bien porque el marrón de haya de toda la vida ya no te gusta, es posible restaurarlas adecuando su estilo a lo que se lleva en el momento. En este artículo te presentamos una guía para pintar puertas barnizadas y dar otro aire a tu casa.

Con orden y sin prisas

Una vez hayas elegido el color con el que vas a pintar tus puertas (ahora, por ejemplo, el blanco es el rey absoluto de las tendencias de interiorismo) y calculado las cantidades, toca arremangarse y planificar todo el proceso. Para ello deberás comprar telas y cintas de carrocero para evitar que se manche el suelo y otros muebles de la casa. Además, deberás los manillares, bisagras, pestillos y cerraduras para pintar sin obstáculos.

Es recomendable asimismo quitar la puerta del marco y depositarla sobre una superficie lisa. Si te resulta demasiado complejo, puedes dejarla en su marca asegurándose de proteger los marcos y molduras con cinta de carrocero. Para asegurarnos que no se mueve, puedes calzarla con un tazo u objeto que haga de tope.

Así lijaba, así, así…

La cosa se empieza a poner intensa. Limpia muy bien con agua y jabón la superficie de la puerta. Si esta tiene golpes, agujeros o arañados, debes masillarlos y cubrir asperezas. Todo estos son pasos previos al lijado, que podrá llevarse a cabo con una lijadora eléctrica o con un papel fino de lija. Se trata de un proceso minucioso al que prestar la máxima atención, ya que de este depende en gran medida el resultado final. Si la puerta está barnizada no es necesario retirar todo el barniz, solo aquellas zonas rugosas y ásperas que dificulten la adherencia de la pintura. Tras finalizar el lijado, retira bien el polvo con un paño húmedo

Y ahora…¡a pintar!

No tan rápido. Si vas a utilizar por primera vez el rodillo o la brocha, lávalos con agua para que suelten la pelusa. Antes de aplicar la pintura, debes extender una o dos capas de imprimación. Ahora sí, moja bien el rodillo o la brocha en la pintura, escurre la sobrante en el lateral (no en el borde) y aplícalo sobre la superficie, repasando en varias ocasiones de arriba hacia abajo. Deja secar una hora y pasa un papel fino de lija sobre aquellas superficies en la que se haya podido acumular alguna gota. Vuelve a repetir el proceso de pintado hasta obtener el resultado esperado.

 

… Y como nueva

Una vez esté la puerta completamente seca, retira con mucho cuidado la cinta de carrocero utilizada para proteger las zonas sensibles y vuelve a colocar los herrajes, ayudándote con un martillo de goma para introducirlas poco a poco. Coloca la puerta en el marco si la has retirado, ¡y listo! Ya tenemos nuestra puerta restaurada y a la moda.

Como limpiar biberones y tetinas

Cómo limpiar biberones y tetinas de forma segura y eficaz

Escrito por Flota | Familia, Hogar, Salud |

¿Quieres saber cómo limpiar biberones y tetinas de una forma completamente segura y evitando que tu bebé entre en contacto con bacterías y microorganismo perjudiciales para su salud? Te lo contamos en este artículo. 

 

La llegada de un bebé a casa suele venir acompañada de una gran alegría, pero también de nervios, dudas y un sinfín de rutinas y tareas domésticas antes desconocidas. Una de las que más tiempo ocupan es la de limpiar los biberones que tu bebé engulle sin parar a lo largo del día. Muchos padres crean un auténtico cordón sanitario en su casa para evitar que alguna bacteria despistada se acerque al recién nacido, esterilizando todo de forma compulsiva. Sin embargo, tampoco es necesario perder la cabeza. En este artículo os damos algunas guías de cómo limpiar biberones y tetinas de forma segura y eficaz.

 

Esterilizar en su justa medida

Aunque suene muy higiénico, no es necesario esterilizar el biberón cada vez que se vaya a utilizar.  Con hacerlo antes de su primer uso, tanto en biberones, tetinas y chupetes, es suficiente. Para aquellos que extremar aún más las medidas, pueden esterilizar una vez a la semana, sumergiendo los utensilios en una olla llena de agua que llevaremos a ebullición durante 5 minutos. También hay disponibles en el mercado recipientes esterilizadores que se usan en el microondas.

 

Las manos siempre limpias

Quizás es el paso más importante de la rutina de limpiar biberones. Debemos asegurarnos que nuestras manos estén completamente limpias, y ser muy minuciosos en ello, ya que es la principal fuente de contaminación. Se pueden utilizar soluciones alcohólicas desinfectantes, muy útiles para cuando estemos fuera de casa. Aunque el método clásico de agua fría y jabón es igualmente efectivo.

 

Cómo lavar biberones y tetinas

Los biberones y tetinas se deben lavar con agua fría y el lavavajillas que utilices normalmente. Recomendamos la gama de lavavajillas a mano de Flota, con los que obtener la máxima eficacia en la limpieza y desinfección. Aunque está muy extendida la creencia de que el agua muy caliente ayuda a la eliminación de los gérmenes, esta contiene una mayor cantidad de microorganismos perjudiciales.

Algunos biberones son aptos para meterlos en el lavavajillas, pero debemos cerciorarnos de ellos y seguir las instrucciones del fabricante.

 

Llegar a todos los rincones, concienzudamente

La limpieza de biberones y tetinas debe ser a fondo. Para ello es muy aconsejable utilizar limpiabiberones. Se trata de escobillas alargadas que llegan a todos los pliegues del recipiente, en especial a los de la boquilla y la tetina. De esta forma, nos aseguramos de que no permanezca ningún rastro de leche y microorganismos que se reproducen con facilidad.

 

Secar al aire y en un entorno seguro

Una vez limpios, debemos dejar secar los biberones y tetinas boca abajo sobre un paño limpio o accesorio diseñado para tal fin. No es aconsejable secar el interior con servilletas u otros productos. La fase del secado se llevará a cabo, asimismo, con las piezas desencajadas, para asegurarnos que no quede ninguna zona húmeda.

 

No parece tan difícil, ¿verdad? Es cierto que puede ser engorroso al principio, pero pronto se convierte en una acción mecánica que nos llevará poco tiempo. Si tienes alguna otra duda sobre cómo limpiar biberones y tetinas, escríbenos y estaremos encantados de darle respuesta.

Diez consejos para organizar comidas familiares en Navidad

Diez consejos para organizar comidas familiares en Navidad

Escrito por Flota | Familia |

Durante las navidades, las cenas y comidas familiares están a la orden del día, porque son la forma más tradicional que tenemos de vivir estas fiestas. Sin embargo, pueden no resultar tan entrañables para los que organizan este tipo de citas, caracterizadas por un gran número de comensales que requieren un trabajo considerable en la cocina.

Si te ha tocado organizar este año alguna comida o cena de Navidad en tu casa, te damos algunos consejos para que todo salga perfecto y no se te escape ningún detalle:

Fija la hora: si quieres que todo salga perfecto, deberás ser muy claro con la hora a la que los invitados tienen que llegar a tu casa, tanto si cuentas con su ayuda como si no. Los retrasos en las cenas familiares solo desencadenan mal humor y platos fríos.

Decora la mesa: puede que la comida sea lo más importante de la cita, pero la decoración de la mesa jugará un papel esencial a la hora de dejar impresionados a todos los comensales. No hace falta que recargues mucho el espacio. Bastará con un toque común a todos los comensales como un servilletero o un «bajoplato» y algún adorno navideño en el centro (un centro, ramas de abeto, bolas de navidad de diferentes tamaños, etc.). Además, estas fechas señaladas invitan a sacar nuestros mejores manteles, cuberterías y vajillas, para terminar de vestir la mesa convenientemente.

VER TAMBIÉN: Ideas para decorar la mesa en Navidad

Asigna los sitios: para que no haya peleas ni conversaciones cruzadas en la mesa, asigna un sitio a cada invitado en función de su afinidad, parentesco, edad, etc.

Que no falte la música: prepara una lista de reproducción con canciones agradables, no estridentes y que puedan acompañar la charla y no dificultarla. Esta puede ser una tarea que se encargue con antelación a los miembros más jóvenes de la familia, para así repartir los preparativos y liberar la carga de trabajo del organizador.

Haz una lista con la comida: cuando sepas el número exacto de comensales que se sentarán a tu mesa en la comida familiar, diseña un menú cerrado y programa la compra de los ingredientes necesarios en función de si pueden ser congelados o no. Compra con tiempo los alimentos principales (carnes, pescados, mariscos, bebidas, dulces) para evitar hacerlo a última hora, cuando los precios suben más.

Además, es aconsejable que sometas a consenso el menú navideño para evitar sorpresas de última hora que tengan que ver con costumbres, intolerancias alimentarias o simples gustos.

Pide ayuda en la cocina: en función de la complejidad del menú, lo mejor es que solicites a los miembros más cercanos de la familia que te echen una mano en la cocina para no estar saturado ese día. Realiza un reparto previo de tareas para que todo esté listo a su debido tiempo y nadie tenga que trabajar en exceso ese día.

Ve a lo seguro: a la hora de planificar el menú, no te compliques con platos nuevos y originales que pueden jugártela en el último momento. Apuesta por lo seguro, lo que sale siempre bien y gusta a la mayoría. Este tipo de citas no son las más adecuadas para innovar.

El alcohol, para el final: acompaña los platos con el vino adecuado procurando dejar los licores y bebidas pesadas para el final de la velada (si se trata de una cena). La comida ayudará a compensar para que nada se desmadre.

Prepara un detalle: si además quieres que el día sea inolvidable, puedes confeccionar con ayuda de todos los miembros de la familia unos detalles para los comensales. Pueden ser tarjetas decorativas personalizadas que indiquen dónde se sienta cada invitado o pequeños detalles navideños. La clave está en que lleven tu sello personal (que no sean comprados) y que estén elaborados con cariño. Pide a los tuyos que expriman su creatividad.

Echad cuentas: si decidís dividir los costes entre todos los miembros de la familia es conveniente que lo hagáis antes de comer. Si cada uno ha comprado una cosa, que aporte su ticket para ayudar en el cálculo total del coste. Así será más fácil saber cuánto le toca pagar a cada uno.

También te puede interesar:

Diez maneras de mantener a tus hijos sanos durante el curso

Diez maneras de mantener a tus hijos sanos durante el curso

Escrito por Flota | Familia |

El colegio es ese lugar en el que los niños crecen cognitivamente, aprenden a desarrollar sus habilidades sociales y se hacen poco a poco más independientes. Aunque cualquier padre sabe que la escuela es también ese lugar en el que están expuestos a multitud de gérmenes y a menudo se contagian de enfermedades, que después traen a casa.

Y es que nuestros hijos pasan mucho tiempo en las aulas en compañía de otros niños y, unos y otros, se transfieren fácilmente infecciones y enfermedades entre sí. Por eso es importante enseñar a nuestro hijos los hábitos saludables necesarios para que no enfermen constantemente.

Toma nota de estos consejos para que tus hijos sean menos vulnerable al contagio de enfermedades en ambiente escolar a lo largo del curso:

Enséñales a lavarse las manos

Lavarse las manos es una de las maneras más eficaces de prevenir los contagios en el colegio, de ahí la importancia de que enseñemos a nuestros hijos a hacerlos correctamente. Enséñale a hacerlo después de sonarse la nariz, ir al baño y antes de ir a comer. También, enséñales a que lo hagan minuciosamente sin olvidar, por ejemplo, las uñas o los pulgares.

Este simple gesto puede ayudar a reducir el riesgo de enfermar a lo largo del curso, así como de contagiar a sus compañeros.

Mejora su sistema inmune

Mantener a tus hijos sanos durante el curso escolar es también una cuestión de mantener unos hábitos saludables en casa. Dormir las horas suficientes, mantener una dieta saludable, hacer ejercicio diario e incluso pasar unas horas de diversión al día ayudará efectivamente a reducir  el riesgo de resfriados, gripes y otras infecciones comunes entre los escolares.

Hábitos saludables en la escuela

Además de lavarse las manos con frecuencia y correctamente es importante que los niños aprendan hábitos que les ayuden a prevenir contagios. Como taparse la boca al estornudar o toser, sonarse la nariz apartando la cabeza, no frotarse los ojos o abstenerse de compartir vasos, cubiertos y comida con los compañeros.

Buenos hábitos de descanso

Que duerman lo suficiente cada día es una de las claves para mantener a tus hijos sanos todo el año. La higiene del sueño es vital para la salud física y emocional de los niños y desempeña un papel crucial en el rendimiento de los pequeños en la escuela.

Controla el estrés

Exámenes, deberes, trabajos, actividades extraescolares, funciones, desencuentros con los compañeros … Los niños pueden enfrentarse cada día a situaciones estresantes. Las investigaciones han demostrado que el estrés y la ansiedad tienen un impacto negativo en la salud de los niños (igual que en los adultos). Permanece atento a los síntomas de estrés de tus hijos y pon medidas para controlar su ansiedad.

Alimenta su cerebro

El desayuno es realmente una comida muy importante para los niños en edad escolar. Elabora para los más pequeños desayunos equilibrados con dosis bajas en grasa de proteínas y carbohidratos complejos (como los cereales integrales) y garantiza así un nivel de energía constante para que su cerebro rinda sin problemas toda la jornada.

Almuerzos sanos y divertidos

Luchar contra la oferta de comida poco saludable que se publicita para el público infantil siempre es difícil para los padres. Pero si queremos que nuestros hijos estén sanos a lo largo del curso, debemos garantizar que comerán almuerzos sanos en la escuela. Para ello, podemos preparar almuerzos con raciones tipo «bento» con alimentos variados en formas y colores para que disfruten de bocados diferentes y saludables. Te recomendamos que busques algo de inspiración en internet. Verás que hay todo un mundo por descubrir en este sentido y que no es necesario recurrir a los ultraprocesados para sus almuerzos.

Meriendas sanas

Igualmente, si quieres mantener a tus hijos con una salud de hierro, lo mejor es que huyas de la bollería y los ultraprocesados para sus meriendas. Tampoco los batidos y zumos industriales les ayudarán a estar más sanos. En su lugar combina la fruta fresca con bocadillos (preferiblemente de pan integral) de queso, hummus, aceite de oliva y tomate o algún fiambre bajo en grasa y sal (por ejemplo, pavo). También son buena idea los yogures naturales, los frutos secos (mejor crudos o tostados y sin sal), así como los cereales integrales (avena, copos de maíz, espelta hinchada, etc.).

Aprende más sobre cómo preparar una merienda sana para tus hijos.

 Elige una mochila adecuada

Hoy en día las mochilas de nuestro hijos pesan más que las de antaño. Esto significa que usar el tipo de mochila inadecuado o hacerlo de manera incorrecta puede repercutir en la salud de su espalda. Revisa si es necesario que transporten todo lo que llevan cada día en su interior, enséñales a ajustársela a su tamaño y a llevarla equilibrada para evitar desviaciones de columna. Además, siempre es recomendable que los más pequeños lleven mochilas tipo carrito con ruedas.

Atención a los piojos

Es un problema común entre los niños en edad escolar, ya que pasan muchas horas juntos y a menudo el contacto directo lleva al contagio. Aprende más sobre cómo prevenir y eliminar los piojos con nuestros consejos.

También te puede interesar:

 

Cómo enseñar a tus hijos a interactuar con las mascotas

Cómo enseñar a tus hijos a interactuar con las mascotas

Escrito por Flota | Familia |

Lo que más desean los padres amantes de los animales y con mascotas en la familia es que sus hijos puedan interactuar de forma segura y amable con ellas. Probablemente no haya ningún peligro en dejar a tu perro o gato solo con tu hijo, pero siempre es recomendable enseñarlo a interactuar con mascotas ajenas y tratarlas con respeto.

Aun cuando no tengas un perro como mascota, los niños deben aprender a interactuar con ellos, ya que para la mayoría resultan una atracción de manera natural. Ten en cuenta que es posible que los niños no sepan cómo comportarse adecuadamente, poniendo en riesgo incluso a veces su integridad.

A continuación te mostramos todo lo que los padres deberían enseñar a sus hijos sobre el respeto a las mascotas y la forma de acercarse a ellas con seguridad. Así deberían interactuar con las mascotas:

Cómo acercarse a los perros

Ningún niño debería acercarse a un perro sin permiso. Siempre debe preguntar antes a sus padres y después al dueño del perro si puede acercarse. Es más, el niño nunca debería acercarse a un perro si no hay un adulto presente.

Además, te aconsejamos que jamás dejes que un niños se acerque a un perro que parezca estresado, ansioso o con miedo. Ante la duda, siempre es mejor prevenir.

Cuando accedes a que tus hijos conozcan a un perro, lo mejor es que se acerquen tranquilamente, evitando correr hacia el perro. No permitas que invada de manera agresiva el espacio personal del perro. Al contrario, deja que sea el perro el que se acerque.

Precauciones con perros desconocidos

Lo normal es que el perro os huela para obtener información, momento tras el cual el niño puede acariciar con cariño su lomo, evitando inicialmente el contacto con su cara. Con perros más pequeños, incluso el niño puede descender para ponerse a su altura si es necesario.

Por norma general, los niños nunca deben acercarse a un perro cuando está comiendo o con algún juguete en la boca. Tampoco es aconsejable que se acerquen a perros dormidos, ya que pueden sobresaltarse fácilmente.

Caricias hacia las mascotas

Cuando hablamos de mascotas familiares como gatos o perros, los niños pueden acariciarlos suavemente bajo el mentón. Aunque sean de confianza, lo mejor es evitar que los niños lleven sus manos sobre la cara y la cabeza del animal. Si la mascota tolera las caricias en el mentón, se le puede acariciar suavemente el cuello y el lomo, procurando que los movimientos sean en la dirección del pelo.

El niño deberá dejar de acariciar a la mascota si esta retrocede, chasquea, gruñe o demuestra gestos corporales temerosos.

Comportamiento hacia las mascotas

Procura que los niños nunca tiren de las orejas o la cola a una mascota (una tendencia bastante común entre los más pequeños). Incluso evita que les agarren de las patas.

Muchos perros y gatos se sienten incómodos con los abrazos, aun cuando estos proceden de una expresión de cariño de un niño. Pueden sentirse lo suficientemente amenazados como para morder y la cabeza del niño estará peligrosamente cerca. También, evita que griten alrededor de las mascotas, ya que el ruido excesivo puede asustar o excitar a algunas mascotas y provocar movimientos violentos.

Asimismo, evita que el niño huya de los perros porque eso puede provocar una respuesta predatoria en el animal, que al fin y al cabo tiene un instinto depredador.

Cómo evitar el peligro

Por precaución, no dejes que tus niños se acerquen a un perro que está deambulando sin correa y sin dueño. Si el perro viene hacia él y se encuentra solo, dile que se quede quieto (como un árbol) y mantenga la calma. Si siente una amenaza real puede tratar de ahuyentarlo con su voz más profunda diciendo «¡No!». Y, si el perro deja de acercarse, tu niño podrá retroceder lentamente hasta poder encontrar a un adulto que le ayude.

Si algún perro, incluso uno que tú conoces, se muestra agresivo con tus hijos y comienza a gruñir, enseña al niño a que llame a un adulto para obtener ayuda tan pronto como pueda si esto le sucede estando solo.

También te puede interesar: