Cuidamos de ti y de tu hogar

Familia

Tareas de limpieza para niños que tus hijos deberían aprender

Tareas de limpieza para niños que tus hijos deberían aprender

Escrito por Flota | Familia |

La combinación de niños y casa limpia no siempre parece posible. Pero la verdad es que hay diferentes tareas para niños en casa que les permiten desarrollar algunas habilidades básicas necesarias para su desarrollo y que, de paso, nos permiten mantener nuestro hogar más ordenado. Estas son algunas tareas de limpieza para niños que todos los hijos deberían aprender:

Tareas de lavado

Los niños de hasta 2 años de edad pueden comenzar a aprender sobre la clasificación. En realidad, los niños a menudo encuentran que los elementos de clasificación son un divertido juego. Cuando los niños son más grandes se les puede enseñar a que ayuden a guardar la ropa, por ejemplo.

Los niños en edad escolar pueden aprender a doblar la ropa, se les puede enseñar a cargar y descargar la lavadora, tender o poner la secadora, pero con supervisión.

Los pequeños con edades de 8-10 años, maduran lo suficiente como para tener la plena responsabilidad de poner y quitar la lavadora y la secadora.

Si comienzas a enseñar a tus hijos a una edad temprana, cuando tengan entre 10 y 11 años, habrá aprendido todo el proceso de lavado, desde ordenarlo hasta guardarlo.

Hacer la cama

Aprender cómo hacer una cama es una habilidad valiosa para todo niño. No significa que tus hijos siempre lo hagan, pero al menos sabrán cómo hacerlo.

Comienza mostrándoles cómo hacer su propia cama cuando apenas sean niños pequeños. Más adelante, déjalos hacer la cama por ellos mismos, aunque no quede bien del todo.

Cuando son pequeños, les gusta la libertad de colocar sus cojines y peluches a su gusto. Esto será un incentivo para que comiencen a hacer sus camas cada mañana y encuentren placer en el hecho de ver su dormitorio ordenado.

Los padres tienen la responsabilidad de elegir para sus hijos ropa de cama menos complicada de manejar. Puedes considerar eliminar sábanas, mantas o almohadas adicionales, especialmente si tu hijo no las usa.

Eliminar el desorden

Esta es la actividad más útil que puedes enseñarle a tus hijos y que puede ser difícil, incluso para los adultos. Enseñarlos desde una edad temprana puede crearles un hábito que llevarán adelante en sus vidas. Deja que los niños ordenen sus propias cosas.

Algunos niños pueden estar motivados para donar artículos no utilizados a personas más necesitadas, aprovecha la oportunidad para enseñarle a tu hijo algo más que simplemente ordenar. Otros niños pueden estar más motivados para vender artículos desordenados con el fin de ahorrar para otra cosa que realmente quieren o necesitan.

Lavar los platos

Esta es una tarea que parecer ser interminable. Entrenar a tus hijos adecuadamente puede ser de gran ayuda para repartir la tarea de limpiar los platos. Ya sea porque los enseñes a colocar y vaciar el lavavajillas o a lavar los platos a mano, la mejor manera de comenzar es enjuagando lo sucio.

A los niños de 5 a 6 años se les puede enseñar a raspar y enjuagar sus platos después de comer. A los de 7-8 años de edad pueden ayudar a secar y guardar los platos. Y a la edad de 9 años, los niños están listos para aprender a lavar diferentes tipos de platos.

Asegúrate de enseñar las precauciones de seguridad: cómo dejar los cuchillos a un lado en lugar de tirarlos en agua caliente y jabón, donde serían imposibles de ver. O colocar los cuchillos boca abajo en el cestillo del lavaplatos.

Barrer el suelo

Aunque parece una cosa simple, no lo es para ellos. Todo lo que tienen que hacer es arrastrar una escoba por el suelo, pero un barrido eficaz no siempre es tan fácil de hacer, a menudo requiere algo de práctica.

Dale a tu hijo una escoba y es probable que veas basura en todas partes excepto en el montón que se va a recoger. Aprender a usar una escoba es una gran habilidad, incluso con todos los nuevos dispositivos que hoy día existen.

Los niños de 7-8 años pueden comenzar a aprender a barrer los suelos. Los niños más pequeños solo son capaces de sostener el recogedor para que alguien mayor barra los restos. Los niños mayores también pueden aprender a usar otro tipo de barredoras además de las escobas tradicionales.

Fregar el suelo

Para los niños en edad escolar, aprender a fregar un suelo es una tarea más adecuada. Para las edades de 9-10 años, los niños tendrán la edad suficiente para aprender a fregar sin demasiada supervisión.

Enseña a los niños a:

  • Preparar el agua de la fregona.
  • Escurrir una fregona.
  • Cuándo enjuagar la cabeza de una fregona.
  • Qué hacer con los lugares difíciles.
  • Enjuagar una fregona y un cubo.
  • Guardar una fregona al terminar.

Asegúrate de darles instrucciones sobre cómo fregar los diferentes tipos de suelos que puedas tener en tu hogar, especialmente cuando se trate de suelos de parqué o tarima, más delicados. Muéstrales cómo diferentes suelos requieren diferentes técnicas de limpieza.

 También te puede interesar:

Cómo limitar las horas de pantalla a un niño

Cómo limitar las horas de pantalla a un niño

Escrito por Flota | Familia |

Hoy en día los niños manejan dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes a edades muy tempranas. Solo debes echar un vistazo a cualquier patio de colegio o parque y es probable que veas niños de hasta 2 años, o incluso más jóvenes, mirando vídeos en un teléfono o tableta. Por ello te recordamos la importancia de limitar las horas de pantalla a un niño como norma general.

Cuando se trata de tecnología, los niños ahora no solo comienzan a utilizarla a una edad más temprana, sino que también la usan en más situaciones, tanto en el hogar como en la escuela.

Es cierto que la tecnología para niños es una fuente de aprendizaje y entretenimiento. Pero en un segundo plano, cuando los padres tienen que preparar la cena o dedicar unos minutos a responder correos electrónicos, hemos de reconocer que también se convierte en una niñera conveniente.

Lo bueno y lo malo de la tecnología

Para los niños en edad escolar, la tecnología puede ser un arma de doble filo. Existen innumerables beneficios que se pueden obtener del uso de la tecnología. Por ejemplo, los equipos informáticos se pueden usar para investigar, jugar a juegos matemáticos en línea y mejorar las habilidades lingüísticas. Incluso la televisión puede ofrecer programas educativos, como documentales y dibujos didácticos. También los videojuegos pueden fomentar las habilidades de desarrollo, como la coordinación mano-ojo.

Sin embargo, todos estos dispositivos electrónicos pueden tener algunas desventajas claras también. Estas son algunas de las razones por las que es una buena idea limitar el tiempo de pantalla de sus hijos y cómo hacerlo con un mínimo esfuerzo.

Por qué limitar el tiempo de pantalla de los niños

1. El tiempo en pantalla puede interferir con el sueño

Dormir lo necesario puede ser lo suficientemente desafiante para los niños ocupados. A menudo tienen tareas y actividades después de la escuela y actividades extracurriculares y deportes los fines de semana. Esto puede provocar cierta privación del sueño deseable en los niños.

Además, se ha demostrado que la estimulación electrónica, como la de mirar televisión o usar el ordenador, interfiere con el mecanismo del sueño, tanto para conciliarlo como para sentir síntomas de cansancio.

2. Puede reducir el tiempo de la familia o la interacción personal

Cuando utilizamos tecnología como ordenadores, juegos y televisión, no estamos interactuando entre nosotros. Dado que encontrar tiempo de buena calidad puede ser difícil para muchas familias, permitir que la tecnología corte esos momentos es algo que los padres pueden querer evitar tanto como sea posible.

Si bien puede ser divertido tener una noche de cine familiar o jugar a un videojuego juntos, el hecho es que el tiempo de pantalla significa menos tiempo de interacción cara a cara.

3. Puede alentar un lapso de atención corto

Los estudios han demostrado que demasiado tiempo de pantalla puede estar asociado con problemas de atención. Esto es particularmente cierto para los niños que ya tienen dificultades para prestar atención o que tienden a actuar impulsivamente.

4. Puede interferir con el trabajo escolar

Los niños que miran mucha televisión tienen más probabilidades de tener calificaciones más bajas y leer menos libros. Además, se ha demostrado que reducir el tiempo de pantalla de los niños puede mejorar la salud y el rendimiento de los niños.

5. Puede llevar a una menor actividad física

Se ha asociado un mayor tiempo de pantalla con una actividad física reducida y un mayor riesgo de obesidad en los niños.

6. Puede exponer a los niños a demasiada publicidad y contenido inapropiado

Muchos programas de televisión y comerciales muestran sexualidad y violencia, así como estereotipos o consumo de drogas y alcohol. Muchos comerciales también promueven la comida basura y los juguetes de maneras atractivas que están diseñados para vender más.

Cinco formas de limitar la tecnología

Es cierto que es fácil encender el televisor o dejar que tus hijos jueguen un videojuego cuando se quejan del aburrimiento. Sin embargo, hay muchas opciones cuando se trata de encontrar formas alternativas de entretenimiento. Permitir que los niños usen la tecnología con límites se puede lograr si se tienen en cuenta algunos de estos consejos clave.

  • No coloques un televisor en la habitación de tu hijo

Tener un televisor en el dormitorio se ha relacionado con una serie de problemas, como calificaciones más bajas, problemas para dormir y obesidad.

  • Apágalo

Cuando los niños no estén viendo un programa específico, apaga la televisión. Manténlo apagado durante las comidas y especialmente cuando están estudiando o haciendo la tarea.

  • Ayuda a tu hijo a elegir un videojuego o un espectáculo

La mejor manera de saber qué está viendo o jugando tu hijo es ayudarlo a elegir un espectáculo o un juego. Al elegir una nueva película o juego familiar, lee las reseñas, mira las vistas previas o pregúntale a otros padres. Sobre todo, conoce a tu hijo y confía en tus propios instintos sobre lo que es apropiado.

  • Limita su tiempo de pantalla

Ya sea que se trate de una hora de televisión y videojuegos por día o un par de horas a la semana, limita la cantidad de tiempo que tu hijo pasa con la tecnología. Lo que es más importante, comprométete y cumple con los tiempos que estableciste.

  • Opte por alternativas a las actividades basadas en la tecnología

Encuentra maneras geniales de pasar tiempo en familia juntos sin dispositivos tecnológicos, como jugar juegos de mesa o leer buenos libros.

Si bien la tecnología puede brindarnos a nosotros y a nuestros hijos oportunidades maravillosas, también puede tener efectos negativos en nuestra salud y bienestar. Mientras alientas a tus hijos a desconectarse, ten en cuenta que tú puedes darles un buen ejemplo. Intenta limitar tu propio tiempo de pantalla y haz todo lo posible para crear actividades no tecnológicas para toda la familia.

 También te puede interesar:

 

Edades recomendadas para iniciar a tus hijos en las tareas del hogar

Edades recomendadas para iniciar a tus hijos en las tareas del hogar

Escrito por Flota | Familia |

Te has preguntado ¿Cuándo puede tu hijo aprender a lavar su ropa? ¿Qué tareas puede comenzar hacer un niño a los 5 años? ¿Qué tipo de tareas puede hacer un niño de 8 años?. Descubre las primeras tareas del hogar para niños para que puedas enseñarles con paciencia y amor lo que les permiten sus capacidades en cada etapa.

A continuación te mostramos las responsabilidades para niños según su edad:

1. Tareas del hogar para niños de 2 – 3 años

Esta es la edad que debes aprovechar porque a los niños pequeños les encanta ayudar con los quehaceres del hogar, y aunque quizás su ayuda no sea tan útil como puedes esperar, vale la pena el esfuerzo que puedas hacer para mantenerles el entusiasmo y el hábito de ayudar.

Puedes hacer un gráfico de pegatinas como recordatorio visual de su éxito, los niños adoran los reconocimientos que puedas hacerles. Aunque las tareas pueden ser terminadas solo con tu ayuda, lo importante es que estas creando en ellos hábitos positivos para que más adelante encuentren tareas y ayuden a otro a vivir.

Tareas recomendadas:

• Ayudar hacer la cama.
• Recoger juguetes y libros.
• Llevar la ropa a la lavadora.
• Ayudar a alimentar a las mascotas.
• Ayudar a limpiar cualquier desastre.
• Fregar distintas áreas con ayuda de alguien más.
• Sacudir el polvo de pequeñas cosas.

2. Tareas del hogar para niños de 4 – 5 años

Los niños en edad preescolar están bastante motivados para ayudar, lo que resulta ideal para iniciar a tus hijos en las tareas del hogar más apropiadas para esta etapa. Por lo general, los niños adoran que te tomes un tiempo para enseñarles tareas nuevas. La mayoría a esta edad está listo para hacer diferentes tareas sin necesidad de ser supervisados constantemente. Puedes seguir haciendo un sistema de pequeñas recompensas. Intenta hacer un gráfico de pegatinas que les permita acumular recompensas más grandes. Esto también puede promover la independencia al permitirles elegir una recompensa.

Tareas recomendadas:

• Limpiar el polvo.
• Ayudar en cocinar y preparar la comida.
• Llevar y guardar comestibles.
• Limpiar y poner la mesa.

3. Tareas del hogar para niños de 6 – 8 años

En este grupo el entusiasmo por las tareas del hogar puede disminuir un poco, pero tienen otras cualidades de redención que funcionan bien para las tareas domésticas.

La mayoría de los niños en edad escolar desarrollar un deseo abrumador de ser independientes. De ahí la responsabilidad de los padres o sus cuidadores de poderlos guiar a ser autosuficientes en sus quehaceres mediante el uso de estrategias de tareas para hacer un seguimiento de sus responsabilidades.

Tareas recomendadas:

• Cuidar a las mascotas.
• Aspirar y pasar el polvo con trapos.
• Sacar la basura.
• Doblar y guardar la ropa.

4. Tareas del hogar para niños de 9 – 12 años

Los niños de esta edad aprecian un horario establecido. Si le tiras un montón de trabajo inesperado seguramente van a enojarse mucho. Pero si creas un cronograma donde puedan aportar una pequeña parte, tendrán una transición fluida. Lo mejor que puedes hacer es desarrollar un sistema que funcione para toda la familia. Trata de no hacer cambios sin antes dejar participar y confirmar el apoyo de las personas a las que afectaría directamente. No puedes olvidar el sistema de recompensas y las consecuencias negativas en caso de no realizar las tareas domésticas.

Tareas recomendadas:

• Ayudar a lavar el coche.
• Aprender a lavar los platos.
• Ayudar a preparar comidas simples.
• Limpiar el baño.
• Operar la lavadora y la secadora.

5. Tareas del hogar para niños de 13 – 18 años

Los adolescentes son capaces de manejar casi cualquier tarea en el hogar, siempre y cuando les hayas enseñado correctamente. Sin embargo, la mayoría tiene un día a día bastante apretado por lo que debes ser flexible. De la misma manera en que nos sentimos abrumados cuando tenemos demasiado que hacer, los adolescentes pueden verse en dificultades para poder mantener una gran carga de trabajo. Por lo que debes controlar el horario de tu adolescente, ajustar las actividades y los quehaceres de acuerdo a su tiempo.

Tareas recomendadas:

• Reemplazar las bombillas y las bolsas de la aspiradora.
• Todas las tareas de la ropa.
• Lavar las ventanas.
• Limpiar el refrigerador y otros electrodomésticos de cocina.
• Preparar la comida.
• Hacer la lista de las compras.

Al margen de estas recomendaciones, debes tener en cuenta que cada niño madura a su propio ritmo y no todos serán capaces de realizar tareas avanzadas a la misma edad. De igual manera, algunos niños pueden estar listos para tareas más difíciles a una edad temprana, esto no debe sorprenderte. Siempre estarás en la mejor posición para supervisar y evaluar las necesidades y habilidades de tu hijo.

No olvides motivar a tus hijos para realizar tareas más exigentes una vez que dominan las básicas. Aunque sean buenos realizando las mismas tareas del hogar, el introducirlos a nuevas tareas los beneficiará en un futuro cercano. Establece un periodo de entrenamiento para nuevas tareas y enséñalos a superarse a sí mismos en todo momento.

También te puede interesar:

Los mejores juguetes para el desarrollo cognitivo de un niño

Los mejores juguetes para el desarrollo cognitivo de un niño

Escrito por Flota | Familia |

En el desarrollo de todo niño, los juguetes forman una parte fundamental porque es el medio para que conozca el mundo. Los juguetes que favorecen el desarrollo cognitivo de los niños les permiten ver, tocar, sentir y escuchar. Por eso debes proporcionarle el juguete ideal de acuerdo a su edad, y así tendrá muchas posibilidades de explorar y aprender de su entorno.

Sin embargo, hay que tener especial cuidado en darles juguetes de estimulación cognitiva adecuados a su madurez intelectual, de lo contrario se podrían lastimar, no ser aprovechados, romperlos y hasta perder piezas.

Juguetes de acuerdo a la edad de tu hijo

• De 0 a 6 meses

Para estimular el desarrollo cognitivo busca juguetes que sean suaves y ligeros. Los peluches, por ejemplo, son una buena opción. Por otra parte, los móviles de colores brillantes atraen el enfoque y la atención de un bebé. Los espejos, los sonajeros y las mantas de juegos, son objetos que disfrutarán mucho. Puedes comprar libros de tela ilustrados o de cartón, porque promueven la identificación, y si emiten sonidos asegúrate que sean suaves y armoniosos. Por último y no menos importante, son perfectos para esta edad los gimnasios y centros de actividades.

Un juego muy divertido y que estimula su aprendizaje es utilizar un pañuelo para ocultar y mostrar un juguete a tu bebé. Una vez que mantenga su mirada en el pañuelo con el juguete oculto, habrá dominado la mirada y habrá descubierto la permanencia del objeto, sin duda será un gran progreso para él.

• De 6 a 12 meses

Los mejores juguetes para el desarrollo del bebé y la motricidad gruesa son las pelotas, siempre que sean ligeras y de materiales suaves. Éstas son perfectas para enseñarlo a lanzar y rodar, sobre todo para perseguirlas con el gateo. Finalizando esta etapa estará listo para que le compres bloques y aros apilables, o el clásico cubo en el que debe insertar las figuras geométricas.

• De 1 a 3 años

Para estimular el desarrollo cognitivo ya es seguro darles juguetes para la bañera, juguetes que tiran agua, figuras que flotan, burbujas, barquitos, juguetes de transporte (carros, camiones, aviones, juguetes con ruedas) y una cuerda para tirar de ellos. Como al principio de esta etapa empezarán a caminar, estos juguetes serán los ideales. Más adelante estarán listos para armar rompecabezas simples.

• De 3 años en adelante

Es tiempo de subir los niveles de dificultad, así que los bloques podrán ir siendo cada vez más pequeños, estos promueven el recuento, la clasificación y las habilidades de resolución de problemas. Sin embargo, deben ser usados bajo nuestra supervisión. La forma de clasificación de los juguetes también les ayudará a establecer relaciones entre los objetos. También pueden usar materiales de arte (acuarelas, plastilina y masilla), que los mantendrán ocupados por largos periodos de tiempo.

Juegos para el desarrollo cognitivo

A la hora de comprar, los juguetes no tienen que ser sofisticados ni costosos para que sean adecuados. Lo que interesa es que sean capaces de ayudar a tu hijo a practicar sus habilidades básicas más importantes.

Cuando llega la hora del baño, ayuda a tu hijo a exprimir el agua de la esponja para llenar diferentes tazas, hasta que éstas se hundan en la bañera. Esto es una actividad sencilla que fomenta la capacidad de tu hijo. Actividades similares le serán útiles para anticipar, predecir resultados y entender qué significan las consecuencias.

Si llenas una botella de plástico con piedras o conchas de mar y la cierras de tal forma que tu hijo no la pueda abrir, observarás como tu hijo aprende la causa y el efecto cada vez que agita la botella y salen sonidos de ella.

Objetos simples que tienes en casa pueden ayudar al desarrollo cognitivo de los bebés, tales como: las cucharas de madera, los envases de plásticos, tazas, vasos desechables, las cajas de cartón, o los cartones de huevos vacíos.

No es necesario que compres constantemente nuevos juguetes para que tu hijo desarrolle sus capacidades cognitivas. A la larga, los juguetes se irán quedando metidos en una caja sin que nadie los utilice y ya habrás hecho una alta inversión para su crecimiento.

También te puede interesar:

Tres prácticas de atención plena que puedes practicar con tus hijos

Tres prácticas de atención plena que puedes practicar con tus hijos

Escrito por Flota | Familia |

Las prácticas de atención plena son estrategias utilizadas para mejorar la vida. Su principio se basa en concentrarse en el presente, al contrario de lo que hacen muchas veces las personas que viven del pasado (depresión) o que están solo pendientes del futuro (estrés).

La atención plena o mindfulness, es una habilidad que se puede entrenar y que corresponde con una filosofía de estabilidad y tranquilidad emocional. Por eso es una buena opción para practicar con tus hijos y transmitirles esta manera de controlar sus pensamientos, ayudando a su crecimiento personal.

¿Por qué son beneficiosas las prácticas de atención plena con niños?

La mente humana es un gran compendio de información. Tiene capacidades sorprendentes, pero en ocasiones el exceso de actividad y las preocupaciones pueden tomar el control y afectar a nuestra capacidad de concentración y disfrute. En una sociedad como la actual, también afecta a los niños, que ven mermado su rendimiento.

Aquí es donde entran las prácticas de atención plena, pues se encargan precisamente de dominar la mente, para que no suceda al contrario.

Algunas razones para practicar mindfulness con tus hijos:

Mejora el interés en el desempeño de sus deberes como niños. Un ejemplo claro son las actividades escolares. Muchas veces los niños suelen estar un poco distraídos. Sin embargo, con las prácticas de atención plena pueden mejorar significativamente.

Les enseña a manejar situaciones difíciles. Saber cómo manejar lo sucedido es vital porque desde corta edad pueden ir practicando y no llegar a reaccionar por impulsos. Evidentemente es una habilidad que a los niños, en la vida adulta, les servirá de mucho.

Elimina la inseguridad. Los niños a veces se sienten poco seguros con respecto a distintas situaciones en las que creen que no son capaces de lograr un objetivo. Esto causa mucho estrés y limita la calidad de vida de tu hijo. El mindfulness es un buen entrenamiento para mejorar en este sentido.

Tres prácticas de atención plena

1. Respiración abdominal

La respiración está completamente ligada a la vida. Es un proceso fundamental de los seres vivos cuya importancia a veces damos por sentada. Con la respiración se puede controlar el cuerpo y la mente. Por eso las técnicas de respiración son utilizadas como una técnica de control mental y espiritual.

Los niños también sufren estrés en su día a día, y enseñarles una técnica de respiración adecuada les permitirá enfrentarse a él adecuadamente.

¿Cómo? Lo primero es indicarle a tu hijo que se ponga en una posición cómoda, puede ser sentado o acostado boca arriba. Guíale para que inhale a través de la nariz hinchando su estómago como si fuera un globo. Pídele que aguante dos segundos y seguidamente, que exhale por la nariz vaciando ese globo imaginario. La sensación cada vez debe ser de vaciar por completo los pulmones. realiza esta práctica de atención plena con tus hijos durante unos cinco minutos cada día.

2. El significado del agradecimiento

La gratitud es un factor que se utiliza en las prácticas de atención plena, porque ayuda a cambiar la manera de pensar. Ser agradecido es una virtud y ayuda ampliamente a ver el mundo de manera distinta.

¿Cómo? Para esta técnica de atención plena, el grupo familiar se debe reunir completo en un lugar tranquilo de la casa, sin distracciones, lo cual es sumamente importante para que la misma pueda aplicar el efecto necesitado. Luego debes indicarle a cada uno de los integrantes de la familia que exprese por lo menos dos situaciones por las cuales estén agradecidos.

Este tipo de prácticas de atención plena no solo ayudan al niño en su día a día, sino que contribuyen a la formación de un mejor ciudadano, con valores muy positivos. La gratitud es un gran elemento que complementa la función del ser y el vivir.

3. Concentrarse en sentir

Las emociones y sensaciones que puede tener una persona son muy variadas. En el caso de los más pequeños, pueden suceder cambios y estados de ánimos por distintas situaciones en el día. Pero es importante enseñar a aceptar esas emociones.

¿Cómo? Existe un ejercicio bastante práctico que consiste en indicarle a tu hijo que cierre sus ojos y empiece a preguntarse qué siente en ese momento, qué se está imaginando. Si lo que te dice son pensamientos o situaciones no muy agradables, evidentemente está pasando por momentos complicados en su pequeña cabeza. Por el contrario, si su imaginación o pensamientos son productivos y sin problemas, el niño está tranquilo.

Lo fundamental en las prácticas de atención plena es hacer entender el porqué y el cómo enfrentar cada situación. Las emociones están presentes en el cuerpo humano y estas tienden a cambiar la conducta.

También te puede interesar:

Qué hacer para enseñar a los niños a comer de todo

Qué hacer para enseñar a los niños a comer de todo

Escrito por Flota | Familia |

Enseñar a los niños a comer de todo es uno de los mayores retos a los que se enfrentan la mayoría de los padres. Escuchar la temida frase de «eso no me gusta» puede convertirse en una rutina a la hora de la comida. Sin embargo, siguiendo una serie de pautas se puede conseguir que los más pequeños de la casa tomen todos los alimentos, aunque parezca una tarea complicada, no es del todo imposible.

Comer bien es un hábito que se aprende poco a poco. Lograr este propósito es un proceso que exige tiempo y constancia.

Aquí te damos algunas ideas sobre qué hacer que los niños tengan una alimentación saludable:

  1. Desde los primeros años. Las bases de una buena alimentación hay que establecerlas cuanto antes mejor. Si el niño no adquiere buenos hábitos desde los primeros años, le costará más esfuerzo en el futuro. Lo ideal es comenzar con este proceso de aprendizaje desde los 6 meses del bebé con la introducción de frutas y verduras.
  2. Disfrutar con la comida. La hora de comer debe de ser un momento agradable. Para conseguir esto es importante que animes a los niños a participar en este momento. Poner la mesa con su plato o vaso favorito o escoger alguno de los alimentos que se van a degustar puede ser un comienzo.
  3. Da ejemplo. Los niños imitan los comportamientos de los mayores. Por este motivo es muy importante dar un ejemplo correcto. Si ven que no comes verduras imitarán tu conducta y es muy posible que ellos tampoco quieran comerla sin ni siquiera haberla probado. Por el contrario, si ven que normalmente pruebas platos nuevos imitarán tu conducta.
  4. La comida es divertida. Si los platos son atractivos, será más fácil que los niños se animen a probar nuevo sabores. A veces, un poco de imaginación puede conseguir que coman alimentos que normalmente no prueban. Aquí te damos por ejemplo algunas ideas de recetas divertidas para que los niños coman fruta.
  5. Cocineros por un día. A través de la cocina los niños pueden descubrir nuevos sabores y además aprenderán a valorar más la comida. En este artículo te mostramos cómo enseñar a los niños a cocinar mientras se divierten.
  6. Comida en familia. Comer al mismo tiempo que lo hacen ellos, también puede ser una buena práctica para que el momento de la comida sea más agradable. Los niños disfrutan estando en compañía de sus padres. Intenta adaptar los horarios para realizar las comidas en familia.
  7. Ajusta la cantidad. Adapta la cantidad de comida en el plato del niño a la ración que le corresponda comer, dependiendo de su edad. Una cantidad exagerada de comida puede desanimar al niño.
  8. Establece un horario de comida. Y respétalo. También es importante que el niño no coma chucherías o dulces entre las comidas, para que llegue con suficientes ganas de comer al momento de sentarse en la mesa.
  9. Evita distracciones. Ver la televisión en la comida supone una forma de distracción que evita que el niño se concentre en lo que realmente es importante.
  10. Motívalo y no les regañes. Un comentario positivo es más valioso que un reproche. Si hace un esfuerzo para probar algo nuevo, refuerza esa conducta con un comentario positivo.

El método BLW

Qué hacer para enseñar a los niños a comer de todo

El método Baby Lead Weaning (BLW) es un sistema de introducción de la alimentación complementaria en bebés que se inicia a partir de los seis meses respetando el ritmo y las necesidades del niño. Se trata de un método educativo que pretende dar autonomía al niño, favoreciendo la capacidad de autoregulación y la adquisición de unos hábitos de alimentación saludables.

Implica dejar a un lado las tradicionales papillas y purés, para comenzar directamente con los alimentos sólidos, eso sí, preparados de manera especial para que los pueda gestionar un bebé con sus manos y sus encías. Así, la forma de presentación y la cocción de los alimentos será importante.

Al principio, el objetivo es más educacional que nutritivo, complementando las comidas con la roma habitual de leche materna o artificial. Entre sus ventajas a largo plazo, previene la obesidad y favorece la preferencia por los alimentos sanos y naturales.

Los requisitos que debe cumplir un bebé antes de comenzar con el método BLW son:

– Permanece sentado por sí solo.

– Muestra interés por los alimentos

– Ha desaparecido el reflejo de extrusión, que hace que el bebé expulse cualquier objeto que se le mete en la boca.

– Sabe mostrar signos de hambre o saciedad (abre o cierra la boca, acerca o aparta la cabeza, etc.

– Es capaz de llevarse las cosas a la boca por sí solo.

El BLW en España no está muy extendido a diferencia de otros países europeos, aunque es un sistema que ha empezado a hacerse muy popular debido a sus ventajas.

También te puede interesar:

8 palabras que tus hijos necesitan escuchar para ser niños felices

8 palabras que tus hijos necesitan escuchar para ser niños felices

Escrito por Flota | Familia |

La comunicación con los hijos en el día a día es muy importante en cualquier familia, aunque los padres no siempre disponemos del tiempo y las energías necesarias para prestarles toda la atención que necesitan. En ocasiones nos centramos en ejecutar como autómatas un listados de tareas y rutinas diarias sin percatarnos de que su niñez pasa más rápido de lo que creemos. Y, una vez pasada, conectar con sus sentimientos será cada vez más difícil.

Por eso te animamos a esforzarte por trasmitir a tus hijos aquellos mensajes que más necesitan escuchar para ser niños felices, para sentirse queridos e importantes. Ellos no necesitan que les compres más cosas. Lo que más anhelan es escuchar palabras como estas:

Te quiero: a la hora de expresar cariño, el verbo querer o amar es probablemente la palabra más importante que podemos usar. Incluso si les dices todos los días «te quiero», el mensaje se transmite de una manera diferente, más intensa, cuando lo hacemos por escrito, por ejemplo. Escribir una carta a tus hijos puede ser una buena manera de transmitirles todo lo que a veces la rutina no nos permite decirles. Algunas frases que ilustrarían esto a la perfección serían:

– Es difícil para mí expresar lo mucho que te quiero.

– No hay nada que pueda cambiar lo que siento por ti

– Ser tu madre / padre ha sido el mejor regalo de mi vida.

Notar: los padres perciben día a día cada paso, cada evolución en sus hijos. Pero, ¿cuántas veces se lo demuestran? Comparte con ellos las mejoras en su madurez y comportamiento que has percibido. ¿Qué cosas positivas puedes destacar? Algunos ejemplos:

– Lo bondadoso que es con sus amigos

– Lo generoso de su comportamiento con sus hermanos

– La madurez con la que se enfrenta a los ocnflictos

Disfrutar: cada padre podría elaborar una lista bien larga de cosas que disfruta haciendo con sus hijos. Está bien transmitirles a ellos cuáles son tus favoritas y describir algunas con detenimiento. Para ellos, saber que disfrutas con algo que además les encanta no tiene precio. Si lo pones por escrito, además, quedará como un bonito recuerdo de infancia para los años venideros. Leer un cuento, cantar en el coche, cocinar juntos, son algunos ejemplos de este tipo de actividades de disfrute mutuo.

Orgullo: es importante que los padres hagan ver a sus hijos de vez en cuando de qué se sienten orgullosos. Lo ideal es especificar y describir qué es lo que más nos enorgullece de ellos. Es algo que todos anhelamos escuchar y adquiere gran importancia en la niñez. ¿Tu hijo tiene habilidades deportivas? ¿Es bueno en las relaciones sociales? ¿Tiene algún talento artístico? Cualquier aspecto vale para reforzar su comportamiento y conseguir que sean niños felices.

Apreciar: es importante transmitirles todo aquello que apreciamos de ellos. Un gesto concreto, un momento personal, una anécdota. Comparte con ellos todos los recuerdos que aprecies y que guardes con cariño en tu memoria. Les harán sentirse muy conectados a ti.

Ilusión: es posible que tengas muchas expectativas respecto al desarrollo y crecimiento de tus hijos. Está bien hacérselo saber, pero sin transmitir presión ni ser demasiado ambicioso. La idea es que expreses tu confianza en ellos para conseguir lo que se propongan y que apoyes sus orientaciones, ofreciendo aliento en todo momento. Así, la ilusión por algo será compartida. Algunos ejemplos:

– Ilusión porque haga buenas amistades

– Ilusión porque aprovechen su talento más evidente

– Ilusión porque cumplan los sueños que han compartido contigo

Creer: es vital que los hijos sepan que sus padres creen en ellos, en el sentido más profundo de la palabra. Aprovecha cualquier momento para transmitirles tu confianza y darles argumentos para mantener la motivación.

Promesa: la palabra en sí es un poco complicada porque implica ciertos riesgos. Nunca debes hacer ciertas promesas a tus hijos, sobre todo si no las puedes cumplir. Sin embargo, usado de manera apropiada, el verbo «prometer» transmite dedicación de una manera clara y llena de significado. Aquí, algunos ejemplos:

– Prometo quererte siempre

– Prometo tener en cuenta tu opinión

 

También te puede interesar:

Actividades divertidas que puedes hacer con tus hijos en primavera

Actividades divertidas que puedes hacer con tus hijos en primavera

Escrito por Flota | Familia |

Las horas de luz van aumentando a medida que entramos de lleno en la primavera y eso quiere decir que tenemos más oportunidades de disfrutar de nuestros hijos al aire libre. Es algo muy recomendable en estos tiempos en los que las pantallas y la realidad virtual han sustituido al juego tradicional al aire libre. Los beneficios son múltiples: la vista se fuerza menos con luz natural, el cuerpo se ejercita y mejora la motricidad, la creatividad se desarrolla, el sol aporta vitamina D, se fomentan las relaciones sociales y familiares, etc.

Aprovecha la llegada del buen tiempo para crear un calendario de actividades divertidas que puedas compartir con tus hijos. Aquí tienes algunas ideas:

Plantar en el jardín: si tienes la suerte de contar con un jardín o aunque solo tengas una jardinera, puedes enseñar a los más pequeños a plantar una bonita planta. De paso, enséñales cómo cuidarla día a día para que puedan ser partícipes de la responsabilidad que conlleva. ¡Les encantará!

– Salir a montar en bicicleta: es hora de desempolvar las bicicletas y planificar una ruta para toda la familia. Es un ejercicio muy completo para toda la familia que puede dar mucho juego en diferentes contextos. Ciudad, montaña, parques, campo, etc.

– Fabricar un comedero de pájaros: una actividad que sin duda les atraerá y que es mucho más fácil que lo que aparenta. Ver a los pájaros acudir año tras año a una de estas construcciones en miniatura es toda una delicia y un precioso recuerdo en familia.

Hacer pompas de jabón: nada tan sencillo y tan desestresante a la vez, tanto para mayores como para niños. Incluso puedes crear tu propio pompero gigante para que la diversión sea a lo grande.

Visitar el zoo: una reserva natural, un parque con animales,… cualquier espacio natural al aire libre servirá para que tus hijos tomen contacto con la naturaleza aprovechando el buen tiempo.

Hacer un picnic: es hora de coger unas sillas plegables y buscar un parque en el que pasar el día. Los niños podrán disfrutar sin límites en un espacio saludable que también servirá de desconexión para los adultos.

Limpiar de juguetes al aire libre: si cuentas con un jardín, propón a los más pequeños hacer inventario de juguetes para limpiarlos, ordenarlos y seleccionar cuáles ya no se usan y se pueden regalar. Bajo la luz natural, los juguetes tienen un atractivo diferente.

Crear un móvil de viento: pide a tus hijos que te ayuden a fabricar este bonito instrumento decorativo para colgarlo en el exterior y ver cómo se mueve cuando hay viento.

Leer un cuento al aire libre: una manta o una toalla y todos los niños alrededor de una buena historia con un buen narrador. Es un plan ideal para las tardes de primavera, ¿no crees?

Cultivar un huerto: si tienes un trozo de terreno, aprovecha para plantar verduras como tomates, cebollas, lechugas o calabacines. Ya sabes que también tienes la opción de plantar un huerto urbano en casa. Así los niños verán de cerca cómo evolucionan los vegetales y les encantará recolectarlos para después degustarlos en la mesa.

Pintar al aire libre: coloca un caballete al aire libre y deja que tus hijos pinten con los dedos para que exploren su creatividad. Usa bolsas de basura a modo de petos para que no se manchen la ropa y deja que se diviertan a lo grande.

Decorar piedras: con un poco de pintura, pídeles que desarrollen su creatividad decorando piedras que hayáis recolectado previamente en el entorno de un río, por ejemplo. Luego, podéis exponer las obras de arte de cada uno en un mismo rincón de la casa.

Modelar arcilla: otra de las actividades que son ideales para practicar al aire libre, donde es más fácil limpiar con una manguera, por ejemplo. ¡Todos a modelar!

También te puede interesar:

razones por las que tener un perro te proporciona bienestar

Seis razones por las que tener un perro te proporciona bienestar

Escrito por Flota | Familia |

Si convives con un perro en casa muy probablemente seas amante de los animales. Pero, ¿sabes realmente los beneficios para la salud que te aporta contar con un compañero como este en tu hogar? Aquí, seis razones por las que tener un perro en casa mejora tu bienestar:

1. Te obligan a salir: en ocasiones puede parecer una desventaja. Sobre todo cuando nos hacen madrugar y hace frío en la calle. Pero cuando nos esforzamos por que nuestro perro esté al aire libre y permanezca en contacto con la naturaleza, nos estamos haciendo mucho bien a nosotros mismos. Y es que la exposición a la naturaleza se ha relacionado con múltiples beneficios para la salud, desde la disminución del estrés hasta la mejora del sistema inmune. El simple hecho de dar un paseo por la mañana por el parque con tu perro podría estar haciendo mucho por tu bienestar.

2. Te mantiene activo: sacar al perro, incluso en los días de frío y lluvia también es una inversión en salud, desde el punto de vista de la actividad física. En la era de las compras online y del ocio sedentario a nuestro alcance, caminamos menos que nunca. Los perros nos ayudan a mantenernos activos y alcanzar el mínimo diario de pasos recomendado.

3. Favorece los horarios y las rutinas: la mayoría de los perros necesitan comer y hacer sus necesidades a las cada día a las mismas horas. Desde el simple hecho de madrugar para pasearlos y darles de comer, ya estamos adquiriendo una rutina y un horario que favorece la disciplina y el orden en nuestras vidas. Despertarnos cada día a la misma hora es una  buena manera de reforzar el ritmo circadiano natural del cuerpo. Nos ayuda a dormir mejor y obtener beneficios reconstituyentes del sueño. Esto repercute en un mejor estado de ánimo, una mayor creatividad y un apetito más equilibrado, entre otros beneficios.

4. Acaba con la soledad: aunque a veces nos guste pasar ratos solos, el sentimiento de soledad aumenta los niveles de estrés y supone un verdadero problema para muchas personas en la actualidad. Contar con un perro como mascota disminuye ese sentimiento de soledad, especialmente en el caso de los adultos mayores. Además, una buena forma de hacer amistades o conocer a la vecindad es acudir cada día a pasear al perro a un parque.

5. Las caricias como medicamento: son muchos los ámbitos en los que se aplica la terapia con animales con resultados sorprendentes. De hecho, la ciencia ha demostrado que las caricias de animales son capaces de disminuir la presión arterial, liberar oxitocina (la hormona de la felicidad), reducir los niveles de estrés, así como la producción de cortisol. Por eso cada vez es más normal encontrarse a perros «terapéuticos» en los hospitales o en las residencias de ancianos.

6. Nos inmunizan: los microorganismos que nuestros perros introducen en el hogar resultan saludables para nuestro organismo tanto a nivel digestivo como respiratorio. De hecho, se sabe que los niños que crecen en casa con un perro tienen menos probabilidades de desarrollar asma en su vida. Además, se considera que los bebés se inmunizan mejor con la presencia de mascotas en casa.

También te puede interesar:

Cómo mantener una rutina al trabajar desde casa

Cómo mantener una rutina al trabajar desde casa

Escrito por Flota | Familia |

Trabajar desde casa puede parecer una ventaja para quienes nunca han tenido que hacerlo. Pero lo cierto es que es algo que requiere un cambio de mentalidad. Y es que quienes han instalado la oficina en su hogar se enfrentan al reto de separar las obligaciones familiares de las laborales, ya que tienden a mezclarse cuando se hallan bajo el mismo techo.

El estilo y la capacidad de organización de cada persona es diferente, por lo que no se puede establecer un modelo único. Pero sí podemos determinar una serie de aspectos generales a la hora de organizar rutinas laborales cuando se trabaja desde casa:

Organización del tiempo

Trabajar desde casa tiene ventajas claras, como la de evitar cada día el viaje hasta el puesto de trabajo. Pero ese tiempo que ahorramos por un lado, puede verse desperdiciado por otro si no realizamos una buena gestión del tiempo.

El horario: comienza por la creación de reglas básicas como establecer el horario de trabajo. El hecho de que no trabajes en una oficina no significa que no tengas que tener un horario de comienzo y fin de la jornada.

Fuera distracciones: uno de los inconvenientes de trabajar en casa son las distracciones inevitables. Entrega de paquetes, correo postal, vendedores comerciales, visitas inesperadas, etc. Quien trabaje desde casa se verá obligado a encajar este tipo de distracciones en su horario habitual, ya que son inevitables.

Calendario compartido: establece un calendario que puedas compartir con el resto de la familia para que todos sean conscientes de cuál es tu horario y rutina diaria. Les ayudará a evitar las interrupciones innecesarias. En él también puedes incluir los hitos de la agenda familiar para poder repartir reponsabilidades. Quienes trabajan fuera del domicilio a veces dan por hecho que los que trabajan desde casa tienen una jornada mucho más flexible para recoger a los niños del colegio, llevarlos al médico o acompañarlos a actividades extraescolares. Y no tiene por qué ser así. Haz que se respete tu rutina laboral.

Organización del espacio

Cuando el espacio de la vida personal y profesional es el mismo hay que tener mucho cuidado de ser organizados para poder ser productivos en los dos ámbitos.

Espacio de trabajo: lo ideal es poder contar con una habitación a modo de despacho en el hogar. Es importante que cuente con una puerta para poder dividir los espacios físicamente. Aunque no siempre contamos con este espacio extra. Si no es el caso, tendremos que habilitar una esquina en una de las habitaciones o en el salón. Lo importante es que el espacio esté bien diferenciado y se visualice que es un espacio de trabajo.

Ten en cuenta las posibles distracciones y todas tus necesidades para establecer el lugar de trabajo más idóneo. Puede que necesites alejarte de las zonas de juego de los niños o, en cambio, poder vigilarlos mientras trabajas por las tardes. Es importante valorar cuestiones como si necesitas silencio para mantener videoconferencias o llamadas de teléfono o si necesitas luz natural durante el máximo de horas posible.

Probablemente necesites unos elementos mínimos como una mesa, una silla, un ordenador, una lámpara y algún elemento de almacenamiento accesorio. Conviene convertirlo en un espacio acogedor que invite a pasar el tiempo necesario para cumplir los objetivos laborales diarios. Consulta estos cinco trucos de decoración para alegrar un despacho.

Evita destinar este espacio a otras tareas de ocio, así como que otros los utilicen en tu ausencia para evitar confusiones y distracciones durante la jornada laboral. La buena organización del espacio laboral y personal comienza con esta sencilla separación del espacio físico.

Espacio familiar: es buena idea establecer algún espacio en casa reservado a los documentos familiares (correo, comunicaciones escolares, autorizaciones, citas médicas, informes, menús de comedor, etc.). Así no acabarán en tu mesa de trabajo y evitarás distracciones.

También se puede interesar:

Aprende a hacer figuras con globos con estos tutoriales ilustrados

Aprende a hacer figuras con globos con estos tutoriales

Escrito por Flota | Familia |

La globoflexia es una práctica artística que consiste en lograr figuras de todo tipo mediante la torsión de globos especiales. Es un arte muy común en el mundo del ocio infantil y en toda gran fiesta para niños que se precie, no puede faltar unas figuras con globos para sorprender a los más pequeños.

Lo más importante en estos tutoriales de globoflexia es que seas preciso a la hora de hinchar los globos tal y como se indica para garantizar la flexibilidad suficiente como para manejarlos sin que exploten. Cada figura necesita un espacio diferente: dos dedos, tres, cuatro,… Ajústate a las indicaciones para conseguir realizar figuras que sorprendan a los tuyos.

Necesitarás:

– Un inflador.

Globos de globoflexia (modelables o flexibles) de colores. Son globos con una flexibilidad especial y que se moldean fácilmente, lo que nos permite conseguir formas que con globos ordinarios no podríamos lograr.

Rotuladores para decorar (opcional, si deseas hacer figuras con más detalle).

Aprende con estos tutoriales a conseguir divertidas y originales figuras con globos paso a paso:

Espada

Una figura con globos clásica que no puede faltar en una fiesta infantil. En este tutorial aprenderás tres formas diferentes de conseguirla.

Perro con globoflexia

Los perritos realizados con globos son figuras que suelen encantar a los niños. Aprende a conseguir tres tioos diferentes de perro con globos con este vídeo: básico, caniche y perro salchicha.

Mariposas con globos


Necesitarás tres globos de colores que contrasten: uno para las alas, otro para el cuerpo y un tercero para las divertidas antenas. Una vez tengas tu mariposa, puedes decorarla con rotuladores permanentes

Flores de seis pétalos

Para conseguir estas margaritas tan llamativas puedes emplear tres globos de diferentes colores, o aprovechar el del tallo para el centro de la flor.

Pulpo con globos

Esta figura de globoflexia es más sencilla de lo que puede parecer a primera vista. Requiere combinar globos grandes para los ojos y la cabeza y globos para modelar, para los tentáculos.

Gaviota

Solo con un globo de globoflexia y un rotulador para dar realismo conseguiremos esta simpática gaviota, que incluso tiene pico.

Cisne con globos

Una figura con globos muy sencilla y conseguida. Atentos al truco para dar forma a la cabeza. Si decoras los ojos y el plumaje, seguro sorprenderás a los más pequeños.

Jirafa

Con tan solo un globo puedes conseguir esta jirafa tan original que podrás terminar decorando con un rotulador para conseguir un resultado espectacular.

Números con globos

Para una fiesta de cumpleaños o aniversario, nada mejor que sorprender a los invitados con unos globos con forma de números. Aprende a crear con globoflexia del 0 al 4 en este vídeo, o del 5 al 9 en este otro.

También te puede interesar:

 

Juegos de cartas fáciles para jugar con los niños

Siete juegos de cartas fáciles para jugar con los niños

Escrito por Flota | Familia |

¿Buscas formas de entretener a los niños para que no vean tanta televisión? ¿Te apetece pasar tiempo con ellos y que se diviertan en familia? Pues si tienes a mano una baraja de cartas y tus hijos tienen edad suficiente como para reconocer los números tienes una gran oportunidad de pasar un buen rato con los tuyos.

Toma nota de estos siete juegos de cartas fáciles para jugar con los niños en familia y vivir grandes momentos de diversión:

Parejas

Un divertido juego para ejercitar la memoria. Consiste en formar parejas de cartas según sus números o figuras (ases, caballos, cuatros, reyes, etc.). Se colocan todas las cartas boca abajo en la mesa disponiéndolas en filas. Cda jugador levanta dos cartas en su turno para intentar descubrir parejas. Cuando descubra una, se queda con las cartas, pero si no sale pareja, las vuelve a dejar boca abajo. Gana al final el que más haya acumulado.

Guerra

Un clásico muy sencillo que suele encantar a los más pequeños de la casa. Consiste en quedarse con toda la baraja a base de sacar la carta más alta. Se reparten todas las cartas entre los jugadores y se colocan en tacos boca abajo sobre la mesa. Todos descubren una a una las cartas a la vez y va recogiéndolas el que saca la más alta cada vez. Si ocurre que dos jugadores sacan el mismo número, se coloca una carta boca abajo sobre cada una y otra más boca arriba que romperá el empate. El que saque la carta más alta se llevará entonces las seis cartas a su montón.

El reloj

Un juego de rapidez mental y coordinación que resulta muy entretenido incluso a quienes les cueste concentrarse en una actividad durante mucho tiempo. Ideal para jugar en grupo. Se reparte la totalidad de la baraja entre todos los jugadores y se colocan en montones boca abajo. Cada jugador va echando una carta en el centro de la mesa boca arriba con agilidad, mientras se sigue una cuenta común: as, dos tres, cuatro, cinco, etc. Si en algún momento el número de la carta depositada coincide con el que se ha cantado, ese jugador se lleva todo el taco de cartas que haya sobre la mesa. Gana el jugador que se quede sin cartas y pierde el último que quede jugando.

Torres de naipes

Un juego ideal para trabajar la precisión, la paciencia y la constancia. Consiste en ir construyendo torres de cartas a base de triángulos. Lo ideal es hacerlo paso a paso, construyendo primero la base y luego subiendo los niveles de manera decreciente. La cooperación es importante, pero cada jugador debe conseguir levantar su propio triángulo.

Animales

Un juego de cartas fácil para troncharse de risa. Se ejercita la memoria, la concentración, la agilidad y se estimula la creatividad. Cada jugador escoge un animal y determina el sonido que hace (aúlla, ladra, maúlla, pía, etc.). Después se reparten todas las cartas y cada jugador coloca su taco boca abajo sobre la mesa. Todos los jugadores descubre a la vez una carta boca arriba y, si alguna coincide en número, deberán emitir el sonido del animal que corresponde al otro jugador. Quien antes lo haga, le entrega su carta al que tenía la misma. La idea es quedarse sin cartas al final para ganar. Lo difícil suele ser identificar al animal de cada jugador y emitir su sonido con agilidad.

Siete y media

Un clásico de estrategia y cálculo de probabilidades que divierte a todas las edades y es fácil de comprender para los niños. Cada carta equivale en puntos a su numeración, excepto las figuras, que valen medio punto. La idea es llegar a las siete y media sin pasarse o plantarse lo más cerca posible, por ejemplo, con un siete. Así, si los demás se pasan, habrás ganado. Se reparte una carta que queda boca abajo y las demás se ofrecen boca arriba de manera que, hasta el final, no sabemos si el jugador se ha pasado, se ha quedado cerca o ha sacado la puntuación justa.

Vas de farol

Un juego muy divertido y sencillo que consiste en seguir la cuenta del jugador que inicia. Se reparten todas las cartas y un jugador comienza sacando una boca abajo y enunciando cuál es. Los demás deben continuar sacando y enunciando la carta adecuada en cada caso, aunque no la tenga y deban mentir. Cuando un jugador sospeche que otro miente puede decir eso de «¡Vas de farol!» para levantar la carta que acaba de echar. Si se descubre que es un farol, el jugador que ha mentido se lleva todas las cartas. Si resulta que la carta era verdadera, se las lleva quien le ha acusado. Gana el que se quede sin naipes antes.

También te puede interesar: