Cuidamos de ti y de tu hogar

Hogar

Cómo quitar las manchas de perfume de tu ropa

Cómo quitar las manchas de perfume de tu ropa

Escrito por Flota | Familia, Hogar |

El perfume es nuestro mejor complemento. Refleja nuestra personalidad, mejora el estado de ánimo y nos aporta un toque de seducción que nunca viene mal.  Sin embargo, algunos perfumes manchan la ropa, haciendo que aparezcan incómodas manchas amarillentas fruto de la reacción del ácido de las fragancias con el tejido. ¡Pero no te preocupes! En Flota hemos reunido diferentes consejos sobre cómo quitar las manchas de perfume de tu ropa.

En primer lugar, si la mancha no es muy evidente, bastaría con pasar una esponja humedecida en agua tibia, y frotar suavemente la zona, lavándola a continuación como de costumbre. También puedes aplicar  al agua tibia un poco de bicarbonato y lavar con abundante espuma la prenda manchada.

No obstante, en algunos casos las manchas persisten. Si tu prenda está realmente afectada, te traemos diferentes soluciones dependiendo del tipo de tela en cuestión.

Prendas de Algodón

A las prendas de algodón, si son de color,  las tratamos sumergiendo la parte afectada en un recipiente con alcohol. Esperamos una media hora, ¡y listo!  En el caso  de las prendas blancas, reemplaza el alcohol por agua oxigenada, y a continuación frota suavemente con un cepillo. Por último lava la prenda con jabón líquido FLOTA y agua caliente. ¡Lucirán como nueva!

Prendas de Lana o Seda

En el caso de tejidos delicados, podemos llevar a cabo dos acciones. En primer lugar,  repasa la mancha con un paño humedecido en alcohol. Si no funciona, utiliza amoniaco puro. En ambos caso, nada más acabar, lava la prenda con agua y detergente líquido FLOTA.

Existe una solución alternativa y muy casera que consiste en hervir la prenda con agua y cáscaras de limón o aplica glicerina en la mancha antes de enjuagar bien.

Seda Natural

Este es un caso especial, ya que es un tipo de tela aún más delicada. Lávala solamente con agua templada o fría, y evita retorcer la prenda mientras la escurres. ¡Nunca la expongas directamente al sol!

Prendas de Cuero o Gamuza

Para este tipo de tejido,  evita usar agua. Si la mancha está fresca, utiliza un paño seco de papel o gasa para secar el tejido con golpes suaves.

En cambio, si la mancha es más antigua y está seca, haz una solución de jabón líquido y agua, y aplícala con abundante espuma. Frota suavemente la espuma con una esponja y sécala después con un paño para limpiar de jabón la superficie

Si con esto no ha sido suficiente, te traemos un truco más: aplica sobre la mancha harina de maíz. ¡Te ayudará a eliminar y absorber!

¿Te ha parecido interesante este artículo? Tenemos muchos más trucos y consejos para que las manchas no se te resistan. Permanece al tanto de todas nuestras novedades y visita nuestra web.

¡Desde Flota queremos hacerte la vida más fácil!

Guía para que tu ropa mantenga un blanco espléndido

Escrito por Flota | Familia, Hogar |

En la tienda, toda la ropa luce radiante. Y en especial la de color blanco. Sin embargo, con el tiempo, las prendas van perdiendo ese aspecto impoluto y resplandeciente que nos enamoró cuando las compramos. Para conservar durante el mayor tiempo posible la pureza de los blancos y evitar que amarilleen o se vuelvan grisáceos y sin vida, os presentamos esta guía para que tu ropa mantenga un blanco espléndido. Anota y, sobre todo, ¡aplícalo en tu vida diaria!

Lava la prenda después de cada uso

Aunque no haya ninguna mancha visible, son muchos los agentes externos que afectan a la ropa. El sudor, las partículas del desodorante, el perfume…Todos ellos ensucian los tejidos en zonas de más difícil acceso  y provocan que amarilleen. Por ello, es aconsejable lavar la ropa blanca después de cada uso o de máximo dos para asegurarnos de que no se acumule demasiada suciedad.

Tratar las manchas lo antes posible

Se trata de un consejo muy relacionado con el anterior. Cuanto más tiempo permanece la mancha sobre el tejido, más se incrusta dificultando su eliminación. ¡Debemos ser rápidos! Si una juguetona gota de tomate, de maquillaje o de aceite se precipita sobre tu camisa favorita, trátala de forma inmediata y métela en la lavadora el detergente en polvo o líquido Active Plus de Flota.

Separa la ropa por color y tipo de tejido

Se trata de una norma básica de lavado.  Separando las prendas blancas del resto nos aseguramos que no se produce transferencia de color y nos permite utilizar programas específicos para prendas blancas que garantizan un mejor resultado. Para ello, también es aconsejable separarlas según el tipo de tejido. Por ejemplo, mientras el algodón admite temperaturas más elevadas, el lino o la lana requiere lavados con agua fría y tibia.

Utiliza programas de agua caliente y doble ciclo de enjuague.

A mayor temperatura, mayor es el poder antimachas. Ahora bien, debes cerciorarte en primer lugar de la temperatura máxima que permite la prenda consultando la etiqueta.  De igual modo, el enjuague final es muy importante para eliminar cualquier resto de detergente y evitar que el agua sucia del lavado penetre y permanezca en los tejidos.

Evita la secadora

Las altas temperaturas a las que se somete a la ropa dentro de la secadora provoca que los tejidos se desgasten con mayor rapidez. Sécala directamente al sol, el blanqueador natural por excelencia (esto solo es aconsejable para la ropa blanca).

Blanqueadores adicionales

Si tu ropa ya ha perdido su blanco original, puedes probar otros métodos como el uso de blanqueadores caseros. Los más comunes son el vinagre (vertiéndolo en la lavadora) o el limón (en remojo con la ropa durante una hora). También podemos utilizar bicarbonato, aplicándolo en una pasta sobre la mancha, o incluso peróxido, que debemos mezclar en agua caliente y dejar actuar sobre las manchas, sobre todo aquellas más oscuras y difíciles de quitar.

 

¿Qué os ha parecido nuestra guía para que tu ropa mantenga un blanco espléndido? ¿Tenéis algún otro truco para dejar tus prendas blancas como nueva? 

 

Poner a punto tu piscina | Blog Flota

Guía fácil para poner a punto tu piscina de cara al verano

Escrito por Flota | Hogar |

Aunque la piscina requiere de cierto mantenimiento durante todo el año, la mayoría de lo dejamos siempre para el último momento, cuando el calor aprieta y nos apetece darnos un baño. ¡No hay problema! En este artículo os dejamos una completa guía acelerada para poner a punto tu piscina de cara al verano y disfrutar del agua en condiciones óptimas.

Cómo limpiar la piscina

Antes que nada, debes comprobar que la piscina no ha sufrido ningún desperfecto durante el inverno. Los más comunes son teselas y azulejos desprendidos, y la aparición de grietas. Para repararlos, es conveniente utilizar epóxido, una masilla que une los restos de gres y es altamente resistente al agua.

También deberás revisar el cestillo de la bomba y los skimmers, ya que existen muchas posibilidades de que estén obstruidos por hojas y otros restos traídos por el viento en los últimos meses. De hecho, este proceso deberías repetirlo cada poco tiempo para evitar posibles problemas durante el verano. Pasa el recogehojas por la superficie y activa el limpiafondos para que nuestras piscina esté impoluta.

Controlar los niveles de PH y cloro

Si no tienes una piscina de agua salina, debes revisar los niveles de cloro y PH, ya que estos son los que garantizan un estado idóneo del agua, previniendo la aparición de microorganismos y algas, y reduciendo el picor de ojos y otros efectos perjudiciales en nuestra piel . Por norma general, los niveles de PH deben estar entre 7,2 y 7,4. Existen pequeños accesorios que nos permiten medirlo sin ninguna dificultad. Hazlo al menos durante 3 veces a la semana en la temporada de verano.

Filtrar el agua de la piscina antes del primer baño

En primer lugar, debes comprobar si la bomba funciona correctamente, ya que de ella depende en gran medida el mantenimiento de la piscina. Resulta beneficioso de igual modo incrementar las horas de filtrado: 4 horas por la mañana y otras 4 horas por la tarde, (nunca por la noche)

Cómo poner a punto una piscina salina

Las piscinas de cloración salina tiene un funcionamiento diferente y, por tanto, debemos modificar los pasos vistos más arriba. Tras el proceso de limpieza de la suciedad acumulada, debes verter 3 sacos de sal de 25 kilos cada uno, repartiendo la sal bien desde el borde de la piscina. Después, vierte tres cazos de cloro y conecta la depuradora. 24 horas más tarde, ¡tu piscina lucirá radiante y lista para el primer chapuzón!

 

Ya tienes la piscina en perfecta condiciones, ¡ahora toca disfrutarla! Y no olvides realizar un mínimo mantenimiento durante toda la temporada de verano para mantener el agua en perfecto estado.

Los electrodomésticos que más energía consumen en casa - Blog FLOTA

Los electrodomésticos que más energía consumen

Escrito por Flota | Hogar, Tecnología |

Desde Flota sabemos que a la hora de reducir el coste de nuestras facturas cada acción cuenta. Por ello, es fundamental conocer los electrodomésticos que más energía consumen en casa.

Individualmente, ninguno representa un gasto considerable, pero en conjunto el uso de la televisión, la lavadora o el frigorífico suponen la mitad de la energía que se consume en el hogar, entre un 44% y un 65%.

A continuación, te indicamos los electrodomésticos que más energía consumen y te damos algunos consejos para ahorrar en la factura de la luz.  

El Frigorífico

Se trata del electrodoméstico que más gasta a lo largo del mes, ya que representa aproximadamente entre un 18 y un 20% del consumo mensual de energía de cada hogar. La razón es sencilla: no podemos desenchufarlo en ningún momento: ¡su funcionamiento es constante las 24 horas del día! 

Algunas recomendaciones para no incrementar este gasto es  invertir en un frigorífico que disponga de un regulador de potencia y que sea de bajo consumo. Aunque la inversión inicial sea mayor,  a largo plazo supone un ahorro considerable.

Otros consejos que te ayudarán a reducir costes son; intentar mantener una limpieza periódica de la parte trasera, no introducir alimentos calientes o recién cocinados y evitar las malas costumbres de dejar la puerta abierta durante un tiempo prolongado. Esto evitará la pérdida de frío y un mal uso que puede reducir hasta un 20% su eficiencia.

La televisión

Se trata de un elemento imprescindible en cualquier hogar (aunque nos cueste reconocerlo) y su gasto asciende a más del 7% de la factura media. Estos datos varían según las características del aparato; por ejemplo, la tecnología de las pantallas OLED y LED son mucho más eficientes que las LCD y plasma. Los últimos modelos suelen incorporar un ahorro energético considerable que redunda en el consumo global. 

Como consejo para reducir el impacto de la televisión en la factura de la luz, asegúrate de no dejarlo en stand by (el piloto rojo), ya que este estado conlleva un consumo energético sostenido y, por lo tanto, notable al finalizar el mes o el año. 

La lavadora

La lavadora es uno de los electrodomésticos que más energía consumen. ¿Una ventaja? no está funcionamiento de forma constante, sino puntual, lo que iguala su gasto al de la televisión u otros aparatos. 

Ahora bien, debemos prestar atención en evitar algunos errores habituales con un impacto negativo en la gestión energética durante su funcionamiento. Siempre que la prenda y su estado lo permita, es más eficiente lavar en frío y con tiempos reducidos, utilizando los programas de ahorro que suelen incorporar la mayoría de lavadoras.  En cualquier caso, asegúrate que obtienes los mejores resultados con un programa adecuado y el uso de un detergente de garantías, como los detergentes líquidos y en polvo de Flota.

Otros electrodomésticos

Existen otros electrodomésticos con un impacto considerable en el consumo energético mensual. Son los siguientes: 

  • El Horno: aunque su uso es ocasional, cuando entra en funcionamiento requiere de un importante consumo de kilovatios.  Evita abrirlo cuando esté en marcha, así evitarás la pérdida de calor. 
  • El lavavajillas: en primer lugar debemos valorar si merece la pena ponerlo en funcionamiento u optar por el lavado a mano. Si la opción elegida es la primera, carga el electrodoméstico a su capacidad completa y utiliza programas cortos y de ahorro si no hay un exceso de suciedad incrustada en la vajilla. 
  • Ordenadores: su uso cada vez es más frecuente y por tiempos muy prolongados. Para reducir su consumo, opta por bajar el brillo de las pantallas, desconectar o apagar los periféricos que no estemos usando, y sobre todo apagar el ordenador cuando no lo estemos usando, ya que los modos de reposo suponen un consumo notable.

 

Si quieres seguir leyendo artículos como este, síguenos y no te pierdas ninguno de los temas y consejos que tenemos preparados para ti.

 

Cómo prevenir la aparición de cal en electrodomésticos

Cómo prevenir la aparición de cal en electrodomésticos y tuberías

Escrito por Flota | Hogar, Salud |

La cal es el principal enemigo de nuestros electrodomésticos y tuberías, y prevenir su aparición es algo que nos supone a todos un quebradero de cabeza, ya que su acumulación puede estropearnos la ropa, hacer que nuestra piel se reseque, o incluso causar averías y obstrucciones graves.

Eliminar este tipo de sustancia puede ser un trabajo costoso, por eso desde Flota te damos algunos trucos que puedes llevar a cabo para prevenir la aparición de cal en electrodomésticos y tuberías. 

 

Instala descalcificadores y olvídate de la cal

Una primera solución  y casi única para evitar que aparezca la cal es la instalación de descalcificadores, que son mecanismos que se instalan en las tuberías para filtrar el agua y eliminar toda la cal que contenga, dejándola salir ya limpia y libre de estos minerales.

Con estos sistemas se realiza una limpieza en profundidad  y se previene la acumulación para no tener después un problema mucho mayor.

El punto negativo de estos sistemas es que debes encontrar el más indicado para tu caso concreto, ya que no todos son aptos para todo tipo de aparatos, y deberás consultarlo con un especialista.

¿Qué consigues con esta instalación?

  • Alargar la vida de todos los electrodomésticos y tuberías, evitando así averías, e impidiendo el exceso de calcio y corrosión
  • Ahorro en productos de limpieza reduciendo el uso de detergentes.
  • Cuidan nuestra piel ya que el agua no contiene exceso de minerales.
  • Limpieza más fácil de baños y electrodomésticos.
  • Menor contaminación ambiental.

 

Si no has instalado un descalcificador y tus electrodomésticos y tuberías están ya afectados con este problema, a continuación te vamos a mostrar algunos consejos sobre cómo prevenir y eliminar la cal, y por supuesto ¡sin muchos quebraderos de cabeza!

Vinagre y bicarbonato de sodio

Ambos son el remedio natural más efectivo que podemos encontrar.

Para desagües y tuberías, el mejor método es verter media taza de bicarbonato, formando una pequeña montaña y echar por encima una taza de vinagre, una vez pasados 20 minutos, vierte 3 litros de agua hirviendo. Esta mezcla hará que la cal se reblandezca y se vaya eliminando de tus tuberías.

En el caso de los electrodomésticos, como por ejemplo de la lavadora,  realiza un lavado sin ropa de agua caliente y 3 litros de vinagre cada dos meses. Este método eliminará todos los restos de cal que se hayan depositado en ella y evitarás averías y que tu ropa se estropee.

Recuerda siempre utilizar guantes, y así evitar la sequedad en la piel por el contacto.

 

Este tipo de limpieza suele resultar muy trabajosa, por ello desde Flota buscamos darte las soluciones más rápidas y sencillas.

Si quieres seguir leyendo más consejos y recomendaciones como estos, síguenos en Facebook e Instagram y estate al tanto de todas las novedades y artículos que tenemos preparados para ti.

Comprar un robot de limpieza

Todo lo que debes saber antes de comprar un robot de limpieza

Escrito por Flota | Hogar, Tecnología |

Poco a poco, casi sin darnos cuenta, nos hemos acostumbrado a convivir con una tecnología que hace unos años era impensable. ¿Un robot que barre y friega el suelo de forma automática? Lo que parecía una quimera ahora es una realidad a un precio relativamente asequible. Los robots de limpieza han evolucionado muy rápido durante el último lustro, incorporando funcionalidades y abaratando su coste. De hecho, son cada vez más los hogares que disponen de esta especie de ayudante automático para las tareas domésticas. Con solo pulsar un botón, ¡te ahorras pasar la mopa o la fregona por toda la casa!

Si tú también quieres uno pero no tienes muy claro cuál elegir, en este artículo te detallamos todo lo que debes saber antes de comprar un robot de limpieza.

¿Sensores o sistema de navegación?

Se trata de una de las características más importantes a la hora de comprar un robot de limpieza. Estos incorporaron desde sus inicios sensores mecánicos que funcionaban mediante contacto. Es decir, cuando el robot llegaba a una pared y chocaba contra ella, tomaba otra dirección, continuando así su tarea. No obstante, y aunque siga siendo un sistema presente en los aparatos más económicos, se ha avanzado mucho tecnológicamente, instalándose sensores de infrarrojos que sortean los obstáculos a su paso.

Los robots de limpieza más sofisticados (y caros) cuentan ya incluso con un sistema de navegación mediante los que se mapea la casa, se guarda la información y se procesa la ruta más eficiente para la limpieza.

Siempre conectados

La práctica totalidad de los robots de limpieza de gama media y alta permiten la función de programar, lo que se traduce en que tu robot se dedicará a dejar impoluta tu casa mientras estás fuera. Sin embargo, algunos van incluso más allá y ofrecen la posibilidad de controlar el aparato a través de una app en la que se recoge información del estado de la limpieza.

Filtros HEPA, un imprescindible

Aunque los nuevos modelos suelen incluirlo, debemos asegurarnos de que nuestro robot de limpieza incorpore esta tecnología que permite el filtrado de las partículas de polvo, impidiendo que sean esparcidas por toda la casa. Los filtros HEPA son fundamentales para personas alérgicas y muy recomendable para todos aquellos que no quieran miles de partículas danzando en el aire a nuestro alrededor.

 

Autonomía no es sinónimo de eficiencia

Los robots de limpieza tienen una autonomía de entre 100 y 120 minutos, que es el tiempo que pueden estar en funcionamiento sin necesidad de carga. Aunque podamos pensar que cuanto más tiempo esté limpiando el robot más impecable quedará el suelo, no existe una relación directa, ya que existen aparatos que ejecutan su tarea de forma más eficiente y, por tanto, en menor tiempo. Con esa autonomía media, no debe haber problemas para que el robot finalice su labor en una casa de unos 100 m2, aunque si hablamos de espacios más amplios tendremos que prestar atención a la autonomía indicada por el fabricante.

Que aspire, que friegue, que pase la mopa… o todo a la vez

Tradicionalmente, estos aparatos se han denominado robots aspiradores, ya que era la única función que podían acometer. No obstante, cada vez son más populares los robots que, además de aspirar, pasan la mopa logrando muy buenos resultados (aunque no al nivel de la fregona de toda la vida). Algunos fabricantes incluso han lanzado al mercado robot friegasuelos, los cuales esparcen agua con detergente que luego recogen.

¿Y de qué precio estamos hablando?

Podemos clasificar los robots de limpieza en tres grandes franjas de precio: la gama baja, con dispositivos desde 100€, la gama media, con robots de excelente calidad con precios que van desde los 300 a los 500€, hasta una gama alta con funcionalidades avanzadas y una sofisticada tecnología a partir de los 500€, pudiendo alcanzar los 1.000€.

Esperamos que te haya resultado útil esta breve guía de los aspecto a tener en cuenta antes de comprar un robot de limpieza. Si ya te has decidido por uno, ¡a disfrutar de tu tiempo libre!

 

limpiar los splits de aire acondicionado

Cómo limpiar los splits de aire acondicionado

Escrito por Flota | Hogar, Salud, Tecnología |

Es una tarea que nos proponemos cada año pero rara vez cumplimos. Te mostramos cómo limpiar los splits de aire acondicionado para que este verano no tengas excusa. 

 

Durante los meses de verano se convierte en el elemento más importante de nuestro hogar (¿quién vive sin aire acondicionado en los días calurosos de agosto?), pero el resto del año le prestamos muy poca atención. Ahora que las temperaturas comienzan a subir poco a poco, debemos ir pensando en poner a punto nuestro split de aire acondicionado para que la ola de calor no nos pille desprevenidos.

Y es que es fundamental realizar un mantenimiento periódico al aire acondicionado para garantizar un funcionamiento óptimo y evitar malos olores u otros condicionantes como la presencia de moho y partículas de polvo. En este artículos os contamos cómo limpiar los splits de aire acondicionado de forma eficaz.

 

Limpiar los filtros del aire acondicionado

Los filtros del aire acondicionado se encuentra en la parte frontal del aparato interno (el que se encuentra dentro del hogar). Después de desenchufarlo, simplemente tendremos que levantar la carcasa y retirar con cuidado los paneles de filtro, que suelen ser de nylon o resina y están fijados mediante pestañas. En estos filtros se acumula una gran cantidad de polvo y otros residuos del aire, por lo que es imprescindible limpiarlos cada cierto tiempo para alargar la vida del aparato y mejorar la calidad del aire que respiramos.

Para limpiarlos basta con sumergirlos en agua fría y frotar suavemente con un paño suave. Se deben evitar objetos punzantes que puedan perforar la superficie del filtro. Una vez estén completamos secos (no podemos exponerlos al sol) los colocaremos de nuevo.

 

Desinfectar el evaporador del aire acondicionado

El aire acondicionado acumula una gran cantidad de bacterias al cabo del tiempo, por lo que es preciso desinfectar aquellas partes donde se retienen estas partículas. El evaporador es una parte de la unidad interna a la que se accede desatornillando y retirando la carcasa completa del aparato. Se trata de un proceso algo más laborioso que la limpieza del filtro pero con él nos aseguramos un óptimo funcionamiento.

Para su desinfección, debemos mezclar agua con lejía (un 10% aproximadamente) en un pulverizador y rociar el evaporador (es la rejilla frontal). Repasaremos las rejillas con un paño seco o una brocha, comprobando que no exista ningún residuo atascado entre ellas.

 

Una vez hemos ejecutado el proceso de limpieza y desinfección de los filtros y el evaporador, ¡damos por finalizada la puesta a punto de nuestro aire acondicionado! De esta forma garantizamos una mayor eficiencia energética del aparato y evitamos malos olores y particulas indeseadas en el aire. Debemos limpiar los splits de aire acondicionado antes del verano o bien con cada cambio de frío a calor (en el caso de que lo utilicemos para tal fin).

Guía para pintar puertas barnizadas y dar otro aire a tu casa

Guía para pintar puertas barnizadas y dar otro aire a tu casa

Escrito por Flota | Familia, Hogar |

¿Quieres cambiar el estilo de tu casa sin hipotecarte? En este artículo te mostramos cómo pintar puertas barnizadas y darle otro aire a la estancia. 

Las modas pasan. En ocasiones más rápido de lo desearíamos, sobre todo cuando hablamos del estilo de los hogares. Porque dejar en el fondo del armario esos pantalones de la temporada pasada que te quedaban perfectos no es demasiado traumático, pero remodelar el cuarto de baño que por alguna razón decidiste alicatar de rojo o cambiar los muebles verde pistacho de tu cocina ya es otro cantar.

Sin embargo, existen elementos de nuestra casa que podemos rescatar de las fauces de modas pasadas sin que nos cueste un susto en nuestra cuenta bancaria. El mejor ejemplo son las puertas. Bien por el paso del tiempo o bien porque el marrón de haya de toda la vida ya no te gusta, es posible restaurarlas adecuando su estilo a lo que se lleva en el momento. En este artículo te presentamos una guía para pintar puertas barnizadas y dar otro aire a tu casa.

Con orden y sin prisas

Una vez hayas elegido el color con el que vas a pintar tus puertas (ahora, por ejemplo, el blanco es el rey absoluto de las tendencias de interiorismo) y calculado las cantidades, toca arremangarse y planificar todo el proceso. Para ello deberás comprar telas y cintas de carrocero para evitar que se manche el suelo y otros muebles de la casa. Además, deberás los manillares, bisagras, pestillos y cerraduras para pintar sin obstáculos.

Es recomendable asimismo quitar la puerta del marco y depositarla sobre una superficie lisa. Si te resulta demasiado complejo, puedes dejarla en su marca asegurándose de proteger los marcos y molduras con cinta de carrocero. Para asegurarnos que no se mueve, puedes calzarla con un tazo u objeto que haga de tope.

Así lijaba, así, así…

La cosa se empieza a poner intensa. Limpia muy bien con agua y jabón la superficie de la puerta. Si esta tiene golpes, agujeros o arañados, debes masillarlos y cubrir asperezas. Todo estos son pasos previos al lijado, que podrá llevarse a cabo con una lijadora eléctrica o con un papel fino de lija. Se trata de un proceso minucioso al que prestar la máxima atención, ya que de este depende en gran medida el resultado final. Si la puerta está barnizada no es necesario retirar todo el barniz, solo aquellas zonas rugosas y ásperas que dificulten la adherencia de la pintura. Tras finalizar el lijado, retira bien el polvo con un paño húmedo

Y ahora…¡a pintar!

No tan rápido. Si vas a utilizar por primera vez el rodillo o la brocha, lávalos con agua para que suelten la pelusa. Antes de aplicar la pintura, debes extender una o dos capas de imprimación. Ahora sí, moja bien el rodillo o la brocha en la pintura, escurre la sobrante en el lateral (no en el borde) y aplícalo sobre la superficie, repasando en varias ocasiones de arriba hacia abajo. Deja secar una hora y pasa un papel fino de lija sobre aquellas superficies en la que se haya podido acumular alguna gota. Vuelve a repetir el proceso de pintado hasta obtener el resultado esperado.

 

… Y como nueva

Una vez esté la puerta completamente seca, retira con mucho cuidado la cinta de carrocero utilizada para proteger las zonas sensibles y vuelve a colocar los herrajes, ayudándote con un martillo de goma para introducirlas poco a poco. Coloca la puerta en el marco si la has retirado, ¡y listo! Ya tenemos nuestra puerta restaurada y a la moda.

Como limpiar biberones y tetinas

Cómo limpiar biberones y tetinas de forma segura y eficaz

Escrito por Flota | Familia, Hogar, Salud |

¿Quieres saber cómo limpiar biberones y tetinas de una forma completamente segura y evitando que tu bebé entre en contacto con bacterías y microorganismo perjudiciales para su salud? Te lo contamos en este artículo. 

 

La llegada de un bebé a casa suele venir acompañada de una gran alegría, pero también de nervios, dudas y un sinfín de rutinas y tareas domésticas antes desconocidas. Una de las que más tiempo ocupan es la de limpiar los biberones que tu bebé engulle sin parar a lo largo del día. Muchos padres crean un auténtico cordón sanitario en su casa para evitar que alguna bacteria despistada se acerque al recién nacido, esterilizando todo de forma compulsiva. Sin embargo, tampoco es necesario perder la cabeza. En este artículo os damos algunas guías de cómo limpiar biberones y tetinas de forma segura y eficaz.

 

Esterilizar en su justa medida

Aunque suene muy higiénico, no es necesario esterilizar el biberón cada vez que se vaya a utilizar.  Con hacerlo antes de su primer uso, tanto en biberones, tetinas y chupetes, es suficiente. Para aquellos que extremar aún más las medidas, pueden esterilizar una vez a la semana, sumergiendo los utensilios en una olla llena de agua que llevaremos a ebullición durante 5 minutos. También hay disponibles en el mercado recipientes esterilizadores que se usan en el microondas.

 

Las manos siempre limpias

Quizás es el paso más importante de la rutina de limpiar biberones. Debemos asegurarnos que nuestras manos estén completamente limpias, y ser muy minuciosos en ello, ya que es la principal fuente de contaminación. Se pueden utilizar soluciones alcohólicas desinfectantes, muy útiles para cuando estemos fuera de casa. Aunque el método clásico de agua fría y jabón es igualmente efectivo.

 

Cómo lavar biberones y tetinas

Los biberones y tetinas se deben lavar con agua fría y el lavavajillas que utilices normalmente. Recomendamos la gama de lavavajillas a mano de Flota, con los que obtener la máxima eficacia en la limpieza y desinfección. Aunque está muy extendida la creencia de que el agua muy caliente ayuda a la eliminación de los gérmenes, esta contiene una mayor cantidad de microorganismos perjudiciales.

Algunos biberones son aptos para meterlos en el lavavajillas, pero debemos cerciorarnos de ellos y seguir las instrucciones del fabricante.

 

Llegar a todos los rincones, concienzudamente

La limpieza de biberones y tetinas debe ser a fondo. Para ello es muy aconsejable utilizar limpiabiberones. Se trata de escobillas alargadas que llegan a todos los pliegues del recipiente, en especial a los de la boquilla y la tetina. De esta forma, nos aseguramos de que no permanezca ningún rastro de leche y microorganismos que se reproducen con facilidad.

 

Secar al aire y en un entorno seguro

Una vez limpios, debemos dejar secar los biberones y tetinas boca abajo sobre un paño limpio o accesorio diseñado para tal fin. No es aconsejable secar el interior con servilletas u otros productos. La fase del secado se llevará a cabo, asimismo, con las piezas desencajadas, para asegurarnos que no quede ninguna zona húmeda.

 

No parece tan difícil, ¿verdad? Es cierto que puede ser engorroso al principio, pero pronto se convierte en una acción mecánica que nos llevará poco tiempo. Si tienes alguna otra duda sobre cómo limpiar biberones y tetinas, escríbenos y estaremos encantados de darle respuesta.

Cómo limpiar las paredes de casa

Cómo limpiar las paredes de casa y ahorrarse una manita de pintura

Escrito por Flota | Hogar |

No hay nada como unas paredes recién pintadas. Sin embargo, ese brillo de los primeros días puede desvanecerse rápido si no se le presta la atención que necesitan. Y es que las paredes de nuestro hogar, aunque no lo parezca, son uno de los elementos que más polvo y suciedad acumulan.

Lo recomendable es realizar una limpieza de paredes tres veces al año. Sabemos que da pereza, o es complicado saber qué cuidados necesita cada tipo de pared. Por eso, desde FLOTA te damos las claves para conseguir unas paredes limpias.

Lo primero que hay que hacer es retirar el polvo. Utiliza algo suave, como un plumero o una escoba. Aleja todos los muebles que puedan mancharse durante el proceso.

Las paredes quedarán bien limpias con una solución a base de agua caliente y lavavajillas FLOTA. Necesitarás dos cubos, uno con el jabón y otro para el agua del enjuague. Comienza la limpieza de abajo hacia arriba con movimientos circulares, para evitar que el agua sucia caiga dejando vetas.

Si las paredes están muy sucias, añade a la mezcla jabonosa amoníaco o vinagre de limpieza. Para manchas localizadas, agrega media taza de bicarbonato de sodio en un cubo de agua y aplícalo en las zonas que lo necesiten. Enjuaga con normalidad.

Si tus paredes son de gotelé, el proceso no es tan diferente. La única diferencia es que deberás poner especial cuidado en no dañar el gotelé. Por ejemplo, para quitar manchas localizadas, aconsejamos usar un cepillo de fibras suaves. Limpiar con movimientos lentos y circulares.

Para las paredes empapeladas, asegúrate de que son lavables. En ese caso, con una esponja natural y una solución jabonosa frota la pared muy delicadamente sin humedecer en exceso pues se puede dañar el recubrimiento. No uses productos abrasivos como lejía o amoníaco.

La mejor época del año para hacer la limpieza de paredes es otoño. Esta estación es perfecta pues te permitirá tener las ventanas abiertas sin que el calor dañe las paredes secándolas demasiado rápido.

¿Tienes algún otro truco de limpieza? Compártelo con nosotros en los comentarios.

Para más consejos, síguenos en nuestras redes sociales para no perderte ninguna de nuestras novedades.

Consejos para ahorrar energía (y dinero) en casa

Escrito por Flota | Hogar |

A todos nos gusta ahorrar dinero en nuestras facturas, más aún teniendo en cuenta cómo ha escalado el precio de la factura de la luz en los últimos años. Pero la iniciativa de hacer un uso energético más eficiente en casa no debe estar motivada solo por una cuestión económica.  Reducir el consumo energético es una medida que nos incumbe a todos, pues de esta acción depende nuestro impacto en el medio ambiente y en el imparable proceso de cambio climático.

Por ello, hoy os dejamos una serie de consejos para ahorrar energía en casa que puedes aplicar desde ya en tu día a día. Y es que cambiar unos pequeños gestos y rutinas alegrará nuestro bolsillo… ¡y el planeta!

#1 Ahorra en iluminación

  • Usar bombillas de bajo consumo supondrá un ahorro de hasta 120€ al año.
  • Apagar las luces que no se estén utilizando. Parece algo obvio, pero muchas veces tendemos a dejar a nuestro paso por las habitaciones una estela de luz, como si fuéramos un aeropuerto a pleno rendimiento. ¡Acuérdate de darle al interruptor!
  • Aprovechar al máximo la luz natural. Optar por unas cortinas y paredes claras también dará una mayor luminosidad a la estancia. Esto supondría una rebaja de hasta 40€ al año y un incremento exponencial de tu buen humor.

 

#2 Reduce el consumo de los aparatos electrónicos

  • No dejes en stand by los aparatos (el ‘pilotito’ rojo). Por ejemplo, no olvides desconectar el televisor cuando te vayas a dormir. Aunque pueda parecer que no consume demasiado, este simple gesto significa 100€ de rebaja en la factura anual.
  • Desenchufa los cargadores. Es muy tentador dejar adosado al enchufe el cargador del móvil, ya que en poco tiempo lo volverás a usar y así te aseguras que no lo pierdes. Sin embargo, aunque no esté en uso, se produce un consumo de energía que, a la larga, repercute en tu factura.

#3 Atento al consumo energético de los electrodomésticos

  • Opta siempre por electrodoméstico de máxima eficiencia. Quizás algunos modelos pueden resultar más caros, pero lo verás recompensado en la factura de la luz. Puede llegar a ahorrar 140€ al año.
  • Poner programas cortos en el lavavajillas y lavadora, siempre y cuando tu colada no contenga prendas con manchas difíciles.
  • No hace falta poner la calefacción tan alta. A 21ºC la vivienda se mantendrá caliente. A partir de esta temperatura, el aumento de un grado supondrá un aumento del 7% de gasto.
  • Utilizar alcachofas de la ducha eficientes. Aprovecharás más el agua caliente.

 

Gracias a estos sencillos consejos, ahorrará dinero y ayudarás al medio ambiente. ¿A qué esperas para empezar a ahorrar?

Si no quieres perderte ninguno de nuestros consejos, no olvides seguirnos en nuestras redes sociales.

Sí, se puede meter el abrigo en la lavadora

Escrito por Flota | Hogar |

A estas alturas del año tu abrigo lleva ya unos meses de intenso ajetreo protegiéndonos del frío. Y sí, también atrapando olores, manchas y suciedad en general. Porque el abrigo es la prenda más sacrificada de nuestro armario:  la que más usamos y de la que menos nos preocupamos en lavar. Pero todo tiene un límite. De vez en cuando es necesario darle una puesta a punto, y sin necesidad de acudir a una lavandería. En este artículo os damos la respuesta a una de las dudas que más nos habéis planteado. ¡Sí, podemos meter el abrigo en la lavadora!

 

No dejes para dentro de 6 meses lo que puedes hacer ahora

Es una leyenda urbana. Los abrigos no se lavan cuando llega el frío, sino cuando los dejamos de utilizar. ¿La razón? Si guardas tu abrigo con malos olores y manchas, estos se incrustan más aún en los tejidos, dificultando el posterior lavado. Una vez limpio, solo tenemos que preocuparnos por guardarlo bien, protegiendo la prenda con una funda de tela y en un lugar donde no entre en contacto con agentes agresivos externos.

 

Para abrigos de plumas, pelotas de tenis

No, no se nos ha ido la ‘pelota’. Es un truco muy popular para evitar que las plumas se apelmacen y se creen arrugas en el abrigo. Debemos introducir una o dos pelotas de tenis en el tambor de la lavadora, de manera que estas golpeen libremente la prenda.

De igual modo, es fundamental leer la etiqueta del abrigo para conocer las especificaciones del fabricante para el lavado. Habitualmente, debemos programar una temperatura de en torno a los 30 grados.

Por último, asegúrate de que el abrigo quede completamente seco para evitar malos olores, por lo que recomendamos el uso de secadora o, en el caso de no contar con una, tender la prensa en un lugar al aire libre y con corriente.

 

Los abrigos de lana, a pelo

Solemos ser más reacios a introducir en la lavadora abrigos de lana o paño, pero no existe ningún problema en ello. Solo debemos tomar una serie de precauciones básicas, como retirar previamente las pelusas (hay pequeños artilugios o trucos caseros, como pasar encima el rollo de embalaje), cepillar el abrigo y no cargar demasiado la lavadora. Además, se deberá controlar la temperatura del lavado, siempre sin sobrepasar los 30 grados.

En la fase de secado, alisa la prenda evitando que se formen arrugas, ya que después serán muy difíciles de quitar.

 

Elige el detergente adecuado

Hemos dejado para el final lo más importante. Asegúrate de elegir un detergente de confianza y eficaz que te juegue malas pasadas. En Flota contamos con una amplia gama de detergentes, tanto en polvo como líquido, con novedosos perfumes exclusivos, para que tu abrigo huela como a nueva una vez que regrese el frío.