Cuidamos de ti y de tu hogar

Hogar

10 usos del peróxido de hidrógeno en casa

10 usos del peróxido de hidrógeno en casa

Escrito por admin | Hogar |

Con toda probabilidad, ha estado presente en el botiquín de tu casa toda la vida. Incluso más de una vez hayas recurrido a él para curar pequeños cortes y heridas. Pero quizá no sabías que el peróxido de hidrógeno pueden aumentar el rendimiento de tu jardín, aportar a la limpieza de tu hogar o mejorar tu rutina de belleza.

El peróxido de hidrógeno (H2O2) se puede adquirir en farmacias y supermercados en concentraciones bajas (entre 3% y 10%). Precisamente el agua oxigenada al 3% funciona muy bien para aplicar en estos consejos que te indicamos a continuación.

1. Desinfección de herramientas de belleza

Hablamos de pinzas depilatorias, limas de uñas, herramientas de manicura y pedicura, rizadores de pestañas y demás utensilios que utilizamos a menudo y están en contacto con bacterias. Bastará frotar la superficie con un algodón impregnado en peróxido para desinfectarlas y después solo tendremos que aclarar con agua.

2. Desinfección de cepillos de dientes

Los cepillos de dientes tradicionales, así como los recambios de los eléctricos necesitan una limpieza a fondo de vez en cuando. Unos minutos a remojo en peróxido de hidrógeno bastarán. Después, aclara las piezas bajo el grifo de agua. Igualmente, los protectores bucales se pueden desinfectar de esta manera.

3. Pies sin olores

Las bacterias acumuladas en los pies son causantes del mal olor. Para acabar con ellas prepara una solución con una parte de agua oxigenada y tres partes de agua tibia y sumérgelos. Este enjuague te protegerá también de sufrir pie de atleta y suavizará los callos y durezas si los tienes.

4. Blanqueamiento de uñas

Si tus uñas han amarilleado por el uso de lacas de color una mezcla de dos partes de bicarbonato de socio y una de peróxido de hidrógeno servirá para que recuperen el tono habitual. La mezcla creará espuma al principio en el recipiente. Cuando se baje la espuma, extiende la pasta resultante por encima y debajo de las uñas y deja que actúe tres minutos.

5. Jardín impecable

Evita los contagios de bacterias, hongos y enfermedades en general en tu jardín desinfectando las herramientas después de cada uso con agua oxigenada.

Por otra parte, el peróxido de hidrógeno aumenta la capacidad de absorber nutrientes de la tierra por parte de las plantas. Para conseguirlo, solo necesitarás añadir una cucharada de agua oxigenada por cada 3,5 litros de agua a temperatura ambiente. Úsalo para fertilizar las plantas de interior y exterior.

6. Tablas de cortar limpias

Son uno de lo accesorios de cocina más difíciles de desinfectar, precisamente porque suelen estar en contacto con carne cruda y vegetales frescos. Por eso, los pequeños rayones de tu tabla de cortar pueden ser el hogar perfecto para las bacterias. Para evitarlo, después de cada uso rocía la superficie con agua oxigenada.

7. Desinfectar la nevera

Cada vez que limpies la nevera pulveriza en su interior peróxido de hidrógeno para acabar con cualquier bacteria que persista. Deja actuar unos minutos y después aclara con una bayeta limpia empapada en agua.

8. Acabar con los ácaros

Nuestro dormitorio es con toda seguridad el rincón de la casa que más ácaros acumula. Acaba con ellos rociando tu colchón con peróxido de hidrógeno y deja que se seque por completo antes de volver a hacer la cama.

9. Lavar bolsas reutilizables

Las bolsas de la compra reutilizables son una magnífica idea para cuidar el medio ambiente. Pero habrás comprobado que se ensucian con facilidad con los alimentos que transportamos en ellas. Mantenlas desinfectadas lavándolas frecuentemente con un rociado de agua oxigenada que acabe con las bacterias.

10. Limpiar la lechada

Cuando la lechada de los azulejos de la cocina o el baño se va oscureciendo por la suciedad o la proliferación de moho, puedes recuperar tu tono blanco con peróxido de hidrógeno. Aplícalos sobre las juntas de las baldosas con un cepillo de dientes y deja que actúe durante cinco minutos antes de aclarar con agua.

También te puede interesar:

Ocho errores de limpieza en casa que te hacen enfermar

Ocho errores de limpieza en casa que te hacen enfermar

Escrito por admin | Hogar |

Cuando caemos enfermos por un resfriado, una gripe o una afección gastrointestinal, solemos pensar en qué es lo que nos ha contagiado fuera de casa: la oficina, los colegios, las reuniones con amigos, la climatología, etc. Sin embargo, si caemos en ciertos errores de limpieza en casa, nuestro hogar puede convertirse en una verdadera trampa para las pequeñas enfermedades, especialmente las que afectan a las vías respiratorias o al sistema digestivo.

Si en casa habéis tenido síntomas o simplemente para prevenirlos, te conviene revisar estos ocho posibles focos de enfermedad en tu hogar. Sobre todo si en casa hay niños o personas con el sistema respiratorio o inmune comprometido.

Presencia de moho

En la época de lluvias y frío no es difícil que muchos hogares la proliferación de moho se convierta en un problema. Incluso con buen clima, algunas estancias de la casa, com el baño, se convierten en el ambiente perfecto para la aparición de esas esporas que tantos problemas nos pueden causar.

La mayoría de las veces se trata de moho superficial que se puede eliminar con lejía, vinagre blanco destilado o una mezcla de bicarbonato y bórax.

Es importante que no dejemos que el moho prolifere y revisemos cada cierto tiempo los rincones propicios para que surja con el fin de evitar problemas respiratorios.

Sistemas de climatización

Tanto en invierno como en verano solemos hacer uso de los sistemas de calefacción y refrigeración para climatizar nuestro hogar. Esto implica mantener cerradas puertas y ventanas para favorecer una temperatura agradable constante y ahorrar en la factura de la luz. Pero este aislamiento puede ser nefasto para quienes tengan tendencia a las afecciones respiratorias.

Porque los sistemas de climatización no se nutren de aire fresco, sino que reciclan el aire interior, concentrando todas las toxinas. Humos, gases, moho, productos químicos, monóxido de carbono y compuestos orgánicos volátiles acaban conformando la atmósfera de nuestro hogar.

Procura ventilar cada mañana al menos cinco minutos cada estancia para facilitar la renovación del aire. Además, es imprescindible mantener los filtros limpios para evitar que acumulen moho.

Los baños

En estas estancias se da la combinación perfecta para la proliferación del moho y las bacterias: humedad y calor. Además, debido a la presencia del inodoro, la bañera y el lavabo, una limpieza inadecuada puede ser fatal para nuestra salud.

Por otro lado, es muy fácil que se dé una contaminación cruzada por el uso compartido de toallas y útiles de aseo. También supone un riesgo el uso de productos químicos agresivos, aerosoles y demás productos de higiene que limitan la presencia de aire fresco.

Nuestro consejo es que ventiles a menudo, limpies al menos una vez por semana y pruebes con una limpieza ecológica del baño.

La sala de estar

Puede parecer un sitio seguro para toda la familia, pero se puede dar una combinación de factores que la conviertan en foco de infección de virus y bacterias. Hablamos de los mandos a distancia, las alfombras, la presencia constante de mascotas y restos de comida.

El uso frecuente de una buena aspiradora, la desinfección exhaustiva de los mandos y el ritual de que toda la familia se quite los zapatos en la entrada, pueden mejorar las condiciones de este lugar de reunión diaria.

Los dormitorios

En estas estancias, la ropa de cama suele ser el foco de todos los problemas. Esto incluye almohadas y colchones, a menudo llenos de ácaros.

¿Sabías que las sábanas que no se lavan a menudo podrían contener bacterias peligrosas como el E.coli o la salmonela? Cambia las sábanas cada semana si es posible.

Manipulación de alimentos

Las enfermedades causadas por errores en la manipulación de alimentos en la cocina. A veces pueden ser la causa de una mera molestia digestiva. Pero otras pueden causar graves afecciones gastrointestinales.

La mayoría de los problemas surgen cuando no cocinamos los alimentos de manera conveniente o la cadena de frío se rompe en el viaje del supermercado a casa. Además, la contaminación cruzada puede llegar a ser un problema para los niños o las personas con el sistema inmune comprometido. Extrema la limpieza y la precaución cuando cocines o gestiones los alimentos.

Limpieza en la cocina

La deficiente limpieza de puntos como el fregadero, la encimera, la campana o el cubo de basura puede dar lugar a la proliferación de bacterias peligrosas.

Tablas de cortar, bayetas y paños de cocina pueden ser foco de problemas. Extrema la limpieza de estos objetos.

Moquetas

Aunque puede resultar confortable para el hogar, es un auténtico imán para la suciedad y las bacterias. Para las personas con alergia o asma, ala presencia de polvo, ácaros, pelo de mascota y demás residuos puede causar problemas en las vías respiratorias.

Los suelos de madera con alfombras son mucho más fáciles de gestionar e igualmente confortables. Aunque las alfombras debe ser aspiradas con regularidad para no causar problemas.

También te puede interesar:

Consejos rápidos para controlar el desorden y la acumulación

Consejos rápidos para controlar el desorden y la acumulación

Escrito por admin | Hogar |

¿Eres especialista en acumular cosas en casa? Tranquilo, no estás solo. Y reconocerlo es el primer paso para recuperar el control en el hogar. Solo tienes que poner en marcha un plan para controlar el desorden y la acumulación en tu casa. ¡Toma nota de estos seis consejos!

Ordena cada cosa una sola vez

Evita apartar objetos para decidir «más tarde» qué harás con ellos ya que lo único que conseguirás es almacenarlos en otro lugar distinto del que estaban. Tómate el tiempo necesario para decidir si vas a desechar ese objeto o dónde lo vas a colocar de manera permanente. Así evitarás tener que enfrentarte al mismo dilema cada vez que vayas a ordenar la casa.

Ordena poco a poco

No te propongas ordenar y tirar todo lo que no necesitas en casa de una vez. esto te provocará ansiedad y seguramente te precipites al deshacerte de alguna cosa. Mejor, ve seleccionando cada semana un espacio (rincón o habitación) para limpiar y ordenar. Entonces podrás hacer inventario con más detenimiento para tomar mejores decisiones.

Reduce las colecciones

Puede que acumules demasiados objetos coleccionables en tu hogar. E incluso que algunas colecciones hayan perdido el sentido o el atractivo ya. ¿Revistas viejas? ¿Calificaciones escolares de la infancia? Considera seleccionar uno o dos ejemplares de cada colección y tirar o donar el resto para ganar espacio y orden en casa.

Ordena con cajas

Todo aquello sobre lo que no puedas decidir si tirar o guardar en el momento, puedes almacenarlo en una caja durante unos meses, hasta que puedas hacerlo. Para este fin, los contenedores de plástico transparente son una buena solución, ya que te permiten visualizar el contenido y lo mantiene en orden y aislado del polvo. De esta manera al menos mantendrás el orden en tu hogar y la limpieza de esos objetos.

Tira lo que no uses

Cuando te plantees controlar el desorden y la acumulación en casa ten a mano unos cuantos sacos de basura para tirar o donar todo lo que ya no uses. Ante cada objeto que te encuentres, pregúntate hace cuánto que no lo usas, para qué te puede servir en este momento y si le puede ser útil a otra persona.

Si no eres capaz de desprenderte de nada «por si lo necesito en el futuro», plantéate retirar al menos un 10% de los objetos cada vez que ordenes u organices. ¿Qué es lo que menos pena me da tirar? ¿Qué es lo menos probable que vaya a usar próximamente? Así al menos lograrás ir reduciendo la acumulación poco a poco.

Lo que no usas, hará feliz a otros

Objetos en buen estado que no hacen más que ocupar un precioso espacio en tu hogar pueden tener un mejor destino. Busca organizaciones sin ánimo de lucro que recojan el tipo de objetos que tu puedes donar o acude a mercadillos de segunda mano en los que conseguir algo de dinero a cambio de reducir la acumulación en casa.

También te puede interesar:

Usos sorprendentes de la pastilla de jabón en el hogar

Usos sorprendentes de la pastilla de jabón en el hogar

Escrito por admin | Hogar |

Aunque el jabón líquido se ha vuelto imprescindible en nuestros hogares, siempre conviene tener a mano una pastilla de jabón tradicional. ¿Aún no sabes todo lo que puedes hacer con una pastilla de jabón? Simplemente hazte con las que tengan el aroma que más te guste (jabones artesanales, ecológicos, tradicionales, etc.) o incluso elabóralas tú mismo y pon en práctica algunos de estos usos en casa.

Manchas más difíciles

El uso más obvio es quizá el que menos tenemos en cuenta. Utiliza tus pastillas de jabón para eliminar manchas difíciles de la ropa, como las de aceite o barro. Frota las zonas manchadas ligeramente humedecidas y deja que repose antes de meter la ropa en la lavadora.

Cajones y puertas atascados

Cuando los raíles de las puertas y los cajones no se deslizan como deberían, prueba a frotar con una pastilla de jabón los rieles para que vuelvan a moverse sin problemas.

Perfumar interiores

Armarios, cómodas, zapateros, cajones o maletas son lugares perfectos para almacenar tus barras de jabón perfumadas y dejar un ambiente fresco. Incluso puedes aromatizar el coche si lo deseas. Guarda las pastillas de jabón en bolsas de tela para que se conserven en buenas condiciones y dejen una buena fragancia.

Tapar agujeros

¿Has cambiado algunos cuadros o muebles de pared y han quedado al descubierto algunos agujeros? ¿Te has equivocado con el taladro? Puedes disimularlo con una pastilla de jabón del mismo color de la pared. Tan solo frótala sobre el agujero para rellenarlo y que quede bien tapado.

Aflojar cerraduras

Si te cuesta abrir con la llave una cerradura, prueba a frotar la superficie del orificio generosamente y después inserta la llave. Introdúcela y abre repetidas veces hasta que se ablande y sea más fácil de abrir.

 Espejos y gafas empañadas

Un truco infalible para evitar que los cristales se empañen es frotar una pastilla de jabón por la superficie y limpiar los restos con un trapo seco hasta que desaparezcan las marcas. La próxima vez que haya vapor en el baño o que el contraste de temperatura lo favorezca, no se empañarán esos cristales.

Bisagras chirriantes

Para esas puertas que chirrían al abrirse y cerrarse también podemos emplear la pastilla de jabón. Simplemente frótalo por la zona de rozamiento y verás cómo se soluciona.

A prueba de mascotas

Si quieres proteger los bajos de tus muebles de las pequeñas mascotas con las que convives en casa, frota las patas y los bajos con una pastilla de jabón. Se acabarán los mordiscos porque no les agrada el sabor del jabón.

Uñas limpias

Si vas a realizar algún trabajo en el que te vas a ensuciar las manos, como trabajar con tierra en el jardín o con grasa de coche clava antes las uñas en una pastilla de jabón. Eso evitará que la suciedad penetre debajo de las uñas y así será más fácil limpiarte las manos a la perfección después del trabajo.

Cremalleras atascadas

Frota jabón en barra por aquellas cremalleras que se deslicen mal para remediarlo.

Trucos de costura

Muchas personas usan las pastillas de jabón para marcar dobladillos y bajos y facilitar la costura. También se usa para conseguir que las agujas se deslicen con facilidad sobre los tejidos.

 Prepara jabón líquido

Si tienes una pastilla de jabón especial cuyo aroma te encanta, pero prefieres el formato líquido, tú mismo puedes prepararlo. Usa un rallador para deshacer unos 100 gramos del jabón y mézclalo con cuatro taza de agua hirviendo revolviendo hasta que se integre bien. Después, deja que se enfríe y agita bien antes de usarlo.

Pero si te gustan los jabones con fragancias especiales, debes conocer la variedad de perfumes de la gama de detergentes líquidos Flota Active Plus. Los aromas seleccionados por expertos perfumistas conquistarán tus sentidos.

También te puede interesar:

Errores que cometemos al reciclar basura

10 errores que cometemos al reciclar basura

Escrito por admin | Hogar |

Cada vez somos más conscientes de la importancia de reciclar la enorme cantidad de residuos que generamos cada día en nuestros hogares. Según datos de Ecoembes, en nuestro país se producen cada año alrededor de 111 millones de toneladas de basura, de las cuales menos del 30% se reciclan, lo que significa que el resto acaba en el vertedero. A esto hay que sumarle los errores que cometemos al reciclar basura y que empeoran estas cifras.

Por eso, merece la pena recordar en qué contenedor debemos tirar algunos de los residuos que más dudas nos provocan.

En primer lugar, repasemos para qué sirve cada cubo de basura:

– Contenedor gris (o verde oscuro en otros casos): basura orgánica.

– Contenedor amarillo: envases y plásticos.

– Contenedor verde: vidrio.

– Contenedor azul: papel y cartón.

 Errores al reciclar basura

Juguetes de plástico

Son un clásico en el contenedor amarillo, pero se trata de un error. Aunque sean objetos fabricados con plástico, deben ir al contenedor general de residuos. Si bien lo ideal sería donarlos a organizaciones que cada año los recogen para los niños menos favorecidos.

Papel de aluminio

Otro material que suele generar bastantes dudas. Lo cierto es que se puede reciclar y por eso debería ir siempre al contenedor amarillo, procurando que se ensucie lo menos posible y evitando que lleve restos de comida.

Cartón manchado

Si bien muchos tienen claro que el cartón se recicla desechándolo en el contenedor azul, lo que algunos no sabrán es que si el cartón está manchado resulta difícil reutilizarlo. Si es el caso, hay que echarlo al contenedor de basura orgánica. Si tienen manchas leves, entonces sí podemos desecharlos en el azul.

Cápsulas de café

¿Las sueles echar al contenedor amarillo? Pues debes saber que, puesto que contienen restos de café en su interior, no se pueden reciclar como el resto de envases. Lo más pertinente es llevarlas al fabricante para que las recicle y reutilice o, si no es posible, verterlas en la basura orgánica.

Servilletas sucias

Quien se afana en depositar cada una de las servilletas usadas en casa dentro del cubo del papel y cartón para reciclar, está haciendo un esfuerzo en vano. La razón es que a la hora del reciclaje, es difícil separar la suciedad del papel a la hora del reciclado. Lo mejor es echarlas en el contenedor de basura orgánica.

Vasos rotos

El primer impulso cuando se nos rompe un vaso o una copa en casa puede ser el de verter los restos en el cubo del vidrio. Pero no debemos confundir el cristal, que contiene óxido de plomo, con el vidrio. Ambos materiales se funden en distintos hornos, por lo que el proceso de reciclado es independiente.

Si te ocurre en casa, echa los cristales en la basura orgánica o llévalos al punto limpio si tienes posibilidad. Recuerda que en muchas ciudades ya existen puntos limpios itinerantes.

Cepillos de dientes

Ocurre lo mismo que en el caso de los juguetes. Aunque sean de plástico, el proceso de reciclado no es el mismo que el del resto de envases. Así que debemos verterlos en el contenedor de basura normal.

Toallitas húmedas

Lo primero que debemos tener en cuenta es que nunca debemos tirar las toallitas por el desagüe. Pero además, aunque estén elaboradas con celulosa, contienen otros materiales que nos impiden reciclarlo junto al papel y el cartón. Así, lo mejor es echar las toallitas a la basura orgánica.

Chapas y corchos

Ambas deben separarse de las botellas de vidrio a la hora del reciclaje. Por un lado las chapas deben ir al contenedor amarillo, con los envases. Los corchos de las botellas, con la basura orgánica, a no ser que sean de plástico, que tendría que ir con los envases.

Briks

Según Ecoembes, hay quienes todavía dudan si desechar estos envases en el contenedor del papel y el cartón. Pero cabe recordar que están elaborados con plástico y aluminio además de cartón, por lo que deben ir en el contenedor amarillo.

También te puede interesar:

Cómo conservar hojas de otoño

Cómo conservar hojas de otoño

Escrito por admin | Hogar |

Las hojas coloridas propias del otoño pueden llegar a ser más atractivas y decorativas que las propias flores. Por eso hay quienes cada año deciden conservar hojas de otoño en su hogar con fines decorativos.

Elegir hojas para conservar es una actividad ideal para hacer en familia, que resulta muy entretenida para los niños, ya que pueden realizarla de manera autónoma.

Podemos recurrir a cuatro métodos básicos para secar y preservar hojas de otoño, pero antes te recomendamos que tengas en cuenta estas premisas:

– Elige hojas que sean relativamente planas y evita las rizadas.

– Combina hojas con diferentes tipos de coloración o en diferentes etapas del cambio de color (amarillo, rojizo, verdoso, etc.).

– Selecciona hojas que no estén manchadas o perforadas.

– Las hojas más secas son idóneas para métodos de presión, mientras que las más flexibles (como las del magnolio o el rododendro) son perfectas para conservar con glicerina o gel de sílice.

Cuatro formas de conservar hojas de otoño

Con presión

Es el método más simple para preservar hojas otoñales. Es ideal para hojas planas y delgadas, con un bajo contenido de humedad.

Solo tienes que colocar las hojas entre papel de periódico o papel encerado y apilar unos cuantos libros pesados encima. Es importante que el peso sea el suficiente como para evitar que las hojas se levanten y enrosquen. Puedes utilizar cualquier objeto encima de los libros para conseguirlo.

Mantén la pila de libros en un lugar seco y revísalo después de una semana para asegurarte de que las hojas se están secando y no pudriendo. Lo normal es que las hojas tarden de una a dos semanas en secarse completamente.

Un truco: si quieres obtener una hoja seca más flexible, remójalas ligeramente en suavizante para la ropa diluido en agua antes de presionarlas. También puedes recubrir la superficie de vaselina antes de proceder al secado.

Con papel encerado

Un método ideal para practicar con los más pequeños de la casa.

Pasos:

1. Selecciona hojas delgadas sin apenas humedad y que no hayan comenzado a rizarse.

2. Coloca las hojas entre dos hojas de papel encerado.

3. Cubre al tabla de planchar con un trapo viejo para no mancharla de cera. Coloca otro trapo viejo sobre las hojas cubiertas de papel encerado.

4. Calienta la plancha a bastante temperatura desactivando el vapor.

5. Plancha sobre el trapo dando pasadas sin presionar mucho para que no se muevan las hojas. Cuando veas que el papel comienza a sellarse mantén todo el peso de la plancha sobre cada hoja unos 5 segundos.

6. Comprueba si las hojas se han fundido y deja enfriar. Si no lo han hecho, repite con la plancha.

7. Una vez frío el papel encerado, recorta con tijera las hojas, dejando un margen alrededor de cada una  para garantizar que se mantiene el sellado.

Con microondas

El microondas nos permite secar y conservar hojas de otoño de manera rápida y eficaz.

Pasos:

1. Elige hojas que aún estén frescas y flexibles y evita las hojas secas caídas al suelo.

2. Coloca las hojas entre toallas de papel e introdúcelas 30 segundos en el microondas.

3. Comprueba si se han secado (cuanto más gruesas o húmedas, más tardarán).

4. Repite en intervalos de 30 segundos hasta que esté seca. Permanece siempre ante el aparato, ya que podrían incendiarse si nos excedemos.

… y con gel de sílice

El gel de sílice suele introducirse en bolsos y zapatos para absorber la humedad y conservarlos en buen estado. Podemos usarlo también para acelerar el proceso de secado de nuestras hojas otoñales. Pasos:

1. Selecciona hojas que aún estén húmedas y flexibles.

2. Coloca una capa de bolitas de gel en el fondo de un recipiente apto para microondas y depositas las hojas encima. Deja espacio entre las hojas y a los lados.

3. Cubre las hojas con otra capa de sílice.

4. Introduce en el microondas el recipiente sin tapar durante un minuto y revisa antes de programar otro más. Repite cuantas veces sea necesario.

5. Finalmente, deja enfriar y retira las hojas.

Truco: puedes sellarlas con spray acrílico para un mejor acabado.

Con glicerina

Este es el mejor método para obtener hojas flexibles que perduren mucho tiempo. Incluso puedes utilizarlo con ramas enteras.

Pasos:

1. En una fuente de horno, mezcla una parte de glicerina con dos partes de agua hasta cubrir un par de dedos.

2. Introduce las hojas en la solución bien separadas.

3. Coloca otra fuente más pequeña encima para que las hojas queden bien sumergidas.

4. Deja que reposen 2-3 días y revisa el resultado. Las hojas deben quedar suaves y flexibles. Pero si aún parecen hojas secas, déjalas más días.

También te puede interesar:

Seis cosas que no debes hacer con tu aspiradora

Seis cosas que no debes hacer con tu aspiradora

Escrito por admin | Hogar |

A veces confiamos en que nuestra aspiradora solucione todos los pequeños desastres que van surgiendo en la casa. Pero, si queremos que la nuestra nos acompañe durante años, debemos tener en cuenta que no están hechas para absorber absolutamente todo lo que se nos cae o derrama.

Ya estemos hablando de una aspiradora con o sin bolsa, estas son las cosas que no debes hacer con tu aspiradora si quieres mantenerla en buen estado por mucho tiempo:

Aspirar objetos duros

Puede resultar tentador pasar la aspiradora sobre esa moneda que de pronto ves en el suelo para seguir con nuestra limpieza sin perder un segundo. Puede que aunque lo hagas no pase nada. Pero bastará una vez para averiar el aparato y puede que sea precisamente esa. Evita riesgos y agáchate a recoger la moneda antes de pasar el aspirador por la superficie.

Y evita, en general, los objetos sólidos que puedas recoger manualmente.

Aspirar con la bolsa llena

Cuando la bolsa de tu aparato ha llegado a us capacidad máxima, no debes seguir forzando. Si lo haces, el rendimiento de la aspiradora se vería afectado y correrías el riesgo de que se sobrecalentara. Esto dañaría el aparato sin ninguna duda.

Si te has despistado y has notado que tu aspiradora tiene menos fuerza de succión, cambia la bolsa y comprobarás que vuelve a funcionar a plena potencia.

Aspirar agua y líquidos

Nunca es buena idea recoger agua con la aspiradora. Podemos estar tentados a hacerlo cuando ocurre algún pequeño accidente en la cocina en el que se derraman líquidos y sólidos. Pero, además de que corremos el riesgo de electrocutarnos, podemos estropear el aparato.

Debes saber que existen aspiradoras de húmedo / seco diseñadas específicamente para este tipo de uso. Así que evita hacerlo con la que no está pensada para tal fin.

Desecharla por mal funcionamiento

Si tu aspiradora comienza a rendir menos de lo habitual, puede que pienses que necesitas comprar un aparato nuevo. Pero antes, te invitamos a que compruebes que realmente no hay algo que está impidiendo que funcione con normalidad.

Primero, verifica la bolsa o el contenedor de suciedad, según el caso. ya te hemos explicado cómo puede afectar en el rendimiento un depósito sobrepasado. Si al vaciarlos no se soluciona el problema, puedes comprobar que no haya una obstrucción. Desenchufa el aparato y repasa el cabeza, la manguera, el filtro y cualquier recoveco en el que pueda haber quedado atascado un objeto que hemos absorbido en un descuido.

Otras veces la obstrucción puede dar lugar a un sobrecalentamiento que haga que el aparato se apague de pronto. Podemos llegar a la conclusión de que la aspiradora se ha estropeado definitivamente. Pero conviene mirar si el calentamiento no se debe a un trozo de tela o cuerda atrapado en un recoveco o a un objeto que ha quedado atascado.

Toma este ritual como costumbre y te llevarás una sorpresa más de una vez.

Aspirar sobre cables

En algunas aspiradoras, el cepillo giratorio que va recogiendo la suciedad del suelo puede dañar el exterior de los cables de manera que, con el tiempo, se vayan deteriorando. Tómate unos segundos para retirar los cables de la superficie que vas a aspirar.

Aspirar cristales

Una gran tentación si se nos ha roto un vaso en la cocina, pero es otra de las cosas que no debes hacer con tu aspiradora. Aunque creas que ahorra tiempo y te permite retirar todos los restos, potencialmente peligrosos si vamos descalzos por casa, corres el riesgo de estropear el aparato. Por pequeños que sean los cristales, pueden adherirse a la estructura interna y dañarla o causar una obstrucción difícil de arreglar.

Recurre mejor a la escoba en estos casos.

También te puede interesar:

 

Seis molestos problemas del lavaplatos resueltos

Seis molestos problemas del lavaplatos resueltos

Escrito por admin | Hogar |

El lavaplatos es un electrodoméstico pensado para ahorrarnos tiempo y esfuerzo en la cocina, por lo que resulta bastante molesto no obtener el resultado esperado. Si te has sentido así en alguna ocasión, a continuación te mostramos los 8 molestos problemas del lavaplatos más comunes y la forma de resolverlos:

Cristal mate

La película blanquecina que se forma en el menaje de cristal puede deberse a una acumulación de minerales presentes en el agua dura. Si te sucede, te recomendamos sumergir el cristal durante cinco minutos en vinagre blanco, ya que contiene ácido acético que disuelve los minerales.

Además, te recomendamos las cápsulas de gel para el lavavajillas Flota por su alto valor anti-cal y desincrustante.

Platos sucios

Muy probablemente tu lavavajillas está sucio y esto da lugar a un mal resultado en la limpieza. Debes verificar el filtro casi diariamente y eliminar cualquier trozo de comida presente. Ejecuta un ciclo sin detergente usando algún limpiador de lavavajillas como el Limpiamáquinas Flota cada pocos meses para mantener la limpieza del aparato.

Además, asegúrate de cargar el lavaplatos inteligentemente ya que hacerlo excesivamente puede impedir que el agua y el detergente lleguen a algunos platos. Por eso, no debes colocar platos y cubiertos demasiado juntos. Los artículos realmente sucios se deben colocar en el centro de la parrilla inferior, mirando hacia el brazo rociador. Finalmente asegúrate que ningún utensilio esté bloqueando el dispensador de detergente.

Aguas duras

Esta es una realidad molesta presente en algunos hogares que nos obliga a usar un extra de detergente para combatir los residuos y lograr un buen acabado. Por su parte, el agua blanda requiere menos detergente para hacer el mismo trabajo, por lo que debes tener en cuenta este factor y seguir siempre las instrucciones del fabricante.

Las pastillas se disuelven demasiado rápido

Para evitar que se disuelvan rápido debes ponerlas en el dispensador. Si las arrojas al interior, se disolverán demasiado pronto, enjuagándose antes del lavado principal. Si optas por utilizar un detergente líquido, cierra el compartimento antes de encender la máquina. Si omites este pequeño paso, tu detergente podría ser arrastrado por el desagüe antes de que pueda limpiar cualquier cosa.

Plásticos que no se secan

Elige el ciclo de secado más intenso y mantén el dispensador del abrillantador lleno. Algunos productos ayudan a que el agua se deslice de las superficies de plástico rugosas. No obstante, siempre es posible que tengas que secar algunos envases y tapas a mano.

Detergente degradado

Si el detergente es antiguo y no está en buen estado podría comenzar a descomponerse y no funcionar bien. Te recomendamos comprar no más del que puedas usar en aproximadamente tres meses para que no se eche a perder.

También te puede interesar:

Cómo eliminar manchas de moho de la ropa

Cómo eliminar manchas de moho en la ropa

Escrito por admin | Hogar |

El moho es un organismo vivo que puede adherirse a las telas y proliferar, dejando manchas irreparables. Los hongos se pueden identificar fácilmente tanto por la vista como por el olfato, ya que suelen presentar un característico olor que impregna toda la ropa. Y aun cuando no puedas ver ninguna mancha, si percibes ese olor, te recomendamos iniciar de inmediato un tratamiento para eliminar las manchas de moho de la ropa.

Cualquiera que sea el tipo de crecimiento de hongos o manchas de moho en la ropa, ambos pueden deteriorar las fibras naturales, dañando y debilitando el tejido.

Eliminar manchas de moho en la ropa en la lavadora

Para eliminar las manchas de moho de la ropa usando la lavadora, primero sacude las prendas afectadas al aire libre, cepillando el tejido afectado por las esporas. Elimina la mayor cantidad de esporas cepillando ambos lados de la tela. Realiza la limpieza al aire libre para evitar la propagación de las esporas dentro de la casa, ya que también pueden causar reacciones alérgicas y problemas respiratorios como asma.

Una vez que cepilles el tejido con moho, debes pretratar cada mancha con un poco de detergente líquido de alta resistencia. Te recomendamos la nueva gama de detergentes Flota Active Plus, con potentes enzimas limpiadoras y perfumes ideales para combatir el moho. Deja actuar el detergente durante al menos 15 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, lava las prendas manchadas en el agua más caliente posible según lo recomendado en la etiqueta.

Para desinfectar y también matar las esporas, añade lejía al ciclo de lavado, en el caso de lavar telas de algodón 100% de color blanco. Si las telas son de color o sintéticas, usa aceite esencial de pino o desinfectante fenólico.

Si permanecen las manchas de moho en la ropa después de la desinfección y el lavado, usa blanqueador con oxígeno activo, pero ten en cuenta que no desinfecta la ropa, solo elimina la mancha. Sumerge por completo la prenda y déjala en remojo durante al menos ocho horas. Revisa la mancha y si no está, lava como de costumbre. Si permanece, mezcla una solución nueva y repite el proceso. Puede ser que debas repetir el proceso varias veces para eliminar la mancha de moho y los hongos por completo.

¿Has limpiado tu lavadora?

Si tu lavadora deja la ropa con olor a moho es que necesita una limpieza completa. Generalmente el crecimiento de moho está detrás de los sellos de goma ubicados en la puerta o dentro del tambor. Realiza una limpieza profunda y de forma correcta antes de continuar con cargas de ropa.

VER TAMBIÉNConsejos para el correcto mantenimiento de la lavadora

Eliminar las manchas de moho en seco

Las prendas cuyas etiquetas indiquen limpieza en seco, solo deben cepillarse al aire libre con un cepillo de cerdas suaves. Si tienen piel falsa o una capa de terciopelo, cepilla suavemente en la dirección de la superficie.

Luego, coloca la prenda en una bolsa de plástico para evitar esparcir las esporas e inmediatamente después llévala una tintorería profesional.

Si optas por utilizar un kit de limpieza en seco, asegúrate de tratar cualquier mancha visible con el quitamanchas antes de meter la prenda en la secadora.

Cómo eliminar las manchas de moho en la alfombra

Si la alfombra es lavable, sigue las instrucciones anteriores descritas para la lavadora.

Si se trata de una moqueta muy afectada por el moho, la única solución será retirarla por completo para atajar la proliferación descontrolada.

Si solo hay una pequeña mancha en la alfombra, intenta detener el crecimiento eliminando las manchas localizadas. Recuerda usar siempre mascarilla. Retira la alfombra de su sitio y limpia los restos de humedad del suelo. Deja que la alfombra y el suelo se sequen por completo favoreciendo la ventilación. Incluso puedes optar por usar un deshumidificador durante al menos 48 horas.

Eliminar las esporas

Una vez esté seca, rocía la alfombra con producto antimoho, siguiendo las instrucciones del etiquetado. Empapa completamente la alfombra, tanto por delante como por detrás. La mayoría de los aerosoles antimoho no deben enjuagarse, simplemente se dejan secar. También rocía el suelo con spray antimoho (si el material lo permite). Recuerda que el jabón y el agua no matan las esporas, así que debes usar obligatoriamente un producto antimoho.

Una vez que se haya secado completamente, revisa si hay manchas oscuras. Si las hay, usa una solución de blanqueador de oxígeno activo y agua para tratar la decoloración en la superficie de la alfombra. Sigue las instrucciones del producto y repite hasta que las manchas desaparezcan.

Manchas de moho en la tapicería

Para los muebles tapizados sigue las mismas técnicas de limpieza recomendadas para alfombras. Si la mancha es extensa, simplemente deshazte de la tela. Es posible que puedas guardar el marco de madera o metal de la pieza.

Si la tapicería es de seda o vintage, acude a un profesional de la limpieza.

También te puede interesar: 

A qué temperatura planchar cada tipo de tela

¿A qué temperatura planchar cada tipo de tela?

Escrito por admin | Hogar |

Seleccionar la temperatura correcta es quizás lo más importante a tener en cuenta a la hora de planchar cada tipo de tela. En realidad, la temperatura puede marcar la diferencia entre un buen trabajo y un desastre. Te facilitará el planchado, te ahorrará tiempo y obtendrás resultados más profesionales. En cambio, la temperatura incorrecta en la suela de la plancha te garantiza un mayor esfuerzo y pérdida de tiempo para conseguir eliminar las arrugas. En los casos más extremos, incluso puedes causar un daño irreparable en los tejidos.

Afortunadamente, en la actualidad todas las planchas cuentan con un regulador que indica la configuración de temperatura correcta para los diferentes tipos de tela.

Aunque las planchas difieren ligeramente en cuanto a la temperatura ideal según las indicaciones del fabricante, el cuadro que te mostramos a continuación, recoge una escala del uno a siete, donde uno es frío y siete es muy caliente. Sigue las recomendaciones de esta tabla como guía básica de temperaturas para planchar cada tipo de tela junto con algunos consejos útiles:

 

Tipo de tela

Ajuste de Temperatura

Consejos de planchado

Acetato

1

Presiona el lado contrario de la tela mientras todavía esté húmedo.
Acrílico

3

Algodón ligero

5

En colores oscuros, presiona en el reverso de la tela para evitar marcas de brillo. Si lleva abalorios, usa un paño grueso para protegerlos
Cachemira

3

Usa solo vapor. Para arrugas severas, presiona sobre el lado interno con un paño.
Pana

7

Coloca la tela sobre una toalla blanca de felpa, presiona en el lado interno de la prenda. Voltea la tela y usa vapor solo en la parte frontal de la tela para recuperar la forma.
 Lana tejida  3  Usa un trapo húmedo entre la plancha y la tela, y plancha por el lado interno de la tela para evitar enganches y marcas brillantes.
Algodón pesado

7

Presiona la tela mientras aún está ligeramente húmeda. Para colores oscuros, presiona en el reverso de la tela para evitar marcas de brillo.
Damasco

5

Usa un paño de presión entre la tela y la plancha para evitar que se enganchen las fibras largas.
Cordón

3

Usa un paño que presione entre la tela y la plancha para evitar que se enganche.
Lino

5

Coloca la plancha por la cara interna de la tela humedecida para obtener un mejor acabado.
Nylon

1

Utiliza siempre un paño para obtener una protección adicional de la tela, ya que el nylon se quema fácilmente.
Olefina

3

Poliéster

3

Ramio

3

Plancha en la cara interna de la tela mientras todavía está húmeda.
Seda artificial

3

Presiona en el reverso de la tela para evitar marcas de brillo en la tela de rayón.
Satín

3

Presiona en el reverso de la tela con un paño de presión entre la plancha y la tela. No uses vapor para evitar marcas de agua en la tela.
Tela con lentejuelas

2

Evita planchar porque las lentejuelas se pueden derretir. Usa vapor ligero en el lado reverso de la tela para eliminar las arrugas.
Seda

3

Presiona en el lado interno de la tela. No uses vapor para evitar marcas de agua en algunas telas de seda.
Mezclas sintéticas

3

Terciopelo

3

Es preferible no planchar nunca, solo usar vapor para eliminar las arrugas profundas. Si son muy marcadas coloca la prenda sobre una toalla blanca de felpa, presiona sobre la cara interna de la tela con un toque muy ligero. Después de planchar, usa vapor solo en la parte frontal de la tela para refrescar.

Temperaturas de planchado

Si tu plancha tiene una nomenclatura diferente o si simplemente deseas conocer las temperaturas exactas ideales para los tejidos más comunes, aquí tienes una relación que te servirá como guía:

Ropa de cama: 230°C
Triacetato: 200°C
Algodón: 204°C
Viscosa/Rayón: 190°C
Lana: 148°C
Poliéster: 148°C
Seda: 148°C
Acetato: 143°C
Acrílico: 135°C
Lycra/Spandex: 135°C
Nylon: 135°C

Cómo administrar la temperatura de tu plancha

Para planchar cada tipo de tela es importante que separes la ropa arrugada por tipo de tela antes de comenzar a planchar. Empieza con las prendas que requieran la temperatura más baja, como el acetato y nylon, y luego sigue con las sedas, poliéster y otras telas sintéticas. Por último, telas de algodón y lino, calentando la plancha al máximo.

Si debes volver a una temperatura inferior, deja enfriar la plancha por lo menos durante cinco minutos antes de volver a usarla.

Si tienes dudas sobre la temperatura que debes usar, plancha en el lado no visible de la tela con un trapo para probar. También puedes subir la temperatura gradualmente para eliminar las arrugas más difíciles y evitar el desgaste. Recuerda que las marcas de quemaduras pueden ser difíciles de eliminar o incluso imposibles.

También te puede interesar:

Cómo limpiar botas de goma por dentro y por fuera

Cómo limpiar botas de goma por dentro y por fuera

Escrito por admin | Hogar |

Inaugurada la temporada de lluvias, puede que hayas tenido que desempolvar tus botas de goma. O quizá hayas decidido comprarte unas esta temporada para evitar mojarte los pies mientras caminas por la calle en los días más lluviosos. Sin duda, son un calzado de moda, más allá de sus gran utilidad.

Aunque la mayoría de las botas de goma son bastantes duraderas, necesitan cierto cuidado para conservarlas en buenas condiciones de temporada en temporada. Descubre como limpiar botas de goma por dentro y por fuera con estos sencillos consejos.

Limpiar botas de goma por fuera

Para mantener el exterior de las botas de goma flexible e impecable, utiliza agua limpia para enjuagar cualquier residuo de barro después de cada uso.

Si por cualquier razón el barro se ha llegado a secar, usa un cepillo de cerdas firmes, pero suaves para quitar la suciedad. Presta atención a las suelas de las botas porque es probable que tengas que emplearte más a fondo para quitar el barro en esta zona. Si no tienen mucho barro, simplemente limpia con un paño viejo humedecido en agua tibia.

Para eliminar el barro más incrustado o incluso las sales de invierno, haz una mezcla con una cucharadita de detergente líquido para platos con 2 tazas de agua tibia. Sumerge un trapo en la solución y limpia las botas de arriba hacia abajo. Presta atención a las suelas y asegúrate que las sales sean eliminadas por completo. Finalmente, enjuaga con agua limpia y un paño limpio.

Deja secar tus botas de goma al aire libre lejos de fuentes de calor directas como calentadores o los rayos del sol.

Limpiar botas de goma por dentro

La limpieza del interior de las botas de goma necesita resulta algo más incómoda. La mayoría de las botas tienen un forro interno que suele mancharse con el roce continuo y hasta acumular malos olores. Si no limpiamos con cierta frecuencia el interior de las botas puede convertirse en un caldo de cultivo para bacterias y hongos nada deseables en nuestro calzado.

Para evitarlo, mezcla una cucharadita de detergente líquido para ropa con dos tazas de agua tibia. Impregna un paño limpio en la solución y limpia las botas por dentro. Luego, sumerge otro paño limpio en agua tibia y enjuaga la solución de detergente.

Para prevenir el crecimiento de bacterias en las botas, elabora una mezcla de vinagre blanco destilado y agua a partes iguales. Llena con la mezcla una botella con pulverizador y rocía levemente el interior de las botas. Luego, deja que las botas se sequen al aire, lejos del calor directo y la luz solar.

Desinfectar el interior de las botas

Si has usado las botas de goma en aguas contaminadas, el interior debe desinfectarse. Utiliza una solución con unas gotas de aceite esencial de pino y agua. Mézclalo bien y frota con un cepillo de cerdas suaves. Deja que se sequen al aire. Aunque podrías desinfectar el interior con unas gotas de lejía y agua, ten en cuenta que el uso prolongado de este producto puede dañar las botas de goma.

Para refrescar el interior maloliente de las botas, espolvorea usando aproximadamente 1/4 taza de bicarbonato de sodio en cada bota. Asegúrate que el interior de las botas este seco. Deja el bicarbonato  durante una noche o más y luego vacía antes de usar.

Quitar la película blanca de las botas de goma

Con frecuencia, las botas de goma desarrollan una película blanca o polvorienta en su exterior. A esto se le conoce como “floración” y sucede porque el caucho es un producto natural y a ciertas temperaturas las partículas insolubles pueden asomar a la superficie. Aunque es algo muy común, no afecta la durabilidad de las botas, pero deja un aspecto descuidado en el calzado.

Para recuperar el acabado brillante original, puedes comprar algún aerosol comercial especializado o bien, puedes verter unas gotas de aceite de oliva en un paño limpio. Cuando uses el aceite, trabaja en áreas pequeñas poco a poco, desde la parte superior de la bota hasta la suela. Nunca apliques el aerosol comercial o el aceite de oliva en las suelas las botas para evitar dejarlas resbaladizas.

Consejos para prolongar su vida útil

– Para evitar el exceso de humedad en el interior utiliza siempre calcetines. Además así ayudarás a prevenir el olor y las manchas.

Deja que las botas se sequen entre usos.

– Si necesitas acelerar el secado, coloca papel de periódico o papel de seda en el interior de las botas. Luego retira y termina el proceso de secado al aire.

– Cuando no las uses, mantenlas en un lugar fresco y seco, siempre evitando temperaturas extremas.

– Para mantener el interior con un aroma fresco, coloca bolsitas de cedro, lavanda o bicarbonato de sodio en el interior.

También te puede interesar:

Cómo prevenir la ropa arrugada en la colada

Cómo prevenir la ropa arrugada en la colada

Escrito por admin | Hogar |

Aún si te gusta planchar, es posible que no quieras enfrentarte a arrugas difíciles. Hoy en día contamos con tejidos sintéticos o mezclados que apenas necesitan pasar por la plancha. Como contrapartida, muchas prendas de la moda «low cost» con tejidos de baja calidad nos hacen perder demasiado tiempo sobre la tabla.

Aunque en estos casos poco puedes hacer por remediarlo, sí que conseguirás ahorrarte un tiempo precioso con la plancha si sigues algunos de los consejos para prevenir la ropa arrugada en la colada que te mostramos a continuación.

Separa por tejidos

Una de las primeras cosas aprendemos a la hora de lavar la ropa es a separarla por colores. Blancos con blancos y oscuros con oscuros. Pero cuando se trata de la prevención de arrugas, la ropa no solo debe separarse por color, sino también por el tipo de tela (de hecho muchas lavadoras tienen programas diferenciados para algodón, sintéticos tejidos delicados, etc.). Por ejemplo, lavar camisetas ligeras de algodón con pantalones vaqueros ​​puede hacer que las prendas más livianas sean aplastadas en la lavadora por el peso de los pantalones, causando más arrugas de lo necesario.

Si ordenas tu ropa antes de lavarlas, también reducirás arrugas en la secadora, porque además las prendas livianas se secan mucho más rápido que los tejidos más pesados. Cuanto más tiempo pasan las telas en la secadora, es más probable que se sobrecalienten y las arrugas se asienten.

Revisa los ciclos de secado

La mayoría de las secadoras funcionan de la misma manera. Calientan el aire, tienen un tambor para volcar la ropa a través del aire caliente y un sistema de escape para ventilar la humedad que sale de la tela. No obstante, existen diferencias importantes en los ciclos de calentamiento y enfriamiento, que pueden determinar si sale la ropa ligeramente arrugada, con arrugas profundas o sin arrugas.

Las telas sintéticas no necesitan mucha temperatura y el ciclo de prensado permanente tiene un período de enfriamiento suave que resulta más apropiado porque el período de enfriamiento permite que las fibras se relajen y vuelvan a su forma original. Las telas de algodón y lino se pueden secar a más temperatura, sin embargo, no se deben sobrecalentar porque las arrugas se fijarán profundamente y requerirán más planchado al final.

TRUCO: saca la ropa cuando aún está ligeramente húmeda y cuélgala para que se seque.

Descarga la secadora correctamente

Si te molestan las arrugas, te recomendamos doblar la ropa con cuidado al sacarla. Ahorrarás mucho tiempo al planchar. Si por el contrario dejas la ropa en una canasta amontonada y sin doblar, el peso de las prendas provocará que las arrugas se afiancen en la ropa.

Tan pronto como retires la ropa de la secadora sacude cada pieza para suavizar las arrugas. Las camisas y blusas se deben colgar en una percha adecuada y tirar bien de las costuras,  el cuello, los puños y las solapas. Si al sacar la camisa está demasiado seca, pulveriza un poco de agua de planchado para aflojar las fibras.

Deja que la ropa respire

Inmediatamente después de lavar o secar, no coloques la ropa en un armario o cajón abarrotado. Cuando las fibras todavía están calientes o húmedas, son propensas a arrugarse fácilmente. Deja que la ropa respire y dale espacio para que circule el aire.

Cuando vayas a guardar la ropa, hazlo de la manera más ordenada posible después del uso. En la mayoría de los casos, las camisas, los pantalones y las faldas se pueden usar varias veces, así que después de usarlos, cuelga cada prenda de tal manera que el aire pueda circular y ayude a eliminar la humedad, relajar las fibras y disminuir las arrugas.

Trucos contra las arrugas

– Si después de guardar las prendas o sacarlas de una maleta, la ropa esta arrugada, elimina las arrugas con vapor, aprovechando una ducha caliente.

– También puedes mojar una toalla de algodón tejida blanca y escurrir el exceso de agua para colocarla junto con la prenda arrugada en la secadora. Configura la secadora 5 minutos a velocidad media. Después de sacar la prenda, cuélgala de inmediato para eliminar las arrugas. Entonces puede que no necesites la plancha después de todo.

– Igualmente puedes almidón para planchar, con el cuál solo necesitarás un rociado rápido. Deja que la prenda se seque después de rociar y antes de ponértela porque si la prenda está húmeda y te sientas, tendrás arrugas permanentes.

También te puede interesar: