Cuidamos de ti y de tu hogar

Hogar

Cómo planchar sin tabla

Cómo planchar sin tabla

Escrito por admin | Hogar |

En muchas ocasiones te encontrarás con que necesitas planchar una prenda, cuentas con la plancha, pero no con la tabla de planchar. O quizá lo que ocurre es que crees que no merece la pena sacar la tabla de planchar para un pequeño repaso. Para esas situaciones en las que necesitas un planchado de emergencia recopilamos las formas de planchar sin tabla para que tu ropa quede bien.

Cómo planchar sin tabla

La clave para un planchado exitoso es una superficie firme y plana. Y entre las diferentes opciones se encuentran: un suelo de madera o baldosas, una encimera, un mostrador de cocina o baño y una mesa. Incluso si la ropa no tiene arrugas pronunciadas puedes usar un suelo con alfombra o una cama. Elijas lo que elijas, no debes olvidar cubrir la superficie para protegerla del calor y el vapor de la plancha. Nunca planches directamente sobre una alfombra, ropa de cama o superficie de madera o piedra.

El revestimiento ideal que debes utilizar es una manta de planchado. Están hechas generalmente de algodón recubierto de silicona, que es resistente al calor y al vapor. Muchos están respaldados en espuma antideslizante para que el planchado sea muy sencillo. Vienen en varios tamaños, las puedes doblar y guardar fácilmente.

Aun cuando se tiene una tabla de planchar, a veces no es necesario prepararla para dar un toque rápido a una prenda. Por lo tanto, mantén una manta de planchar en el cuarto de lavado y usa la parte superior de la secadora, la lavadora o una encimera como superficie rápida de planchado, por ejemplo. La manta de planchado protegerá la superficie firme y la altura de estas superficies es perfecta para planchar fácilmente.

Una toalla para proteger

Si no tienes una manta de planchar, utiliza una toalla de algodón muy gruesa y preferiblemente blanca. En caso de que tus toallas no sean gruesas, coloca dos o tres delgadas para crear una base de mejor protección. Se recomiendan toallas blancas o grises para evitar cualquier transferencia de color entre la toalla y la prenda que planches, sobre todo si usas vapor.

Una vez que tengas la superficie de planchar cubierta, debes prestar atención a tu plancha. Si la superficie disponible para planchar no es lo suficientemente grande como para acomodar la plancha, cuando te muevas de un área de la prenda a otra, usa un guante para horno para dejar la plancha apoyada. No olvides colocar la plancha en su base y nunca la dejes con la superficie caliente hacia abajo.

Planchar sin plancha

Aun cuando no tienes una plancha, existen algunas formas de reducir las arrugas en la ropa sin plancha y sin una tabla de planchar. Quizás no obtengas una apariencia almidonada en tu ropa, pero si verás buenos resultados.

Primero, saca la ropa de la secadora mientras esté ligeramente húmeda. Inmediatamente cuélgala para que se seque al aire. La gravedad eliminará algunas de las arrugas mientras la ropa está colgando. Si la ropa se debe doblar, hazlo tan pronto como esté seca.

Vapor contra las arrugas

Trata de no meter la ropa en el armario o en cajones. Cuando la ropa está en un espacio apretado, aparecen las arrugas. Invierte en un pequeño vaporizador de ropa. Hay una gran variedad de modelos que van desde grado comercial hasta el tamaño de uso doméstico para viajar. Verás cómo pueden eliminar arrugas y refrescar una prenda en minutos. Esta es una manera muy sencilla de planchar sin tabla.

Cuando tu ropa esta arrugada por el tiempo guardada o cuando estas de viaje, también puedes usar una ducha caliente para eliminar algunas arrugas. Cuelga la prenda en el baño y deja que el vapor haga todo el trabajo mientras te duchas. También puedes mojar una toalla de algodón tejida blanca, luego escurrir el exceso de agua y colocar la toalla junto con la prenda arrugada en la secadora. Configura la secadora por 5 minutos a velocidad media. Después de sacar la prenda, cuélgala de inmediato para eliminar las arrugas.

Igualmente, puedes usar uno de los muchos «spray» de planchado que existen en el mercado, con los cuales necesitarás solo un rociado rápido. Permite que la prenda se seque después de rociar y antes de ponértela porque si la prenda está húmeda y la aplastas, tendrás arrugas permanentes.

También te puede interesar:

Cómo limpiar manchas en el ante: ropa y mobiliario

Cómo limpiar manchas en el ante: ropa y mobiliario

Escrito por admin | Hogar |

El ante es un cuero natural, poroso, delgado y poco duradero comparado con la piel sólida. Tiene un acabado que puede absorber fácilmente los aceites, por lo que las manchas en el ante muy grasas deben ser limpiadas por un profesional, experto en el cuidado de este tipo de tejidos.

Pero algunas manchas las podrás eliminar con éxito desde la comodidad de tu hogar. Cuando se trata de soluciones de limpieza caseras, estas deben ser probadas inicialmente en un área pequeña y oculta, para verificar si hay daños o decoloración en el tejido.

Manchas de aceite en el ante

Si la mancha que deseas eliminar es de aceite, cúbrela tan pronto como puedas con harina de maíz o polvos de talco para absorber el aceite. Es la solución más eficaz. Después de aproximadamente una hora observa el polvo comenzará a parecer graso. Entonces cepilla el área de la mancha con un cepillo suave para restaurar la pieza de ante. En este caso, la rapidez será vital para un buen resultado.

Limpiar una mancha seca en el ante

Usa un paño limpio para refregar el área suavemente y así eliminar cualquier resto sólido de la mancha seca en la superficie de la ropa o mobiliario de ante. Si la mancha permanece, frota nuevamente y con suavidad el área con una goma de borrar. Para las manchas difíciles que se adhieren al pelo del tejido, usa una lima de uñas con esmeril para frotar suavemente el área. Una vez repasada el área, usa un cepillo de gamuza para restaurar y suavizar la superficie. Siempre prueba estos pasos en el lado interno antes de abordar la parte visible de la prenda o el mobiliario.

Limpiar una mancha húmeda

Para manchas húmedas utiliza un paño limpio y suave para eliminar toda la humedad que sea posible. Coloca una tela sobre la mancha y aplica cierta presión para absorber la humedad del ante. Continúa secando la superficie volteando la tela. Una vez que no se esté transfiriendo humedad, deja secar por completo. Entonces usa un cepillo de gamuza para restaurar la superficie. Si la mancha permanece, sigue los pasos recomendados para una mancha seca.

Puedes impermeabilizar el ante utilizando un spray especialmente formulado. Antes de aplicarlo, realiza una prueba en alguna costura interna para verificar que no haya cambio de color, aspecto y la textura de su prenda de ante.

Para mejores resultados en la limpieza, contacta a un profesional en el cuidado del cuero.

Quitar pegamento de adhesivo en el ante

Las calcomanías, cintas o etiquetas adhesivas no son amigos de los abrigos y muebles de ante. Es muy probable que después de quitar la etiqueta o la cinta adhesiva, quede algo de pegamento o residuo en la superficie. Sigue estos pasos:

1. La mayoría de los quitamanchas u otros limpiadores químicos de pegamento pueden dañar el ante. Te recomendamos quitar el adhesivo con sumo cuidado y lentamente para aflojar la etiqueta o el adhesivo de la superficie de ante.

2. Si la etiqueta adhesiva está bien adherida, humedece ligeramente con una toalla de papel húmeda y usa el borde de una cuchara debajo de una esquina para facilitar el trabajo. Lentamente con el borde de la cuchara levanta la etiqueta adhesiva y poco a poco raspa la superficie. Deja secar el área por completo antes de pasar al siguiente paso.

3. Una vez que despegues la pegatina y la superficie esté completamente seca, usa una goma de borrar suavemente para quitar el residuo. Realiza el trabajo con mucha calma y paciencia. No frotes demasiado, simplemente frota ligeramente la superficie y el borrador recogerá el pegamento sobrante en el ante.

4. Cuando el pegamento haya desaparecido, cepilla con suavidad el área, utilizando un cepillo de gamuza para restaurar y alisar la superficie.

5. Usa una lima de uñas para lijar suavemente el área como último recurso. Una vez más, cepilla el área manchada con un cepillo de gamuza para restaurar y suavizar la superficie.

También te puede interesar:

Cómo eliminar las manchas de sudor de las axilas (y el mal olor)

Cómo eliminar las manchas de sudor de las axilas (y el mal olor)

Escrito por admin | Hogar |

Las manchas de sudor de las axilas son indudablemente indiscretas en la ropa y muy a menudo resultan embarazosas. Pero lo malo no es tanto la aparición de la mancha mientras llevamos la prenda puesta, como el hecho de que deje una marca que no se vaya con los lavados. ¿Te ha pasado? Suelen ser manchas amarillentas o blanquecinas, dependiendo del color del tejido, que debemos tratar adecuadamente antes de lavar la prenda para garantizar que no se fijarán.

A continuación te mostramos algunos consejos para eliminar esas molestas manchas, así como el mal olor de tu ropa favorita.

Camisas con manchas de sudor de las axilas

Las manchas de sudor en las camisas son causadas por la reacción entre los  ingredientes antitranspirantes de los desodorantes y las sales presentes en el sudor. Casi todos los antitranspirantes contienen compuestos de aluminio para reducir la humedad. El aluminio se acumula en las telas dejando ese color amarillento que se convierte en mancha permanente cuando no se hace un lavado adecuado de las camisas después de su uso.

Primero, asegúrate de que tu camisa sea lavable. Si la etiqueta indica limpieza en seco, lava la prenda en seco después de cada uso para evitar el amarillamiento de las axilas.

Camisas blancas

Si la camisa es blanca y lavable, te mostramos dos métodos para eliminar las manchas amarillas. El éxito dependerá del tiempo que tienen las manchas y del tipo de tela. El algodón, por ejemplo, se blanquea mejor.

1. Mezcla una parte de bicarbonato de sodio, una parte de peróxido de hidrógeno y una parte de agua. Usa un cuarto de taza de cada ingrediente para tratar una prenda. Antes de empezar protege el área de trabajo con una toalla blanca gruesa, frota la solución en las manchas y déjela reposar durante al menos 30 minutos. Luego, usa un cepillo de cerdas suaves para ablandar cualquier residuo y después lava como de costumbre con agua tibia o fría, dependiendo de la tela.

2. Mezcla una parte de blanqueador a base de oxígeno activo con una parte de amoníaco doméstico. No utilices cloro blanqueador con amoniaco ya que pueden producirse humos letales. Necesitaras una habitación bien ventilada y  guantes de goma. Para cada prenda, mezcla aproximadamente dos cucharadas de cada ingrediente en un recipiente no metálico. Nuevamente, protege la superficie de trabajo con una toalla blanca gruesa. Frota la solución en las manchas con un cepillo de cerdas suaves durante al menos 30 segundos y después deja reposar por lo menos 10 minutos. Finalmente lava como de costumbre.

Manchas de sudor de las axilas en camisas oscuras

Para quitar la acumulación de las manchas en una camisa lavable, llena la lavadora o un recipiente grande con agua fría y añade una taza de vinagre blanco destilado. Deja a remojo la camisa durante al menos 30 minutos. Luego, escurre el agua con vinagre y lava como siempre con agua fría. Si la mancha es muy fuerte, haz la misma mezcla un poco más fuerte y usa un cepillo de dientes viejo para fregar el área antes de remojarla.

Reducir el olor a sudor

Para conseguir un resultado impecable tanto con las manchas como con los olores, te recomendamos nuestro detergente Flota Active Plus Jabón Puro. En caso de que el detergente que uses no consiga eliminar las bacterias que causan mal olor y que se adhieren a la ropa, cuando vayas a lavar, añade media taza de bicarbonato de sodio. Eso ayudará al detergente a funcionar más eficazmente para reducir las bacterias.

Cuando tienes problemas de olores fuertes, como la transpiración de las axilas, usa bicarbonato de sodio como método de prelavado. Disuelve una taza de bicarbonato de sodio en un poco de agua tibia. Añade el bicarbonato de sodio disuelto a la lavadora y sumerge la ropa, pero déjala en remojo durante toda la noche y luego lávala como de costumbre.

Prevenir las manchas de sudor de las axilas

Protege tu camisa más preciada usando una camiseta debajo. Si una capa extra simplemente no es posible, cambia de desodorante a uno que sea libre de aluminio. Lee con cuidado las etiquetas ya que los antitranspirantes tienen niveles variables de compuestos de aluminio. Escoge una marca cuyo contenido de aluminio sea lo más bajo posible y que te brinde la protección deseable.

Una vez que apliques el desodorante, déjalo secar bien antes de vestirte para evitar que se manche la tela. Si no tienes tiempo para esperar, usa un secador de pelo para ayudar a que las axilas se sequen. Eso también ayudará a evitar las rayas blancas en la tela.

Si transpiras con una prenda, lávala lo antes posible. Las manchas son mucho más difíciles de eliminar a medida que se secan y pasa el tiempo. Ten siempre a la mano una botella de spray de vinagre destilado blanco sin diluir para rociar las áreas de las axilas antes de lavarlas. Dale tiempo al vinagre para que haga su trabajo, durante unos diez o quince minutos, antes de lavar como de costumbre. El vinagre ayudará a combatir los residuos de desodorante y reducir el olor.

Si notas que comienzan aparecer manchas amarillas, no metas la camisa en la secadora hasta que puedas tratar las manchas. El calor puede asentar con mayor fuerza las manchas residuales, haciendo que sean casi imposible de eliminar. Seca las camisas al sol para aumentar el blanqueamiento de las telas o déjalas secar al aire libre en el interior si son de color.

También te puede interesar:

 

Guía para limpiar calzado: cómo se limpia cada tipo de zapato

Guía para limpiar calzado: cómo se limpia cada tipo de zapato

Escrito por admin | Hogar |

Nunca esta demás una guía para limpiar calzado, especialmente si al final de cada temporada acumulas diferentes tipos de calzados que necesitan un repaso. Hoy en día existen muchos tipos de zapatos según sus materiales, colores y acabados. Entonces, ¿cómo saber qué técnica o producto les va mejor?

Solo necesitaras algunos utensilios comunes, tiempo y esta sencilla guía para limpiar calzado. Con estos sencillos pasos harás que tus zapatos luzcan como nuevos sin mucho esfuerzo.

Zapatos de cuero y charol

Para los zapatos hechos de estos materiales, comienza limpiando la suela con un paño humedecido. Utiliza una solución de partes iguales de agua fría y vinagre blanco destilado. De esta forma podrás eliminar cualquier sal de invierno. Luego deja que los zapatos se sequen al aire libre por completo.

Para rayones en los zapatos de cuero, puedes aplicar un esmalte comercial siguiendo las instrucciones del fabricante. Si no tienes un esmalte del color que necesitas, humedece un paño suave con agua y un poco de bicarbonato de sodio. Frota con cuidado el área raspada y después limpia los residuos con un paño limpio. Finalmente deja que se seque y luego vuelva a pulir con otro paño limpio.

Para los zapatos de charol y cuero sintético, frota un poco de vaselina en las marcas y luego limpia con un paño suave. Utiliza un poco de limpiacristales con otro paño si deseas restaurar el brillo de este material.

Zapatos de tela

Los zapatos de tela puedes ser sandalias con tiras, salones o zapatos planos. No importa el estilo, sino la tela que eventualmente se ensuciará. Con un poco de paciencia podrás ver que la limpieza no es difícil.

Aunque sea una tentación, no utilices la lavadora para los zapatos de tela porque casi todos están ensamblados con pegamento que no aguantará el lavado. En su lugar, limpia las superficies de tela a mano, utilizando un poco de detergente líquidodetergente para lavar platos, agua tibia, un cepillo de dientes viejo y toallas de papel.

Paso a paso:

1. Como primer paso, limpia los zapatos de tela con una toalla seca de papel para eliminar cualquier suciedad superficial. Después, en un recipiente mezcla una cucharadita de jabón líquido con dos tazas de agua tibia.

2. Trabaja en una sección pequeña a la vez sumergiendo el cepillo de dientes en la solución jabonosa y frotando ligeramente la tela. No mojes demasiado la tela, realiza pequeños movimientos alrededor del zapato para mantener el color constante y evitar manchas.

3. Para eliminar cualquier residuo de jabón, utiliza una toalla de papel o un trapo de microfibra humedecido con agua limpia. Es posible que necesites varios para enjuagar todo el calzado.

4. Finalmente seca con una toalla de papel y deja secar al aire lejos del calor directo y la luz solar. Si necesitas que tus zapatos mantengan su forma, coloca toallas de papel seco en la horma hasta que el zapato esté completamente seco.

Para zapatos de terciopelo no uses el método de limpieza húmeda. Para limpiarlos, usa un cepillo de cerdas suaves y, para las manchas, limpia con solvente de limpieza en seco.

Calzado deportivo

La mayoría de los zapatos deportivos y tenis se pueden lavar en la lavadora usando un buen detergente. Lava los cordones y las suelas interiores por separado. Limpia la suciedad excesiva y elimina las manchas difíciles con un quitamanchas antes de introducir los zapatos de deporte a la lavadora.

Nunca expongas los zapatos deportivos a la secadora. En su lugar, déjalos secar al aire.

Para controlar el olor y los hongos, limpia las plantillas interiores con un limpiador desinfectante antes de colocarlos nuevamente en los zapatos o, si es posible, reemplázalas con unas nuevas.

Zapatos de gamuza y piel de oveja

Para estos zapatos la clave es el cuidado regular. Debes mantener las superficies lo más secas posible y limpiarlas con un cepillo de cerdas suaves después de cada uso, así podrás eliminar el polvo suelto y la suciedad. Trata las manchas lo antes posible.

Para las marcas, frota suavemente con un borrador de lápiz y luego cepilla para restaurar la superficie.

Si la mancha es de aceite, rocía el área con polvo de talco o harina de maíz para absorber el aceite. Después, deja que el polvo haga su trabajo y  se asiente durante al menos una hora y luego retira los restos. Repite hasta absorber todo el aceite y finalmente cepilla para restaurar la superficie.

Para manchas húmedas, seca con una toalla de papel o un paño para absorber la humedad. Permite que los zapatos se sequen al aire, lejos del calor directo. Y no olvides cepillar para restaurar la homogeneidad de la superficie.

Las botas de piel de oveja generalmente tienen forros del mismo material que se vuelven más sucios que el exterior. Para mantener bajo control los hongos y el olor, limpia regularmente el interior de las botas con un paño húmedo de una solución de limpiador desinfectante y agua. Finalmente deja secar las botas aire por al menos 24 horas antes de usarlas.

Cuñas de corcho o cuerdas

Después de haber limpiado la parte superior de tela o cuero de un zapato de cuña, es hora de empezar con la suela cubierta con corcho o cuerdas. Sigue estos pasos:

1- Prepara una solución con cuatro tazas de agua tibia, un cuarto de taza de vinagre blanco destilado y una cucharadita de detergente líquido para lavar platos.

2- Trabaja con un área pequeña y usa un cepillo de dientes o un paño viejo para limpiar toda la superficie.

3- Para las suelas de cuerdas, limpia en una sola dirección para evitar que la cuerda se deshilache. Una vez que todo esté limpio, enjuaga los residuos de jabón con un paño humedecido en agua y luego deja secar al aire.

También te puede interesar:

¿Qué detergente es mejor: en polvo o líquido?

¿Qué detergente es mejor: en polvo o líquido?

Escrito por admin | Hogar |

A la hora de comprar productos de lavandería hay diferentes formatos de detergente que prometen que nuestra ropa estará limpia y fresca. Anteriormente las opciones se limitaban a las famosas cajas de detergente en polvo. Sin embargo, ahora puedes encontrar detergente líquido, en polvo o en pastilla, en una amplia variedad. Hoy en día los detergentes líquidos y en polvo se pueden usar indistintamente con casi cualquier temperatura porque están formulados con alta eficiencia. Pero puede que te preguntes: ¿qué detergente me conviene más?

Te ayudamos a decidir qué detergente es mejor para ti: ¿en polvo o líquido?

Ventajas y desventajas del detergente líquido

Los detergentes líquidos se han convertido en el formato de detergente más popular, hasta el punto de que han ido ganando terreno al formato en polvo. Son fáciles de usar, se distribuyen bien en el agua y cuentan con una gran variedad de aromas, como es el caso de la gama de detergentes líquidos Flota Active Plus, con fragancias exclusivas seleccionadas por expertos perfumistas. Pero como todos los productos tienen sus ventajas y desventajas.

Entre las ventajas, cabe destacar:

– Son perfectos para pretratamiento de manchas y limpieza de manchas en general.

– Son especialmente efectivos en manchas de aceite y grasa. Por ser líquido, penetrará con mayor facilidad en las fibras de la tela para ayudar a liberar la mancha.

– Son más económicos comparados con el detergente en pastillas.

Desventajas:

– Las marcas de medición de los tapones de las botellas son difíciles de leer. Como consecuencia los consumidores corren el riesgo de usar demasiado detergente en cada carga, desperdiciando dinero y dejando residuos en la ropa.

– Aunque las botellas se pueden reciclar, es necesario un compromiso por parte del consumidor para que recicle el envase. Muchas botellas de detergente de plástico terminan en los vertederos.

El agua es el ingrediente principal en el detergente líquido y esto puede aumentar los costos para el consumidor y el medio ambiente.

Limitan la efectividad de algunos ingredientes de limpieza, como el blanqueador con oxígeno activo. Esto se debe a que algunos ingredientes no son estables durante largos períodos de tiempo cuando se mezclan con agua.

Ventajas y desventajas del detergente en polvo

Increíblemente los detergentes en polvo han existido desde la década de 1930 y son más económicos que los líquidos. Si miras los estantes de las tiendas, quedan pocas marcas porque cada día más consumidores optan líquidos. Sin embargo, muchos consumidores son fieles a las virtudes de este formato de detergente. Por eso seguimos comercializando tres variedades del detergente el Polvo Flota: Flota Active Plus, Flota Active Plus Marsella y Flota Active Plus Colonia.

Entre las ventajas detacamos:

Menor coste por carga de lavado en comparación con cualquier tipo de detergente para la ropa.

– Es un detergente más efectivo para áreas donde hay agua dura. Esto se debe a los aditivos que son más estables y que integran fácilmente en las fórmulas en polvo.

– Las fórmulas de detergente en polvo son más estables que las líquidas. Es decir, que funcionan bien con productos de tratamiento para manchas difíciles, como las de hierba y el barro.

– Por lo general, el envase de cartón del detergente en polvo es reciclable (y reciclado) y más respetuoso con el medio ambiente.

Desventajas:

Las cajas son más incómodas en el manejo y almacenamiento. Además, son envases menos resistentes, ya que se deben colocar en un área completamente seca para que no se deterioren.

– Los detergentes en polvo pueden ser menos eficaces en aguas frías porque no suelen disolverse por completo y como consecuencia dejan residuos en las telas.

– Son difíciles de usar en el tratamiento previo de las manchas porque primero se debe hacer una pasta con el detergente en polvo y el agua.

¿Y si quiero un detergente casero?

Si prefieres fabricar tu propio detergente para la ropa, hay miles de recetas disponibles tanto para líquidos como para polvos. Sin embargo, al igual que con los productos comerciales, existen algunas ventajas y desventajas que es importante que conozcas.

Ventajas:

– El detergente casero ahorra unas cuantas monedas por carga de ropa.

– Tiene un menor impacto ambiental. Evidentemente, los ingredientes en fórmulas caseras, tales como: jabón, bórax y bicarbonato para lavar, son fabricados por grandes empresas.

– Se usan menos ingredientes químicos para lavar la ropa.

Desventajas:

– El rendimiento de limpieza es mucho menor y más limitado, especialmente en manchas difíciles de quitar.

En líneas generales saber qué detergente es mejor, dependerá de las necesidades y exigencias que tengas como consumidor. Así, conocer sus ventajas y desventajas te ayudará a tomar la decisión correcta cuando vayas a escoger el tuyo.

También te puede interesar:

Cómo lavar prendas de plumas

Cómo lavar prendas de plumas

Escrito por admin | Hogar |

Llegan los primeros días de frío y comenzamos a sacar la ropa de abrigo, entre estas prendas seguro que tienes algún abrigo con el relleno de plumas o incluso un saco de dormir de plumas. Pero ante este tipo de ropa normalmente siempre se plantea la misma pregunta: ¿se pueden lavar las prendas con plumas en la lavadora? Y la respuesta es que no solo se puede, sino que también se debe.

VER TAMBIÉN: Cómo organizar y guardar la ropa de verano en invierno

Es posible que con la llegada del buen tiempo lavaras ese tipo de prendas, pero si no lo hiciste o no las almacenaste de forma adecuada es frecuente que desprendan mal olor, ya que la pluma es un elemento natural que absorbe olores y y humedad, dando lugar a manchas.

Aunque a menudo se recomienda llevarlas a la tintorería, la mayoría de estas prendas se pueden lavar de forma segura en la lavadora de casa. No obstante antes de seguir con estas recomendaciones para el lavado de prendas con plumas consulta las recomendaciones del fabricante que figuran en la etiqueta.

Lavar prendas de plumas en la lavadora

En primer lugar antes de introducir estas prendas en la lavadora asegúrate de cerrar bien las cremalleras y colocar correctamente los velcros y dale la vuelta.

Si para realizar el lavado de la prenda con plumas vas a utilizar la lavadora, recuerda que la temperatura debe rondar los 30º, y nunca superar los 40º. En cuanto al detergente, el más adecuado será uno de ropa delicada y no será necesario utilizar suavizante. Pata proteger los colores intensos que suelen tener este tipo de prendas te recomendamos hacer uso del detergente líquido Flota Active Plus Protector de Colores.

Además, para evitar que las plumas se apelmacen puedes introducir en el lavado un par de pelotas de tenis. Ten en cuenta que el tejido exterior debe ser de un material muy resistente, porque de lo contrario puede resultar dañado.

Si vas a lavar un abrigo de plumas que no ocupa mucho en el tambor, puedes equilibrar la carga introduciendo otras prendas de peso como los pantalones vaqueros. De esta manera, además, el exterior de la prenda se lavará mejor.

En el proceso de aclarado se debe utilizar bastante agua. Puedes repetir el ciclo de aclarado para eliminar los restos de detergente por completo. En cuanto al centrifugado es recomendable no sobrepasar las 900 rpm.

Prendas de plumas en la secadora

Para secar estas prendas, si utilizas la secadora, hazlo durante un periodo largo sin utilizar calor. Es conveniente introducir un par de pelotas de tenis también en la secadora para que la prenda se vaya esponjando. No obstante, cada diez minutos conviene que saques la prenda de la secadora y la sacudas ligeramente para recolocar las plumas y evitar que se apelmacen. Repite la operación hasta que la prenda de plumas quede totalmente seca.

Para su correcto secado sin secadora, evita retorcer la prenda y colócala directamente en un lugar ventilado y sin exposición directa al sol. Lo ideal es colocar la prenda con plumas en posición horizontal y nunca colgarla, porque podría perder su forma original. Durante el proceso de secado al aire libre, agita las plumas de vez en cuando para evitar que se queden pegadas.

Como podrás comprobar se trata de un proceso de lavado laborioso, pero esta limpieza regular te ayudará al perfecto mantenimiento de tus prendas con plumas.

Manchas en el exterior

Si las manchas están en el exterior de la prenda de plumas prueba a aplicar directamente sobre la mancha algún tipo de limpiador en seco, ya que es posible que el lavado anterior no acabe del todo con este tipo de manchas.

También te puede interesar:

Cómo mejorar la calidad del agua en casa

Cómo mejorar la calidad del agua en casa

Escrito por admin | Hogar |

Existen varios factores que pueden contribuir al sabor extraño en el agua del grifo. Es algo que sucede en muchos hogares y ciudades. Afortunadamente, puedes tomar algunas medidas para mejorar la calidad del agua en tu casa, no importa donde vivas.

El agua de la ciudad

Los problemas de agua en las casas de la ciudad, están más relacionados con la propiedad en sí que en la ciudad en general. Por eso, es importante evaluar los sistemas de tuberías del hogar. Los cambios en la presión del agua pueden ser un signo de problemas, además de los notables cambios que pueda tener el agua en el color y el sabor.

Para mejorar la calidad del agua en tu casa es importante verificar que no haya problemas de corrosión ya que pueden causar un bloqueo parcial dentro de las tuberías. También, comprobar el exterior de esas tuberías, buscando fugas.

Una vez que hayas revisado todo el sistema e identificado los problemas, lo mejor es dejar a los profesionales las reparaciones o reemplazos de tuberías, a menos que seas un experto en fontanería.

Mejorar el agua del pozo

El primer paso para mejorar la calidad del agua proveniente de un pozo es someter el pozo a pruebas, para determinar si hay contaminantes presentes. Si el resultado es agua limpia, sigue investigando otros problemas, como las fugas. En caso de encontrar un desequilibrio químico, busca algún tratamiento para el agua que pueda solucionarlo.

Verifica la bomba del pozo, busca grietas y fugas en la misma. Este tipo de problemas puede provocar que las juntas fallen y que el agua se contamine con suciedad y sedimentos. No dudes en contratar a un profesional que haga las correcciones adecuadas y te garantice el trabajo realizado. La calidad del agua mejorará notablemente en casa.

Sistemas de filtración de agua

El sistema de filtración de agua elimina las impurezas y mejora el sabor. El coste depende de la solución que elijas y el tipo de purificador. Para mejorar la calidad del agua de tu hogar debes averiguar qué sistema funcionará mejor para tu casa.

Puedes usarlos tanto a nivel general, como para el agua que bebes durante el día, mediante una jarra de filtrado. Es una solución económica y a nuestro alcance para cuando el agua del grifo tiene mal sabor.

Sistemas de ósmosis inversa

Generalmente se instalan en el fregadero, pero también están disponibles los modelos de grifería. Su funcionamiento se basa en filtrar el agua a través de una serie de membranas que permiten eliminar bacterias, sedimentos y contaminantes.

Como el oxígeno y algunos minerales naturales se quedan atrás, el agua potable tendrá buen sabor. Por ser un sistema complejo, se recomienda que sea instalado por un profesional aunque debes reemplazar los filtros regularmente.

Destiladores

Estos sistemas calientan el agua para crear vapor y luego la condensan en agua pura, eliminando todas las impurezas presentes, incluidos los minerales y el oxígeno. Son fáciles de instalar y pueden ser conectados sin necesidad de contratar a un profesional.

Purificadores de agua

Filtran toda el agua que usas, incluida el agua de las duchas y lavadora. Generalmente, los purificadores se instalan en la línea principal de suministro de agua y pueden incluir un pre-filtro como un sistema principal. En la mayoría de los casos deben ser instalados por profesionales.

Filtros con punto de entrada

Si el agua de tu hogar a veces tiene un color, olor o sabor no muy agradables, entonces podría ayudar instalar un purificador en la línea de suministro de agua fría que llega al fregadero o refrigerador. Son más pequeños y pueden ser realizador por ti mismo, si tienes ciertos conocimientos en fontanería. También hay filtros que se pueden instalar directamente en el grifo de la cocina.

Si continúan las dudas sobre la calidad de tu agua potable, es mejor beber solo agua purificada, embotellada o hervida hasta que estés seguro de su calidad. Si los problemas presentes no representan riesgos para la salud, puedes considerar un sistema de filtración o purificación de agua que pueda ayudar a obtener agua limpia y refrescante.

También te puede interesar:

Consejos para limpieza ecológica del baño

Consejos para limpieza ecológica del baño

Escrito por admin | Hogar |

Tratar de conseguir una limpieza ecológica del baño se ha convertido en una tendencia en los últimos 10 años.  Cada día más personas toman conciencia sobre la importancia de reducir nuestro impacto en la naturaleza, lo que a veces implica renunciar a los productos de limpieza que contienen ingredientes contaminantes.

Cuando realizas una limpieza ecológica del baño no solo usas productos que son más saludables sino que también optas por una limpieza mucho más económica cuando se hace con prudencia. Al familiarizarte con las propiedades de cada producto natural hasta puedes fabricar los limpiadores tú mismo.

Por ejemplo, el vinagre tiene propiedades desinfectantes y neutraliza olores, te ayuda a limpiar con el más mínimo esfuerzo y no deja residuos tóxicos. Por su parte, el limón te ayuda a eliminar la grasa del horno en poco tiempo. Y así, un largo etcétera.

No hay duda que es factible limpiar con alternativas no tóxicas y alejarse un poco de los productos comerciales manteniendo siempre la prioridad de la higiene. Aquí te enseñamos algunos consejos sobre cómo lograr una perfecta limpieza ecológica del baño:

Desarrolla una rutina de limpieza

Evita que ciertas áreas de tu casa queden desantendidas en lo que a higiene se refiere creando una rutina de limpieza. Cuando se trata del baño puedes hacer la siguiente tarea fácil para eliminar en pocos minutos la mugre que se acumula:

– Todo lo que necesitas es bicarbonato de sodio, un poco de agua y una esponja. Comienza espolvoreando el bicarbonato de sodio sobre la esponja para luego aplicarlo sobre las baldosas, la bañera, los lavabos y el váter. Puedes hacer una pasta en un recipiente aparte con bicarbonato de sodio y agua, y sumergir la esponja para después aplicarlo directamente sobre las superficies. Si necesitas una limpieza más profunda solo debes agregar jugo de limón o vinagre a la mezcla.

Cuando hay manchas

Si llevas una temporada sin limpiar tu baño y las manchas han comenzado aparecer, debes empezar limpiando todas las superficies con un paño húmedo usando un poco de vinagre diluido en agua.

Cuando hayas terminado de limpiar la capa superior de polvo, procede a aplicar una pasta de bicarbonato de sodio y agua. Deja reposar la pasta durante 20 minutos aproximadamente y luego comienza con una limpieza exfoliante de las superficies. Para ello, te recomendamos usar un cepillo con cerdas de dureza media o blanda. Ten en cuenta que para aquellas superficies que puedan dañarse con abrasivos debes usar un cepillo con cerdas más blandas o una esponja.

Manchas difíciles

Si las manchas y la suciedad persisten, es posible que debas aplicar una limpieza más agresiva. Mezcla media taza de bicarbonato de sodio y bórax a partes iguales y añade 3 cucharadas de jabón líquido para lavar platos. Para mejores resultados, primero limpia todas las superficies con vinagre blanco, y luego aplica esta mezcla. Intenta eliminar las manchas y la suciedad con un cepillo suave y luego deja reposar la mezcla durante media hora en las zonas más problemáticas. Elimina la suciedad restante con el cepillo y enjuaga bien.

Naturalmente fresco

Los espacios cerrados que contienen toallas, cortinas y alfombras, suelen ser lugares donde los olores consiguen persistir. Si quieres que, tras la limpieza ecológica, tu baño tenga un olor más fresco y natural, agrega algunas gotas de jugo de limón o de tu aceite esencial favorito a cualquiera de los pasos de limpieza antes mencionados. Obtendrás un ambiente de frescura sin necesidad de hacer ningún paso adicional.

Aunque ninguno de los consejos mencionados es tóxico, ni representa ningún riesgo para la salud, te recomendamos usar guantes siempre al limpiar tu baño. Los guantes son imprescindibles teniendo en cuenta que el baño es un foco de gérmenes y bacterias. Además, son necesarios a la hora de manipular productos de limpieza más abrasivos.

También te puede interesar:

Consejos para lavar jerséis (sin encogerlos ni darlos de sí)

Consejos para lavar jerséis (sin encogerlos ni darlos de sí)

Escrito por admin | Hogar |

Si aprendes a lavar jerséis en casa y mantenerlos como nuevos ahorrarás mucho dinero y evitarás tener que renovar tu armario cada invierno porque se han echado a perder. Si dedicas algo de tiempo y mucha paciencia, tus jerséis se verán geniales, tendrán un olor fresco y serán suaves al contacto.

La mayoría de los jerséis que se tejen en algodón, acrílico, ramio, bambú y lana se pueden lavar en casa. Solo debes hacer una excepción con jerséis que tengan forro interior para solapas, cuellos y hombros. Aunque las fibras externas pueden ser lavables, los materiales en su interior pueden requerir una limpieza más delicada. Si mojas estos materiales pueden incluso hasta perder su forma.

Consejos para lavar jerséis en una lavadora

Algunos jerséis tienen una etiqueta que dice que pueden lavarse a máquina. Esto es porque están hechos de fibras acrílicas hechas por el hombre. Algunos jerséis de algodón y ramio también pueden lavarse en lavadora, aunque tendrás menos éxito con este tipo de fibras porque tienden a encogerse o estirarse más fácilmente que las fibras artificiales.

Las fibras naturales tienden a encoger o dar de sí con más facilidad que las artificiales

Trata previamente las manchas y utiliza la temperatura del agua lo más baja posible para lavar jerséis en la lavadora y selecciona el ciclo suave. Es importante que detengas la lavadora antes de que inicie el ciclo de centrifugado, sobre todo hablando de fibras naturales. El centrifugado puede ser perjudicial para los tejidos ya que puede deformarlos. Ten cuidado de no estirar el jerséis demasiado fuera cuando lo saques de la lavadora.

Usa bolsas de malla de lavandería, una por cada jersey.  Estas bolsas de malla contienen y protegen los jerséis, además de ser fáciles de pescar de la lavadora. Así obtendrás menos abrasión de otras prendas, podrás reducir la formación de bolitas y evitarás inconvenientes.

Nunca pongas un jersey en la secadora, aunque la etiqueta diga que puedes. No uses la secadora para evitar el encogimiento y la excesiva fijación estática con fibras acrílicas.

Consejos para lavar jerséis a mano

Esta es la opción más segura para lavar fibras naturales. Si hay manchas, no olvides pre-tratarlas antes del lavado. Usa un detergente suave con los tejidos pero infalible con la suciedad, como lo de la gama de Flota Active Plus, con potentes enzimas antimanchas y eficaces en ciclos cortos y agua fría.

Algunos trucos para lavar jerséis a mano que puedes poner en práctica:

No uses demasiado detergente porque después tendrás dificultades para eliminar toda la espuma. Y si dejas detergente entre las fibras puedes hacer que queden rígidas y ásperas.

– El agua debe ser fría o tibia, pero nunca caliente para obtener mejores resultados.

– Agita suavemente la prenda en el agua para que el detergente y el agua lleguen a todas las partes del jersey. Nunca escurras enrollando porque puedes deformar la prenda y dar lugar a la formación de bolitas.

Apoya el jersey en una superficie cuando lo enjuagues (para que no cuelgue y se estire) y deposítalo sobre una toalla para secarlo.

– Preferiblemente lava un jersey cada vez porque de lo contrario te costará eliminar la suciedad.

Jamás mezcles colores cuando laves jerséis a mano porque es muy probable que tengas una transferencia de color y luego será muy difícil de eliminar.

Secado de jerséis

Aprieta suavemente la prenda para eliminar el exceso de agua. Mientras sostienes el jersey, colócalo sobre una toalla absorbente seca, y enrolla el jersey en la toalla. Mientras presionas firmemente envuélvelo, sin estrujar la toalla.

Luego, coloca otra toalla seca sobre una superficie plana que sea suficientemente grande como para acomodar el jersey con los brazos extendidos.

Coloca el jersey sobre la toalla seca y remodélalo a su forma original, poniendo especial cuidado en el escote, los puños y la cintura. Evita tirar o estirar. Abrocha botones si los hay, dobla la parte del cuello como corresponda.

Deja que el jersey se seque por lo menos durante 24 horas y voltea el jersey sobre una toalla seca nueva, y déjalo secar por otras 24 horas.

Finalmente doble el jersey y guárdalo con cuidado. Nunca lo cuelgues de una percha, porque el peso se extenderá por los hombros muy rápidamente y perderá su forma.

Corrige puños elásticos

Con mucha frecuencia, los puños de los jerséis se estiran mientras que el resto se ve bien. Para remodelar los puños, sumerge solo el área estirada en agua caliente y seca ligeramente. Luego coloca los puños húmedos sobre una toalla y sécalos con un secador de pelo pero usando el aire caliente. De esta manera tensarán los puños nuevamente.

También te puede interesar:

http://blog.flota.es/hogar-y-ahorro/como-eliminar-las-pelotillas-del-jersey/

Clasificar la ropa sucia para una colada perfecta

Clasificar la ropa sucia para una colada perfecta

Escrito por admin | Hogar |

Si después de cada colada obtienes blancos apagados, ropa encogida o agrandada y rayas azules en tu camisa blanca favorita, sin duda alguna estás teniendo serios problemas a la hora de poner la lavadora. Aprende cómo clasificar la ropa sucia correctamente antes de poner la próxima lavadora y descubre los buenos resultados que puedes obtener.

La ropa debe ser ordenada por color, peso, requisitos de lavado (como el agua fría y el agua caliente), tipo de tejido y hasta cantidad de suciedad.

Te demostramos que clasificar la ropa sucia es mucho más sencillo de lo que parece. Sigue estos sencillos pasos y podrás disfrutar de una colada perfecta.

Clasificar la ropa sucia antes de la colada

Hay trucos sencillos para ordenar la ropa antes de la colada que conviene recordar. No debes esperar hasta tener una montaña de ropa para clasificarla, para hacerlo de manera simple puedes ir clasificando la ropa a medida que usas cada prenda en diferentes cestos.

Cestos separados

Usa cestos separados o un cesto de ropa con secciones para ir clasificando la ropa. Puedes señalar con etiquetas a cada cesto e incluso indicar las normas sobre cómo ordenar la ropa para que todos los miembros de la familia también aprendan.

Escoge una sección para ropa blanca, una sección para la ropa de colores oscuros, otra para colores claros y finalmente una sección para limpieza en seco, por separado o a mano solamente.

Si tienes un cuarto de lavado pequeño o debes usar un lavadero comunitario, la clasificación previa será particularmente útil y ayudará a garantizar que tus esfuerzos sean exitosos.

Quizás no sea nada nuevo para ti este primer paso si ya estas familiarizado con las tareas de lavandería pero si le estas enseñando a tus hijos a lavar la ropa, este paso es muy importante.

Lee las etiquetas

Siempre lee la etiqueta de cuidado en cada prenda que metas en el cesto, sobre todo si es la primera vez que la lavas. La etiqueta te dirá a qué temperatura debes usar el agua y cómo secar la tela. Coloca toda la ropa que esté etiquetada como «lavar por separado» o «lavar a mano» en un apartado separado.

Si te topas con una prenda cuya etiqueta diga «sólo limpieza en seco», entonces llévala a una tintorería profesional. Algunos artículos etiquetados como limpieza en seco solo se pueden lavar a mano, pero es algo que aprenderás con la experiencia.

Clasificar por color

Una vez que hayas separado las prendas por tipo de limpieza, clasifica el resto de la ropa que vas a lavar por color para evitar que se destiña la colada.

Haz una pila con los blancos, colores pastel, gris claro y los estampados e impresiones de fondo blanco. Y otra pila de ropa de color intenso -negro, rojo, azul marino, marrón y gris oscuro, etc.

Clasificar por tipo de tela

Una vez más ordena cada pila por el tipo de tela. Por ejemplo, en la pila de colores claros (blanco-claro), separa las toallas y sábanas de las blusas, y los pantalones de la ropa interior.

Haz lo mismo en los colores oscuros. Separa las camisetas y los jeans de artículos más livianos, como blusas y camisas de vestir. Si tienes toallas o sabanas oscuras, sepáralas de la ropa de vestir para reducir la pelusa. Es muy importante que nunca laves juntas las telas que producen pelusa y las telas que atraen pelusas.

Cuando clasificas el lavado por cada color y por el tipo de tejido, puedes utilizar las temperaturas de agua ideales y los ciclos de secado simples.

Una vez clasificados los colores y tejidos, tú podrás valorar si algunas de las prendas que has separado merece la pena lavarlas a mano porque no tienes más piezas con las que llenar el tambor de la lavadora.

Prendas muy sucias

No siempre tendrás que hacer este paso, pero si tienes prendas muy sucias, llenas de tierra o manchas de aceite (aceite de motor o de cocina), comienza clasificando como de costumbre, pero lava estos artículos por separado. Así evitarás que las partículas pesadas de suciedad se vuelvan a depositar en otra ropa, además de evitar que los olores fuertes se transfieran a otras telas.

Crea tu propia rutina

No es necesario convertir todos estos pasos en un hábito cada vez que pones la lavadora. Si no hay suficientes prendas para completar una carga por cada tipo de tela y tienes prisa, lava todas las prendas de colores similares juntas (solo separa el tejido realmente delicado que se pueda estropear en un solo lavado). Eso sí, asegúrate de seleccionar el ciclo de lavado perfecto para todas las prendas y usar agua fría para no correr riesgos. También te recomendamos usar Flota Active Plus – Protector de colores, que protege los colores de las prendas y evita las transferencias en cada lavado. Una ayuda imprescindible para ahorrarnos trabajo y evitar disgustos con la colada.

También te puede interesar:

Trucos para limpiar zapatos de ante

Escrito por admin | Hogar |

El ante es un material habitual de la ropa y el calzado durante el invierno y los meses de lluvia. Su acabado es elegante, resulta cómodo y ofrece gran resistencia, pero a menudo suele plantear el problema de la limpieza y el mantenimiento. Y es que un simple roce o unas gotas de agua pueden arruinar el aspecto inmaculado del ante y pueden convertirse en un problema si no sabemos cómo solucionarlo.

Cuando los zapatos o la prenda es nueva se recomienda rociarla con una solución impermeable que repela los líquidos que se pongan en contacto con el material. Este tipo de productos se consiguen por ejemplo en tiendas de reparación de calzado o zapaterías especializadas. Si dispones de uno, rocía el calzado de vez en cuando, siempre después de limpiarlo como te indicamos a continuación.

VER TAMBIÉN: Truco para organizar los zapatos

Polvo en los zapatos de ante

Para eliminar el polvo que se acumula sobre este material con el uso frecuente, conviene utilizar con frecuencia un cepillo de dientes limpio de cerdas suaves (también vale un cepillo de uñas). Cepilla los pelillos en el mismo sentido para eliminar los restos de polvo e incluso los pequeños restos de barro seco (si el ante se mancha de barro, es mejor siempre dejarlo secar y solo entonces cepillar la zona).

Para intentar eliminar las manchas que no se hayan quitado con el cepillo de dientes, puedes usar una goma de borrar lápiz, de las de uso escolar. Son muy útiles sobre este tipo de materiales, ya que resultan inocuas, pero efectivas.

Por último, para dejar impecable toda la superficie de ante en general puedes usar un paño limpio humedecido. Intenta igualmente «peinar» el ante en la misma dirección al hacerlo para que no queden marcas ni surcos.

Manchas de grasa

Cuando el tejido se ha manchado con grasa puedes cepillar suavemente la zona con un cepillo de dientes impregnado de agua con amoniaco, tratando de aclarar constantemente para no ensuciar más la zona ni dejar marcas permanentes. Incide sobre todo en la zona manchada para eliminar la macha, pero no te olvides de cepillar todo el zapato en la misma dirección para que no queden marcas. Una vez limpio, déjalo secar al aire libre, lejos de fuentes de calor o humedad y, por supuesto, protegido del sol. Si el zapato ha quedado bastante húmedo, puedes colocar bolas de papel de periódico en el interior para mantener la horma y absorber la humedad. Lo ideal es utilizar una horma de madera.

Si la mancha de grasa es reciente y tienes la posibilidad, cúbrela con polvos de talco o harina de maicena para que absorban la mayor cantidad de grasa posible. Deja que se seque por completo y después sigue el procedimiento anterior de cepillado. La mancha saldrá con menor esfuerzo.

Calzado de ante muy manchado

Cuando la suciedad en el calzado de ante sea generalizada, conviene lavar todo el zapato con agua y jabón neutro. En este caso, habrá que cerciorarse de que repasamos bien toda la superficie del calzado con el cepillo para evitar que queden zonas de distintas tonalidades. Puedes utilizar un cepillo suave para las uñas para abarcar más superficie en cada pasada.

Una vez hayamos limpiado y aclarado nuestros zapatos de ante, habrá que dejarlos secar en un lugar ventilado, alejado del sol y otras fuentes de calor.

Puedes ver el paso a paso en este vídeo:

Como habrás comprobado, para conseguir un acabado uniforme del calzado de ante, una vez lo hemos limpiado con agua y jabón, es imprescindible dejarlo secar por completo y, solo entonces, cepillar toda la superficie en un mismo sentido.

Zapatos de ante impecables

Un truco que te damos para mantener la buena apariencia general de tu calzado de ante es darle un baño de vapor indirecto de vez en cuando. Utiliza una olla de agua caliente hirviendo o la plancha con le vapor activado, por ejemplo, y nunca dejes que se lleguen a humedecer demasiado. Simplemente deja que el vapor alcance toda la superficie del zapato, para luego dejarlo secar y cepillar como te hemos indicado anteriormente.

También te puede interesar: 

Usos alternativos del jabón lavavajillas

Usos alternativos del jabón lavavajillas

Escrito por admin | Hogar |

El jabón lavavajillas se elabora con una mezcla de sustancias que son elegidas porque no irritan la piel y hacen espuma. Esas sustancias hacen que el jabón lavavajillas sea tan efectivo para combatir aceites y grasas de los platos y otros utensilios. Algunos incluyen hasta aromas y agentes de enjuague.

Veamos cuáles son los usos alternativos del jabón lavavajillas que seguro te sorprenderán. Descubrirás todo el partido que le puedes sacar al lavavajillas Flota.

Lavavajillas para limpiar suelos

El jabón para lavar platos es sorprendentemente bueno como limpiador de suelos. Todo lo que necesitas es mezclar de 1 a 2 cucharadas de detergente en un balde de agua. Al usarlo tus suelos estarán limpios y brillantes al instante.

Es muy efectivo en suelos flexibles, como el linóleo y el vinilo, aunque también funciona bien en baldosas de cerámica. No se recomienda en pisos de madera, ya que pueden mancharse o deformarse por la humedad. Si tienes pisos laminados de plástico, sigue las recomendaciones del fabricante para la limpieza, ya que la mayoría presentan advertencias sobre los efectos de la humedad excesiva.

Para la colada

Entre las manchas más difíciles de eliminar en las telas están las que tienen base de aceite. Para esta difícil tarea el jabón lavavajillas es uno de los mejores quitamanchas que existen. Para eliminar la suciedad frota suavemente el jabón en la mancha de aceite y deja que repose unos minutos antes de lavarla con el agua más caliente posible. Asegúrate de la temperatura que puede resistir cada tipo de tela.

El jabón lavavajillas es lo suficientemente suave como para usarlo en telas finas como la seda y la lana. También es especialmente efectivo en aceites a base de alimentos, como el aderezo para ensaladas.

Para lavar las telas finas como lana y seda, agrega en 4 litros de agua una cucharada de tu jabón lavavajillas favorito. Coloca las telas en la solución y sumérgelas hasta mojarlas por completo. Luego, agita la prenda con tu mano por aproximadamente un minuto, como lo haría la lavadora. Finalmente enjuaga la ropa con agua limpia y fría.

Limpieza de superficies

Si preparas una solución de jabón lavavajillas podrías limpiar encimeras, rodapiés, marcos de ventanas y muchas otras superficies. Una forma fácil de aplicarlo es agregar un poco de jabón y agua tibia a una botella de spray. Aplica a las superficies y límpialas, luego enjuágalas con un paño húmedo y finalmente sécalas.

Limpieza de electrodomésticos

Ya sean pequeños o grandes, todos los electrodomésticos necesitan frecuentemente una limpieza, y el jabón lavavajillas es un excelente limpiador. Los electrodomésticos como microondas, tostadoras, licuadoras, parrillas, hornos, refrigeradores y más, son excelentes candidatos para una limpieza con este jabón. Otros electrodomésticos como lavadoras, secadoras y congeladores, también pueden recibir una limpieza suave y completa con una solución de jabón y agua.

Solo debes asegurarte de enjuagar bien las superficies de los electrodomésticos frotando con un paño húmedo y luego secarlos, para que el acabado sea impecable.

Filtros de aire acondicionado

Otro de los usos alternativos del jabón lavavajillas consiste en limpiar el filtro de malla o de metal de los aires acondicionados. Para eso remoja el filtro en agua tibia mezclada con jabón lavavajillas. Te recomendamos frotar suavemente con un cepillo de dientes, luego enjuagar y secar bien. Si limpias el filtro una vez al mes en la temporada de verano obtendrás un aire más limpio.

Persianas lavables

Las persianas metálicas deben desmontarse y limpiarse hoja por hoja, lo cual no resulta nada divertido. Pero la limpieza puede ser más fácil si utilizas una mezcla de agua y jabón lavavajillas. Es la mejor opción para limpiar persianas.

Limpieza de cristales

El jabón lavavajillas diluido es muy útil para limpiar superficies de vidrio, y es lo mejor para limpiar cristales realmente sucios. Antes de usar un limpiacristales, friega la superficie de los vidrios sucios con jabón lavavajillas diluido para que luzcan brillantes. Si usas una escobilla de goma con la solución sobre el vidrio, puede que no sea necesario usar limpiacristales después.

Desengrasar armarios de cocina

Cuando descuidas los armarios de la cocina, limpiarlos se vuelve una gran tarea. El aceite y la grasa se mezclan con el humo, el polvo y la mugre de la cocina para crear una gruesa capa pegajosa que se adhiere a cada rincón. Una primera línea de combate contra la suciedad en los armarios de la cocina es el jabón lavavajillas y las limpiezas regulares. Mezcla dos cucharadas de jabón con agua tibia para crear una solución y poder fregar los armarios.

Mobiliario de jardín

Una pequeña cantidad de jabón mezclado con agua tibia se puede utilizar para limpiar muebles de plástico o metal que tienes en el patio o jardín. Después de frotar suavemente con una esponja, enjuaga los muebles con una manguera.

También puedes usar esta misma solución para quitar los restos de grasa de las paredes de la barbacoa y de las rejillas del quemador. Asegúrate de enjuagar bien todas las partes antes de volver a usar la parrilla.

Las manchas de aceite en una losa de garaje o del pasillo de entrada, se pueden quitar cubriendo primeramente la mancha con bicarbonato de sodio y luego esparciendo un poco de jabón lavavajillas sobre él. Para frotar la mancha usa un cepillo de plástico, luego déjalo reposar durante varias horas. Luego enjuaga el área manchada y, de ser necesario, repite varias veces hasta que la mancha desaparezca.

Joyería

Mezcla una pequeña cantidad de jabón lavavajillas con agua mineral en un recipiente, luego sumerge las piezas de joyería sucias en la solución durante cinco minutos, batiendo constantemente la mezcla. Puedes usar un cepillo de dientes suave para eliminar la suciedad.

Manchas de la alfombra

La mayoría de las manchas de alfombras pueden eliminarse con una solución de jabón lavavajillas, mezclando una cucharada de jabón en dos tazas de agua tibia. Luego aplica a toques sobre la mancha con un paño limpio humedecido con la solución. Debes repetir el proceso hasta que la mancha se elimine por completo, enjuagando con una esponja y agua fría cada vez. Seca con un paño o con toallas de papel para terminar.

También te puede interesar: