Cuidamos de ti y de tu hogar

Salud

Cómo prevenir la aparición de cal en electrodomésticos

Cómo prevenir la aparición de cal en electrodomésticos y tuberías

Escrito por Imagina Advertising | Hogar, Salud |

La cal es el principal enemigo de nuestros electrodomésticos y tuberías, y prevenir su aparición es algo que nos supone a todos un quebradero de cabeza, ya que su acumulación puede estropearnos la ropa, hacer que nuestra piel se reseque, o incluso causar averías y obstrucciones graves.

Eliminar este tipo de sustancia puede ser un trabajo costoso, por eso desde Flota te damos algunos trucos que puedes llevar a cabo para prevenir la aparición de cal en electrodomésticos y tuberías. 

 

Instala descalcificadores y olvídate de la cal

Una primera solución  y casi única para evitar que aparezca la cal es la instalación de descalcificadores, que son mecanismos que se instalan en las tuberías para filtrar el agua y eliminar toda la cal que contenga, dejándola salir ya limpia y libre de estos minerales.

Con estos sistemas se realiza una limpieza en profundidad  y se previene la acumulación para no tener después un problema mucho mayor.

El punto negativo de estos sistemas es que debes encontrar el más indicado para tu caso concreto, ya que no todos son aptos para todo tipo de aparatos, y deberás consultarlo con un especialista.

¿Qué consigues con esta instalación?

  • Alargar la vida de todos los electrodomésticos y tuberías, evitando así averías, e impidiendo el exceso de calcio y corrosión
  • Ahorro en productos de limpieza reduciendo el uso de detergentes.
  • Cuidan nuestra piel ya que el agua no contiene exceso de minerales.
  • Limpieza más fácil de baños y electrodomésticos.
  • Menor contaminación ambiental.

 

Si no has instalado un descalcificador y tus electrodomésticos y tuberías están ya afectados con este problema, a continuación te vamos a mostrar algunos consejos sobre cómo prevenir y eliminar la cal, y por supuesto ¡sin muchos quebraderos de cabeza!

Vinagre y bicarbonato de sodio

Ambos son el remedio natural más efectivo que podemos encontrar.

Para desagües y tuberías, el mejor método es verter media taza de bicarbonato, formando una pequeña montaña y echar por encima una taza de vinagre, una vez pasados 20 minutos, vierte 3 litros de agua hirviendo. Esta mezcla hará que la cal se reblandezca y se vaya eliminando de tus tuberías.

En el caso de los electrodomésticos, como por ejemplo de la lavadora,  realiza un lavado sin ropa de agua caliente y 3 litros de vinagre cada dos meses. Este método eliminará todos los restos de cal que se hayan depositado en ella y evitarás averías y que tu ropa se estropee.

Recuerda siempre utilizar guantes, y así evitar la sequedad en la piel por el contacto.

 

Este tipo de limpieza suele resultar muy trabajosa, por ello desde Flota buscamos darte las soluciones más rápidas y sencillas.

Si quieres seguir leyendo más consejos y recomendaciones como estos, síguenos en Facebook e Instagram y estate al tanto de todas las novedades y artículos que tenemos preparados para ti.

limpiar los splits de aire acondicionado

Cómo limpiar los splits de aire acondicionado

Escrito por flotaadmin | Hogar, Salud, Tecnología |

Es una tarea que nos proponemos cada año pero rara vez cumplimos. Te mostramos cómo limpiar los splits de aire acondicionado para que este verano no tengas excusa. 

 

Durante los meses de verano se convierte en el elemento más importante de nuestro hogar (¿quién vive sin aire acondicionado en los días calurosos de agosto?), pero el resto del año le prestamos muy poca atención. Ahora que las temperaturas comienzan a subir poco a poco, debemos ir pensando en poner a punto nuestro split de aire acondicionado para que la ola de calor no nos pille desprevenidos.

Y es que es fundamental realizar un mantenimiento periódico al aire acondicionado para garantizar un funcionamiento óptimo y evitar malos olores u otros condicionantes como la presencia de moho y partículas de polvo. En este artículos os contamos cómo limpiar los splits de aire acondicionado de forma eficaz.

 

Limpiar los filtros del aire acondicionado

Los filtros del aire acondicionado se encuentra en la parte frontal del aparato interno (el que se encuentra dentro del hogar). Después de desenchufarlo, simplemente tendremos que levantar la carcasa y retirar con cuidado los paneles de filtro, que suelen ser de nylon o resina y están fijados mediante pestañas. En estos filtros se acumula una gran cantidad de polvo y otros residuos del aire, por lo que es imprescindible limpiarlos cada cierto tiempo para alargar la vida del aparato y mejorar la calidad del aire que respiramos.

Para limpiarlos basta con sumergirlos en agua fría y frotar suavemente con un paño suave. Se deben evitar objetos punzantes que puedan perforar la superficie del filtro. Una vez estén completamos secos (no podemos exponerlos al sol) los colocaremos de nuevo.

 

Desinfectar el evaporador del aire acondicionado

El aire acondicionado acumula una gran cantidad de bacterias al cabo del tiempo, por lo que es preciso desinfectar aquellas partes donde se retienen estas partículas. El evaporador es una parte de la unidad interna a la que se accede desatornillando y retirando la carcasa completa del aparato. Se trata de un proceso algo más laborioso que la limpieza del filtro pero con él nos aseguramos un óptimo funcionamiento.

Para su desinfección, debemos mezclar agua con lejía (un 10% aproximadamente) en un pulverizador y rociar el evaporador (es la rejilla frontal). Repasaremos las rejillas con un paño seco o una brocha, comprobando que no exista ningún residuo atascado entre ellas.

 

Una vez hemos ejecutado el proceso de limpieza y desinfección de los filtros y el evaporador, ¡damos por finalizada la puesta a punto de nuestro aire acondicionado! De esta forma garantizamos una mayor eficiencia energética del aparato y evitamos malos olores y particulas indeseadas en el aire. Debemos limpiar los splits de aire acondicionado antes del verano o bien con cada cambio de frío a calor (en el caso de que lo utilicemos para tal fin).

Como limpiar biberones y tetinas

Cómo limpiar biberones y tetinas de forma segura y eficaz

Escrito por flotaadmin | Familia, Hogar, Salud |

¿Quieres saber cómo limpiar biberones y tetinas de una forma completamente segura y evitando que tu bebé entre en contacto con bacterías y microorganismo perjudiciales para su salud? Te lo contamos en este artículo. 

 

La llegada de un bebé a casa suele venir acompañada de una gran alegría, pero también de nervios, dudas y un sinfín de rutinas y tareas domésticas antes desconocidas. Una de las que más tiempo ocupan es la de limpiar los biberones que tu bebé engulle sin parar a lo largo del día. Muchos padres crean un auténtico cordón sanitario en su casa para evitar que alguna bacteria despistada se acerque al recién nacido, esterilizando todo de forma compulsiva. Sin embargo, tampoco es necesario perder la cabeza. En este artículo os damos algunas guías de cómo limpiar biberones y tetinas de forma segura y eficaz.

 

Esterilizar en su justa medida

Aunque suene muy higiénico, no es necesario esterilizar el biberón cada vez que se vaya a utilizar.  Con hacerlo antes de su primer uso, tanto en biberones, tetinas y chupetes, es suficiente. Para aquellos que extremar aún más las medidas, pueden esterilizar una vez a la semana, sumergiendo los utensilios en una olla llena de agua que llevaremos a ebullición durante 5 minutos. También hay disponibles en el mercado recipientes esterilizadores que se usan en el microondas.

 

Las manos siempre limpias

Quizás es el paso más importante de la rutina de limpiar biberones. Debemos asegurarnos que nuestras manos estén completamente limpias, y ser muy minuciosos en ello, ya que es la principal fuente de contaminación. Se pueden utilizar soluciones alcohólicas desinfectantes, muy útiles para cuando estemos fuera de casa. Aunque el método clásico de agua fría y jabón es igualmente efectivo.

 

Cómo lavar biberones y tetinas

Los biberones y tetinas se deben lavar con agua fría y el lavavajillas que utilices normalmente. Recomendamos la gama de lavavajillas a mano de Flota, con los que obtener la máxima eficacia en la limpieza y desinfección. Aunque está muy extendida la creencia de que el agua muy caliente ayuda a la eliminación de los gérmenes, esta contiene una mayor cantidad de microorganismos perjudiciales.

Algunos biberones son aptos para meterlos en el lavavajillas, pero debemos cerciorarnos de ellos y seguir las instrucciones del fabricante.

 

Llegar a todos los rincones, concienzudamente

La limpieza de biberones y tetinas debe ser a fondo. Para ello es muy aconsejable utilizar limpiabiberones. Se trata de escobillas alargadas que llegan a todos los pliegues del recipiente, en especial a los de la boquilla y la tetina. De esta forma, nos aseguramos de que no permanezca ningún rastro de leche y microorganismos que se reproducen con facilidad.

 

Secar al aire y en un entorno seguro

Una vez limpios, debemos dejar secar los biberones y tetinas boca abajo sobre un paño limpio o accesorio diseñado para tal fin. No es aconsejable secar el interior con servilletas u otros productos. La fase del secado se llevará a cabo, asimismo, con las piezas desencajadas, para asegurarnos que no quede ninguna zona húmeda.

 

No parece tan difícil, ¿verdad? Es cierto que puede ser engorroso al principio, pero pronto se convierte en una acción mecánica que nos llevará poco tiempo. Si tienes alguna otra duda sobre cómo limpiar biberones y tetinas, escríbenos y estaremos encantados de darle respuesta.

¿Por qué asociamos los olores a recuerdos?

Escrito por Flota | Salud |

El aroma a café recién hecho por la mañana, el guiso que tu abuela preparaba los domingos, el pegamento en barra del colegio, el perfume del detergente de toda la vida…Hay olores que nos hacen regresar a lugares conocidos, a rincones de nuestra memoria que creíamos olvidados. Y nuestro cerebro se encarga de desbloquearlos, como un resorte inmediato e incierto. ¿Sabes a qué se debe esta curiosa asociación? Te lo explicamos en el artículo. ¡Sigue leyendo!

Se han desarrollado un buen número de estudios que analizan por qué los aromas se relacionan con recuerdos pasados o incluso con nuestros estados de ánimo. El culpable es el llamado sistema límbico, un parte del cerebro donde se procesan las emociones y los recuerdos a través de la amígdala y el hipocampo, y que, entre otros zonas, se conecta con el bulbo olfativo.

Este es el mecanismo de procesamiento, pero para que tenga efecto es fundamental que haya existido un condicionamiento previo, un estímulo que relacione el olor con alguna actividad, persona o cosa. Por ejemplo, si cuando eras pequeño horneabas con tus padres magdalenas en casa, el aroma a masa en el horno te recordará esta actividad de tu infancia.

Varios estudios han apuntado que estos recuerdos olfativos son incluso más potentes que los provocados por imágenes o sonidos, llevándonos directamente a momentos de nuestra vida muy lejanos. Eso sí, en la mayoría de los casos son recuerdos vagos, más bien sensaciones que en ocasiones no podemos identificar pero que afectan a nuestro bienestar.

No es de extrañar por tanto que los aromas se utilicen en ámbitos de estudio como el marketing. ¿Te ha ocurrido que paseando por la calle has olido una fragancia que directamente has asociado a la tienda desde la que procede? ¡Te están llamando a través de tu bulbo olfativo!

Un olor agradable también es fundamental para elegir tu detergente. Por eso, en Flota combinamos los aromas de siempre con novedosas fragancias exclusivas seleccionadas por expertos perfumistas. Para así dar un olor inimitable y, de paso, ¡crear recuerdos que duren para siempre!

Consejos para evitar los atracones de comida en Navidad

Consejos para evitar los atracones de comida en Navidad

Escrito por Flota | Salud |

A pocas semanas de que comiencen las primeras fiestas navideñas es probable que ya hayas comprado algunos de los alimentos que van a protagonizar las fechas señaladas de estas navidades. Los expertos indican que de media tendemos a engordar entre uno y tres kilos durante la Navidad debido a la gran tradición gastronómica de estas fechas. Los expertos en nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), las personas con mayor peso corporal tienden a descontrolar sus hábitos alimenticios en estas fechas en mayor proporción, llegando a ganar hasta 1,5 kg por semana. Además, señalan que el colectivo masculino es más propenso a engordar en las Navidades que el femenino, a causa de las generosas raciones y un mayor aguante con el alcohol.

Los atracones en comidas de Navidad o cenas en familia tienen la culpa de la alteración en nuestra dieta y el aumento de peso durante las fiestas. Y es que esta época se convierte para algunos en válvula de escape a los deseos adictivos de comer y en una justificación social para el atracón. Por eso, si queremos evitar estos excesos de los que luego cuesta tanto recuperarse en enero, debemos tener en cuenta algunos consejos como los que recomiendan los expertos del IMEO:

1. Vigila las técnicas de cocinado y presentación para reducir las calorías del plato

Para cocinar de forma más saludable, opta mejor por preparados al horno, papillote, vapor, hervidos, planchas y salteados. Trata de evitar a toda costa los fritos, sofritos, estofados y preparados a la brasa, así como todo tipo de salsas, que pueden multiplicar por tres las calorías del plato. Por ejemplo, 100 gramos de patatas al horno pueden tener unas 105 kilocalorías, mientras fritas alcanzarían las 295 kilocalorías. Igualmente, unos langostinos a la plancha tendrían 95 kilocalorías, mientras que acompañados con mayonesa sumarían unas 369,8 kilocalorías.

2. Compra las raciones justas

Es habitual que una compra excesiva en Navidad acabe dando lugar a atracones de comida. Raciona de forma sensata las cantidades y no caigas en las ofertas comerciales tipo «más por menos». Con ello evitarás además estar comiendo de más toda la semana por culpa de las sobras y ahorrarás en tu presupuesto. Un truco útil es acudir al supermercado después de haber comido y sin prisa. La sensación de hambre puede jugar un papel determinante a la hora hacer una compra sensata.

3. No te saltes comidas

Saltarse comidas antes de una comida o cena señalada de un día festivo es un grave error con efecto contrario, ya que promueve el síndrome de atracón posterior, según los expertos. La mejor opción para afrontar una comida o cena de celebración es realizar pequeñas ingestas cada 2 o 3 horas con alimentos con pocas calorías, a modo de picoteo saludable que nos permita controlar la sensación de hambre en el momento más importante del día.

4. Planificar menús de Navidad con menos calorías

Aprovecha los entrantes y primeros platos para introducir recetas menos calóricas, de forma que lleguemos sin hambre al plato principal. Como postre, es preferible elegir alguna receta casera y acompañarla con cava, que tiene efecto saciante. Entonces será el momento de sacar los dulces navideños para degustar. Los expertos del IMEO nos sugieren algunos platos para reducir calorías en el menú navideño:

Entrantes y primeros: caldo de gallina y verduras desgrasado, ventresca de bonito del norte con pimientos rojos asados, jamón ibérico, marisco (navajas, percebes, mejillones, gambas a la plancha, langostinos) o pimientos del piquillo rellenos de carne picada.

Platos principales bajos en calorías: lubina o besugo al horno con ajetes y limón o solomillo de ternera con pimientos verdes.

5. Menos alcohol, menos calorías

El exceso de alcohol no solo suma calorías a nuestras comidas navideñas, sino que además reduce nuestra capacidad de autocontrol. Por eso es recomendable apostar en esas fechas por bebidas como el cava, el vino tinto y la cerveza, dejando de lado los alcoholes pesados.

6. Establece un día depurativo tras un día de excesos

Siguiendo la filosofía de la Dieta de los Días Alternos, resulta recomendable realizar una dieta depurativa los días posteriores a las comidas navideñas. Los expertos del IMEO proponen el siguiente ejemplo:

– Desayuno: descafeinado, 1 zumo de 2 naranjas, 1 yogur desnatado de menos de 60Kcal con una cucharadita de salvado de avena.

– Media mañana: 1 kiwi, 2 nueces.

– Comida: 1 tazón de caldo de verduras depurativas preparado con apio, perejil, cebolla y diente de león; 150grs de queso fresco 0%, un zumo de zanahoria.

– Merienda: 1 onza de chocolate negro, 2 nueces.

– Cena: 1 tazón de caldo de verduras depurativas, 2 lonchas de jamón ibérico, 1 copa de vino tinto.

7. Mantente activo

Durante las fiestas navideñas se suele interrumpir la actividad física rutinaria, muchas veces por el cierre de las instalaciones donde la practicamos. Por ello, será necesario sustituirla por paseos diarios que nos permitan mantener nuestro cuerpo activo y quemar calorías.

También te puede interesar:

Diez superalimentos beneficiosos para el cerebro

Diez superalimentos beneficiosos para el cerebro

Escrito por Flota | Salud |

Cuando piensas en dieta o en alimentación es probable que solo estés pensando en cuestiones como el peso, las calorías o el colesterol. Pero todo lo que comemos influye en la buena salud de nuestra piel, nuestros, huesos y articulaciones, nuestro corazón,… y nuestro cerebro. Porque hay alimentos cuya composición resulta beneficiosa para la memoria, la atención o la prevención de enfermedades neurológicas.

Estos son algunos de los alimentos más beneficiosos para la salud de nuestro cerebro:

Salmón: es rico en ácidos grasos omega 3 que mejoran el rendimiento del cerebro. Además, el pescado en general es fuente de fósforo, un nutriente esencial para la buena memoria.

Brócoli: contiene una vitamina llamada colina que estimula el crecimiento de células cerebrales así como sus conexiones. También potencia la memoria y la capacidad cerebral gracias a la vitamina K.

Nueces: en general todos los frutos secos, pero más si hablamos de nueces, sus ácidos grasos omega 3 mejoran las habilidades congnitivas y la memoria. Además de esto, son una buena fuente de magnesio y vitamina B6, que protegen el cerebro.

Arándanos: potencian la memoria gracias a su contenido en flavonoides y mejora la función de aprendizaje del cerebro. Además, por sus poderes antioxidantes protege al cerebro de los radicales libres, ayudando a prevenir enfermedades como el alzhéimer.

Espinacas: rica en potasio, permite mejorar la memoria y la rapidez mental. Asimismo, su contenido en antioxidantes y vitaminas y minerales en general, protege las neuronas del deterioro y previene la demencia

Tomate: contienen licopeno, un poderoso antioxidante que protege al cerebro del daño de los radicales libres. Asimismo, favorece la prevención de accidentes cerebro-vasculares.

Chocolate negro: chocolate amargo es rico en antioxidantes, beneficiosos para la salud del cerebro. Pero además favorece la buena circulación en el cerebro, mejorando la concentración y la rapidez mental.

Semillas de chía: originaria de México, Guatemala y Nicaragua, esta semilla estimula la actividad neuronal y es además una gran fuente de omega 3. Propiedades que previenen el envejecimiento cerebral. 

Calabaza: su alto contenido en ácido fólico y vitamina B12 previene el daño cerebral, mejora las conexiones neuronales y la memoria. 

Cúrcuma: es la sustancia amarilla que se obtiene de la raíz que lleva el mismo nombre. El Centro de Investigación del Alzheimer de la Universidad de California descubrió que este ingrediente previene la enfermedad. Asimismo, estudios previos habían demostrado que es capaz de evitar la neuroinflamación, relacionada con algunos trastornos neurológicos frecuentes.

También te puede interesar:

Ocho alimentos saludables para el corazón

Ocho alimentos saludables para el corazón

Escrito por Flota | Salud |

Las estadísticas indican que hoy en día las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte en España y cada año se cobran la vida de 17 millones de personas en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud esta cifra se puede reducir nada menos que hasta en un 80% si se sigue un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada y ejercicio físico y elimine hábitos nocivos como el tabaco.

Los expertos en nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad resaltan las cualidades de algunos alimentos con demostrado poder cardioprotector en numerosas publicaciones científicas. Se trata de alimentos que ayudan a disminuir la hipertensión, a reducir el colesterol LDL (malo) y a prevenir las enfermedades del corazón:

1. Nueces: los médicos recomiendan consumir de 4 a 6 unidades al día por su contenido en ácido linolénico, que el organismo transforma en ácidos grasos omega 3, así como por los fitosteroles que aporta, que juegan un papel importante en la reducción del colesterol.

2. Jamón ibérico: es saludable consumir hasta 150 gramos al día, sobre todo si se trata de jamón ibérico de bellota. En general, es considerado por los expertos en nutrición un “superalimento” que nos aporta hierro y vitaminas del grupo B que favorecen el buen funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. Asimismo, el jamón ibérico contiene pocas grasas saturadas y es rico en ácidos grasos monoinsaturados, con un aporte de colesterol inferior al del pollo o el pavo.

3. Vino tinto: se considera que un copa de vino tinto a diario en la cena (unos 150 ml) es saludable para el corazón, ya que contiene polifenoles, que tienen poder antioxidante, efecto antiinflamatorio y reducen la presión arterial. La potencia terapéutica del resveratrol y los taninos se encuentra principalmente en la piel de la uva, que en el caso del vino tinto se usa por completo durante la maceración, algo que no ocurre con el vino blanco, y sólo en la fase inicial de elaboración del vino rosado.

4. Pescado azul: según los expertos del IMEO lo ideal sería consumirlo tres veces por semana porque tiene gran capacidad para disminuir los triglicéridos plasmáticos, aumentar la vasodilatación arterial, reducir el riesgo de trombosis y la tensión arterial. Todos estos efectos ayudan a prevenir el riesgo cardiovascular.

5. Aceite de oliva: basta con dos cucharadas soperas al día de aceite de oliva virgen extra, rico en antioxidantes, ácidos grasos monoinsaturados, vitamina E y fitosteroles, todos ellos compuestos cardioprotectores. Se considera el aceite vegetal más seguro que existe, pero se ha de tomar con moderación, porque los ácidos grasos de cadena larga que se encuentran en él tienen más probabilidades de contribuir a la acumulación de grasa corporal que los ácidos grasos de cadena corta y media de la mantequilla, el aceite de coco o el aceite de almendra de palma.
Sin embargo, los expertos advierten que las cantidades de antioxidantes presentes en los aceites pueden disminuir cuando se exponen a altas temperaturas en los procesos de cocción y dejan de ser beneficiosos para la salud. Por esto es mejor consumirlo crudo.

6. Legumbres: lo aconsejable es comsumirlas 2 veces a la semana. Algunos fitoquímicos de las judías, habas, guisantes, lentejas o garbanzos están implicados de forma directa en la reducción del colesterol y en la prevención de la formación de la capa de ateroma que degenera en enfermedades cardiovasculares. Además, las lectinas favorecen el transporte de colesterol sanguíneo y su metabolismo y reducen así el riesgo de acumulación en las paredes de las arterias, mientras que las saponinas disminuyen la absorción de colesterol en el tracto digestivo.

7. Cereales integrales: un puñado a diario en el desayuno es recomendable ya que aportan fibra, que es un componente de muchos alimentos que contribuye a reducir significativamente los niveles de colesterol. Se encuentra en los cereales integrales, el salvado de avena, el germen de trigo, la avena integral, el pan integral y el arroz integral.

8. Frutos rojos: se recomienda su consumo tres o más veces a la semana por su alto contenido de antocianinas, que contribuyen a la protección de la pared interior de las arterias y al control de la presión arterial. Cerezas, moras, frambuesas, grosellas y uvas negras estarían también dentro de este grupo. Además, diversos trabajos constatan sus propiedades antioxidantes y antiradicales libres, así como sus efectos beneficiosos en el control metabólico de la glucosa y los lípidos.

También te puede interesar:

¿Qué galletas son más saludables?

¿Qué galletas son más saludables?

Escrito por Flota | Salud |

Las galletas son un producto que tradicionalmente se ha encontrado en las despensas de nuestras casas, aunque hoy ya nada tienen ya que ver en su diseño y composición con las de cuando éramos niños. De las tradicionales tipo María, se ha evolucionado hasta una amplia variedad de galletas infantiles que hoy en día podemos encontrar en el mercado, con sabores y formas pensados para encandilar a los más pequeños de la casa.

De entrada cabe destacar que ninguna galleta de las que podemos encontrar en los supermercados resulta 100% saludable, si bien siempre podemos optar por las alternativas menos perjudiciales para la salud.

La galleta María, la más saludableLa Asociación Española de Pediatría considera que “las galletas son un buen alimento para el desayuno y la merienda si se consumen en las cantidades adecuadas y dentro de una dieta variada”. Y aunque las marcas nos aseguran en su publicidad que sus galletas son nutritivas y necesarias para su crecimiento, en realidad, si consultamos las etiquetas de la mayoría de las galletas comprobaremos que prácticamente la totalidad contiene una considerable cantidad de grasas saturadas y azúcares añadidos, nada saludables para niños y mayores.

Por eso, a la hora de elegir las galletas que vamos a comprar en el supermercado debemos fijarnos bien en las etiquetas, atendiendo especialmente a dos indicadores: las grasas saturadas y los azúcares. Así, cuanta menos grasa saturada y azúcar contengan las galletas, más saludables serán. Algo que suele coincidir precisamente con lo atractivo de la galleta.
¿Qué galletas son más saludables?

Estudios como los de la Organización de Consumidores y Usuarios o Eroski Consumer han llegado a la conclusión de que las tradicionales galletas tipo María son las más saludables para la alimentación, ya que presentan menos grasas saturadas que el resto, incluyendo las doradas. Estas últimas contienen una capa de grasas vegetales que las convierte en menos saludables.

El estudio de la OCU también confirma que el sabor es mejor cuanta más grasa tiene la galleta, algo que impulsa normalmente a pequeños y mayores a escoger las galletas menos saludables.

Además, los niveles de azúcar que contienen este tipo de procesados los convierten en alimentos poco aconsejables para la dieta de los niños y de los adultos en general.

Cantidad recomendada en desayunos y meriendas

Según la AEP, “tanto por su aceptación como por su valor nutricional” podemos recurrir a las galletas para los desayunos y meriendas de nuestros hijos si bien la cantidad recomendada no debe suponer más del 25% del aporte calórico diario. Esto supone unas cuatro galletas acompañadas de leche y una pieza de fruta, tanto en el desayuno como en la merienda.

También te puede interesar:

 

10 beneficios de comer arándanos

¿Conoces los beneficios de comer arándanos?

Escrito por Flota | Salud |

En general, cualquier fruta es un alimento muy recomendable, pero los arándanos figura sin duda en la lista de los famosos superalimentos. A la vez, se ha convertido en una fruta de moda gracias a Instagram, donde protagoniza multitud de instantáneas de recetas sanas y vistosas, en casi cualquier tipo de combinación.

Existen muchas variedades diferentes de arándano originarias de distintas partes del mundo. La que llega hasta nuestros supermercados es de un color púrpura azulado con una piel traslúcida y pequeñas semillas en su interior.

Propiedades nutricionales de los arándanos

Los arándanos, igual que otros frutos del bosque como las moras o las frambuesas, son una gran fuente de vitamina C, que protegen nuestro organismo de los radicales libres y favorecen la asimilación del hierro.

Asimismo, el arándano es una fruta muy interesante por aportar fibra soluble, que controla el nivel de azúcar en sangre y cuida el aparato digestivo.

Por otro parte, los arándanos son famosos por su alto contenido en fitoquímicos como las antocianidinas, responsables de su peculiar coloración azul. Estos compuestos ejercen una acción antioxidante en el organismo que nos protege ante diversas enfermedades.

Igualmente, esta fruta es baja en calorías, con lo que tomar un puñado de arándanos al día no reporta ninguna desventaja (salvo quizá para el bolsillo).

Beneficios para la salud

Aquí tienes varias buenas razones para comer arándanos:

Sistema circulatorio: las antocianidinas se han demostrado beneficiosas para reforzar los vasos sanguíneos, lo que reduce efectivamente el riesgo de enfermedad cardiovascular. También contienen potasio, calcio y magnesio, que ayudan a reducir la presión arterial.

Piel: los mismos fitonutrientes que resultan beneficiosos para el corazón refuerzan el colágeno de la piel y lo preservan. Esto redunda en una piel más joven y flexible. También su alto contenido en vitamina C es determinante para la producción de colágeno. Además de prevenir las arrugas, también previene el acné y las manchas,

Vista: se considera que los arándanos protegen contra la degeneración macular relacionada con la edad. De hecho, la leyenda cuenta que los aviadores de la Fuerza Aérea Británica consumían a diario mermelada de arándano para mejorar su visión nocturna.

Huesos: ricos en minerales (calcio, magnesio, hierro, manganeso, zinc y fósforo) y vitamina K, los arándanos mejoran la densidad ósea y la elasticidad de la estructura ósea.

Sistema digestivo: debido a su alto contenido en fibra, el arándano ayuda a combatir el estreñimiento.

Aparato excretor: el consumo frecuente de arándanos ayuda a prevenir las infecciones urinarias.

Colesterol: su alto contenido en fibra, en combinación con sus altos niveles de antioxidantes ayuda a disolver el colesterol malo (llamado LDL).

Glucosa: rico en fibra, el arándano ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre, evitando los picos de glucemia. Además, el consumo habitual de frutos del bosque en general se asocia con un menor riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Cerebro: las vitaminas y minerales de los arándanos, además de sus fitonutrientes, previenen la degeneración neuronal y favorecen la salud del sistema nervioso central.

Formas de incluir los arándanos en la dieta

Hay múltiples maneras de consumir arándanos en nuestro día a día, si bien el modo más saludable será siempre aquel en el que prevalezca el consumo de la fruta entera. Puedes añadir arándanos a los desayunos con cereales integrales (avena, copos de trigo, , al yogur, o simplemente tomarlos como postre o snack a lo largo del día. También puedes combinarlos con todo tipo de queso o añadirlos a tus ensaladas para dar un toque dulce y natural.

También te puede interesar:

Errores al hacer la compra que arruinan tu dieta

Errores al hacer la compra que arruinan tu dieta

Escrito por Flota | Salud |

¿Quién no ha acudido alguna vez al supermercado a por «un par de cosas» y ha salido por la puerta con el carro lleno? Con toda probabilidad, no solo será perjudicial para el bolsillo, sino también para el objetivo de una dieta sana. Como todo en la vida, contar con un plan y unas reglas a la hora de acudir al supermercado nos evitará algunos errores al hacer la compra que todos cometemos alguna vez.

¿Te suenan?

Ir al supermercado con hambre

Seguro que ya has comprobado los efectos de hacer la compra con el estómago vacío. Efectivamente cuando lo haces eres más susceptible a gastar en exceso y a comer cosas menos saludables de lo habitual. Así que asegúrate siempre de tomar al menos un tentempié antes de exponerte a la imagen de tanta oferta de comida ante tus ojos.

Hacer la compra sin una lista

Acudir al supermercado sin la lista de lo que necesitas te hace más vulnerable a las trampas del marketing y hace que sea más probable que vuelvas a hacer la compra en breve. Si te resulta más fácil, utiliza una aplicación para hacer la compra y ve anotando en tu teléfono los productos que vas necesitando para que a la hora de hacer la compra lleves la lista contigo con toda seguridad.

Comenzar por el pasillo equivocado

A veces la configuración de los supermercados nos lleva a comprar alimentos que no teníamos pensado adquirir o que nuestra dieta no necesita. Trata de comenzar siempre por los pasillos de los productos frescos, como frutas, verduras, carnes y pescados, luego los lácteos, después conservas y procesados sanos (integrales). La idea es que cuando solo te queden los pasillos de los ultraprocesados, tengas el carro lleno o la lista de la compra ya completa, de tal manera que la tentación sea menor.

No revisar los ingredientes

Si solo te quedas en la tabla nutricional de las etiquetas, te faltará una información muy importante para la decisión de compra. Los tres primeros ingredientes del etiquetado indican una mayor presencia en el alimento, así que revisa que estos sean salusables. Además, es posible que muchas etiquetas desgranen los diferentes tipos de azúcares que contienen (jarabe de fructosa, sacarosa, maltosa, miel, ágave, jugos de concentrados, etc.) para evitar que el azúcar aparezca en esas primeras posiciones.

Solo productos 0%

La obsesión por la grasa a veces nos lleva a caer en productos con altos contenidos en azúcar (los fabricantes añaden este ingrediente para compensar). Ya hace años que las grasas saturadas se convirtieron en el enemigo número uno de la dieta saludable, pero esta alarma dio pie a que la industria de la alimentación sustituyera ese tipo de ingredientes por diferentes formas de azúcar. No caigas en la trampa de los 0% y comprueba siempre las etiquetas: ni demasiadas grasas saturadas, ni demasiados azúcares.

Pasar de los congelados

El pasillo de los artículos congelados a veces goza de una mala fama injustificada. Dejando aparte ultraprocesados como pizzas, lasañas, fritos y helados, siempre es un buen recurso hacerse con un buen arsenal de verduras (incluso frutas) congeladas. Son más baratas, no perecederas y contienen todos los nutrientes. Pueden ser todo un salvavidas cuando no tenemos verdura fresca y no podemos acudir al mercado.

Saltarte las conservas

Los productos enlatados y en bote contienen alimentos que en muchas ocasiones nos pueden solucionar una comida saludable. Botes de garbanzos, latas de sardinas, pimientos, atún, etc. Solo cerciórate de que no llevan demasiada cantidad de sal o azúcares añadidos para dar con las mejores opciones.

Dejarte llevar por las ofertas

Cuando tienes previsto comprar un producto, las ofertas son una buenísima opción. Pero si simplemente confeccionas tu lista de la compra sobre la marcha según las ofertas con las que te vas encontrando, probablemente tu dieta se resienta. Solo piensa: «¿Normalmente compraría esto?». Si la respuesta es «no», la oferta no será una razón suficiente, a no ser que hablemos de un alimento supersaludable que habitualmente no te puedas permitir. Si la respuesta es «sí», aprovecha para abastecer la despensa.

Compras impulsivas

Esas pequeñas compras de productos superfluos en las que caemos en la línea de caja son una auténtica trampa para la buena alimentación. Si realmente buscas darte un capricho, no tomes la decisión en segundos justo cuando te dispones a pagar. Acaba tu compra de alimentos reales y entonces decide qué capricho te vas a dar, siendo consciente del precio y los ingredientes del producto elegido. En la línea de caja la compra es más impulsiva y menos provechosa para el consumidor.

También te puede interesar:

Beneficios del plátano en la dieta diaria

Beneficios del plátano en la dieta diaria

Escrito por Flota | Salud |

Hubo un tiempo en el que el plátano no gozaba de muy buena reputación por ser una fruta con muchas calorías. Pero lo cierto es que, según los nutricionistas, es un alimento muy recomendable para la salud, que también resulta ideal para las dietas de adelgazamiento. Y es que comer un plátano al día puede reportar muchos beneficios a nuestra dieta.

¿Quieres saber por qué te conviene consumir esta fruta de árbol tropical? Sigue leyendo…

Contenido nutricional del plátano

Estos son los nutrientes aproximados que contiene un plátano de tamaño medio:

– 105 calorías

– Hidratos de carbono: 27 g

– Azúcar: 14 g

– Fibra: 3 g

– Proteínas: 1 g

– Grasa: 1 g (0 g grasas saturadas)

– Potasio: 422 mg

– Magnesio: 32 mg

– Vitamina C: 10.5 mg

– Vitamina B6: 0,430 mg

 Beneficios del plátano para la salud

Regula la tensión: el potasio y el magnesio que contiene el plátano puede ayudar a disminuir la presión arterial.

Es cardiosaludable: los efectos positivos en la reducción de la tensión arterial a la vez reducen el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca.

Protege los huesos: los estudios han demostrado que comer plátanos nos protege contra la osteoporosis por su contenido en magnesio, ya que este juega un papel muy importante en la formación ósea.

Cuida el aparato digestivo: comer un plátano al día mejora la digestión gracias a que cubre aproximadamente un 12% de las necesidades de fibra diarias. Así, también promueve la regularidad intestinal.

Cuida el cerebro: el plátano previene el deterioro cognitivo gracias a su contenido en vitamina B6. Igualmente, favorece el buen estado de ánimo y reduce los síntomas relacionados con el síndrome premenstrual.

El plátano, alimento para deportistas

Su gran valor nutricional lo convierte en una fruta idónea para proporcionar «combustible» al organismo. Por ello, es un alimento ideal para consumir antes de un esfuerzo físico, puesto que resulta ligero para el estómago. Pero también es considerado un estupendo reconstituyente, ya que provee a nuestro cuerpo del glucógeno necesario para recuperarse del entrenamiento.

Y, ¿si estoy a dieta?

Si llevas una dieta baja en calorías, el plátano será el menor de tus problemas. Es más probable que el médico te haya aconsejado mantener a raya las grasas, el azúcar y el alcohol a que te haya prohibido una fruta tan interesante como esta desde el punto de vista nutricional. Aunque posea más calorías que otras frutas.

Igualmente, aunque un plátano contiene de promedio 14 gramos de azúcar, se trata de una fuente natural de glucosa, cuyos efectos nada tienen que ver con los del azúcar blanco en el organismo. La fibra que aporta el plátano ayuda a disminuir la absorción del azúcar en la sangre, evitando los nada saludables picos glucémicos.

Así que, aunque estés a dieta, un plátano al día resulta de lo más saludable. Puedes incluirlo de múltiples formas, variadas y apetitosas:

– Avena con plátano

– Plátano con yogur griego

– Batido de plátano y leche

– Tortitas con plátano (como endulzante), etc.

También te puede interesar:

Trucos para mantener tu hogar libre de gripes

Trucos para mantener un hogar sin gripes

Escrito por Flota | Salud |

Comienza con un leve moqueo en la nariz, continua con un cierto dolor corporal y se confirma cuando la fiebre sube. Es entonces cuando sabemos con certeza que hemos caído en la enfermedad más común del invierno: la gripe. Si quieres evitarla este año, mantener la higiene en casa será esencial. Solo así mantendrás los contagios a raya, especialmente si hay niños en casa, más propensos a compartir, gérmenes y virus.

Toma nota de estos trucos para mantener un hogar sin gripes este invierno:

No olvides los pulgares

Lavarse bien las manos es la primera recomendación de las autoridades sanitarias para evitar la epidemia de gripe. Sin embargo, es frecuente que no lo hagamos bien. A menudo olvidamos lavar nuestros pulgares cuando nos lavamos las manos y no debemos obviar que estos dedos están también en contacto con superficies susceptibles del contagio. ¿Acaso no utilizas tus pulgares para teclear en el ordenador o en el teléfono móvil?.

Cuidado con los cepillos de dientes

Probablemente no has caído en la cuenta de que los cepillos de dientes pueden ser una vía de contagio. Si toda la familia los guarda en el mismo vaso, a unos centímetros de distancia, todos en casa estarán expuestos a los contagios. Una medida sencilla es mantener los cepillos cubiertos, con capuchones o separar los vasos en los que los almacenamos entre usos. Toma esta precaución especialmente cuando haya enfermos en casa.

El móvil, fuera del baño

La costumbre de llevarnos el «smartphone» a todas partes debe tener una excepción en el baño. El mero hecho de que este aparato nos acompañe mientras estamos en el baño hace que esté expuesto a los gérmenes y residuos fecales presentes en el inodoro y otros rincones de esta estancia. Al margen de que evites esta costumbre, puedes hacer uso de algún desinfectante sin lejía para limpiar bien el aparato.

¿Limpias los tiradores?

Tiradores de cajones y puertas en la cocina o en el baño son un foco de gérmenes que a menudo olvidamos limpiar. Son objetos que todos en casa tocan y que podemos mantener limpios con el uso de toallitas desinfectantes. Tenlas a mano sobre todo si alguien ya tiene síntomas de gripe en casa.

Cambia las sábanas

Mínimo, cada dos semanas; si puedes, cada semana. Lava la ropa de cama con agua caliente para desinfectarla, incluidas las toallas. Y, si usas secadora, programa el ciclo con la temperatura más alta posible (según el etiquetado de las prendas).

Los zapatos, en la puerta

Tomar como costumbre el gesto de dejar los zapatos en la entrada de casa cuando venimos de la calle puede ahorrarnos muchos contagios. Hay que tener en cuenta que cada vez que entramos en nuestro hogar desde la calle con los zapatos puestos estamos introduciendo gérmenes externos. Por eso, lo mejor es contar con un calzado apropiado específico para usar solo dentro.

¿Comes ante el ordenador?

Mala idea. Si la respuesta es afirmativa debes saber que tu teclado y tu puesto de trabajo en general podrían estar más sucios que un inodoro. Considera comer en otra parte o en a mano toallitas desinfectantes si no puedes evitarlo.

Alimentación contra la gripe

El yogur fresco contiene probióticos que pueden ayudarte a prevenir la gripe y contraer infecciones del tracto respiratorio superior. Además, los arándanos y los frutos del bosque también contribuirán a fortalecer tu sistema inmune.

También te puede interesar: