Cuidamos de ti y de tu hogar

7 hábitos que fortalecen el vínculo entre padres e hijos

Escrito por Redacción | agosto 15, 2018 | Familia |
7 hábitos que fortalecen el vínculo entre padres e hijos

Al igual que cualquier relación, el vínculo entre padres e hijos puede fortalecerse con algunos hábitos que se pueden incorporar fácilmente en sus rutinas diarias.

Muestra diariamente amor a tu niño

Haz pequeñas cosas todos los días para mostrarle a tu hijo cuánto lo amas, puedes escribir una nota y colocarla en su almuerzo o planear juegos divertidos para hacer los fines de semana. Préstale toda tu atención cuando está hablando y míralo a los ojos, puedes marcar una gran diferencia en la calidad de relación con tu hijo. Muéstrale a tu hijo todos los días cuánto significa para ti, dile lo orgulloso que te sientes de él y estarás fortaleciendo el vínculo entre ustedes.

 No te canses de abrazarlo

Abrazarlo no solo es una manera maravillosa de conectarte con tu hijo y fortalecer el vínculo afectivo padre e hijo, sino que investigaciones aseguran que puede reducir las probabilidades de enfermar. Así que dile a tu hijo cuánto lo amas con muchos abrazos a lo largo del día.

Comed juntos cada vez que podáis

Un impresionante cuerpo de investigación ha demostrado el gran vínculo que se forma al compartir las comidas diarias con los niños, y el desarrollo de beneficios positivos para su crecimiento. Como una mejor salud y hábitos alimenticios; fuertes habilidades mentales, emocionales y sociales; comportamiento mejorado; y un mejor rendimiento académico.

Si no puedes encontrar tiempo para cenar juntos todas las noches, programa comidas familiares cada vez que puedas. Si las noches de la semana están llenas de horas de trabajo en la oficina o actividades extracurriculares, aún existen otras soluciones, como tomar el desayuno o las meriendas juntos. Lo ideal es hacer que las comidas en familia sean divertidas, hablar sobre el día y mantenerte en contacto con tus hijos.

Hablad sobre su día

La hora de acostarse o de cenar juntos es una gran oportunidad para ponerse al día con los hijos sobre su jornada. Puedes hacerles preguntas que los motiven a responder en detalle, como «¿Cuál fue la mejor parte de tu día?» o «¿Qué fue lo más divertido que te sucedió hoy?»

Después asegúrate de hablar sobre tu día, compartir detalles y responder las mismas preguntas que tú usaste. Al expresar algo acerca de ti, le muestras a tu hijo que lo valoras como persona y así fortaleces la relación padres e hijos adolescentes.

Jugad juntos

Una bonita manera de vincularte con tus hijos es divirtiéndote con ellos. Salid en bicicleta o a jugar con una pelota. O disfruta de un divertido juego de mesa familiar (conviértelo en educativo si quieres encontrar algo que los desafíe cognitivamente) y anímalos a trabajar en grandes habilidades sociales y buenos modales, como aprender a ser un ganador o perdedor amable, mientras se divierten.

La actividad no es tan importante como el hecho de que juntos estáis haciendo algo divertido. Podéis hacer actividades manuales divertidas, cocinar juntos algunas golosinas, o incluso mirar y luego discutir sobre una película infantil. Haz algo que ambos disfrutéis, tal como lo harías con tu cónyuge o un buen amigo.

Sé respetuoso y espera lo mismo

Los niños a veces pueden ser exasperantes e indudablemente pueden cometer errores. Sin embargo, los padres deben tener en cuenta que tratar a los niños con respeto es tan importante como disciplinarlos. Incluso si tu hijo ha hecho algo que requiere que lo reprendas, puedes hablar con él de una manera calmada y amorosa. Se ha demostrado que gritar o usar la fuerza corporal es menos efectivo y también puedes dañar la calidad de la relación con tu hijo.

Recuérdales a los niños que digan «Gracias» y «Por favor». Los buenos modales no deberían ser algo que solo usan fuera del hogar. Tratarse unos a otros con respeto y cortesía hará de tu hogar un lugar más agradable para vivir.

Permite que los niños ayuden

Hacer juntos las tareas es una forma de ayudar a tu hijo a convertirse en un buen hombre o mujer. Los niños por naturaleza adoran ser útiles y cuando les das quehaceres y responsabilidades, aumentas su autoconfianza y los haces sentir valorados. Diles qué buen trabajo están haciendo y cuánto aprecias su ayuda. De esta manera ayudarás a tus hijos a convertirse en personas seguras y amables que amarán ayudar a los demás.

También te puede interesar: