Cuidamos de ti y de tu hogar

Claves para educar a un hijo caprichoso

Escrito por Redacción | junio 15, 2014 | Familia |
¿Cómo identificar a un hijo caprichoso?

Las continuas pataletas de un niño caprichoso pueden hacer muy complicada la relación del pequeño con sus padres. Para evitar los berrinches y «numeritos» en lugares públicos que tanto avergüenzan a los progenitores o los llantos desconsolados en casa que cansan a cualquiera, hay ciertas estrategias que llevar a cabo.

Algún berrinche de vez en cuando es normal en niños pequeños y se pueden sobrellevar con cierta paciencia y algunas claves pero cuando se hacen frecuentes y se mantienen a medida que crece es señal de que estamos ante un niño caprichoso. Esta cualidad describe por regla general a un niño que se preocupa solo de sí mismo y de conseguir lo que quiere. Todo gira en torno a sus caprichos. No valora lo que tiene, así que una vez conseguido uno de sus antojos no lo cuida y pasa al siguiente porque sabe que lo conseguirá. Por eso mismo es tozudo hasta que se le da lo que desea.

VER TAMBIÉN: Seis pautas que se deben seguir ante las «pataletas»

Teniendo en cuenta estas características, será más fácil saber cómo educarles desde los primeros años para no llegar a una situación extrema. En primer lugar, para que el pequeño no piense que puede tenerlo todo hay que marcar límites. Desde el principio debe saber que hay cosas que no puede hacer u obtener, y ante esto los padres deben apoyarse entre sí y nunca mostrarse en desacuerdo ante el niño.

En muchas ocasiones la necesidad de obtener nuevas adquisiciones revela a un niño que quizás se siente solo. Los padres deben ofrecerles tiempo para jugar y estar juntos. Así, no lo reclamará llamando la atención con lloros y excusas.

Otra técnica importante es plantearles retos para obtener lo que quiere. Si quiere una consola, por ejemplo, porque no tiene o la suya es antigua, se le puede pedir cierto trabajo por ella. Ya sea llevar buenas notas a casa, tener siempre su cuarto recogida o no pelear con su hermano, actitudes que lleve peor y que se puede aprovechar para mejorar. De esta forma comprenderá que todo lo que se obtiene requiere un esfuerzo y no aparece simplemente por pedirlo.

También te puede interesar: