Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo conseguir que tus hijos no peleen

Escrito por Redacción | mayo 21, 2014 | Familia |
Cómo conseguir que tus hijos no peleen

Las peleas entre hermanos y hermanas son muy frecuentes a todas las edades, por mucho que el resto del tiempo se lleven perfectamente. Es normal esta situación, y no deja de tener su parte positiva puesto que los hijos aprenden a resolver conflictos por sí solos. Pero cuando ocurre, encontrar la solución es un quebradero de cabeza para los padres, que no saben cómo actuar o si decantarse por un niño u otro.

VER TAMBIÉN: Los diez errores más comunes en la educación de los hijos

Las razones por las peleas pueden ser muchas. Por regla general parten de los celos y la competencia. Es importante observarles y descubrir qué desencadena el conflicto. Puede que uno de los hermanos juegue a comprometer al otro y es importante explicarle en otro momento que esa no es una buena acción. También el observarles de vez en cuando viene bien para elogiarles las buenas actitudes, como prestarse los juguetes. Asimismo, la forma de comportarse de los padres influye en lo que harán los hijos, si estos los ven discutir también utilizarán esa herramienta para conseguir lo que quieren.

También como medida preventiva ayuda el no mostrar preferencia por alguno de los hijos, elogiar más o dedicarle más tiempo a uno que a otro. Puede que los padres lo hagan incluso sin darse cuenta pero los niños sí lo aprecian y pueden surgir celos. También es importante organizar actividades en las que todos los miembros de la familia participen y acostumbrarlos así a estar en grupo.

¿Y cuando la pelea ha estallado? Lo principal es que no lleguen a las manos. Separarlos y que se calmen. No se debe tomar partido por ninguno. No se debe ser juez, si no acabar con el enfrentamiento, por eso si se decide castigarles debe ser a los dos por igual.  Y  nunca emplear un castigo físico, hay que decirles que los hermanos y la familia se muestran cariñosos entre sí. De todas formas los padres no tienen por qué intervenir a la mínima. También hay que dejarles que sepan defenderse por sí solos.

Cuando las peleas vienen de ciertas actividades en concreto pueden crearse ciertas normas que solucionen los conflictos. Como el tiempo que tienen para jugar a la consola o ver la televisión, por ejemplo.

También te puede interesar: