Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo enseñar a los niños a cocinar mientras se divierten

Escrito por Redacción | agosto 06, 2014 | Familia |
cocinar_ninos

La tarea de cocinar suele ser una de las últimas a las que se enfrentan los niños. Muchos no se prueban ante los fogones hasta que no les queda más remedio. Esto puede resultar problemático a la hora de desarrollar su autonomía, ya sea en casa o fuera de ella. Si los padres les enseñan, lengua, matemáticas o historia, ¿por qué no enseñarles también a cocinar?

A través de la cocina los más pequeños de la casa pueden adquirir nuevas habilidades, aprender a trabajar en equipo, colaborar en las tareas del hogar, descubrir nuevos sabores, valorar más la comida y concienciarse de los los peligros existentes.

VER TAMBIÉNDiez trucos de cocina que alguna vez necesitarás

Sigue estos consejos que te ofrecemos para iniciar a los tuyos en el arte de cocinar:

  • Nómbrales ayudantes de cocina: el adulto será el chef y ellos estarán a sus órdenes para preparar todo lo que sea necesario.
  • Proporciónales la vestimenta adecuada: cada uno debe llevar su delantal y, si es posible, su gorro. Será una forma de cerciorarles de la importancia de la higiene en la cocina que les divertirá muchísimo. Además, les ayudará a tomarse con mayor responsabilidad las tareas que se les asignen.
  • Empieza por las normas de seguridad: márcales los límites e instrumentos que pueden y no pueden manejar. Explícales los peligros del fuego, el horno, la vitrocerámica o los cuchillos. Será una valiosa lección que recordarán cada vez que entren a la cocina.
  • Explica la receta: háblales del menú que vais a preparar de forma conjunta. Aprovecha para introducir alimentos nuevos o poco habituales en su dieta. El hecho de que los preparen ellos mismos favorecerá la aceptación a la hora de sentarse en la mesa.
  • Reparte las tareas en función de la edad y las habilidades: los niños pueden lavar, pelar, emplatar, revolver, rebozar, etc. Busca para cada uno una función y refuerza su conducta cuando vayan consiguiendo resultados, aunque no sean los esperados. Trata todo el proceso con responsabilidad y mucho humor, para que resulte un rato agradable para ellos.
  • Aprovecha para ilustrarles sobre los beneficios de los alimentos. Enumera vitaminas, calcio, proteínas y demás beneficios nutricionales de los productos que estéis usando.
  • Degustad en familia lo cocinado: es muy positivo que al final de la experiencia se comparta entre todos y se recuerden los aspectos más positivos. Da igual que la comida no sea la mejor del mundo. Será una vivencia que aporte buenos hábitos en la convivencia familiar.
  • Si repetís la experiencia, permite que cada día elija alguien diferente los platos que se van a cocinar, así favorecerás la implicación de toda la familia.

También te puede interesar: