Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo enseñar a tus hijos a interactuar con las mascotas

Escrito por Redacción | noviembre 14, 2018 | Familia |
Cómo enseñar a tus hijos a interactuar con las mascotas

Lo que más desean los padres amantes de los animales y con mascotas en la familia es que sus hijos puedan interactuar de forma segura y amable con ellas. Probablemente no haya ningún peligro en dejar a tu perro o gato solo con tu hijo, pero siempre es recomendable enseñarlo a interactuar con mascotas ajenas y tratarlas con respeto.

Aun cuando no tengas un perro como mascota, los niños deben aprender a interactuar con ellos, ya que para la mayoría resultan una atracción de manera natural. Ten en cuenta que es posible que los niños no sepan cómo comportarse adecuadamente, poniendo en riesgo incluso a veces su integridad.

A continuación te mostramos todo lo que los padres deberían enseñar a sus hijos sobre el respeto a las mascotas y la forma de acercarse a ellas con seguridad. Así deberían interactuar con las mascotas:

Cómo acercarse a los perros

Ningún niño debería acercarse a un perro sin permiso. Siempre debe preguntar antes a sus padres y después al dueño del perro si puede acercarse. Es más, el niño nunca debería acercarse a un perro si no hay un adulto presente.

Además, te aconsejamos que jamás dejes que un niños se acerque a un perro que parezca estresado, ansioso o con miedo. Ante la duda, siempre es mejor prevenir.

Cuando accedes a que tus hijos conozcan a un perro, lo mejor es que se acerquen tranquilamente, evitando correr hacia el perro. No permitas que invada de manera agresiva el espacio personal del perro. Al contrario, deja que sea el perro el que se acerque.

Precauciones con perros desconocidos

Lo normal es que el perro os huela para obtener información, momento tras el cual el niño puede acariciar con cariño su lomo, evitando inicialmente el contacto con su cara. Con perros más pequeños, incluso el niño puede descender para ponerse a su altura si es necesario.

Por norma general, los niños nunca deben acercarse a un perro cuando está comiendo o con algún juguete en la boca. Tampoco es aconsejable que se acerquen a perros dormidos, ya que pueden sobresaltarse fácilmente.

Caricias hacia las mascotas

Cuando hablamos de mascotas familiares como gatos o perros, los niños pueden acariciarlos suavemente bajo el mentón. Aunque sean de confianza, lo mejor es evitar que los niños lleven sus manos sobre la cara y la cabeza del animal. Si la mascota tolera las caricias en el mentón, se le puede acariciar suavemente el cuello y el lomo, procurando que los movimientos sean en la dirección del pelo.

El niño deberá dejar de acariciar a la mascota si esta retrocede, chasquea, gruñe o demuestra gestos corporales temerosos.

Comportamiento hacia las mascotas

Procura que los niños nunca tiren de las orejas o la cola a una mascota (una tendencia bastante común entre los más pequeños). Incluso evita que les agarren de las patas.

Muchos perros y gatos se sienten incómodos con los abrazos, aun cuando estos proceden de una expresión de cariño de un niño. Pueden sentirse lo suficientemente amenazados como para morder y la cabeza del niño estará peligrosamente cerca. También, evita que griten alrededor de las mascotas, ya que el ruido excesivo puede asustar o excitar a algunas mascotas y provocar movimientos violentos.

Asimismo, evita que el niño huya de los perros porque eso puede provocar una respuesta predatoria en el animal, que al fin y al cabo tiene un instinto depredador.

Cómo evitar el peligro

Por precaución, no dejes que tus niños se acerquen a un perro que está deambulando sin correa y sin dueño. Si el perro viene hacia él y se encuentra solo, dile que se quede quieto (como un árbol) y mantenga la calma. Si siente una amenaza real puede tratar de ahuyentarlo con su voz más profunda diciendo «¡No!». Y, si el perro deja de acercarse, tu niño podrá retroceder lentamente hasta poder encontrar a un adulto que le ayude.

Si algún perro, incluso uno que tú conoces, se muestra agresivo con tus hijos y comienza a gruñir, enseña al niño a que llame a un adulto para obtener ayuda tan pronto como pueda si esto le sucede estando solo.

También te puede interesar: