Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para volar en avión con niños

Escrito por Redacción | abril 02, 2014 | Familia |
Consejos para viajar con niños en avión

Los preparativos de cualquier viaje cambian radicalmente cuando el trayecto se hace con niños. Hay que tener en cuenta sus necesidades y limitaciones, más aún si el medio elegido es el avión, donde las normas son más estrictas y el espacio más reducido que en cualquier otro transporte. En este caso, toda precaución es poca para evitar que el vuelo se convierta en algo desagradable para los padres, los niños, o, lo que es peor, para lo vecinos de asiento.

Si es la primera vez que van a viajar en avión es conveniente hablarles sobre la experiencia que van a vivir como algo positivo, que genere cierta emoción y expectativas, así como respeto. Te recomendamos que sigas estos consejos para garantizar que el primer trayecto de tus hijos por el aire sea una experiencia agradable para todos.

Atento a la documentación: ten en cuenta que por muy pequeños que sean, los niños deben viajar en avión con su propia documentación. En el caso de los vuelos nacionales y de la Unión Europea, con el DNI, en el caso del resto de países, con el pasaporte. No olvides informarte de las vacunas pertinentes según el destino, así como de la idoneidad de viajar con tu pequeño a ciertos países en función de su edad.

Consulta las tarifas infantiles: para los viajes cortos, muchos padres prefieren llevar a su bebé en brazos y pagar así la tarifa más reducida. Pero, si se trata de un viaje largo o el pequeño tiene más de dos años, existen tarifas con descuento hasta los 12 años.

El horario ideal: si os disponéis a hacer un viaje transoceánico con niños, lo mejor es elegir un vuelo de noche en el que puedan dormir la mayor parte del tiempo. Si por el contrario es un viaje corto, mejor elegir uno en el que haya que madrugar o uno que discurra a la hora de la siesta. En ambos casos, lo normal es que el pequeño se duerma durante el trayecto.

¿Dónde se sientan?: si tus hijos son especialmente inquietos lo mejor es que elijas un sitio espacioso, como las primeras filas (normalmente, reservadas a precios especiales) o las alas del avión. Por otra parte, los niños suelen preferir las ventanillas para contemplar el paisaje desde las alturas. Localiza siempre dónde está el servicio, porque lo más probable es que tengáis que hacer una visita durante el vuelo.

Respetar a los demás pasajeros: antes del vuelo es importante que los padres transmitan a sus hijos la importancia de respetar a los demás pasajeros del avión. Nada de brincar, ni chillar y dar patadas. Hazles ver que solo los niños «mayores» saben comportarse en el avión y que deben demostrar que lo son.

El despegue y el aterrizaje: como para cualquier adulto, son los momentos que más impresionan a los niños, por lo que no es mala idea intentar entretenerles para que se les haga más llevadero. Proponles que atiendan a las instrucciones de seguridad de los azafatos y que se las aprendan, a modo de juego. Además, puedes darles una piruleta para evitar que se les taponen los oídos con el cambio de presión. En el caso de que sea un bebé, bastará con que le pongas el chupete.

Su mini equipaje de mano: sobre todo cuando los niños son pequeños, una buena idea es que lleven su propia mochila con los artículos interesantes para el viaje. Algún juguete o pequeño peluche, un pequeño libro, reproductor de música, consola de videojuegos, un zumo, algo de comer, etc. El niño podrá echar mano de sus cosas favoritas en los momentos en los que el trayecto se esté haciendo más pesado. Asegúrate de que todo tiene su batería cargada y, si es posible, lleva alguna de repuesto. Y por supuesto, lleva cascos para que la el sonido de los aparatos que usen no moleste a nadie.

El kit para padres: procura llevar siempre agua, comida o algún dulce de «emergencia», además de alguna mantita o prenda de abrigo por si el pequeño se duerme durante el vuelo. Las almohadas cervicales hinchables son una buena idea para que los niños se relajen y descansen en el avión.

VER TAMBIÉN: Consejos para viajar con niños en coche