Cuidamos de ti y de tu hogar

Diez consejos antes de visitar a un recién nacido

Escrito por Redacción | mayo 18, 2014 | Familia |
Diez consejos antes de visitar a un recién nacido

El momento de conocer a un recién nacido es siempre esperado por los amigos y familiares de la pareja que lo trae al mundo. Aunque no siempre dicho encuentro es tan idílico como lo habríamos imaginado, especialmente para la nueva familia. El cansancio de la madre y el bebé, la gran afluencia de visitas (muchas veces ruidosas) o las actitudes y comentarios repetitivos pueden dar al traste con la felicidad propia de los primeros días del bebé en brazo de sus padres.

Toma en consideración alguno de estos consejos para no caer en costumbres y tópicos que puedan incomodar a los felices padres en esos primeros días:

No acudas al hospital: a no ser que seas un familiar muy cercano o que la madre y el bebé permanezcan ingresados bastante tiempo, lo mejor es que esperes a que los padres se instalen con el pequeño en casa para no incomodarles. La habitación del hospital debe ser un lugar íntimo de descanso para la madre y el bebé. No debe convertirse en un lugar de reunión o de paso de amigos y conocidos, porque puede incomodar a la familia y perturbar las primeras horas del recién nacido.

Deja que pasen unos días: los primeros días en casa son una experiencia única para la nueva familia. No te sientas agobiado si el bebé ha nacido hace días y aún no lo has podido conocer. Ten en cuenta que los padres están volcados en su nueva tarea y necesitan unos días para centrarse. Seguro que pasado ese período inicial, son ellos mismos los que te reclaman.

Ten en cuenta las tomas: pregunta a los padres cuál es la mejor hora para hacer la visita para que no coincida con alguno de los momentos de lactancia del bebé. Es posible que la madre no se sienta cómoda dando el pecho a su hijo ante tanta visita, sobre todo al principio.

Déjale dormir: si cuando haces tu visita coincide con que el bebé está dormido no te acerques a cogerle o hacerle carantoñas. Un sueño ordenado es muy importante en los primeros días del bebé y puedes molestar mucho a sus padres si lo despiertas.

Apaga el teléfono móvil: los primeros días de un recién nacido transcurren entre las tomas y el sueño, así que procura no despertar al bebé con una llamada inesperada que le altere. Podrías perturbar la calma de la casa e interrumpir el poco tiempo de descanso y ocio que tienen los padres entre las tomas del bebé.

VER TAMBIÉN: ¿Por qué llora tu bebé?

Evita cogerle de las manos: sobre todo si vienes de la calle y no has tenido oportunidad de limpiártelas evita coger de las manos o los dedos al recién nacido, ya que su reflejo natural será llevárselas a la boca.

Nunca te presentes sin avisar: aunque haya confianza o vivas cerca, siempre avisa antes de hacer una visita al pequeño recién llegado. Puedes coincidir con otras personas o simplemente estropear un momento de relax de los padres.

Ofrece tu ayuda: sobre todo si tenéis confianza, los padres agradecerán más cualquier ayuda relacionada con las tareas doméstica que un regalo típico. Doblar la ropa limpia, recoger un poco, traer algo del supermercado, comprar algo necesario para el bebé o acompañarles las primeras veces con el carrito en la calle, pueden convertirse en el mejor de los detalles que alguien les pueda hacer.

Aprovecha la visita de otros: para no saturar con una visita tras otra a los recién estrenados papás ni a su retoño, lo mejor es acudir la primera vez aprovechando la visita de otros amigos o familiares. Siempre intentando no favorecer la aglomeración, es preferible una visita múltiple, que muchas individuales que impidan a los padres tener tiempo para sí mismos.

Visitas cortas: aunque te digan lo contrario, los padres agradecerán que tu visita sea breve, porque probablemente no sea la única del día.

Más allá de estos consejos, a la hora de visitar a un recién nacido debe imperar la lógica y el respeto, para no generar situaciones molestas o incómodas para la nueva familia. Basta con ponerse en su lugar o recordar, si es el caso, cuando nos tocó a nosotros atender a todas esas visitas.

También te puede interesar: