Cuidamos de ti y de tu hogar

Guía para saber cómo lavar prendas de lana

Escrito por Flota | octubre 09, 2019 | Familia |

Ha llegado el otoño y con él, las temperaturas comienzan a bajar y toca hacer el cambio de armario. Es hora de sacar todos esos jerseys y prendas cuyos tejidos son más calentitos, como es el caso de la lana.  

Es cierto que la lana es un tejido más delicado que, si no lo tratamos como se debe, podemos acabar estropeando o que la prenda se encoja. La lana es una de las fibras más utilizadas y, a la vez, más delicadas ya que es propensa a encogerse y a que le aparezcan pequeños nudos o bolitas en su superficie.

Consejos para lavar prendas de lana

  • Utiliza programas de lavado cortos y sin centrifugado.
  • La temperatura debe ser baja, es decir, no exceder los 30º para evitar que la prenda encoja.
  • Una vez el ciclo de lavado haya finalizado, al sacar la prenda de la lavadora, elimina todo lo posible el exceso de agua antes de ponerlas a secar.
  • No se recomienda el uso de secadoras ya que el tejido puede sufrir y encoger. Aún así, es importante que al secarla de manera natural, no se exponga directamente al sol.
  • Antes de guardar la ropa, asegúrate de que está completamente limpia y seca.
  • Si la prenda tiene un tejido formado por hilos muy finos debes saber que es mejor realizar un lavado a mano con un detergente eficaz y especializado para prendas delicadas.

 

Cómo conseguir que tus prendas de lana luzcan bien

  • Lavar prendas de lana tras cada uso no es una buena costumbre. Muchas veces nos excedemos y pensamos que cada vez que las usamos es fundamental lavarlas, pero no es el caso. En ocasiones, si no se ha manchado, basta con airearlas para eliminar olores que se hayan podido quedar impregnados.
  • Asegúrate de leer y seguir bien las indicaciones de cada etiqueta. Muchas prendas traen especificaciones que, si no se siguen, pueden llegar a estropear sin remedio el tejido.
  • No la frotes consigo misma, es decir, si la lavas o enjuagas a mano es preferible que des pequeños golpes y la remojes para aclararla. Si se da la fricción es cuando es más posible que se creen bolitas por la ropa.
  • Antes de lavar tu prenda de lana, sumérgela en agua fría durante unas horas. De esta forma absorberá todo el agua y evitará que durante el ciclo de lavado haya peligro de que encoja.
  • A la hora de la plancha, hazlo solo si es totalmente necesario. Siempre con temperaturas inferiores a 110º y cuando la prenda continúe algo húmeda.

Por último, siempre opta por un detergente específico, suave y poco agresivo, como los de  Flota. Y si además deja una buena fragancia, ¡mucho mejor! Te animamos a que pruebes las Especialidades Perfumísticas en tus lavados.

Síguenos en nuestras redes sociales para conocer más consejos como este. Nuestro objetivo es facilitarte las tareas diarias y ser tu complemento perfecto a la hora de la limpieza. ¡En Flota somos tu mejor aliado!