Cuidamos de ti y de tu hogar

Los cinco productos imprescindibles para la llegada del bebé

Escrito por Redacción | diciembre 03, 2014 | Familia |
Los cinco productos imprescindibles para la llegada del bebé

Durante los últimos meses del embarazo, mientras se espera la llegada del bebé, se deben preparar los objetos imprescindibles para los primeros meses de vida del niño. La cuna, el cochecito, la ropa… es preferible tener listos una serie de efectos durante los meses previos a la llegada del bebé, ya que desde el momento del nacimiento todo el tiempo y la atención lo coparán el nuevo miembro de la familia.

VER TAMBIÉN: Cinco trucos para ahorrar en las compras de un bebé

Pero, ¿qué objetos son los realmente necesarios durante los primeros meses? Hay una serie de accesorios que se pueden adquirir a medida que el bebé crezca (juguetero, el parque, el andador… ), pero otros que, sin embargo, son los imprescindibles, como recomienda la Asociación Española de Pediatría.

La cuna

La cuna es el objeto fundamental en la habitación del bebé. Debe estar homologada y ser amplia, confortable, estable y segura. La altura interna debe de ser de 60 centímetros, puede tener ruedas, pero al menos dos se deben poder bloquear. Si tiene barrotes, la separación entre ellos debe ser de 4,5 y 6,6 centímetros para evitar que el bebé pueda quedar bloqueado. También tienes que tener en cuenta que las pinturas y barnices empleados en la decoración no sean tóxicos.

La bañera

La bañera, al igual que la cuna, debe ser resistente, estable y realizada con materiales no tóxicos. La forma de la bañera deberá además facilitar la posición de sentado del bebé para evitar que resbale. Existen muchos modelos diferentes, incluso, algunos que combinan la bañera con el cambiador. Muy útil si se dispone de poco espacio en casa.

La trona

La trona es muy importante en la alimentación del bebé. Se puede comenzar a utilizar a partir de los seis meses, cuando ya es capaz de mantenerse sentado por sí mismo. Las tronas pueden ser de madera o plástico (también combinado con acero). La estructura debe ser cómoda y amplia. Si la trona tiene ruedas, deben de contar con frenos, y si no tiene ruedas debe tener un sistema antivuelco. Debe también de tener correas para poder sujetar al niño.

El cochecito

Existen muchos cochecitos que sobre un mismo chasis permiten adaptar el capazo, el asiento y la silla de seguridad. La estructura debe ser resistente y con un sistema que permita un plegado fácil además de ocupar poco espacio. El número y las características de las ruedas variarán en función de dónde se vaya a utilizar con más frecuencia.

Silla para el coche

Las sillas de seguridad para el automóvil deben ser adecuadas al peso y la altura del niño. La silla debe estar homologada, así como, contar con una etiqueta que lo certifique. Las sillas para el automóvil, denominadas como sistema de retención infantil, se clasifican en varios grupos.

El que nos interesa en esta ocasión, y que necesitarás durante los primeros meses de vida, está en el grupo 0 (de 0 a 10 kilos), son los capazos de seguridad para los recién nacidos. Se colocan en sentido transversal en los asientos traseros del automóvil y van sujetos con los cinturones de seguridad. El grupo 0+ (de 0 a 13 kilos) también pueden utilizarse hasta el año de vida y pueden colocarse en el asiento delantero (con airbag desconectado) o trasero, pero en sentido contrario a la marcha. La silla se fija al automóvil con el cinturón de seguridad.

También te puede interesar: