Cuidamos de ti y de tu hogar

Seis pautas que se deben seguir ante las «pataletas»

Escrito por Redacción | mayo 14, 2014 | Familia |
Pautas que se deben seguir ante las «pataletas»

Las «pataletas» son un tipo de reacciones exageradas capaces de sacar de quicio a los padres y madres más serenos. También pueden sacarles los colores, ya que son muy frecuentes en lugares públicos. La imagen de un niño en un supermercado, tirado en el suelo y gritando desesperado para conseguir que sus padres le compren un antojo es todo un icono.

Y no es de extrañar, ya que según los expertos esta actitud es un fenómeno natural en un determinado estadio evolutivo del niño, que corresponde a la edad de dos o tres años cuando sus emociones suben y bajan sin control. A medida que se hacen mayores, las rabietas remiten y terminan desapareciendo. ¿Pero cómo actuar cuando el niño está en plena «pataleta»?.

  1. En primer lugar, y aunque cueste, hay que intentar mantenerse tranquilo. Con el enfado o la frustración de sus padres la rabieta aumenta, o si está desapareciendo vuelve. Tampoco es momento de razonar con ellos porque no escucharán nada. Lo mejor es ignorarlos. Más tarde ya habrá momento de dar explicaciones.
  2. El enfado del niño no puede conseguir que los padres den su brazo a torcer, si es así descubriría que es la herramienta perfecta para conseguir lo que quiere. Pero cuando se le pase, se le trata con normalidad, sin regañarle.
  3. Los padres deben estar unidos respecto a las decisiones y los dos mantenerlas ante la rabieta del niño. Asimismo, los abuelos, tíos o amigos deben saber cómo se les suele tratar en este momento y actuar del mismo modo.
  4. También es bueno saber anticiparse. Si el pequeño se distrae fácilmente con un juguete o un tentempié, puede ser una medida de distracción ideal cuando las cosas se pongan difíciles. Y se ahorrará un disgusto.
  5. De igual modo, conociendo a su hijo el padre sabrá cómo tratarlo. Si está irritado o cansado, puede que al meterle prisa arranque una de las grandes rabietas. Hay que ser paciente y comprensivo. A veces, la «pataleta» puede significar que le desborda una situación.
  6. En resumen. Paciencia. El padre o madre no debe dejar que la rabieta le altere, y mantener la calma en los lugares públicos. No significa que el niño esté malcriado, necesita su tiempo.

También te puede interesar: