Cuidamos de ti y de tu hogar

Siete juegos de cartas fáciles para jugar con los niños

Escrito por Redacción | febrero 21, 2018 | Familia |
Juegos de cartas fáciles para jugar con los niños

¿Buscas formas de entretener a los niños para que no vean tanta televisión? ¿Te apetece pasar tiempo con ellos y que se diviertan en familia? Pues si tienes a mano una baraja de cartas y tus hijos tienen edad suficiente como para reconocer los números tienes una gran oportunidad de pasar un buen rato con los tuyos.

Toma nota de estos siete juegos de cartas fáciles para jugar con los niños en familia y vivir grandes momentos de diversión:

Parejas

Un divertido juego para ejercitar la memoria. Consiste en formar parejas de cartas según sus números o figuras (ases, caballos, cuatros, reyes, etc.). Se colocan todas las cartas boca abajo en la mesa disponiéndolas en filas. Cda jugador levanta dos cartas en su turno para intentar descubrir parejas. Cuando descubra una, se queda con las cartas, pero si no sale pareja, las vuelve a dejar boca abajo. Gana al final el que más haya acumulado.

Guerra

Un clásico muy sencillo que suele encantar a los más pequeños de la casa. Consiste en quedarse con toda la baraja a base de sacar la carta más alta. Se reparten todas las cartas entre los jugadores y se colocan en tacos boca abajo sobre la mesa. Todos descubren una a una las cartas a la vez y va recogiéndolas el que saca la más alta cada vez. Si ocurre que dos jugadores sacan el mismo número, se coloca una carta boca abajo sobre cada una y otra más boca arriba que romperá el empate. El que saque la carta más alta se llevará entonces las seis cartas a su montón.

El reloj

Un juego de rapidez mental y coordinación que resulta muy entretenido incluso a quienes les cueste concentrarse en una actividad durante mucho tiempo. Ideal para jugar en grupo. Se reparte la totalidad de la baraja entre todos los jugadores y se colocan en montones boca abajo. Cada jugador va echando una carta en el centro de la mesa boca arriba con agilidad, mientras se sigue una cuenta común: as, dos tres, cuatro, cinco, etc. Si en algún momento el número de la carta depositada coincide con el que se ha cantado, ese jugador se lleva todo el taco de cartas que haya sobre la mesa. Gana el jugador que se quede sin cartas y pierde el último que quede jugando.

Torres de naipes

Un juego ideal para trabajar la precisión, la paciencia y la constancia. Consiste en ir construyendo torres de cartas a base de triángulos. Lo ideal es hacerlo paso a paso, construyendo primero la base y luego subiendo los niveles de manera decreciente. La cooperación es importante, pero cada jugador debe conseguir levantar su propio triángulo.

Animales

Un juego de cartas fácil para troncharse de risa. Se ejercita la memoria, la concentración, la agilidad y se estimula la creatividad. Cada jugador escoge un animal y determina el sonido que hace (aúlla, ladra, maúlla, pía, etc.). Después se reparten todas las cartas y cada jugador coloca su taco boca abajo sobre la mesa. Todos los jugadores descubre a la vez una carta boca arriba y, si alguna coincide en número, deberán emitir el sonido del animal que corresponde al otro jugador. Quien antes lo haga, le entrega su carta al que tenía la misma. La idea es quedarse sin cartas al final para ganar. Lo difícil suele ser identificar al animal de cada jugador y emitir su sonido con agilidad.

Siete y media

Un clásico de estrategia y cálculo de probabilidades que divierte a todas las edades y es fácil de comprender para los niños. Cada carta equivale en puntos a su numeración, excepto las figuras, que valen medio punto. La idea es llegar a las siete y media sin pasarse o plantarse lo más cerca posible, por ejemplo, con un siete. Así, si los demás se pasan, habrás ganado. Se reparte una carta que queda boca abajo y las demás se ofrecen boca arriba de manera que, hasta el final, no sabemos si el jugador se ha pasado, se ha quedado cerca o ha sacado la puntuación justa.

Vas de farol

Un juego muy divertido y sencillo que consiste en seguir la cuenta del jugador que inicia. Se reparten todas las cartas y un jugador comienza sacando una boca abajo y enunciando cuál es. Los demás deben continuar sacando y enunciando la carta adecuada en cada caso, aunque no la tenga y deban mentir. Cuando un jugador sospeche que otro miente puede decir eso de «¡Vas de farol!» para levantar la carta que acaba de echar. Si se descubre que es un farol, el jugador que ha mentido se lleva todas las cartas. Si resulta que la carta era verdadera, se las lleva quien le ha acusado. Gana el que se quede sin naipes antes.

También te puede interesar: