Cuidamos de ti y de tu hogar

7 maneras diferentes de arruinar tus toallas

Escrito por Redacción | mayo 17, 2018 | Hogar |
7 maneras diferentes de arruinar tus toallas

¿Quién no experimenta cierto placer al tirar en un rincón una toalla sucia? Aunque ya te hemos advertido en alguna ocasión que este gesto puede hacer que tus toallas acumulen un desagradable olor a humedad permanente. Pero no es el único… Recopilamos ciertas «infracciones» que podrías estar cometiendo y que pueden arruinar tus toallas.

1- Amontonar las toallas en ganchos: Lo más apropiado para colgar una toalla entre usos son las barras, pero también puedes usar ganchos. Eso sí, nunca uses un mismo gancho para colgar más de una toalla porque la concentración de humedad resultante podría dar lugar a la aparición de moho y bacterias.

2- No lavarlas con frecuencia: la periodicidad con la que debemos lavar las toallas depende de muchos factores como el clima, el nivel de humedad del baño, la frecuencia de uso o si usamos algún dispositivo de secado. Pero si prolongamos su uso más de lo posible, empezarán a oler a humedad y acumular gérmenes con rapidez.

Si por ejemplo nuestras toallas de ducha acaban empapadas tras cada uso y las dejamos secando en un gancho en el baño, probablemente tendremos que lavarlas más a menudo que si usamos un secador de toallas. En el caso de las toallas de mano, deberán cambiarse más a menudo si se comparten entre muchos miembros de la familia en casa.

3- Usar siempre las mismas toallas: lo mejor es poder contar en casa con varios juegos de toallas que tengan rotación, puesto que menos uso significará menos lavados y más durabilidad para tus toallas.

4- Usar demasiado detergente: puede ser tentador añadir un poco más de detergente en la lavadora cuando buscamos una limpieza impecable. Peor es un gesto inútil, que solo dañará tus toallas, ya que el exceso de espuma se quedará atrapado entre sus fibras, dando lugar a bacterias y moho. Además, el exceso de detergente dejará tus toallas ásperas. Solo tienes que seguir las cantidades que indica el fabricante para evitar arruinar tus toallas.

5- Lavar en agua fría: para realizar una limpieza efectiva de las toallas debes combatir los gérmenes. Esto solo se consigue con programas de lavado en agua caliente. Verifica el etiquetado de las toallas y programa la lavadora a la temperatura más alta posible.

6- No sacudir las toallas antes de introducirlas en la secadora: es necesario para que las toallas se mantengan esponjosas y no se vuelvan ásperas con el paso del tiempo.

7- Echar demasiado suavizante: más suavizante no es sinónimo de más suavidad en tus toallas. Lo único que conseguirás es estropear su capacidad absorbente.

Protege el color de tus toallas con el nuevo detergente líquido Flota Active Plus Protector de colores, que cuenta además con un novedoso perfume seleccionado por expertos perfumistas que te envolverá en cada uso.

También te puede interesar: