Cuidamos de ti y de tu hogar

Sí, se puede meter el abrigo en la lavadora

Escrito por Flota | febrero 19, 2019 | Hogar |

A estas alturas del año tu abrigo lleva ya unos meses de intenso ajetreo protegiéndonos del frío. Y sí, también atrapando olores, manchas y suciedad en general. Porque el abrigo es la prenda más sacrificada de nuestro armario:  la que más usamos y de la que menos nos preocupamos en lavar. Pero todo tiene un límite. De vez en cuando es necesario darle una puesta a punto, y sin necesidad de acudir a una lavandería. En este artículo os damos la respuesta a una de las dudas que más nos habéis planteado. ¡Sí, podemos meter el abrigo en la lavadora!

 

No dejes para dentro de 6 meses lo que puedes hacer ahora

Es una leyenda urbana. Los abrigos no se lavan cuando llega el frío, sino cuando los dejamos de utilizar. ¿La razón? Si guardas tu abrigo con malos olores y manchas, estos se incrustan más aún en los tejidos, dificultando el posterior lavado. Una vez limpio, solo tenemos que preocuparnos por guardarlo bien, protegiendo la prenda con una funda de tela y en un lugar donde no entre en contacto con agentes agresivos externos.

 

Para abrigos de plumas, pelotas de tenis

No, no se nos ha ido la ‘pelota’. Es un truco muy popular para evitar que las plumas se apelmacen y se creen arrugas en el abrigo. Debemos introducir una o dos pelotas de tenis en el tambor de la lavadora, de manera que estas golpeen libremente la prenda.

De igual modo, es fundamental leer la etiqueta del abrigo para conocer las especificaciones del fabricante para el lavado. Habitualmente, debemos programar una temperatura de en torno a los 30 grados.

Por último, asegúrate de que el abrigo quede completamente seco para evitar malos olores, por lo que recomendamos el uso de secadora o, en el caso de no contar con una, tender la prensa en un lugar al aire libre y con corriente.

 

Los abrigos de lana, a pelo

Solemos ser más reacios a introducir en la lavadora abrigos de lana o paño, pero no existe ningún problema en ello. Solo debemos tomar una serie de precauciones básicas, como retirar previamente las pelusas (hay pequeños artilugios o trucos caseros, como pasar encima el rollo de embalaje), cepillar el abrigo y no cargar demasiado la lavadora. Además, se deberá controlar la temperatura del lavado, siempre sin sobrepasar los 30 grados.

En la fase de secado, alisa la prenda evitando que se formen arrugas, ya que después serán muy difíciles de quitar.

 

Elige el detergente adecuado

Hemos dejado para el final lo más importante. Asegúrate de elegir un detergente de confianza y eficaz que te juegue malas pasadas. En Flota contamos con una amplia gama de detergentes, tanto en polvo como líquido, con novedosos perfumes exclusivos, para que tu abrigo huela como a nueva una vez que regrese el frío.