Cuidamos de ti y de tu hogar

Agua caliente o fría para las manchas: consejos para eliminarlas

Escrito por Redacción | febrero 22, 2018 | Hogar |
Agua caliente o fría para las manchas: 9 consejos para eliminarlas

En general, la lavadora no presenta grandes problemas en las coladas normales, con suciedad normal. Incluso lavando con agua fría y en programas delicados, conseguiremos que nuestra ropa salga impecable y con un buen aroma. Sobre todo si usas alguna de las variedades de jabón líquido Flota: Colonia, Talco Rosa, Marsella o Artesanal.

Son esas manchas especiales, que nos sorprenden en los momentos más inoportunos, las que nos complican la vida cuando descubrimos al ir a tender la colada, que no han salido con el lavado. Hablamos de manchas de grasa, chocolate, fruta, barro, tinta, café, etc.

Toma nota de estos ocho consejos para sacar a la primera las manchas difíciles y descubrir si necesitas lavar en agua caliente o fría.

1. Rapidez: las manchas que se resecan sobre los tejidos son más difíciles de eliminar que las que se acaban de producir. Cuando se produzca el desastre, actúa con la mayor rapidez posible. Evita en todo caso que pasen más de 24 horas sin tratar la mancha. Si excedes ese límite, es probable que necesites aplicar un tratamiento antimanchas más tiempo o varios lavados para conseguir buenos resultados.

En el caso de las manchas de líquidos, aplica rápidamente una servilleta de papel, papel de cocina o una toalla de papel para absorber el exceso. Evita frotar con un paño o toalla para no extender la mancha. Cuando hay restos sólidos, retíralos a ser posible con una cuchara o el canto de un cuchillo sin filo. En manchas de barro, lo mejor será dejar que se sequen los restos para eliminarlos con más facilidad. En los casos de manchas sólidas que se hayan secado, pasa un cepillo antes de meter la ropa en la lavadora.

2. Comienza con agua fría: especialmente cuando desconozcas el origen de la mancha, prueba a lavarla primero con agua fría. Ya sabrás que hay manchas que tienden a fijarse con el calor, sobre todo si contienen proteína de la leche, del huevo o sangre. Recuerda que consideramos agua fría los programas de la lavadora por debajo de los 40º.

Por el contrario, el agua caliente funciona mejor contra las manchas grasas (aceite, salsas, mantequilla, chocolate, etc.), especialmente el fibras artificiales como el poliéster.

Además de la mancha, has de tener en cuenta las características de la prenda y las recomendaciones de lavado por parte del fabricante que se indican en las etiquetas.

3. Nada de pastillas de jabón: recurrir a la pastilla de jabón con la que nos lavamos las manos puede ser una tentación como primera medida para combatir una mancha. Pero seguro que no sabías que este tipo de pastillas pueden fijar más las manchas. En su lugar, puedes usar unas gotas de jabón lavavajillas o detergente líquido para lavadora. También puedes simplemente enjuagar la mancha bajo el grifo. Es mucho más efectivo de lo que pensamos.

4. Revisa las prendas antes de poner la lavadora: acostumbra a toda la familia a tratar las manchas o avisar de su presencia (con los niños, por ejemplo). Porque puede que te encuentres con una mancha que se de tratar con agua caliente y una que solo se irá con agua fría en la misma colada. O, aunque se trate del mismo tipo de manchas, puede que necesiten un tratamiento previo para que salgan totalmente limpias de la lavadora.

La mayorías de manchas difíciles saldrán si las cepillamos previamente con un poco de detergente líquido para lavavajillas o lavadora y lo dejamos actuar unos minutos. Los detergentes Flota harán el resto en la lavadora.

5. Cuidado con la secadora: el calor de la secadora puede fijar manchas difíciles que no hayan salido en la lavadora, complicando mucho su eliminación definitiva. Repasa la colada cuando la saques de la lavadora antes de meterla en la secadora para evitarlo. Aunque no tengas secadora, lo mismo puede ocurrir con el calor de la plancha. Cuidado porque fija las manchas…

6. Haz una prueba: si tienes que usar algún producto quitamanchas, ya sea casero o comercial, asegúrate de probarlo antes en una zona poco visible de la prenda, como una costura o un área oculta interna. SOlo así te asegurarás que el producto no daña el tejido ni el color.

7. No frotes: evita frotar con vigor la tela a no ser de que hablemos de un tejido duro. Con dejar actuar los productos para tratar manchas 10 minutos antes de pasar por la lavadora, darán buenos resultados

8. Separa: evita lavar la ropa con poca suciedad con prendas muy manchadas. Lo lógico es que reunamos las prendas más sucias en una misma lavadora para no maltratar el resto de prendas con productos y programas de lavado que deterioren los tejidos.

También te puede interesar: