Cuidamos de ti y de tu hogar

Alimentos que (quizás) no sabes que se pueden congelar

Escrito por Redacción | enero 22, 2015 | Hogar |
Alimentos que (quizás) no sabes que se pueden congelar

Congelar alimentos frescos y comidas cocinadas presenta muchas ventajas. Con la congelación podemos tener platos listos en cualquier momento. Además nos ayuda a ahorrar dinero, porque evita que se desperdicie la comida. También se pueden aprovechar las ofertas para comprar mayores cantidades de comida y congelarlas para un consumo posterior.

Pero en ocasiones nos asalta la duda, ¿puedo meter en el congelador el…? Toma nota porque aunque te parezca sorprendente los alimentos que te enumeramos a continuación sí que se pueden congelar.

Patatas fritas

Congelar patatas fritasNormalmente las patatas fritas se consumen rápidamente. Pero en ocasiones, se puede quedar alguna bolsa varios días abierta, tras los que perderá su textura original. Para evitarlo, mete las patatas fritas en el congelador y tan solo tendrás que sacarlas unos minutos antes para poder consumirlas.

Ajos

Congelar dientes de ajosPela la cabeza de ajos frescos y mételos en el congelador. Puedes cortarlos a tira, picarlos o congelarlos enteros, como prefieras. Pero te en cuenta que deberás consumirlos antes de los dos meses.

Harina

Congelar harinaLa mayoría de la gente almacena la harina en algún mueble de la cocina, pero puedes conservarla durante más tiempo si la metes en el congelador. Se conservará más fresca y también evitarás posibles «bichitos» si no la usas con frecuencia.

Chocolate

Congelar chocolateUna forma de dosificar el consumo de chocolate o de tenerlo siempre a mano, como prefieras, es congelarlo. Para su correcta congelación enfríalo de forma progresiva. Primero mete el chocolate en el frigorífico y luego pásalo al congelador, evitarás que se vuelva quebradizo. Lo podrás tener el congelador hasta seis meses.

Huevos

Congelar huevosHuevos sí, pero sin cáscara. Bate los huevos (sin que llegue a espumar) y colócalos en un recipiente hermético. Los huevos se pueden congelar enteros o la clara por separado. Para la descongelación es preferible hacerlo, como con el resto de alimentos, en la nevera, y no a temperatura ambiente.

Salsa de tomate

Congelar salsa de tomatePuedes congelar la salsa de tomate que te sobre, ya sea casera o no. Pero nunca utilices para almacenarla una lata, preferiblemente usa tarros de cristal.

Tortitas mexicanas

Congelar tortitas mexicanasLas tortitas puedes congelarlas y, así, no se pondrán duras con el paso de los días. Para poder separarlas fácilmente usa un papel de repostería. Cuando las necesites saca la cantidad que desees y mételas en el microondas o en el horno.

Pasta y arroz

Congelar pasta y arrozTienes que cocer la pasta y el arroz y congelarlas sin ningún tipo de condimento, ni salsa. Es muy útil para preparar porciones individuales de comida. Antes de descongelarlas rocíala con un poco de agua.

Caldo

Congelar caldo de polloEl caldo de pollo también se puede congelar y no solo el casero. Pero al igual que ocurre con la salsa de tomate no debes congelarlo en el bote o en el brick original. Utiliza un recipiente adecuado para su congelación.

Especias

Congelar especiasLas hierbas y especias frescas también se pueden guardar de forma individual en el congelador. El truco: guárdalas cortadas en pequeñas bolsas con autocierre y ya las tendrás listas para utilizar en cualquier momento. Podrás echarlas directamente a tus recetas sin necesidad de descongelarlas.

También te puede interesar: