Cuidamos de ti y de tu hogar

Cinco trucos de decoración para alegrar un despacho

Escrito por Redacción | marzo 16, 2017 | Hogar |
Cinco trucos de decoración para alegrar un despacho

No es difícil que un despacho acabe convirtiéndose en un espacio aburrido y tedioso, ya que no está concebido para el ocio o las visitas. Por eso los rincones de trabajo, ya estén ubicados en una oficina o en la habitación de una casa, suelen ser espacios escuetos, sin detalles de decoración o con objetos sobrantes del resto de la casa que no guardan ninguna coherencia. El resultado es un despacho desnudo, sin personalidad y poco acogedor, que ni siquiera motiva nuestra concentración.

Y es que el hecho de pretender que un espacio de nuestra casa sea funcional y neutral no significa que tenga que ser aburrido o falto de personalidad. Toma nota de cinco trucos de decoración típicos de un interiorista para transformar y alegrar un despacho en cualquier casa.

1. Usa color: aunque los tonos neutros dominen la estancia para favorecer la concentración, no está demás combinarlos con algunos toque de color en tonos no muy estridentes. Busca las versiones pastel de tus colores favoritos y utilízalas en cojines, marcos de fotos o flores artificiales para alegrar el despacho y darle personalidad.

2. Accesorios que transforman: por pequeño que sea, un nuevo elemento puede transformar por completo los aires de tu despacho. Puede ser una lámpara de mesa, una planta, un cuadro, un o una alfombra que impriman un toque personal a la habitación que funciona como despacho en nuestro hogar. Si combinamos algunos de estos accesorios, conseguiremos hacer más acogedora la estancia y darle un toque de personalidad.

3. Juega con la perspectiva: frecuentemente, las habitaciones que destinamos a los despachos en casa no suelen ser las mejores y esto implica que el espacio sea reducido en la mayoría de los casos. Si embargo, puedes crear la ilusión de una gran perspectiva como truco de decoración para transformar tu despacho. Introduce diferentes elementos a lo largo de la estancia a diferentes alturas, para simular que tiene más profundidad de la que tiene. Puedes utilizar sillas, mesas supletorias, estanterías de pie, macetas, etc.

4. Material de oficina con estilo: puesto que se trata de un despacho, los materiales de oficina serán necesarios para poder llevar a cabo la tarea para la que se ha destinado este espacio en casa. Hoy en día puedes encontrar múltiples opciones que además de mantener organizado tu espacio de trabajo te permitirán dar un toque decorativo al despacho. Busca material de oficina y papelería que, además de aportar un toque de color, te permita mantener organizado en espacio de trabajo.

5. Que se haga la luz: a ser posible, lo ideal es que el despacho se ilumine a partir de la luz natural la mayor parte del día. Si esto no es posible, o solo lo es durante unas horas, juega con luces directas e indirectas para aportar calidez y facilitar la concentración. Además, contar con una luz directa sobre tu trabajo y otras más suaves de fondo cuidará tu vista mientras trabajes en el despacho. Recuerda que, si cuentas con ventanas, lo ideal es despejarlas al máximo, con cortinas finas de colores claros y de forma que al retirarlas quede al descubierto el marco de la ventana por completo.

También te puede interesar: