Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo colocar una funda de edredón fácilmente

Escrito por Redacción | noviembre 08, 2014 | Hogar |
funda_edredon

El edredón es un accesorio de cama muy cómodo a la hora de abrigarnos y rehacer la cama cada día. Sin embargo, cuando toca cambiar la funda la tarea se complica, especialmente si se encarga una sola persona. Porque cuando te enfrentas por primera vez a cubrir el nórdico con una funda puede resultarte un auténtico engorro.

¿Existe una técnica fácil para colocar la funda del edredón? En realidad hay diferentes métodos para conseguirlo sin desesperarnos. A continuación te contamos los más útiles:

Con ayuda de pinzas: uno de los inconvenientes a la hora de colocar la funda del nórdico es que resulta complicado manejar el relleno desde el exterior. Si introduces primero el edredón por las esquinas más alejadas de ti y sujetas el relleno desde fuera con unas pinzas de ropa podrás ajustar el resto de la funda sin mucha dificultad.

Enrollando funda y nórdico: coloca la funda sobre la cama cara abajo y el edredón encima.  Comienza a enrollar ambas piezas por los pies, haciendo un rulo. Cuando hayas terminado, tira de una de las mitades de la funda nórdica para envolver el rulo. Comprobarás que se va desenvolviendo hasta quedar la funda colocada en todo el edredón. En este vídeo puedes ver una demostración:

Dando la vuelta a la funda: dale la vuelta por completo a la funda y estira el edredón sobre la cama. Colócate a los pies de la cama, introduce los puños por dentro de la funda y llévalos a las dos esquinas más alejadas de ti. Agárralas por dentro con los dedos y coge a la vez las dos esquinas de los pies del nórdico, haciendo que coincidan. Sin soltar ambas piezas, sacude suavemente la funda hacia delante para que vaya avanzando sobre el edredón en dirección al cabecero. Hazlo cada vez con más vigor para acabar cubriendo todo el nórdico. Encaja los botones si es necesario y dale la vuelta al edredón para que los pies coincidan con la parte de la abertura.

En este vídeo lo verás perfectamente:

Para que no tengas que recomponer la funda después de cada noche, deja la parte de los pies pillada bajo el colchón para que se mantenga fija mientras duermes. De hecho, muchas fundas de nórdico tienen una parte abierta visiblemente más larga para este fin. Si por el contrario la funda que usas es de botones, procura dejarlos del mismo modo, a los pies, para que no te molesten ni se desplace el edredón.

También te puede interesar: