Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo cuidar joyas de oro blanco

Escrito por Redacción | febrero 13, 2016 | Hogar |
Cómo cuidar joyas de oro blanco

El oro blanco es un material muy habitual en la alta joyería que suele emplearse en sustitución del platino, debido a su menor coste. Se trata generalmente de una aleación de oro común con un metal blanco, generalmente paladio. Suele incluir un baño de rodio (galvanización) que es lo que aporta el brillo al oro blanco en la joya y preserva su color blanco plata.

Puede que si posees alguna joya elaborada con oro blanco te haya surgido la duda de cómo cuidarla para que no se dañe y cómo limpiarla para mantener su brillo como el primer día. Lo normal es que los anillos, pendientes y otras piezas de joyería de oro blanco vayan acumulando restos de jabón, cremas y suciedad en general, que pueden hacer que su superficie pierda brillo. Por eso desde Flota te queremos enseñar los pasos para limpiar tus joyas de oro blanco con total seguridad:

1. Prepara un tazón con agua templada-caliente y vierte dos o tres gotas de jabón neutro. Mezcla bien y a continuación sumerge la pieza de oro blanco que quieres limpiar (excepto si contiene perlas, turquesas, coral o cualquier otro engarce que no deba sumergirse en agua). Deja a remojo el anillo 5-10 minutos para que se ablande la posible suciedad incrustada y sácalo.

2. Realiza una pasta con agua y bicarbonato de sodio para la segunda parte de la limpieza. Para aplicarla sobre el oro blanco, puedes usar un cepillo de dientes suave o cualquier cepillo de cerdas muy suaves para no rayarlo. Frota la superficie con suavidad impregnándola con la pasta por completo. Enjuaga después la joya en un bol con agua limpia del tiempo hasta eliminar todos los restos de bicarbonato. Si es necesario, vacía el agua del bol y renuévala para un segundo enjuagado.

3. Para recuperar el brillo, seca suavemente la joya de oro blanco con un paño especial de joyería o, en su defecto, un paño de microfibra no raye.

Otra opción ara limpiar tu joya de oro blanco es hacer uso de una crema limpiadora específica para esta aleación, solo con la frecuencia que recomiende el fabricante, para evitar que los detergentes acaben dañando la pieza.

Precauciones: guarda tus joyas de oro blanco apartadas de cualquier pieza de plata. Nunca manipules detergentes abrasivos o cloro con la joya de oro blanco presente, ya que podría deteriorarse. Tampoco te bañes en el mar o la piscina con ellas.

También te puede interesar: