Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo cultivar plantas de aloe vera

Escrito por Redacción | julio 09, 2018 | Hogar |
Cómo cultivar plantas de aloe vera

Cultivar aloe vera es una excelente decisión, porque como ya sabrás, sus hojas puntiagudas contienen algo mágico. Su uso se extiende más allá de aliviar alguna quemadura solar. El aloe vera puede darle un bonito y original toque tropical a tu escritorio o jardín.

Aprende cómo plantar un trozo de aloe vera y dale un giro a tu jardín con estos consejos de cuidado rápido. Cuando veas los resultados positivos, estarás agradecido.

Cultiva aloe vera en interior

El aloe vera se ha ganado el corazón de muchos jardineros domésticos por su resistencia y tolerancia, incluso cuando no se le hidrata de manera correcta. Debes plantar el aloe en una maceta de terracota con tierra bien drenada. Puedes comprar una mezcla suculenta especial para plantarla o una alternativa es mezclar partes iguales de arena y tierra para macetas. La terracota se seca más rápido que otros recipientes de plástico o vidrio.

No es necesario darle mucho espacio, por lo que no requiere replantarla si está muy frondosa. Este tipo de planta prospera en buenas condiciones. Para que no deje de crecer debes colocar tu aloe en un lugar luminoso y soleado. Riégala con abundante agua una vez cada dos semanas, y espera a que el suelo se seque por completo antes de regarla otra vez.

Recuerda que estamos hablando de una especie del desierto por lo que mantener la tierra húmeda hará que las raíces se pudran. Cuando veas las hojas lisas o marrones será una señal de que has exagerado con el agua.

Durante el verano, puedes colocar tu planta en una maceta al aire libre. Colócala gradualmente en un lugar más luminoso durante días para evitar la sobreexposición y adaptarla poco a poco.

Necesitarás:

  • Plantas de aloe: unas tres plantas maduras de aloe serán suficientes.
  • Preferiblemente suelos especiales.
  • Jardinera de terracota.

Cultiva aloe vera al aire libre

Puedes cultivar tu aloe en el exterior si vives en un clima cálido durante todo el año. Las temperaturas bajo cero matarán rápidamente las hojas. Sin embargo,  tienes que preocuparte por la tierra congelada, ya que matará las raíces y no crecerán nuevos brotes.

Una vez que elijas un lugar, busca una cama bien drenada. No necesitarás regar la planta a no ser que haya períodos de gran sequía. Si no ha llovido en meses, riégala bien y deja que el suelo se seque nuevamente.

Cuidado del aloe vera

Adicionalmente, tu aloe producirá, cada cierto tiempo, un hermoso tallo alto de pequeñas flores en forma de campana. Una vez que las flores se desvanezcan, debes recortar el tallo en la base.

Y si hay algo mejor, es que las plantas de aloe también producen plantas nuevas y más pequeñas, perfectas para la propagación. Cuando veas alguno de estas nuevas plantas, separa las raíces de las diferentes plantas, y replanta en recipientes separados.

Si deseas regalar plantas de aloe vera, puedes intentar comenzar tus propias plantas cortando algunas hojas. Para eso, corta aproximadamente 6 centímetros de la punta de la hoja; luego coloca los extremos cortados en un recipiente de mezcla para macetas. En algunos brotarán pequeñas hojas nuevas en la base. De ser así, espera hasta que esta nueva planta crezca algunos centímetros antes de volver a trasplantar.

Cosecha aloe vera

Esta planta no solo nos proporciona una bonita decoración, también las hojas contienen un gel transparente que es un remedio casero muy popular y versátil.

VER TAMBIÉN: Diez usos del aloe vera para el cuidado personal

Esta sustancia puede acortar el tiempo de curación de quemaduras de primer y segundo grado, y promover la curación de heridas. La aplicación de este gel también podría ayudar a reducir el acné y el enrojecimiento causado por la psoriasis leve a moderada. Sin embargo, no se recomienda la ingestión de aloe ya que comer demasiado podría causar daño renal.

Cuando lo necesites, puedes cortar una hoja de aloe tan cerca del tallo como sea posible, y frotar el extremo jugoso en una quemadura de sol o de la cocina.

Algunas personas prefieren usar el néctar de aloe vera como acondicionador para el cabello, gel para las cejas y hasta desmaquillante.

Si bien no hay garantía de que funcione tan bien como tus productos favoritos, puedes obtener más néctar cortando la espiga longitudinalmente y sacando el contenido con una cuchara.

 VER TAMBIÉN: Beneficios del aloe vera y cómo aprovecharlos