Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo doblar una sábana bajera ajustable

Escrito por Redacción | agosto 09, 2014 | Hogar |
Cómo doblar una sábana bajera ajustable

¿Nunca consigues que las sábanas bajeras te queden bien dobladas? Su peculiar forma nos facilita el trabajo a la hora de hacer la cama, ya que este tipo de sábanas incorpora un elástico en las esquinas que permite que se ajusten y nos quede con la tensión perfecta sobre el colchón. El inconveniente llega a la hora de doblar y planchar la prenda, puesto que no somos capaces de combinar sus extremos redondeados de forma simétrica. El resultado es una sábana sin forma y a la que parece imposible quitar las arrugas con la plancha.

VER TAMBIÉN: Diez consejos para guardar la ropa de invierno

No desesperes. Te enseñamos la forma correcta de doblar una sábana bajera ajustable sin esfuerzo. Toma nota:

  1. Extiende la sábana bajera sobre una mesa, longitudinalmente y con el elástico hacia arriba. Introduciendo la mano dentro de la esquina curva inferior izquierda, la encajamos dentro de la superior izquierda (de abajo a arriba), de forma que coincidan a la perfección ambos picos. Sacudimos ligeramente y estiramos la parte restante de ese lado de la sábana, para que todo quede parejo. La parte derecha de la sábana habrá quedado arrugada y aún sin forma, no te preocupes.
  2. Ahora realizaremos el proceso contrario en el otro lado. Encajaremos la esquina superior derecha dentro de la inferior derecha (la de arriba queda oculta dentro de la de abajo) y ajustamos ese lado de la sábana igual que hemos hecho con el izquierdo.
  3. Con la mano derecha, cogemos los bordes ya encajados del lado derecho de la sábana y los introducimos dentro de los bordes del lado izquierdo. En este punto, los cuatro bordes están alineados, unos dentro de otros. Si la tienes a mano, puedes ayudarte de la plancha.
  4. Trata de alinear los cuatro filos de sábana que has unido hasta que se defina un rectángulo (un cuadrado, si es una sábana grande) en el que la esquina superior izquierda queda definida por las cuatro puntas de la sábana.
  5. Por último, dobla la mitad del rectángulo hacia dentro y haz lo mismo con la restante, como si fuera un tríptico. Elimina las arrugas visibles con las manos o con la plancha y vuelve a doblar en dos mitades, esta vez, longitudinalmente. Como resultado, te habrá quedado un pliegue cuadrado que puedes volver a repasar con la plancha.
  • En este vídeo de Youtube podrás ver el proceso completo:

También te puede interesar: