Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo eliminar el moho de la lavadora

Escrito por Redacción | febrero 28, 2015 | Hogar |
Cómo eliminar el moho de la lavadora

Las lavadoras con carga frontal suelen acumular, con el paso del tiempo, manchas de moho en la goma de la puerta. Estas manchas negras de moho (hongos) aparecen por la constante exposición a la humedad y el exceso de agua en las lavadoras.

VER TAMBIÉN: Cómo eliminar el mal olor de la lavadora

Con la presencia de moho en la lavadora se corre el riesgo de que esas manchas se transfieran a las prendas durante los ciclos de lavado. Estos hongos también son los causantes, en gran parte, de los malos olores de este electrodoméstico.

Para evitar estas situaciones es necesario realizar una limpieza habitual de la lavadora. Para comenzar hay que revisar el manual de la lavadora para saber cuáles son las recomendaciones del fabricante sobre los productos que se pueden utilizar en el mantenimiento del aparato. Comprueba que las gomas de la máquina toleran un tratamiento con lejía.

Para llevar a cabo la limpieza que te permite eliminar las manchas de moho necesitarás: lejía, vinagre, una bayeta de microfibra, un paño suave, una botella con pulverizador y unos guantes.

Pasos para la limpieza

1- Comienza por realizar un lavado con agua caliente y lejía. Con la lavadora vacía, programa un ciclo de lavado normal con agua caliente y añade lejía, la cantidad dependerá del tamaño de la lavadora.

2- En la botella con pulverizador mezcla cuatro partes de agua con una de lejía.

3- Colócate los guantes y rocía las juntas de la goma y todas las ranuras donde pueda localizarse el moho. Deja actuar la mezcla durante unos minutos.

4- Retira el producto de las zonas tratadas con agua limpia y la ayuda de la bayeta de microfibra.

5- Realiza un nuevo lavado con vinagre para eliminar los olores.

Consejos para evitar la aparición de moho

- Realiza esta limpieza al menos una vez al mes, incluso si las manchas aún no son visibles.

- Seca la goma de la junta después de los lavados. Evitarás el exceso de humedad.

- Deja la puerta abierta después de terminar los lavados.

- No te olvides de limpiar el cajetín del detergente. Quítalo cada tres meses y lávalo con agua tibia para eliminar los restos de detergente, jabón o cualquier otro producto.

También te puede interesar: