Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo envasar mermelada casera

Escrito por Redacción | noviembre 01, 2016 | Hogar |
Cómo envasar mermelada casera

Muchas personas sucumben al placer de elaborar mermelada casera, ya sea para consumo propio o para obsequiar a familiares y amigos. La forma más apropiada de conservar esta mermelada casera que elaboramos en nuestra cocina es utilizar botes de cristal, para lo cual necesitamos tener en cuenta unas condiciones de higiene y seguridad.

Los botes de cristal más ideales para conservar mermelada han de ser no muy grandes, para que la fruta mantenga mejor sus propiedades, y preferiblemente bajos, para que se esterilicen más fácilmente (el agua en la olla debe cubrirlos casi por completo). Por otro lado, conviene renovar las tapas metálicas en cada nueva conserva, ya que no se recomienda reutilizarlas tras un proceso de esterilización y conservación. Puedes encontrar tapas sueltas de diferentes tamaños en ferreterías o bazares.

Sigue estos pasos

1. Esteriliza los botes: antes de verter las conservas, el bote no solo debe estar limpio, sino además, esterilizado. Para ello, lava normalmente los botes con jabón lavavajillas, así como sus respectivas tapas y acláralo todo por completo. Después, debes ponerlos en una olla a hervir durante 20-30 minutos. Para extraer los botes de cristal y las tapas de la olla donde se han esterilizado, lo mejor es emplear pinzas metálicas.

2. Vierte la mermelada: no es necesario que dejes que los botes se enfríen para repartir el contenido. Lo haremos dejando al menos un par de centímetros libres ente el contenido y la tapa.

3. El truco del aguardiente: una vez llenos, antes de cerrar los botes para proceder al envasado al vacío y a una nueva esterilización, debemos recurrir a un truco que aumentará el plazo de caducidad de las mermeladas caseras. Se trata de recortar un círculo de papel de horno e impregnarlo de aguardiente neutro para colocarlo dentro del bote, justo encime de la mermelada que acabamos de verter. La idea es que, al cerrar los botes, durante el último hervido, el alcohol se evapore creando el efecto vacío necesario.

4. Hierve las conservas: en la misma olla en la que has esterilizado los botes de cristal puedes introducir las conservas ya cerradas y cubrirlas de agua siempre por debajo de la tapa. Una vez rompa a hervir, deberás dejarlo al baño maría durante unos 20-30 minutos.

5. Comprobación: una vez superado el tiempo necesario para la esterilización, dejamos que los botes de conserva se enfríen y comprobamos que están bien envasados al vacío. Para ello, lo colocamos boca abajo y observamos si se crean burbujas o la tapa se abomba hacia afuera, lo que significaría que ha entrado aire. En caso de que así haya sido, esa mermelada debe consumirse cuanto antes y conservarse directamente en el frigorífico.

Lo normal es que las mermeladas caseras duren en torno a un año siempre que se almacenen en lugares apropiados (frescos, secos y oscuros). Si el proceso de esterilización y vacío se ha realizado correctamente, la mermelada se conservará en perfectas condiciones, a menos que la receta no contenga el azúcar suficiente, en cuyo caso hay posibilidades de que se fermente. Siempre comprueba al abrir los botes de conserva que el olor y el sabor son agradables para comprobar que se mantiene en perfectas condiciones.

También te puede interesar: