Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo guardar bikinis y bañadores tras el verano

Escrito por Redacción | septiembre 09, 2014 | Hogar |
Cómo guardar bikinis y bañadores tras el verano

Los bikinis y bañadores han sido nuestra segunda piel durante buena parte del verano. Cada año, nos encanta redescubrir estas prendas cada primavera en el fondo del armario, aunque no siempre las encontramos como las recordábamos. Si no tomamos las precauciones debidas, los bañadores pueden haber acumulado olores, manchas y hasta pueden haberse deteriorado sus tejidos. ¿Te has puesto alguna vez un bikini cuyo elástico literalmente se deshacía en las manos? Entonces sabes de lo que estamos hablando.

La razón de este deterioro frecuente suele ser el poco cuidado que ponemos a la hora de guardar la ropa de baño tras el verano. No basta con que las prendas estén secas, hay que asegurarse de que las guardamos lo más limpias posibles para evitar todos esas posibles sorpresas que se gestarán a lo largo del invierno en el armario.

Es vital eliminar los restos de cloro, sal, bronceadores, arena de playa de los tejidos de bañadores y bikinis antes de guardarlos definitivamente. Las manchas de bronceador, cremas y perfumes pueden ser imperceptibles en un principio, pero ten por seguro que se convertirán en manchas tras unos meses en el armario. Por su parte, la sal, el cloro y la arena son grandes enemigos de la lycra y son capaces de deshacer los elásticos de tu ropa de baño, por muy nueva que sea.

Para preservar tus bañadores hasta el próximo verano, te recomendamos que sigas los siguientes pasos:

  • Lava las prendas a mano (la mayor parte de los bikinis destiñe o bien pierde buena parte de su color en la lavadora), con agua tibia y un jabón suave. Déjalas a remojo media hora y si necesitas frotar, hazlo suavemente para no deformar las prendas.
  • Déjalas secar por completo al aire libre, sin que les de el sol a ser posible, y tendidas del revés, para evitar que el color del tejido pierda intensidad.
  • Recuerda deshacer los nudos de los bikinis para evitar que los tejidos de los pliegues se deterioren
  • Si alguna prenda sigue oliendo a mar, cloro o bronceador después de lavarla a mano, repite la operación antes de guardarla en el armario.
  • Guarda la ropa de baño limpia y totalmente seca en una bolsa de plástico hermética con espacio suficiente para que no queden apelmazados. También puedes usar una bolsa de tela que quede bien cerrada e incluir bolas de naftalina para evitar «visitas» indeseables.

También te puede interesar: