Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo hacer la colada en 10 sencillos pasos

Escrito por Redacción | enero 22, 2018 | Hogar |
Cómo hacer la colada en 10 sencillos pasos

Aprender a hacer la colada no es difícil. Después de todo, ¿quién se libra de hacerlo? La tecnología, los tejidos modernos y las fórmulas avanzadas de nuestros detergentes nos solucionan la mayoría de los problemas de lavado. Pero, aún así, debemos tener clara la rutina de lavado para ser eficientes y no derrochar tiempo ni esfuerzos. Sigue paso a paso nuestra guía para hacer la colada en casa:

1 – Lee las etiquetas: si quieres mantener tus prendas como nuevas por mucho tiempo y evitar accidentes como que la ropa se destiña o encoja, entonces no puedes pasar por alto las etiquetas del fabricante. En ellas encontrarás información sobre las condiciones de lavado ideales para cada prenda: a mano o a máquina, temperatura máxima tolerada, colores especiales, tipo de tejido, etc. Con esta información y las instrucciones de los distintos programas de tu lavadora lograrás mantener tu ropa en perfecto estado. Recuerda que las etiquetas que indican «limpieza en seco» pertenecen a prendas que requieren una limpieza especializada en la tintorería.

2- Ordena: antes de poner la lavadora, repasa todas las etiquetas y ordena la ropa sucia en varios montones, en función de si son prendas delicadas, colores intensos o simplemente requieren lavado a mano. Recuerda que, para mantener vivos los colores de tus prendas, tendrás que acostumbrarte a lavarlas por colores, separando claramente la ropa blanca de la de color al menos.

Te recomendamos que eches un vistazo a este tema sobre cómo poner una lavadora de ropa blanca y este otro sobre los trucos para evitar que la ropa negra se decolore.

3 – Ordena de nuevo: una vez hayas separado la ropa por colores, si tienes cantidad suficiente para poner varias lavadoras, es el momento de hacerlo en función del tipo de tejido. Separa los tejidos sintéticos y más resistentes como los vaqueros, de otros más ligeros como los de las blusas, camisas y vestidos. Evita mezclar en la misma lavadora prendas de tejidos que atraigan las pelusas, como el terciopelo o la pana, con otras que suelten fibras, como la lana.

4 – Elige un detergente: dar con tu detergente ideal, con el aroma que más te agrada, es cuestión de experiencia. Pero lo que tienes que buscar es eficacia de lavado para ahorrar tiempo y esfuerzo a la hora de hacer la colada. Por eso te recomendamos la gama de detergente líquido Flota, en cualquiera de sus variedades: detergente Líquido Flota Colonia, detergente Líquido Flota Marsella, detergente Líquido Flota Talco Rosadetergente Líquido Flota Artesanal.

5 – Selecciona una temperatura y el ciclo de lavado: selecciona el programa de lavado en función de las características de la ropa y el nivel de suciedad. Si las prendas no presentan manchas importantes, bastará con programar un ciclo de agua fría, que también servirá para evitar cualquier incidente con la ropa. Asimismo, te recomendamos usar agua caliente para garantizar la higiene de ciertas prendas com la ropa interior, las sábanas o las toallas. Si no en todos los lavados, sí al menos cada dos para desinfectarla.

6 – Revisa las prendas: antes de programar el ciclo de lavado, revisa las prendas en busca de cualquier mancha inesperada que debas tratar. Así evitarás tener que volver a lavar la ropa cuando detectes la mancha al ir a tender. Repasa nuestros trucos para limpiar manchas difíciles de la ropa.

7- Carga de la lavadora: introduce las prendas en el bombo una a una, intentando que no se apelmacen las prendas para que se lave bien. No fuerces la capacidad y ten en cuenta que siempre debes dejar un espacio para que el agua discurra entre las prendas y se lave todo por igual. Además, te recomendamos lavar del revés prendas con tejidos especiales como la pana, el punto (para evitar roces), bordados, serigrafiados, decoraciones con abalorios y colores oscuros, especialmente en tejidos vaqueros.

8- Descarga la lavadora: una vez finalice el programa de lavado, retira la ropa del bombo rápidamente para evitar que acumule olor a humedad. Además, actuando con rapidez evitaremos que muchas arrugas se fijen en las prendas, lo que nos ahorrará tiempo de planchado.

9- Carga la secadora / tiende: si cuentas con una secadora, introduce las prendas en función del tipo de tejido (livianos por una parte, pesados por otro) y con la temperatura adecuada. Si no dispones de uno de estos aparatos, tiende la ropa al aire libre en el tendal procurando extender y separar bien las prendas unas de otras para favorecer el secado. Durante el invierno, aprovecha las horas de sol para que la ropa se seque. En verano, procura tender a la sombra para evitar la decoloración de los tejidos.

Te aconsejamos consultar esta entrada sobre diez consejos para tender la ropa correctamente

10- Dobla la ropa seca: una vez la ropa se haya secado, es el momento de recogerla, pero no de cualquier manera. Lo ideal es ir doblando las prendas cuidadosamente, ya estén destinadas a la plancha o al cajón. Así evitaremos almacenarlas en montones par ala plancha, provocando que se arruguen más.