Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo hacer un cambio de armario fácil y ordenado

Escrito por Redacción | abril 25, 2017 | Hogar |
cambio armario ok

Con la primavera completamente asentada llega una de las tareas más ingratas y tediosas en la mayoría de los hogares: el cambio de armario. Todos tememos ese momento. Pero es imprescindible retirar las prendas invernales y sustituirlas por las de la nueva temporada para que nuestro armario no se convierta en un desastre. ¿Cómo hacerlo de la forma más práctica y fácil posible?

Optimiza tu armario: evita el caos. Lo ideal es no tener que realizar esta tarea tal y como la concebimos: un domingo perdido, ropa por todas partes, bolsas con prendas acumuladas, descontrol… La opción más cómoda es tener espacio suficiente, o aprovecharlo al máximo, para tener la ropa de todo el año organizada en cajones y percheros, sin necesidad de recurrir a las bolsas y los altillos, con sus nefastas consecuencias: polvo, arrugas imposibles, deterioro de las prendas y mucho trabajo para ordenar y tenerlo todo a punto.

Recurrir a cajas y percheros clasificadores: ahora hay una gran variedad de cajas, clasificadores y percheros especialmente ideados para mantener en orden los armarios. Desde la ropa interior hasta los pantalones, camisetas, accesorios y zapatos. Por ejemplo: los jerseys de invierno abultan mucho en los cajones, pero si los introduces bien doblados en una caja y la colocas en la parte de abajo del perchero principal, que casi nunca se utiliza, liberas mucho espacio y reservas los altillos para las mantas y edredones. Si eres capaz de lograr tener toda tu ropa en el mismo lugar, solo tendrás que desplazarla de un lado a otro y poner la de la temporada en curso más a mano.

La limpieza en el interior de los armarios es tan esencial como la de las propias prendas. Hay que aprovechar los cambios de armario o el orden en cajones y percheros para hacer limpieza: eliminar polvo, ácaros y suciedad en general que se acumula, y que a veces no apreciamos. Agua templada y una gamuza serán tus aliados perfectos. También hay ambientadores especiales para armarios y productos que protegen la ropa de humedad y polillas. ¡Utilízalos!

A la hora de organizar tu armario, se realista con tu modo de vida y tus necesidades y organiza las prendas en base a eso: ropa de trabajo, ropa para ocasiones especiales, ropa de deporte, ropa de estar en casa… Te será mucho más sencillo encontrar lo que buscas y reducirás la sensación de desorden. Otra opción es organizar por prendas, pero no es incompatible. En un mismo cajón pueden convivir camisetas de trabajo, de deporte y de salir en departamentos separados, gracias a las cajas clasificadoras. De esta forma te será mucho más sencillo saber qué necesitas, qué te falta y evitar una práctica muy perjudicial para el armario y el bolsillo: las compras compulsivas.

Hay que descartar sin miramientos las prendas que, aunque estén nuevas o seminuevas, no te pones nunca. Si pasan dos años o más sin ponerte algo, es porque realmente no encaja con tu personalidad, modo de vida, ni tus gustos: muchas de estas prendas son fruto de esas compras compulsivas. El sano ejercicio de deshacerte de la ropa que ya no usas, libera espacio en tu armario y en tu mente, y allana el camino hacia nuevas ideas para tus estilismos.

Tan importante como deshacerte de prendas que ya no usas, es decirle adiós a esos jerseys, pantalones o camisetas que adoras y te pones continuamente, pero que del uso se han deteriorado tanto que ya no están en condiciones para salir a la calle. A veces da pena, sí. Pero hay que hacerlo.

Por último: afronta el cambio de armario con energía y optimismo, pon música, y piensa en todas las ventajas de tener un armario limpio, ordenado y bonito.

También te puede interesar:

- Seis pasos imprescindibles para hacer limpieza de armario

- Seis consejos para planchar ropa de algodón