Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo lavar cojines y almohadones

Escrito por Redacción | octubre 29, 2015 | Hogar |
Cómo lavar cojines y almohadones

Los cojines y almohadones que colocamos en el sofá o en las camas de nuestro hogar con frecuencia pasan desapercibidos a la hora de la limpieza. A no ser que detectemos una mancha, fundas y rellenos de cojines y almohadones van acumulando polvo y suciedad sin que nos percatemos hasta que resulta demasiado evidente.

Incluye estas piezas de decoración en la limpieza estacional de tu hogar para mantenerlas en perfecto estado por más tiempo siguiendo estos consejos que te damos.

- Al menos una vez al mes, pasa el aspirador a tus cojines con la funda puesta para eliminar el polvo, las fibras y los ácaros. Saca también el relleno para sacudirlo al aire libre y evitar que acumule malos olores.

- Cuando caiga comida o líquidos sobre las fundas, saca el relleno inmediatamente y trátalas en el momento con el producto más adecuado. Si son manchas de grasa, aplica un poco de agua con amoniaco con un cepillo y frota para después aclarar. Para manchas grandes o salpicaduras por todo el cojín, lo mejor será meter la funda en la lavadora y, si es necesario, lavar también el relleno.

- Lavar las fundas: consulta la etiqueta de la funda siempre antes para comprobar su composición y aplicar un programa de lavado adecuado o, si es necesario, lavarlo a mano.

Para los cojines de relleno sintético, podemos elegir dos opciones de limpieza. Por un lado, a mano, dejando el relleno del cojín a remojo en un barreño con agua y amoniaco unas 12 horas como mínimo. Después, se aclara muy bien con agua fría y se tiende al aire libre, si es posible, al sol. También tenemos la opción de lavarlo en la lavadora seleccionando un programa corto de agua fría con centrifugado suave. No olvides introducir unas pelotas de tenis en el bombo para evitar que el relleno quede demasiado apelmazado.

Para lavar rellenos de cojines de plumas, podemos meterlos en la lavadora con pelotas de tenis para que queden impecables. Sigue los mismos pasos que ya te contamos en la entrada sobre cómo lavar una almohada.

Si los rellenos han amarilleado con el tiempo o presentan manchas de humedad, puedes devolverles su blancura en la lavadora, añadiendo un chorrito de lejía en el cajetín.

También te puede interesar: