Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo lavar la carrocería del coche correctamente

Escrito por Redacción | julio 02, 2015 | Hogar |
Cómo lavar la carrocería del coche

Con la llegada de las vacaciones muchas familias emplean el coche como medio de transporte principal para llegar a su destino. Por ello, muchas repararán en la necesidad de lavarlo antes de salir de viaje  como parte del mantenimiento necesario en esta época.

VER TAMBIÉN: Cómo limpiar la tapicería del coche

Si eres de los que va a viajar en su automóvil estas vacaciones y quieres ahorrarte el dinero de los servicios de limpieza integrales te damos las claves para limpiar la carrocería del coche de la forma más eficiente:

Necesitarás: una palangana con agua y un chorro de jabón para coches o detergente lavavajillas, una esponja grande, varios trapos de microfibra y el cabezal de una escoba limpia para las llantas. Además, opcionalmente puedes utilizar unos guantes.

1. Coloca el sol a la sombra ya que de lo contrario quedarán marcas de jabón en los cristales de la carrocería. A ser posible, utiliza agua tibia para enjabonar y fría para aclarar para un mejor acabado.

2. Divide la limpieza de la carrocería del coche en tres secciones y limpia y seca cada una antes de pasar a la siguiente. De esta manera obtendrás un resultado brillante sin trabajar el doble. Comienza por la mitad delantera, sigue por la parte de atrás y deja para el final los laterales.

3. Antes de comenzar a enjabonar, moja todo el coche, a ser posible con una manguera y trata de ablandar el barro y la suciedad incrustada.

4. Parte delantera: comienza a enjabonar con la esponja de la mitad del techo al capó delantero de forma que el jabón vaya cayendo por la luna delantera y lo puedas aprovechar al ir avanzando. Al llegar al capó, aplica el jabón desde el centro hacia los lados. Repasa también los faros, la parrilla, la matrícula y el paragolpes, procurando que el jabón vaya cayendo hacia el suelo con cada pasada. Después comienza a aclarar con ayuda de las bayetas de microfibra. Sumérgelas en el agua de vez en cuando para aclararlas y seguir eliminado el jabón. Lasa últimas pasadas deben hacerse con la bayeta muy escurrida para absorber los restos de humedad de la carrocería. Repite la operación con la parte trasera y los laterales (incluyendo los cristales, pero no las llantas).

5. Una vez limpia y seca la carrocería, aplica limpiacristales en las lunas laterales para dejarlas impecables. Haz lo mismo con la delantera y trasera y recuerda repasar las escobillas limpiaparabrisas que suelen acumular suciedad que acaba en el cristal. Para todo ello, emplea un trapo seco y limpio de microfibra que no deje restos.

6. Para limpiar las llantas, enjuaga en agua y jabón la escoba y frota la superficie y las ranuras. Después, aclara con agua con una manguera y seca y saca brillo con un trapo seco. Para esta parte, puedes utilizar algún spray específico, que suelen dejar un buen acabado.

También te puede interesar: