Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo lavar un edredón nórdico en la lavadora

Escrito por Redacción | abril 18, 2017 | Hogar |
Cómo lavar un edredón nórdico en la lavadora

El edredón es un accesorio de cama cada vez más imprescindible en invierno, sobre todo en las zonas más frías de nuestra geografía. La calidez y la comodidad que nos proporciona hace que cada día más hogares dispongan de esta prenda de cama en todas sus habitaciones.

En las tiendas encontrarás edredones naturales y sintéticos. El edredón natural es aquel que está relleno de plumas o plumones, mientras que el sintético, como ocurre con las almohadas, está relleno de fibras de poliéster que pueden llegar a imitar bastante bien el efecto de las plumas. El edredón de plumón alcanza precios más altos ya que, al contrario que la pluma, carece de caña, lo que le permite transpirar y aislar mejor.

El único inconveniente del edredón llega a la hora de retirarlo, con la llegada del buen tiempo o rescatarlo del armario, cuando comienza a hacer frío. Al ser prendas voluminosas y compuestas por rellenos delicados (los originales, de pluma de ave; los de menos abrigo, sintéticos) pueden deteriorarse de una estación a otra si no las almacenamos con el cuidado necesario. Asimismo, si no hemos tomado la precaución de lavarlos antes de guardarlos durante el verano, es muy posible que al volver a sacarlos detectemos un olor desagradable que nos obligue a lavarlos antes de poder usarlos de nuevo.

VER TAMBIÉN: Diez consejos para guardar la ropa de invierno

Por ello, es recomendable lavar el edredón, al menos, en el cambio de estación, antes de guardarlo en el armario. Así evitaremos que acumule esos olores desagradables que tendremos que eliminar de vuelta al invierno. Pero para ello no hay por qué recurrir a la tintorería. Ahorra dinero lavándolos en casa siguiendo estos sencillos pasos que dejarán tus edredones como nuevos.

como lavar un edredon nordico

Lavado del edredón con secadora:

Mete el edredón en la lavadora con un programa delicado, jabón suave y agua fría. Programa un aclarado extra para evitar que los restos de jabón se acumulen en las plumas. A continuación, introdúcelo en la secadora con bolas de secado o, en su lugar, dos o tres pelotas de tenis nuevas, que permitirán que el relleno no se apelmace. Asegúrate de que esté totalmente seco antes de retirarlo de la secadora.

Lavado del edredón sin secadora:

En este caso, lo mejor es que esperes a que haga buen tiempo para que se seque lo más rápido posible y las plumas no se deterioren.

Para lavarlo solo con la lavadora deberás introducir el edredón en el tambor sin ninguna otra prenda y con dos o tres pelotas de tenis nuevas, que ayudarán a mover el relleno. Utiliza jabón suave, un programa delicado, sin suavizante, y consulta la temperatura que recomienda el fabricante. Si dudas, prográmalo con agua fría para evitar riesgos.

Al terminar, no te preocupes si el edredón ha quedado grisáceo y muy aplastado, al secarse volverá a su aspecto original. Tiéndelo en un lugar bien ventilado al que no dé directamente el sol, para evitar decoloraciones. Agita el relleno de vez en cuando para que no se apelmace.

Al margen de estos lavados de temporada, se recomienda un lavado en seco cada tres o cuatro años, para garantizar la máxima durabilidad del nórdico.

Una vez lavados, ahorra espacio guardando los edredones de tu casa en bolsas de almacenaje al vacío. Son muy económicas y con un solo toque de aspirador te permiten reducir el grosor de tu colcha a más de la mitad. Además, evitan que los olores se acumulen en la ropa durante los meses de calor.

También te puede interesar: Siete consejos para mantener tu ropa deportiva sin olor