Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo lavar una almohada

Escrito por Redacción | noviembre 01, 2014 | Hogar |
lavar_almohada

En ocasiones, nos afanamos en lavar sábanas y fundas de la cama sin reparar en que, con el tiempo, las almohadas llegan a acumular gran cantidad de manchas y suciedad, e incluso olores.

Conviene lavar nuestras almohadas al menos dos/tres veces al año para eliminar ácaros, bacterias, hongos y manchas que se van acumulando con el uso diario. Si consultamos la etiqueta del fabricante y atendemos a las características del relleno de la almohada no debemos temer que esta se deforme o pierda sus propiedades.

Almohadas de plumas

Es muy habitual que las plumas de este tipo de almohadas desprendan olor pasado un tiempo. Pero la ventaja es que se lavan cómodamente en la lavadora. Bastará con insertar dos almohadas dentro del tambor e intercalar pelotas de tenis envueltas en calcetines o medias, que irán sacudiendo las plumas a lo largo del lavado. Elige un programa delicado y añade un poco de lejía en el cajetín del detergente para blanquear la almohada y hacer desaparecer las manchas amarillentas. Para garantizar que no queda nada de jabón en el relleno de la almohada, programa un aclarado adicional una vez termine el lavado.

Para secarla puedes colocarla al aire, en una superficie plana, procurando moverla de vez en cuando para que las plumas se repartan. Si la etiqueta del fabricante lo permite, emplea la secadora en un programa frío con pelotas de tenis para secarlas totalmente.

Almohada de relleno sintético

Reconoceremos este tipo de almohadas porque aunque las deformemos en seguida recuperan su forma. Para lavarlas a mano bastará con dejar el relleno a remojo durante 12 horas en un barreño o bañera con agua y amoníaco (o detergente suave), para después aclarar con abundante agua y dejar secar al aire libre. Para que no se deforme, la pondremos a secar en horizontal y sacudiendo el relleno de vez en cuando para garantizar que se va secando uniformemente.

Si preferimos lavar la almohada sintética en la lavadora, tendremos que consultar la etiqueta del fabricante para elegir el programa más adecuado, por lo general, uno delicado. Introduce dos almohadas en la lavadora para que la carga sea más equilibrada. Pedes añadir un chorrito de lejía en el cajetín de la lavadora para eliminar las manchas amarillentas y darle un aclarado adicional para asegurarte de que en el relleno no quedan restos de detergente. Para secarla también podemos recurrir a la secadora aplicando un programa adecuado a las instrucciones de la etiqueta, normalmente, uno de calor mínimo.

Almohadas de látex

Por lo general, se recomienda lavar a mano este tipo de almohadas. Para ello puedes emplear un barreño de agua con un poco de jabón suave y frotar con una esponja la superficie en círculos para eliminar las manchas acumuladas. Para secarla, colócala al aire libre sobre una superficie plana y evita que le de el sol.

Almohadas de viscoelástica

Normalmente los fabricantes recomiendan no lavar este tipo de almohadas porque pueden perder sus propiedades físicas. Así, aconsejan limitarse a lavar las fundas y, en caso de que no quede más remedio, enjuagar la almohada en agua con jabón suave y aclarar, para dejarla secar al aire libre en un lugar bien ventilado.

También te puede interesar: