Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo limpiar botas de goma por dentro y por fuera

Escrito por Redacción | noviembre 01, 2018 | Hogar |
Cómo limpiar botas de goma por dentro y por fuera

Inaugurada la temporada de lluvias, puede que hayas tenido que desempolvar tus botas de goma. O quizá hayas decidido comprarte unas esta temporada para evitar mojarte los pies mientras caminas por la calle en los días más lluviosos. Sin duda, son un calzado de moda, más allá de sus gran utilidad.

Aunque la mayoría de las botas de goma son bastantes duraderas, necesitan cierto cuidado para conservarlas en buenas condiciones de temporada en temporada. Descubre como limpiar botas de goma por dentro y por fuera con estos sencillos consejos.

Limpiar botas de goma por fuera

Para mantener el exterior de las botas de goma flexible e impecable, utiliza agua limpia para enjuagar cualquier residuo de barro después de cada uso.

Si por cualquier razón el barro se ha llegado a secar, usa un cepillo de cerdas firmes, pero suaves para quitar la suciedad. Presta atención a las suelas de las botas porque es probable que tengas que emplearte más a fondo para quitar el barro en esta zona. Si no tienen mucho barro, simplemente limpia con un paño viejo humedecido en agua tibia.

Para eliminar el barro más incrustado o incluso las sales de invierno, haz una mezcla con una cucharadita de detergente líquido para platos con 2 tazas de agua tibia. Sumerge un trapo en la solución y limpia las botas de arriba hacia abajo. Presta atención a las suelas y asegúrate que las sales sean eliminadas por completo. Finalmente, enjuaga con agua limpia y un paño limpio.

Deja secar tus botas de goma al aire libre lejos de fuentes de calor directas como calentadores o los rayos del sol.

Limpiar botas de goma por dentro

La limpieza del interior de las botas de goma necesita resulta algo más incómoda. La mayoría de las botas tienen un forro interno que suele mancharse con el roce continuo y hasta acumular malos olores. Si no limpiamos con cierta frecuencia el interior de las botas puede convertirse en un caldo de cultivo para bacterias y hongos nada deseables en nuestro calzado.

Para evitarlo, mezcla una cucharadita de detergente líquido para ropa con dos tazas de agua tibia. Impregna un paño limpio en la solución y limpia las botas por dentro. Luego, sumerge otro paño limpio en agua tibia y enjuaga la solución de detergente.

Para prevenir el crecimiento de bacterias en las botas, elabora una mezcla de vinagre blanco destilado y agua a partes iguales. Llena con la mezcla una botella con pulverizador y rocía levemente el interior de las botas. Luego, deja que las botas se sequen al aire, lejos del calor directo y la luz solar.

Desinfectar el interior de las botas

Si has usado las botas de goma en aguas contaminadas, el interior debe desinfectarse. Utiliza una solución con unas gotas de aceite esencial de pino y agua. Mézclalo bien y frota con un cepillo de cerdas suaves. Deja que se sequen al aire. Aunque podrías desinfectar el interior con unas gotas de lejía y agua, ten en cuenta que el uso prolongado de este producto puede dañar las botas de goma.

Para refrescar el interior maloliente de las botas, espolvorea usando aproximadamente 1/4 taza de bicarbonato de sodio en cada bota. Asegúrate que el interior de las botas este seco. Deja el bicarbonato  durante una noche o más y luego vacía antes de usar.

Quitar la película blanca de las botas de goma

Con frecuencia, las botas de goma desarrollan una película blanca o polvorienta en su exterior. A esto se le conoce como “floración” y sucede porque el caucho es un producto natural y a ciertas temperaturas las partículas insolubles pueden asomar a la superficie. Aunque es algo muy común, no afecta la durabilidad de las botas, pero deja un aspecto descuidado en el calzado.

Para recuperar el acabado brillante original, puedes comprar algún aerosol comercial especializado o bien, puedes verter unas gotas de aceite de oliva en un paño limpio. Cuando uses el aceite, trabaja en áreas pequeñas poco a poco, desde la parte superior de la bota hasta la suela. Nunca apliques el aerosol comercial o el aceite de oliva en las suelas las botas para evitar dejarlas resbaladizas.

Consejos para prolongar su vida útil

- Para evitar el exceso de humedad en el interior utiliza siempre calcetines. Además así ayudarás a prevenir el olor y las manchas.

- Deja que las botas se sequen entre usos.

- Si necesitas acelerar el secado, coloca papel de periódico o papel de seda en el interior de las botas. Luego retira y termina el proceso de secado al aire.

- Cuando no las uses, mantenlas en un lugar fresco y seco, siempre evitando temperaturas extremas.

- Para mantener el interior con un aroma fresco, coloca bolsitas de cedro, lavanda o bicarbonato de sodio en el interior.

También te puede interesar: