Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo limpiar el polvo correctamente

Escrito por Redacción | agosto 16, 2014 | Hogar |
limpiar_polvo

El polvo es uno de los enemigos más molestos en la limpieza del hogar. Cuando se acumula, proporciona una apariencia sucia de los muebles y estancias en los que se aprecia a simple vista. Además, puede llegar a ocasionar molestias respiratorias a personas especialmente sensibles a los ácaros.

VER TAMBIÉN: Errores frecuentes en la limpieza del hogar

Por más que nos esforcemos, en ocasiones, al limpiarlo puede darnos la sensación de que solo lo estamos removiendo y que tarde o temprano volverá a aparecer en otro sitio. De hecho, al utilizar el clásico plumero, eso es lo que hacemos. Sin embargo, con los plumeros electrostáticos, con cabezales de usar y tirar que os garantizan la máxima higiene, el polvo se atrapa de forma más eficaz.

También son muy eficaces los plumeros de lana, que sirven para alcanzar zonas estrechas, limpiar persianas o lámparas y quitar el polvo de objetos delicados en general. Bastará con sacudirlo de vez en cuando para seguirlo usando.

En la sección de limpieza de los supermercados igualmente encontrarás trapos antiestáticos que atraen el polvo de forma eficaz.

Si no cuentas con uno de estos utensilios, usar una bayeta de microfibra humedecida te resultará muy útil. Así evitarás que el polvo se desprenda de nuevo y se pose en otra zona cercana. Cuando notes que se ha acumulado gran cantidad de polvo, elimínalo debajo del grifo y continua por donde lo habías dejado.

Recuerda limpiar siempre de arriba a abajo, para no tener que repasar las superficies que ya hayas limpiado. Para que la bayeta atrape aún mejor el polvo, puedes remojarla en un recipiente con agua y glicerina líquida.

Cuando hayas acabado de limpiar el polvo de los muebles, pasa el aspirador por el suelo para recoger los restos que hayan podido caer. La limpieza será así más eficaz y duradera.

Por otra parte, para retrasar la acumulación de polvo en tus muebles, repasa cada dos semanas techos y paredes, con todos sus accesorios. Es decir, limpia lámparas, cuadros y adornos de pared, además del cortinaje.

También te puede interesar: