Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo limpiar la cafetera clásica

Escrito por Redacción | julio 16, 2018 | Hogar |
Cómo limpiar la cafetera

Lo más probable es que no limpies tu cafetera con la frecuencia que deberías. Pero tranquilo, no es algo que solo te pase a ti. Porque, aunque no lo creas, lavar solo la jarra de la cafetera en cada uso no es suficiente. La mayoría de las personas no reparan en el hecho de que su cafetera pueda ser un lugar para la reproducción de bacterias y el moho, pero lo cierto es que lo es. Quizá te resulte sorprendente saber que el depósito de tu cafetera puede acumular mayor cantidad de gérmenes que algunos puntos en tu baño.

Para asegurarte de que no contamines tu café con ninguna de las levaduras, mohos o bacterias que pueden crecer en este electrodoméstico, te mostraremos cómo limpiar una cafetera clásica, cumple estas tres reglas de limpieza:

1- Después de cada uso, lava las partes extraíbles

Esto es sumamente importante porque podrás eliminar el café, los posos y el aceite que queda detrás. La mayoría de las piezas son aptas para el lavavajillas, de no ser así, puedes lavarlas a mano en el fregadero con agua y jabón. También debes limpiar el exterior y el calentador donde los derrames pueden arder. Como los gérmenes adoran la humedad, no te olvides de dejar la tapa del depósito abierta después de cada uso para que seque completamente. Lo importante es que te cerciores de que no dejas ningún resto para que no proliferen las bacterias.

2- Descalcifica el aparato todos los meses

Los minerales de agua dura pueden acumularse con el tiempo en el funcionamiento interno de la máquina y es probable que notes que el café tarda más en gotear. Para que la cafetera vuelva a estar como nueva y funcione a la perfección, debes limpiar y descalcificar la máquina. Para eso, utiliza vinagre blanco.

El procedimiento es el siguiente, llena el depósito con partes iguales de vinagre y agua, y coloca un filtro de papel en la cesta vacía de la máquina. Ubica la jarra en su lugar y pon a funcionar la cafetera hasta que se llene la mitad. Apaga la máquina y déjala reposar durante 30 minutos. Luego, vuelve a encender la cafetera, termina la preparación y vacía la jarra llena de vinagre y agua. Enjuaga todo con agua poniendo un nuevo filtro de papel y preparando una cafetera llena de agua limpia. Si es necesario repite una vez más el proceso.

3- Permite que tu jarra vuelva a brillar

No olvides además lavar la jarra después de cada uso, pero si con el tiempo se ve sucia, llénala con agua tibia jabonosa y un poco de arroz. Mueve la mezcla para ablandar cualquier suciedad y usa una esponja de fregar para eliminar la suciedad restante. Por último, enjuaga bien.

Si esa taza de la mañana que haces en casa no es tan satisfactoria como la que puedes comprar en una cafetería quizás debas evitar algunos de estos errores:

  • Usar agua tibia.
  • No usar suficiente café.
  • Ignorar tu cafetera sucia.
  • Nunca desincrustar tu cafetera.
  • Dejar que el agua permanezca en el tanque durante semanas.

 También te puede interesar: