Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo limpiar los 8 rincones difíciles de la casa

Escrito por Redacción | agosto 31, 2017 | Hogar |
Cómo limpiar los 8 rincones difíciles de la casa

Todos tenemos puntos débiles, incluida tu casa. ¿Acabas de realizar la limpieza general y crees que está completamente limpia? Pues seguro que no harían falta grandes esfuerzos para sacarte los colores con la suciedad oculta en alguno de los rincones difíciles de la casa. Rincones y objetos que por su difícil acceso o su peculiar forma tienden a acumular suciedad aunque nos esforcemos por limpiar.

Mando de la televisión: al igual que sucede con el teléfono móvil, los mandos de los aparatos del hogar (dvd, videojuegos, aire acondicionado, etc.) suelen pasar por diferentes manos continuamente, hecho que los convierte en un almacén de restos de comida y bacterias. Para limpiar los mandos de la casa podemos utilizar limpiadores de aire a presión en combinación con toallitas especiales para estos dispositivos. También puedes emplear una bayeta humedecida con unas gotas de algún producto desinfectante sin lejía. Aunque te aconsejamos que tengas cuidado con los dibujos del mando, que podrían borrarse si frotas.

En caso de que el mando tenga ya unos años y sospeches que necesita una limpieza más profunda, te recomendamos que consultes la entrada sobre cómo limpiar un mando a distancia.

Persianas: expuestas permanentemente a la suciedad del exterior, suelen ser las grandes olvidadas de la casa. Sin embargo, una persiana sucia puede dar una imagen descuidada de nuestro hogar desde fuera. En el caso de las persianas venecianas, bastará con emplear un guante de algodón humedecido en agua (añade un chorrito de vinagre si son listones de madera) y deslizar las manos entre las ranuras. Además. como ya te contamos en el tema sobre cómo limpiar persianas tradicionales, la boquilla con cepillo del aspirador te permitirá retirar el polvo y la suciedad acumulados. Una bayeta con agua y amoniaco te servirá para limpiar las lamas.

Ventilador de techo: una funda de almohada te servirá para eliminar la suciedad acumulada en las aspas. Necesitarás una escalera para colocarte a la altura del ventilador. Antes de nada, te aconsejamos colocar una toalla amplia en el suelo, bajo el ventilador, para recoger los posibles restos que vayan cayendo. Prepara una mezcla de agua con un chorrito de vinagre y pulverízala en el interior de la funda de almohada. Entonces, introduce cada aspa en la funda, aplicando la solución limpiadora cuantas veces sea necesario para atrapar el polvo y la suciedad.

Desagüe: un sumidero con mal olor condiciona la limpieza de una cocina o baño. Aprende a desatascarlo y eliminar el mal aroma que desprende con una mezcla de bicarbonato y vinagre con este truco para quitar el mal olor en los desagües

Teclado y ratón del ordenador: al igual que el mando de cualquier dispositivo de la casa, el teclado de un ordenador suele acumular restos de todo tipo que dan lugar a la proliferación de una cantidad de bacterias que te sorprendería. Los spray de aire comprimido suelen ser lo más útil para limpiar tecla por tecla a fondo y conseguir extraer todos los restos. Consulta nuestros consejos para limpiar un ordenador portátil para saber más sobre cómo mantener limpio un teclado. El ratón es un caso similar al del ordenador ya que pasa cada día por muchas manos (especialmente si se trata de un puesto de trabajo compartido). En definitiva, es un foco de gérmenes de primer orden. Antes de limpiarlo debes desconectarlo del ordenador. Usa un pulverizador de aire comprimido para eliminar la suciedad de las ranuras y el «trackball» y después repasa toda la superficie con una gamuza atrapapolvo.

Colchón: si quieres que los colchones de tu casa duren por muchos años, te aconsejamos una limpieza semanal de los mismos con ingredientes caseros como el bicarbonato y el amoniaco. Asimismo, conviene realizar una limpieza profunda del colchón un par de veces al año, utilizando una espuma especializada. Descubre cómo limpiar un colchón aquí.

Radiadores: tener un radiador lleno de polvo y suciedad puede convertirse en un foco insalubre en el hogar, especialmente cuando se convive con alérgicos. Además, la suciedad hace que el aparato tenga que gastar más energía para calentar y funcionar correctamente. Puedes usar un cepillo limpiabiberones humedecido para desincrustar la suciedad de los rincones difíciles entre las láminas del aparato, para después aspirar a conciencia todos los restos.

Los armarios de la cocina: los altillos de los armarios de la cocina son otro de esos ríncones difíciles que suelen llenarse de grasa con facilidad. Si no los limpiamos habitualmente, se creará una capa pegajosa que a la larga será más difícil de limpiar. Puedes utilizar una mopa para acceder en altura y cubrirla con un trato o una funda de almohada para que sea más fácil arrastrar la suciedad. Te recomendamos dar una primera pasada con un producto desengrasante o una mezcla de agua y amoniaco, para después aclarar con una segunda pasada y secar la superficie.

También te puede interesar: