Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo limpiar los filtros de la campana extractora

Escrito por Redacción | octubre 25, 2016 | Hogar |
Cómo limpiar los filtros de la campana extractora

La campana extractora de la cocina nos permite guisar más cómodamente de forma que no se acumulen los olores. Se hacen imprescindibles a la hora de preparar fritos, cocinar pescados y carnes, hornear postres y, en general, preparar platos que desprendan humos y olores. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que con el uso diario, la campana va acumulando grasa que es fácil no detectar a primera vista.

Mantener limpios los filtros de la campana extractora es necesario no solo para mantener la higiene de nuestra cocina (si se acumula demasiada grasa puede acabar goteando en las ollas y sartenes que estemos usando debajo), sino por cuestiones de seguridad (la grasa es muy peligrosa en caso de se prenda fuego mientras cocinamos).

Como norma general y ante un uso doméstico de la campana extractora, será necesario limpiar los filtros al menos una vez al mes. Obviamente, si hacemos un uso intensivo de la cocina, comparable al de la hostelería, la campana extractora deberá limpiarse a diario para mantener la máxima higiene, evitar los olores y contaminación al cocinar.

VER TAMBIÉN: Pasos para limpiar el extractor de la cocina

Lo ideal es limpiar los filtros de la campana de la cocina cada semana, de manera que no tengamos que dedicar grandes esfuerzos. Para ello, te recomendamos ponerlos a remojo en una palangana con agua caliente y un chorro de jabón lavavajillas. Mezcla bien el agua con el jabón y deja que los filtros sucios reposen durante una hora al menos. Cuando los saques, solo tendrás que enjuagarlos con agua caliente para eliminar los restos de jabón y grasa y estarán listos para secar y colocar de nuevo.

Antes de colocar los filtros puedes repasar con una bayeta impregnada en algún producto quitagrasa el interior y exterior de la campana que, si se limpia semanalmente, no debería acumular mucha grasa.

Si la grasa se ha acumulado irremediablemente en tu campana extractora sin que te hayas dado cuenta, limpia cuanto antes los filtros, poniéndolos a remojo como te hemos indicado y frotando después con un estropajo. Si hay grasa incrustada de mucho tiempo es posible que tengas que usar un producto desengrasante potente y dejarlo actuar durante unos minutos. También es posible que tengas que emplear varas bayetas para retirar toda la grasa que se ha ido acumulando con el paso del tiempo. Como paso final para limpiar los filtros de la campana te recomendamos que los aclares bien bajo el grifo de agua caliente para que no quede resto alguno de producto y después los seques con papel o con una bayeta de microfibra.

Al igual que los filtros, el resto de la campana también habrá acumulado grasa, especialmente en el interior, que es menos visible. Para limpiarlo a fondo y garantizar las condiciones de higiene te recomendamos que apliques directamente un producto quitagrasa sobre la superficie interna y lo dejes actuar unos 5 minutos. Puedes proteger con papel de periódico la vitrocerámica y los fogones sobre los que esté colocada la campana para no ensuciarlos y trabajar más cómodamente.

Una vez haya actuado el producto, puedes ir repasando cada superficie con una bayeta humedecida en agua caliente, que te permitirá arrastrar mejor la grasa. Aclara la bayeta cuantas veces sea necesario y, cuando hayas terminado, seca la campana con papel, para que quede bien brillante.

También te puede interesar: