Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo limpiar plantas artificiales correctamente

Escrito por Redacción | marzo 10, 2015 | Hogar |
Cómo limpiar plantas artificiales correctamente

Las plantas artificiales son una buena solución de decoración para el hogar, ya que aportan un toque de frescura y vida a las estancias, con unas necesidades de mantenimiento mínimas. Sin embargo, aunque la principal ventaja de estas plantas reside en que no es necesario cuidarlas (regarlas, podarlas, plantarlas, etc.), quienes las tienen habrán comprobado que, si no se limpian con cierta frecuencia, pueden convertirse en un foco de suciedad y acumulación de polvo.

Pero, sobre todo con las plantas decorativas con flores o partes delicadas, nos surge la duda sobre cómo limpiarlas. He aquí algunos consejos útiles:

En primer lugar, cuando se trate de plantas de gran tamaño que hayan acumulado gran cantidad de polvo y que no sean de un material muy delicado, podemos limpiarlas en un garaje, jardín o superficie exterior similar con una manguera. Hay que hacerlo con cuidado de no mojar en exceso la maceta, que suele estar compuesta por poliexpan, material que podría deteriorarse con el agua.

Si lo preferimos, podemos recurrir a rociar con agua la planta con la ayuda de un envase con vaporizador. Mojaremos bien la planta, incidiendo en cada hoja, para después pasar un trapo o bayeta que arrastre el polvo y la suciedad acumulados.

Cuando la planta que ha acumulado polvo tiene flores y pequeñas hojas o elementos delicados, el proceso ha de ser mucho más cuidadoso. Si se trata de ramos o ramas con flores podemos meterlas bajo el grifo y repasarlas con las manos para favorecer su limpieza. Lo lógico es que alguna hojita y pétalo se desprenda, aunque si lo hacemos con cuidado la planta no tiene por qué dañarse.

Si la suciedad acumulada en tu planta artificial es de mucho tiempo, podemos recurrir a un truco práctico que nos ayudará a desincrustarla. Mete unas cucharadas de sal gorda en una bolsa de plástico en la que quepa por completo la planta. Introdúcela, ciérrala bien y sacude durante unos segundos el contenido.

Si la planta ha acumulado mal olor por la falta de limpieza, puedes rociarlas con agua y vinagre blanco con un vaporizador (no olvides proteger la parte de la maceta antes). Después, déjalas secar al aire (nunca al sol). Si es necesario, como último paso, abrillanta las hojas de la planta para que queden como nuevas.

En caso de que la planta artificial solo necesite una limpieza de mantenimiento, podemos simplemente pasar una bayeta de microfibra húmeda por las flores y hojas para arrastrar la suciedad. Si incluimos este gesto en la limpieza habitual de nuestro hogar, conseguiremos que la planta luzca como nueva por más tiempo.

También te puede interesar: