Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo limpiar una moqueta correctamente

Escrito por Redacción | diciembre 19, 2015 | Hogar |
Cómo limpiar una moqueta correctamente

Las moquetas son muy valoradas en muchos hogares y oficinas, ya que proporcionan gran comodidad al cubrir de forma continua los suelos, así como un ambiente cálido uniforme. El gran inconveniente de las moquetas es que acumulan mucha suciedad y atraen todo tipo de polvo, fibras, cabellos, etc.

Por eso, es imprescindible pasar la aspiradora con la mayor frecuencia posible o como mínimo, dos veces por semana. En los casos de suelos con moqueta por los que transita mucha gente a lo largo del día, como es el caso de las oficinas, la aspiradora debe pasarse a diario para garantizar la salubridad del ambiente. Asimismo, en los hogares en los que haya mascotas, también será necesario aspirar a diario, especialmente en las épocas de muda.

A la hora de limpiar manchas, se debe actuar de la misma manera que con una alfombra ordinaria. Si logramos detectar la mancha en el momento debemos tratar de retirar los restos sólidos y absorber el líquido que se haya podido verter. Todo ello, poniendo mucho cuidado en no extender el área manchada.

Una vez hayamos retirado en lo posible los restos, emplearemos una esponja o un cepillo humedecido en agua con amoniaco para tratar de sacar la mancha. A medida que la esponja se vaya manchando, debemos ir aclarándola bajo el grifo para no extender la suciedad. Repite cuantas veces sea necesario y, al final, aclara la zona con una bayeta limpia humedecida en agua y seca con un trapo limpio. Si es posible, aplica un poco de calor indirecto sobre la zona para que se seque más rápidamente y no queden marcas.

Frota siempre con movimientos circulares y muy suavemente para no dañar el tejido, ya que aunque logres quitar la mancha, la marca quedará en el pelo permanentemente.

Cuando las manchas estén resecas, lo primero que debes hacer es rascarlas con una cuchara para eliminar todos los restos sólidos que te sea posible. Después, aspíralos de inmediato antes de comenzar a tratar la mancha. En estos casos puedes emplear la solución del amoniaco, pero si la mancha no sale, tendrás que recurrir a un limpiador de moquetas específico.

Además, un par de veces al año es recomendable realizar limpiezas con vapor, que son mucho más profundas y devuelven el tono original a las moquetas.

Cómo mantener la moqueta limpia

Para su mantenimiento día a día, lo mejor es que sigas unas rutinas que te permitan espaciar más la limpieza de tu moqueta:

- Coloca un mueble zapatero en la entrada para que todo aquel que entre en casa se descalce al llegar. De esta manera evitas que la moqueta se manche de tierra, barro, polvo y todo lo que puedan arrastrar las suelas de los zapatos.

- Si tienes perro, limpia siempre sus patas antes de que entre en casa. Para ello, puedes dejar siempre en la entrada papel de hogar o toallitas húmedas.

- Rocía sobre tu moqueta de vez en cuando un preparado de agua con alcohol (y, si quieres, unas gotas de algún aceite esencial para dar aroma) para desinfectar y combatir la presencia de ácaros en la moqueta.

También te puede interesar: