Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo preparar nuestra cocina ante una alergia alimentaria

Escrito por Redacción | octubre 23, 2017 | Hogar |
Cómo preparar nuestra cocina ante una alergia alimentaria

La alergia alimentaria se produce cuando una persona reacciona ante el contacto, la ingestión o inhalación de las proteínas de un alimento. La reacción se produce como respuesta de su sistema inmunológico en forma de síntomas que pueden ser leves (como erupciones, picores, diarrea o vómitos) o graves (hipotensión, dificultad respiratoria o choque anafiláctico, por ejemplo). La reacción puede ser inmediata o tardía, en función de si se generan anticuerpos o no. Esto implica que la persona alérgica tenga que eliminar por completo el alérgeno de su dieta y buscar sustitutivos nutricionales en el caso de que sea necesario.

Entre los alérgenos que más frecuentemente causan reacciones figuran el huevo, la leche de vaca, el pescado, el gúten, la soja, los frutos de cáscara, los cacahuetes, el apio, la mostaza, el sésamo, los sulfitos, los altramuces, los crustáceos y los moluscos. De estos componen la lista de alérgenos de declaración obligatoria que han de figurar en las etiquetas de los alimentos.

Al convivir con una persona con alergias alimentarias en casa, la higiene y las medidas de seguridad en la cocina han de cuidarse al máximo, para no contaminar durante el cocinado o la manipulación de los alimentos. De hecho, uno de los grandes inconvenientes en la cocina es el de evitar la contaminación cruzada. Consiste en impedir que los alimentos que sí puede ingerir el alérgico se pongan en contacto con los alérgenos en algún momento durante su manipulación en la cocina.

Toma nota de estos consejos para evitar la contaminación cruzada en la cocina en caso de que haya alguna alergia alimentaria en casa:

- Si es la primera vez que alguien tiene una alergia alimentaria en casa, conviene comenzar por una limpieza profunda de la cocina que incluya todo el menaje, así como fogones, encimeras y todas aquellas superficies y utensilios que puedan estar en contacto con los alimentos. Recuerda para ello renovar bayetas, trapos y esponjas que puedan contener trazas de los alérgenos.

- Preserva la encimera: destina un rincón a la preparación de los alimentos sin alérgenos y límpialo con una bayeta específica. Desinféctalo a diario y cambia la bayeta con mucha frecuencia.

- Divide los alimentos: tanto en la nevera y el congelador como en la despensa, conviene aislar los alimentos con alérgenos para evitar confusiones y contaminaciones cruzadas. Reserva una balda en la cocina para tal fin, así como un espacio en la despensa y los armarios. Si te resulta más sencillo, separa aquellos alimentos y productos libres de alérgenos. No se trata de esconder, si no de evitar confusiones.

- Duplica menaje: a veces resulta más práctico reservar algunos pequeños electrodomésticos y utensilios para los productos libres de alérgenos. Por ejemplo, una tostadora para el pan sin glúten o sin leche, una freidora, una tabla de cortar, etc.

- Cuidado con los cubiertos: a la hora de preparar alimentos, siempre debemos evitar la costumbre de introducir cubiertos en botes y envases libres de alérgenos cuando ya los hemos usado. Una cucharilla de azúcar que regresa del vaso de leche para añadir más azúcar, un cuchillo que extiende mantequilla en pan y vuelve a por más, un tenedor que se pincha en una ensalada favoreciendo la contaminación cruzada, etc.

- Papel mejor que trapos: recurre al papel de cocina antes que a trapos o bayetas para secar el menaje o las superficies.

- Dar prioridad a los platos libres de alérgenos: es aconsejable cocinar primero el plato sin el alérgeno para evitar contaminaciones cruzadas. Así, es más probable que solo tengamos que añadir ese ingrediente o alimento al final para completar la receta original que el resto consumirá.

- Renueva fiambreras y recipientes y utilízalos para las comidas libres de alérgenos.

- Limpia el horno y el microondas entre platos. En ambos electrodomésticos es fácil encontrar salpicaduras de comida que pueden contaminar los platos libres de alérgenos.

- Lávate las manos con frecuencia en la cocina.

También te puede interesar: