Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo quitar el mal olor a los trapos de la cocina

Escrito por Redacción | febrero 05, 2015 | Hogar |
Cómo quitar el mal olor a los trapos de la cocina

Es muy habitual que en la cocina echemos mano constantemente de trapos para secar el menaje, limpiar pequeñas manchas de comida o secar superficies sobre las que estamos cocinando. Sobre todo cuando estamos preparando algún guiso, resulta muy útil tener a mano un trapo de cocina. Pero es más que probable que con el uso estos acaben por acumular mal olor debido a la mezcla de humedad, comida y otros productos que se almacenan en sus tejidos.

En general, se recomienda lavar los trapos en la lavadora con frecuencia para que no acumulen bacterias que puedan dar lugar al mal olor. Por ello, debes cambiar de trapo entre una y tres veces por semana, dependiendo de cuánto los uses y cuánto cocines.

Aunque, por mucho que los lavemos con frecuencia, comprobaremos que llega un punto en el que es imposible eliminar ese mal olor que suelen acumular estos trapos de cocina. Llegado ese momento, deberás recurrir a alguno de estos remedios con ingredientes caseros para eliminar ese mal olor:

1. Sumerge los trapos en remojo en un barreño que contenga una mezcla de agua con una taza de bicarbonato y otra de bórax. Déjalos reposar en la mezcla durante 30 minutos y después enjuágalos bien con agua limpia. Después, si es necesario, mételos a la lavadora como harías normalmente y si no, tiéndelos al sol para que se sequen.

2. Prepara en un barreño una solución de agua con una taza de vinagre blanco y media taza de bicarbonato. Remueve bien la mezcla e introduce los trapos de cocina malolientes dentro, para dejarlos reposar durante media hora. Muévelos y restriégalos de vez en cuando durante este tiempo. Por último, acláralos con agua limpia y mételos a la lavadora. Comprobarás cómo desaparece el mal olor.

Prevenir los malos olores

Para evitar los malos olores en los trapos de cocina intenta secarlos lo antes posible cuando se mojen para que no acumulen humedad. Asimismo, si los has empleado para secar o limpiar algún alimento o salsa con fuerte olor (pescado, ajo, alcohol,…) y grasa, mételos a la lavadora lo antes posible. Si no puedes hacerlo, al menos enjuágalos con agua y jabón lavavajillas bajo el grifo y ponlos a secar.

También te puede interesar: