Cuidamos de ti y de tu hogar

¿Cómo se limpia correctamente la tabla de cortar?

Escrito por Redacción | marzo 20, 2014 | Hogar |
¿Cómo se limpia la tabla de cortar?

Utensilio útil como pocos en la cocina, e imprescindible para mantener la piedra o laminado de las encimeras en buenas condiciones. En general, las tablas de cortar se usan a diario, y están en contacto directo con los alimentos que terminarán ingiriendo toda la familia, por lo que mantenerlas en buenas condiciones de limpieza es fundamental.

Las tablas se fabrican en diferentes materiales, como madera, caucho o plástico. Cada uno con sus características propias. Sin embargo, en cuanto a la limpieza, hay pautas que se pueden aplicar sobre todas ellas. Aquí van algunas.

Es recomendable tener en casa más de una tabla para poder así dedicar una exclusivamente para carnes, aves y mariscos mientras que otra se usará para trabajar con quesos y embutidos. Además las tablas almacenadas de manera vertical ocupan muy poco espacio.

Tras usar la tabla, hay que enjuagarla de inmediato para evitar en la medida de lo posible la formación de bacterias. Mientras que llega el momento de fregarla apropiadamente, se le puede dar un aclarado rápido con agua caliente. Para conseguir una limpieza óptima, así como desinfectar la tabla de cortar, se puede emplear agua oxigenada. Aplicar y dejar que haga efecto durante unos minutos antes de pasar sobre la tabla una esponja limpia.

Si se quiere profundizar en la desinfección aún más, se puede mezclar una pizca de lejía con agua. La solución se vierte sobre la superficie y se deja reposar durante tres o cuatro minutos. Tras ello se enjuaga con agua templada y se deja secar al aire. En caso de que se hayan formado manchas permanentes sobre la tabla de cortar, puede resultar útil mezclar bicarbonato de sodio, sal y agua. Se frota bien, se enjuaga con agua caliente y se deja secar.

Eliminar los malos olores de la tabla de cortar

Limpia y desinfectada la tabla, si mantiene malos olores se pueden eliminar con vinagre y limón. Se rocía vinagre sobre la superficie y se mantiene el líquido durante dos minutos. Tras ello, se enjuaga con agua tibia y por último se frota con limón.

En cuanto a la vida útil de este utensilio de cocina, cuando las tablas pierdan su forma y no se adapten a la encimera, ha llegado el momento de reemplazarlas.