Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo ventilar la casa correctamente

Escrito por Redacción | mayo 16, 2015 | Hogar |
ventilar_casa

Ventilar nuestros hogares es una tarea necesaria para garantizar la higiene y la calidad del aire que respiramos en casa. Tanto durante los meses de calor, en los que nos cuesta menos abrir las ventanas, como en los de invierno, debemos mantener una rutina de ventilación teniendo en cuenta los siguientes consejos:

- Cuando hagas limpieza general ventila las estancia de tu casa una a una cerrando las puertas que las comunican para no generar corrientes, especialmente en invierno. Puedes aprovechar el momento de fregar el suelo de cada habitación para abrir las ventanas y así acelerar el proceso de secado del suelo.

- Para ventilar los dormitorios, abre la ventana de cada habitación por la mañana cinco minutos manteniendo las puertas cerradas. Serán suficientes para eliminar olores y renovar la estancia con aire fresco

- En los meses de calor, ventila en las primeras horas del día, cuando aún no calienta el sol para evitar derroches con el aire acondicionado. Si no te es posible hacerlo a estas horas, ventila por la noche, cuando la temperatura haya caído.

- Ventila los baños a diario, especialmente después de cada ducha, así evitarás la concentración de humedad y la aparición de moho en las paredes. Igualmente renovarás el aire en esta estancia que tanto lo requiere.

- Ventila la cocina mientras prepares guises, sobre toso si la tarea implica algún tipo de cocción. Igualmente, cuando frías algo en la sartén o cocines en la plancha, abre bien las ventanas y cierra la puerta para que los humos no se extiendan por la casa. En estos momentos, el extractor debe estar siempre conectado para eliminar la mayor cantidad de humo posible.

- En las noches calurosas puedes aprovechar para crear corrientes de viento que refresquen tu hogar. Prueba con el truco de colocar un ventilador cerca de la ventana y abrir las de otras habitaciones para generar pasillos de aire. Bastará con 20-30 minutos para refrescar y ventilar toda la casa.

- Si hay personas con alergia al polen en la casa, lo mejor es ventilar de noche, preferiblemente en días lluviosos y húmedos, que es cuando menor concentración hay en el aire. Los peores días para los alérgicos son los secos y calurosos. Además, conviene tener en cuenta el viento, ya que tiende a levantar gran cantidad de polen. En estos casos, ventilar durante diez minutos será suficiente para renovar el aire.

Cuándo no debemos ventilar

- Cuando nuestras ventanas den a caminos de polvo o zonas de obras: solo conseguirás que entre polvo y suciedad a la casa. Si no tienes más posibilidad, espera a que sea de noche para ventilar, puesto que será el momento en el que menos actividad haya en la calle.

- Las horas puntas de calor: si ventilas a las 14:00 de la tarde en un día de verano solo conseguirás que entre calor y polvo.

- Si tus ventanas dan a una carretera: espera a las horas nocturnas para ventilar. Al haber menos tránsito de vehículos reducirás el impacto de la contaminación en el aire de tu hogar.

- En el caso de los alérgicos, es totalmente desaconsejable ventilar en las horas de sol de los días más calurosos.

También te puede interesar: