Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para cocinar en un wok

Escrito por Redacción | julio 23, 2016 | Hogar |
Consejos para cocinar en un wok

Contar con un wok en nuestra cocina nos permite cocinar de manera más saludable multitud de salteados. Propio de la cocina oriental, el wok necesita muy poca grasa para cocinar porque lo hace en poco tiempo y en altas temperaturas. Esto es algo que se consigue solo con los wok clásicos de hierro, que tienen un grosor mínimo para conducir bien el calor.

Su peculiar forma permite que la temperatura se distribuya de manera uniforme para que todos los alimentos se cocinen por igual. Esto permite cocinar verduras al dente, lo que supone una elaboración más saludable e interesante desde el punto de vista nutricional. Para conservar este tipo de sartenes es necesario curarlas siempre con aceite para evitar la oxidación.

Pero cocinar en un wok requiere tener en cuenta sus peculiaridades para obtener los mejores resultados. Toma nota de estos consejos:

- Para cocinar con wok es preciso fuego fuerte y poco aceite.

- No introduzcas lo alimentos en el wok hasta que no esté muy caliente. Justo antes de hacerlo, vierte un chorrito de aceite y distribúyelo por toda la sartén.

- Ve introduciendo los alimentos en orden de cocción: primero los que tardan más en hacerse y luego el resto. La zanahoria y el brócoli, por ejemplo, tardan más en cocinarse que el calabacín y la cebolla.

- Antes de cocinarlos, corta todos los ingredientes con tamaño similar para que queden bien cocinados en el wok.

- Ten siempre preparados los alimentos ya que lo ideal es que se cocinen rápidamente aprovechando el calor concentrado.

- Remueve constantemente los alimentos en el wok para que se cocinen de manera uniforme. Para ello, lo ideal es que sujetes el mango del wok con una mano, moviéndolo de vez en cuando, y la espátula con la otra, haciendo lo propio. Lo ideal es contar con una espátula de mango largo, que nos permita remover los alimentos sin quemarnos.

- A la hora de la limpieza, un wok de hierro debe lavarse «sobre el fuego», vertiendo agua y frotando con un cepillo suave para despegar los restos de comida. Después hay que secarlo con un papel y pasar otro impregnado en aceite de oliva para curar la sartén.

También te puede interesar: