Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para cuidar el césped en verano

Escrito por Redacción | julio 17, 2014 | Hogar |
Consejos para cuidar el césped en verano

El verano es la época ideal para pasar más tiempo al aire libre en celebraciones o simplemente de relax. Si tu hogar cuenta con un jardín, este se convertirá en la estancia perfecta de la casa para celebrar reuniones, comidas o pasar más tiempo en familia. Eso sí, si quieres que tu césped esté perfecto durante el verano tendrás que prestarle especial atención y aplicar los cuidados específicos para esta época de calor.

Considera los siguientes consejos que te ofrecemos para cuidar tu jardín este verano:

Fertilizante de verano: antes de que lleguen las altas temperaturas, aplica fertilizante específico para esta época del año, que permitirá a tu césped sobrevivir al calor para lucir bonito y esponjoso. Aplícalo siempre por la mañana, antes de que apriete el sol y repite la operación cada cuatro semanas hasta que empiece la época de más calor.

La siega: lo ideal es que cortes el césped del jardín a menudo y poca cantidad. Además, es conveniente cambiar cada vez la dirección de corte para impedir que las raíces se deformen en una dirección. Trata de dejar el césped a unos cinco centímetros para que el agua de riego penetre bien y no se sequen las raíces. Si tu cortacésped tiene este función, regula el corte para este época del año. Afila sus cuchillas con frecuencia para que el corte de la hierba sea limpio y el borde no se quede marrón y vulnerable a la entrada de microorganismo.

Además, puedes dejar parte de la hierba (la más fina) que has cortado esparcida por el jardín, servirá de fertilizante natural.

Cuando te vayas de vacaciones y crezca más de la cuenta, realiza la siega progresiva, en varias veces, para ir disminuyendo el tamaño de la hierba.

Que no falte el riego: riega a primera y última hora para que el agua no se evapore rápidamente con el calor. Trata de conseguir (ya sea manualmente como con un sistema de aspersores) una lluvia fina que se esparza equitativamente por todos los rincones del jardín. Si necesitas comprobar la cantidad de agua que estás vertiendo, coloca un bote o recipiente en cualquier zona del césped durante un riego.

Elimina las malas hierbas: arranca con una paleta o una pequeña azada las malas hierbas del jardín para evitar que estropeen tu jardín. Nunca dejes que se parta el tallo y se quede la raíz porque volverá a crecer rápidamente. Si resulta complicado extraerla, aplica herbicida sobre la planta para que se seque rápidamente.

Aireación: las raíces del césped necesitan respirar para crecer sanas. Para ello, es aconsejable agujerear el terreno cuando está húmedo. Existen diferentes alternativas como las botas con pinchos (que nos permiten airear un terreno no demasiado extenso con nuestros propios pies) o el rulo aireador del césped.

Escarificación: elimina las raíces y hierbas secas con un rastrillo específico para que tu césped crezca sano, fuerte y con un espesor envidiable.

También te puede interesar: