Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para cuidar las plantas en primavera y verano

Escrito por Redacción | abril 10, 2014 | Hogar |
Consejos para cuidar las plantas en primavera y verano

Con la llegada del calor debemos prestar especial atención a nuestras plantas, sobre todo si vivimos en lugares de climas secos, en los que la ausencia de lluvias y las altas temperaturas pueden echar a perder nuestras terrazas y jardines.

Evita regar en las horas de más calor y programa tu riego para las primeras horas del día y/o tras la caída del sol. Así evitarás que el agua se vapore y las plantas se sequen. La cantidad de agua con que reguemos deberá ser abundante pero nunca excesiva, para que no las plantas se marchiten, algo que ocurre con frecuencia cuando no se tiene experiencia con la jardinería doméstica. Recuerda que es preferible realizar un solo riego abundante a varios superficiales que no sean capaces de humedecer las raíces de la planta.

Infórmate sobre el tipo de plantas que tengas en tus macetas o tu jardín para conocer cuales son los cuidados ideales. Ten en cuenta que no todas las plantas necesitan la misma cantidad de agua. Lo mismo ocurre con sus necesidades de luz.

Cuando nos vamos unos días de vacaciones no debemos olvidar dejar programado el riego para que nuestras plantas no se sequen durante nuestra ausencia. Para las macetas existe un truco que garantiza que recibirán el agua necesaria. Consiste en dejarlas alrededor de un cubo lleno de agua, conectadas a él mediante cordones que se empapen más o menos a medida que la planta lo requiera. También puedes hacerlo con una bayeta absorbente que permanezca en contacto con la pila llena de agua.

Una buena idea para macetas pequeñas es colocarlas sobre un plato hondo que podamos llenar de agua para que vayan absorbiendo según sus necesidades.

Para aquellas zonas a las que no llegan los aspersores, también existen soluciones de riego temporal en forma de bolsitas de gel que suministran riego individual para cada planta alrededor de un mes (las hay con diferente duración).

En general, si tenemos dudas sobre la hidratación de cualquiera de nuestras pequeñas plantas, podemos introducir un palo en la tierra de la maceta para comprobar si sale húmedo.

No pongas las plantas al sol

Sobre todo en los meses de verano y, por tanto, de más calor, evita que las plantas reciban directamente el impacto de las radiaciones solares durante todo el día. Busca ubicaciones en las que haya sombra durante la mayor parte del día para evitar que las flores o las hojas se quemen. Si no, compra tela de jardinería para proporcionar sombra a tus plantas en estas épocas.

Pulveriza con agua de vez en cuando la superficie de las plantas o límpialas con una esponja empapada, así lucirán más bonitas y soportarán mejor el calor del día. Aprovecha este momento asimismo para eliminar hojas y flores secar para sanearlas.

Usa abonos y fertilizantes en mayor cantidad que el resto del año para aportar un extra de nutrientes a tus plantas y aplica pesticidas o insecticidas para impedir que los insectos las dañen. Recuerda aplicar este tipo de productos con un vestuario adecuado, con mascarilla, y lejos de la presencia de personas y animales.

También te puede interesar: Consejos para la limpieza general de primavera