Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para limpiar la ducha: cómo mantenerla reluciente

Escrito por Redacción | junio 07, 2014 | Hogar |
ducha_limpia

Paradójicamente, siendo el rincón de la casa con más contacto con el agua y el jabón, la ducha es uno de los lugares que más suciedad puede acumular en una casa. Porque el jabón y los productos cosméticos que usamos también mancha y el agua siempre acaba dejando rastro allá por donde pasa. Todo ello, sin olvidar la necesidad de eliminar los gérmenes y bacterias que tienden a acumularse en todo baño.

Es muy frecuente que, a pesar de nuestro esmero en dejar la ducha o la bañera relucientes, no seamos capaces de eliminar los restos de cal y la sensación de limpieza dure pocos días, especialmente si se trata de un baño antiguo. Sigue estos consejos para conseguir el máximo rendimiento en tu limpieza con los mejores resultados.

VER TAMBIÉN: Errores frecuentes en la limpieza del hogar

Al margen del tipo de agua que discurra por las tuberías de tu casa, el uso de la ducha siempre acaba dejando restos de incrustaciones salinas en mayor o menor medida. Aquí el antical es el único producto que te servirá, porque suele funcionar con cerámica, porcelanas, plástico, cristal o acero inoxidable. Eso sí, procura que sea de buena calidad para garantizar unos buenos resultados.

En general, puedes usar el antical en toda la ducha para que quede reluciente. Déjalo actuar cinco minutos para que penetre y repasa con suavidad las superficies con un trapo seco de microfibra que irá arrastrando los restos de cal. Hazlo de arriba a abajo y de dentro a afuera para mayor comodidad y eficacia. En el caso de los grifos no es necesario echar agua para aclarar, sino un trapo seco con el que puedas sacar brillo.

La acumulación de cal y suciedad en el grifo de la ducha suele ser especialmente difícil de desincrustar y rara vez conseguimos que quede reluciente. Prueba con este truco para los de metal: llene una bolsa de plástico con vinagre y átala alrededor del grifo de ducha con una goma o un lazo. Déjalo reposar varias horas (aprovecha a hacerlo durante la noche, por ejemplo) y después retírala. A continuación, limpia el grifo con un paño y un limpiador multiusos suave. Para los agujeros por donde sale el agua, usa un cepillo de dientes sumergido en bicarbonato que te ayude a eliminar los restos de difícil acceso.

En caso de que se hayan acumulado manchas de óxido en el plato o la bañera, aplica una capa de algún producto abrasivo, déjalo actuar y elimínalas con un trapo. Cuanto más tiempo dejemos que se acumulen este tipo de manchas, más nos costará quitarlas después.

También es habitual detectar suciedad acumulada en el plato o la bañera, sobre todo en las esquinas. Para eliminarla, rocía la zona con algún limpiador específico de baños, con amoniaco, o algún multiusos abrasivo y déjalo actuar unos minutos. Después, solo tendrás que frotar con una esponja o estropajo suavemente para que quede limpio.

No olvides repasar la manguera de la ducha con la misma esponja o un trapo con producto multiusos o antical, si detectas incrustaciones.

Para las puertas de la mampara también conviene usar un producto antical, ya que con el tiempo suelen acumular gran cantidad de restos que son especialmente visibles. Diluye el producto en una palangana con agua caliente y sumerge una esponja, para después frotar las puertas. Déjalo actuar unos minutos y después aclara con agua caliente. Por último, seca la superficie con un trapo o celulosa industrial

Si el material de tu mampara lleva incorporado algún tratamiento antical, bastará con que la limpies con un producto jabonoso neutro. Si usas productos más fuertes, acabarás por deteriorar el recubrimiento que protege contra la cal.

Otras recomendaciones a tener en cuenta

  • En caso de que no dispongas de ningún limpiador anti cal, puedes optar por el remedio más tradicional: el vinagre.
  • No olvides ventilar el baño después de cada ducha para evitar la acumulación excesiva de humedad y prevenir así la aparición de moho en la ducha.
  • Usa guantes y mantén el baño ventilado cuando estés limpiando con productos antical o de gran abrasión.
  • Evita usar productos antical sobre metales esmaltados, mamparas de cristal decorado o mármol.

También te puede interesar: