Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para limpiar las puertas de casa

Escrito por Redacción | julio 04, 2016 | Hogar |
Consejos para limpiar puertas

Estamos acostumbrado a pasar por ellas cada día sin prestarles demasiada atención. Por eso las puertas suelen ser las grandes olvidadas de la limpieza general de nuestro hogar. Sin embargo, si nos fijamos atentamente, comprobaremos que, con el tiempo, tienden a acumular polvo y hasta suciedad incrustada.

Sigue estos consejos de limpieza para que las puertas de tu casa se mantengan como nuevas por más tiempo:

Antes de empezar: para no trabajar en vano, es recomendable seguir el mismo orden de limpieza de habitaciones a la hora de limpiar las puertas. Hay quienes prefieren limpiar todas las puertas primero, pero probablemente se encuentren con el problema de que al volver a pasar por cada estancia con el aspirador o quitando el polvo haya que repasar la puerta de turno porque ha vuelto a mancharse en el proceso.

Lo primero que tendremos que hacer es quitar el polvo acumulado en las puertas antes de aplicar cualquier producto de limpieza. Utiliza un trapo de microfibra ligeramente humedecido para atrapar el polvo y no esparcirlo, que es lo que conseguirás, por ejemplo, si empleas un plumero. No olvides el canto de la puerta así como la parte superior e inferior. Si se acumulan pelusas por debajo de la puerta, usa el aspirador.

Si tus puertas son de madera utiliza un limpiador específico para mantenerlas en buen estado. Dilúyelo en agua y sumerge un trapo de microfibra. Escúrrelo completamente y frota la puerta en la dirección de las vetas de madera. Sécalo con un paño para dar brillo a la superficie. También puedes utilizar una mezcla a partes iguales de vinagre y aceite de oliva, bien removida y aplicada con mimo sobre la madera, dibujando pequeños círculos. Deja secar todas las puertas durante media hora y saca brillo con un trapo suave seco. La madera quedará como nueva.

Para puertas lacadas bastará con utilizar un multiusos no abrasivo o jabón neutro diluido en agua con ayuda de un trapo de algodón, para después secar con un trapo limpio. Lo más importante con estas puertas es no degradar su peculiar superficie con productos que puedan erosionarla. Si quieres eliminar manchas o rayones de pintura o suciedad que el jabón normal no puede, prueba con un poco de alcohol diluido en agua y un trapo suave.

Si la puerta en cuestión tiene cristal, aplica un limpiador específico, un multiusos o incluso amoniaco, con un paño seco de celulosa, para un resultado brillante. Recuerda eliminar el polvo previamente también de los cristales, con un papel de cocina o un paño de celulosa.

Disimular arañazos

Con el paso de los años es fácil que nuestras puertas de madera presenten arañazos causados por golpes al trasladar muebles, o por la convivencia con niños y mascotas. Son desperfectos que solo con la limpieza habitual no se pueden reparar y que le dan a nuestras puertas un aspecto descuidado. Pero podemos recurrir a algunos trucos sencillos para disimular los rayones superficiales de la madera que presentan nuestras puertas de madera.

Incluso podemos elaborar nosotros mismos un reparador casero para disimular los rayones de la madera, tal y como se explica en este vídeo:

 

Grasa y bacterias en puertas

Desinfecta manillas y tiradores, más propensos a acumular bacterias por el contacto con las manos, por ejemplo, con amoniaco o con cualquier limpiador antibacteriano. Además, debemos prestar especial atención a las puertas de cocinas y baños por ser las que más suciedad acumulan. En el caso de la cocina, es posible que necesite una limpieza más a fondo por acumular grasa o restos de comida fruto de cualquier descuido. Igualmente, con el baño será aconsejable añadir unas gotas de amoniaco en la mezcla de jabón para desinfectar la superficie de los posibles gérmenes.

En general, si tienes dudas con algún multiusos o no sabes bien cuál es el material de tus puertas, prueba a limpiar una esquina de la puerta con él, para comprobar cómo reacciona el material. Y recuerda que lo más inofensivo es aplicar agua y jabón neutro con un paño de algodón.

¿Cuándo limpiar? Salvo por manchas concretas, lo ideal es repasar las puertas al menos una o dos veces al mes (cada quince días), dentro de la limpieza general. Lógicamente, la puerta principal de la casa se ensuciará con más frecuencia, sobre todo si da a la calle, y deberemos tener en cuenta, al igual que con los cristales, que no compensa esforzarse demasiado en época de lluvias.

Conoce otros consejos y trucos sobre la limpieza del hogar: